En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R198 Recomendació n sobre la relació n de trabajo, 2006

Recomendació n sobre la relació n de trabajo, 2006
RECOMENDACION:R198
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:95
Fecha de adopció n:15:06:2006
Sujeto: Polí tica y promoció n del empleo

Esta Recomendació n fue adoptada desde 1985 y se considera actualizada

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad, en su nonagésima quinta reunió n, el 31 de mayo de 2006;

Considerando que la legislació n nacional, así como los convenios colectivos, ofrecen una protecció n vinculada a la existencia de una relació n de trabajo entre un empleador y un empleado;

Considerando que la legislació n y su interpretació n deberí an ser compatibles con los objetivos del trabajo decente;

Considerando que la legislació n laboral o de trabajo trata, entre otras cosas, de resolver lo que puede constituir una desigualdad entre las posiciones de negociació n de las partes en una relació n de trabajo;

Considerando que la protecció n de los trabajadores constituye la esencia del mandato de la Organizació n Internacional del Trabajo, y de conformidad con los principios establecidos en la Declaració n de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, 1998, y el Programa de Trabajo Decente;

Considerando las dificultades que supone determinar la existencia de una relació n de trabajo cuando no resultan claros los derechos y obligaciones respectivos de las partes interesadas, cuando se ha intentado encubrir la relació n de trabajo, o cuando hay insuficiencias o limitaciones en la legislació n, en su interpretació n o en su aplicació n;

Observando que hay situaciones en las cuales los acuerdos contractuales pueden tener como consecuencia privar a los trabajadores de la protecció n a la que tienen derecho;

Reconociendo que la orientació n internacional a los Miembros desempeña un papel para ayudarlos a lograr esta protecció n mediante la legislació n y la práctica nacionales, y que esa orientació n deberí a seguir siendo ú til con el tiempo;

Reconociendo, además, que esa protecció n deberí a ser accesible a todos, en especial a los trabajadores vulnerables, y basarse en leyes eficaces, efectivas y de amplio alcance, con resultados rápidos y que fomenten el cumplimiento voluntario;

Reconociendo que la polí tica nacional deberí a ser fruto de la consulta con los interlocutores sociales y deberí a ofrecer orientació n a las partes interesadas en el lugar de trabajo;

Reconociendo que la polí tica nacional deberí a promover el crecimiento econó mico, la creació n de empleo y el trabajo decente;

Considerando que la globalizació n de la economí a ha incrementado la movilidad de los trabajadores que necesitan protecció n, como mí nimo, contra la selecció n de la legislació n aplicable con el fin de eludir la protecció n nacional;

Observando que, en el marco de la prestació n de servicios transnacionales, es importante determinar a quién se considera como trabajador vinculado por una relació n de trabajo, qué derechos tiene y quién es el empleador;

Considerando que las dificultades que supone determinar la existencia de una relació n de trabajo pueden crear graves problemas a los trabajadores interesados, a su entorno y a la sociedad en general;

Considerando que la incertidumbre acerca de la existencia de una relació n de trabajo tiene que resolverse de modo que se garantice una competencia leal y la protecció n efectiva de los trabajadores vinculados por una relació n de trabajo de una manera conforme con la legislació n o la práctica nacionales;

Tomando nota de todas las normas internacionales del trabajo pertinentes y en especial las normas relativas a la situació n particular de la mujer, así como las relativas al ámbito de la relació n de trabajo;

Después de haber decidido adoptar diversas propuestas relativas a la relació n de trabajo, cuestió n que constituye el quinto punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que estas propuestas revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha quince de junio de dos mil seis, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre la relació n de trabajo, 2006.

I. POLITICA NACIONAL DE PROTECCION DE LOS TRABAJADORES VINCULADOS POR UNA RELACION DE TRABAJO

1. Los Miembros deberí an formular y aplicar una polí tica nacional encaminada a examinar a intervalos apropiados y, de ser necesario, a clarificar y a adaptar el ámbito de aplicació n de la legislació n pertinente, a fin de garantizar una protecció n efectiva a los trabajadores que ejercen su actividad en el marco de una relació n de trabajo.

2. La naturaleza y el alcance de la protecció n otorgada a los trabajadores vinculados por una relació n de trabajo deberí an ser definidos por la legislació n o la práctica nacionales, o ambas, teniendo en cuenta las normas internacionales pertinentes. Esta legislació n o práctica, incluidos los elementos relativos al alcance, el ámbito de aplicació n y la responsabilidad de su aplicació n, deberí a ser clara y adecuada a fin de asegurar la protecció n efectiva de los trabajadores vinculados por una relació n de trabajo.

3. La polí tica nacional deberí a formularse y aplicarse de conformidad con la legislació n y la práctica nacionales, en consulta con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores.

4. La polí tica nacional deberí a incluir, por lo menos, medidas tendentes a:

a) proporcionar a los interesados, en particular a los empleadores y los trabajadores, orientació n sobre la manera de determinar eficazmente la existencia de una relació n de trabajo y sobre la distinció n entre trabajadores asalariados y trabajadores independientes;

b) luchar contra las relaciones de trabajo encubiertas, en el contexto de, por ejemplo, otras relaciones que puedan incluir el recurso a otras formas de acuerdos contractuales que ocultan la verdadera situació n jurí dica, entendiéndose que existe una relació n de trabajo encubierta cuando un empleador considera a un empleado como si no lo fuese, de una manera que oculta su verdadera condició n jurí dica, y que pueden producirse situaciones en las cuales los acuerdos contractuales dan lugar a que los trabajadores se vean privados de la protecció n a la que tienen derecho;

c) adoptar normas aplicables a todas las formas de acuerdos contractuales, incluidas las que vinculan a varias partes, de modo que los trabajadores asalariados tengan la protecció n a que tienen derecho;

d) asegurar que las normas aplicables a todas las formas de acuerdos contractuales estipulen a quién incumbe la responsabilidad por la protecció n que prevén;

e) proporcionar a los interesados, y en particular a los empleadores y los trabajadores, acceso efectivo a procedimientos y mecanismos que sean expeditos, poco onerosos, justos y eficaces para la solució n de controversias relativas a la existencia y las condiciones de una relació n de trabajo;

f) asegurar el cumplimiento y la aplicació n efectiva de la legislació n sobre la relació n de trabajo, y

g) prever una formació n apropiada y adecuada sobre normas internacionales del trabajo pertinentes, derecho comparado y jurisprudencia para la judicatura, los árbitros, los mediadores, los inspectores del trabajo y otras personas encargadas de la solució n de controversias y del cumplimiento de las leyes y normas nacionales en materia de trabajo.

5. En el marco de la polí tica nacional los Miembros deberí an velar en particular por asegurar una protecció n efectiva a los trabajadores especialmente afectados por la incertidumbre en cuanto a la existencia de una relació n de trabajo, incluyendo a las trabajadoras, así como a los trabajadores más vulnerables, los jó venes trabajadores, los trabajadores de edad, los trabajadores de la economí a informal, los trabajadores migrantes y los trabajadores con discapacidades.

6. Los Miembros deberí an:

a) velar especialmente por que en la polí tica nacional se aborde la cuestió n de la dimensió n de género, dado que las mujeres que trabajan predominan en determinados sectores y ocupaciones en los que existe una elevada proporció n de relaciones de trabajo encubiertas o en los que existe falta de claridad en lo que atañe a la relació n de trabajo, y

b) establecer polí ticas claras sobre la igualdad de género y mejorar el cumplimiento de la legislació n y los acuerdos pertinentes en el ámbito nacional, de modo que pueda abordarse de manera eficaz la dimensió n de género. 7. En el contexto del movimiento transnacional de trabajadores:

a) al formular una polí tica nacional, todo Miembro deberí a, previa consulta con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores, considerar la posibilidad de adoptar medidas apropiadas en el marco de su jurisdicció n y, cuando proceda, en colaboració n con otros Miembros, a fin de aportar una protecció n efectiva y prevenir abusos contra los trabajadores migrantes que se encuentran en su territorio, que puedan verse afectados por una situació n de incertidumbre en cuanto a la existencia de una relació n de trabajo, y

b) cuando los trabajadores son contratados en un paí s para trabajar en otro, los Miembros interesados pueden considerar la posibilidad de concertar acuerdos bilaterales con objeto de prevenir abusos y prácticas fraudulentas encaminadas a eludir los acuerdos existentes para la protecció n de los trabajadores en el contexto de una relació n de trabajo.

8. La polí tica nacional de protecció n de los trabajadores vinculados por una relació n de trabajo no deberí a interferir en las verdaderas relaciones civiles y comerciales, velando al mismo tiempo por que las personas vinculadas por una relació n de trabajo disfruten de la protecció n a que tienen derecho.

II. DETERMINACION DE LA EXISTENCIA DE UNA RELACION DE TRABAJO

9. A los fines de la polí tica nacional de protecció n de los trabajadores vinculados por una relació n de trabajo, la existencia de una relació n de trabajo deberí a determinarse principalmente de acuerdo con los hechos relativos a la ejecució n del trabajo y la remuneració n del trabajador, sin perjuicio de la manera en que se caracterice la relació n en cualquier arreglo contrario, ya sea de carácter contractual o de otra naturaleza, convenido por las partes.

10. Los Miembros deberí an promover métodos claros para ofrecer orientació n a los trabajadores y los empleadores sobre la manera de determinar la existencia de una relació n de trabajo.

11. A fin de facilitar la determinació n de la existencia de una relació n de trabajo, los Miembros deberí an considerar, en el marco de la polí tica nacional a que se hace referencia en la presente Recomendació n, la posibilidad de:

a) admitir una amplia variedad de medios para determinar la existencia de una relació n de trabajo;

b) consagrar una presunció n legal de la existencia de una relació n de trabajo cuando se dan uno o varios indicios, y

c) determinar, previa consulta con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores, qué trabajadores con ciertas caracterí sticas deben ser considerados, en general o en un sector determinado, como trabajadores asalariados o como trabajadores independientes.

12. A los fines de la polí tica nacional a que se hace referencia en la presente Recomendació n, los Miembros pueden considerar la posibilidad de definir con claridad las condiciones que determinan la existencia de una relació n de trabajo, por ejemplo, la subordinació n o la dependencia.

13. Los Miembros deberí an considerar la posibilidad de definir en su legislació n, o por otros medios, indicios especí ficos que permitan determinar la existencia de una relació n de trabajo. Entre esos indicios podrí an figurar los siguientes:

a) el hecho de que el trabajo: se realiza segú n las instrucciones y bajo el control de otra persona; que el mismo implica la integració n del trabajador en la organizació n de la empresa; que es efectuado ú nica o principalmente en beneficio de otra persona; que debe ser ejecutado personalmente por el trabajador, dentro de un horario determinado, o en el lugar indicado o aceptado por quien solicita el trabajo; que el trabajo es de cierta duració n y tiene cierta continuidad, o requiere la disponibilidad del trabajador, que implica el suministro de herramientas, materiales y maquinarias por parte de la persona que requiere el trabajo, y

b) el hecho de que se paga una remuneració n perió dica al trabajador; de que dicha remuneració n constituye la ú nica o la principal fuente de ingresos del trabajador; de que incluye pagos en especie tales como alimentació n, vivienda, transporte, u otros; de que se reconocen derechos como el descanso semanal y las vacaciones anuales; de que la parte que solicita el trabajo paga los viajes que ha de emprender el trabajador para ejecutar su trabajo; el hecho de que no existen riesgos financieros para el trabajador.

14. La solució n de controversias sobre la existencia y las condiciones de una relació n de trabajo deberí a ser competencia de los tribunales del trabajo o de otros tribunales o de instancias de arbitraje a los cuales los trabajadores y los empleadores tengan acceso efectivo, de conformidad con la ley y la práctica nacionales.

15. La autoridad competente deberí a adoptar medidas para garantizar el cumplimiento y la aplicació n de la legislació n relativa a la relació n de trabajo a los distintos aspectos tratados en la presente Recomendació n, por ejemplo, a través de los servicios de inspecció n del trabajo, en colaboració n con la administració n de la seguridad social y las autoridades fiscales.

16. Por lo que se refiere a la relació n de trabajo, las administraciones nacionales del trabajo y sus servicios conexos deberí an supervisar perió dicamente sus programas y dispositivos de control del cumplimiento. Deberí a prestarse especial atenció n a aquellas ocupaciones y sectores con una proporció n elevada de mujeres trabajadoras.

17. En el marco de la polí tica nacional, los Miembros deberí an establecer medidas eficaces destinadas a eliminar los incentivos que fomentan las relaciones de trabajo encubiertas.

18. En el marco de la polí tica nacional, los Miembros deberí an promover el papel de la negociació n colectiva y el diálogo social, entre otros, como medios para encontrar soluciones a las cuestiones relativas al ámbito de la relació n de trabajo a escala nacional.

III. SEGUIMIENTO Y APLICACION

19. Los Miembros deberí an establecer un mecanismo apropiado, o valerse de uno existente, para seguir la evolució n del mercado de trabajo y de la organizació n del trabajo, y ofrecer asesoramiento para la adopció n y aplicació n de medidas relativas a la relació n de trabajo en el marco de la polí tica nacional.

20. Las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores deberí an estar representadas en pie de igualdad en el mecanismo de seguimiento de la evolució n del mercado de trabajo y de la organizació n del trabajo. Además, esas organizaciones deberí an ser consultadas en el marco del mecanismo antes mencionado, con la frecuencia necesaria y, cuando sea posible y ú til, sobre la base de informes de expertos o estudios técnicos.

21. Los Miembros deberí an recopilar, en la medida de lo posible, informació n y datos estadí sticos, y realizar estudios sobre los cambios registrados en la estructura y las modalidades de trabajo, a nivel nacional y sectorial, teniendo presentes la distribució n entre hombres y mujeres y otros aspectos pertinentes.

22. Los Miembros deberí an establecer mecanismos nacionales especí ficos para asegurar que pueda determinarse eficazmente la existencia de relaciones de trabajo en el marco de la prestació n de servicios transnacionales. Deberí a prestarse atenció n al desarrollo de contactos sistemáticos y al intercambio de informació n sobre esta cuestió n con otros Estados.

IV. PARRAFO FINAL

23. La presente Recomendació n no supone una revisió n de la Recomendació n sobre las agencias de empleo privadas, 1997 (nú m. 188), ni puede revisar el Convenio sobre las agencias de empleo privadas, 1997 (nú m. 181).

Cross references

CONVENIOS:C181 Convenio sobre las agencias de empleo privadas, 1997
RECOMENDACIONES:R188 Recomendació n sobre las agencias de empleo privadas, 1997


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion