En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R193 Recomendació n sobre la promoció n de las cooperativas, 2002

Recomendació n sobre la promoció n de las cooperativas
RECOMENDACION:R193
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:90
Fecha de adopció n:03:06:2002
Sujeto: Polí tica y promoció n del empleo
Estatus: Instrumento actualizado Esta Recomendació n fue adoptada desde 1985 y se considera actualizada<.

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Organizació n Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 3 de junio de 2002, en su nonagésima reunió n;

Reconociendo la importancia de las cooperativas para la creació n de empleos, la movilizació n de recursos y la generació n de inversiones, así como su contribució n a la economí a;

Reconociendo que las cooperativas, en sus diversas formas, promueven la más completa participació n de toda la població n en el desarrollo econó mico y social;

Reconociendo que la mundializació n ha creado presiones, problemas, retos y oportunidades nuevos y diferentes para las cooperativas; y que se precisan formas más enérgicas de solidaridad humana en el plano nacional e internacional para facilitar una distribució n más equitativa de los beneficios de la globalizació n;

Tomando nota de la Declaració n de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, adoptada por la Conferencia Internacional del Trabajo en su 86 reunió n (1998);

Tomando nota también de los derechos y principios contenidos en los convenios y recomendaciones internacionales del trabajo, en particular el Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930; el Convenio sobre la libertad sindical y la protecció n del derecho de sindicació n, 1948; el Convenio sobre el derecho de sindicació n y de negociació n colectiva, 1949; el Convenio sobre igualdad de remuneració n, 1951; el Convenio sobre la seguridad social (norma mí nima), 1952; el Convenio sobre la abolició n del trabajo forzoso, 1957; el Convenio sobre la discriminació n (empleo y ocupació n), 1958; el Convenio sobre la polí tica de empleo, 1964; el Convenio sobre la edad mí nima, 1973; el Convenio y la Recomendació n sobre las organizaciones de trabajadores rurales, 1975; el Convenio y la Recomendació n sobre desarrollo de los recursos humanos, 1975; la Recomendació n sobre la polí tica de empleo (disposiciones complementarias), 1984; la Recomendació n sobre la creació n de empleos en las pequeñas y medianas empresas, 1998, y el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999;

Recordando el principio contenido en la Declaració n de Filadelfia, segú n el cual el trabajo no es una mercancí a; y

Recordando que el logro del trabajo decente para los trabajadores, dondequiera que se encuentren, es un objetivo primordial de la Organizació n Internacional del Trabajo;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la promoció n de las cooperativas, tema que constituye el cuarto punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha veinte de junio de dos mil dos, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre la promoció n de las cooperativas, 2002.

I. AMBITO DE APLICACION, DEFINICION Y OBJETIVOS

1. Se reconoce que las cooperativas operan en todos los sectores de la economí a. Esta Recomendació n se aplica a todos los tipos y formas de cooperativas.

2. A los fines de esta Recomendació n, el término cooperativa" designa una asociació n autó noma de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones econó micas, sociales y culturales en comú n a través de una empresa de propiedad conjunta, y de gestió n democrática.

3. Deberí a alentarse el desarrollo y el fortalecimiento de la identidad de las cooperativas basándose en:

a) los valores cooperativos de autoayuda, responsabilidad personal, democracia, igualdad, equidad y solidaridad, y una ética fundada en la honestidad, transparencia, responsabilidad social e interés por los demás, y

b) los principios cooperativos elaborados por el movimiento cooperativo internacional, segú n figuran en el anexo adjunto. Dichos principios son los siguientes: adhesió n voluntaria y abierta; gestió n democrática por parte de los socios; participació n econó mica de los socios; autonomí a e independencia; educació n, formació n e informació n; cooperació n entre cooperativas, e interés por la comunidad.

4. Deberí an adoptarse medidas para promover el potencial de las cooperativas en todos los paí ses, independientemente de su nivel de desarrollo, con el fin de ayudarlas a ellas y a sus socios a:

a) crear y desarrollar actividades generadoras de ingresos y empleo decente y sostenible;

b) desarrollar capacidades en el campo de los recursos humanos y fomentar el conocimiento de los valores del movimiento cooperativo, así como de sus ventajas y beneficios, mediante la educació n y la formació n;

c) desarrollar su potencial econó mico, incluidas sus capacidades empresariales y de gestió n;

d) fortalecer su competitividad y acceder a los mercados y al financiamiento institucional;

e) aumentar el ahorro y la inversió n;

f) mejorar el bienestar social y econó mico, tomando en cuenta la necesidad de eliminar todas las formas de discriminació n;

g) contribuir al desarrollo humano durable, y

h) establecer y expandir un sector social distintivo de la economí a, viable y dinámico, que comprenda las cooperativas y responda a las necesidades sociales y econó micas de la comunidad.

5. Deberí a alentarse la adopció n de medidas especiales que capaciten a las cooperativas, como empresas y organizaciones inspiradas en la solidaridad, para responder a las necesidades de sus socios y de la sociedad, incluidas las necesidades de los grupos desfavorecidos, con miras a lograr su inclusió n social.

II. MARCO POLITICO Y PAPEL DE LOS GOBIERNOS

6. Una sociedad equilibrada precisa la existencia de sectores pú blicos y privados fuertes y de un fuerte sector cooperativo, mutualista y otras organizaciones sociales y no gubernamentales. Dentro de este contexto, los gobiernos deberí an establecer una polí tica y un marco jurí dico favorables a las cooperativas y compatibles con su naturaleza y funció n, e inspirados en los valores y principios cooperativos que se enuncian en el párrafo 3, con miras a:

a) establecer un marco institucional que permita proceder al registro de las cooperativas de la manera más rápida, sencilla, econó mica y eficaz posible;

b) promover polí ticas destinadas a permitir la creació n de reservas apropiadas, que en parte por lo menos podrí an ser indivisibles, así como fondos de solidaridad en las cooperativas;

c) prever la adopció n de medidas de supervisió n de las cooperativas acordes con su naturaleza y funciones, que respeten su autonomí a y sean conformes con la legislació n y la práctica nacionales y no menos favorables que las medidas aplicables a otras formas de empresa y de organizació n social;

d) facilitar la adhesió n de las cooperativas a estructuras cooperativas que respondan a las necesidades de los socios, y

e) alentar el desarrollo de las cooperativas como empresas autó nomas y autogestionadas, en especial en los ámbitos donde las cooperativas han de desempeñar un papel importante o donde ofrecen servicios que, de otra forma, no existirí an.

7. 1) La promoció n de las cooperativas, guiada por los valores y principios enunciados en el párrafo 3, deberí a considerarse como uno de los pilares del desarrollo econó mico y social nacional e internacional.

2) Las cooperativas deben beneficiarse de condiciones conformes con la legislació n y la práctica nacionales que no sean menos favorables que las que se concedan a otras formas de empresa y de organizació n social. Los gobiernos deberí an adoptar, cuando proceda, medidas apropiadas de apoyo a las actividades de las cooperativas que respondan a determinados objetivos de polí tica social y pú blica, como la promoció n del empleo o el desarrollo de actividades en beneficio de los grupos o regiones desfavorecidos. Estas medidas de apoyo podrí an incluir, entre otras y en la medida de lo posible, ventajas fiscales, créditos, subvenciones, facilidades de acceso a programas de obras pú blicas y disposiciones especiales en materia de compras del sector pú blico.

3) Deberí a prestarse especial atenció n al incremento de la participació n de las mujeres en el movimiento cooperativo en todos los niveles, en particular en los de gestió n y direcció n.

8. 1) Las polí ticas nacionales deberí an, especialmente:

a) promover la aplicació n de las normas fundamentales del trabajo de la OIT y de la Declaració n de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, a todos los trabajadores de las cooperativas sin distinció n alguna;

b) velar por que no se puedan crear o utilizar cooperativas para evadir la legislació n del trabajo ni ello sirva para establecer relaciones de trabajo encubiertas, y luchar contra las seudo-cooperativas, que violan los derechos de los trabajadores, velando por que la legislació n del trabajo se aplique en todas las empresas;

c) promover la igualdad de género en las cooperativas y en sus actividades;

d) promover la adopció n de medidas para garantizar que se apliquen las mejores prácticas laborales en las cooperativas, incluido el acceso a la informació n pertinente;

e) desarrollar las competencias técnicas y profesionales, las capacidades empresariales y de gestió n, el conocimiento del potencial econó mico, y las competencias generales en materia de polí tica econó mica y social de los socios, de los trabajadores y de los administradores, y mejorar su acceso a las tecnologí as de la informació n y la comunicació n;

f) promover la educació n y la formació n en materia de principios y prácticas cooperativos en todos los niveles apropiados de los sistemas nacionales de enseñanza y formació n y en la sociedad en general;

g) promover la adopció n de medidas relativas a la seguridad y salud en el lugar de trabajo;

h) proporcionar formació n y otras formas de asistencia para mejorar el nivel de productividad y de competitividad de las cooperativas y la calidad de los bienes y servicios que producen;

i) facilitar el acceso de las cooperativas al crédito;

j) facilitar el acceso de las cooperativas a los mercados;

k) promover la difusió n de la informació n sobre las cooperativas, y

l) tratar de mejorar las estadí sticas nacionales sobre las cooperativas, con miras a su uso en la formulació n y aplicació n de polí ticas de desarrollo.

2) Estas polí ticas deberí an:

a) descentralizar hacia los niveles regional y local, cuando proceda, la formulació n y aplicació n de polí ticas y disposiciones legales sobre las cooperativas;

b) definir las obligaciones jurí dicas de las cooperativas en ámbitos tales como el registro, las auditorí as financieras y sociales y el otorgamiento de licencias, y

c) promover en las cooperativas las prácticas ó ptimas de administració n empresarial.

9. Los gobiernos deberí an promover el importante papel que las cooperativas desempeñan en la transformació n de lo que a menudo son actividades marginales de supervivencia (a veces designadas como economí a informal) en un trabajo amparado por la legislació n y plenamente integrado en la corriente principal de la vida econó mica.

III. APLICACION DE LAS POLÍTICAS PUBLICAS DE PROMOCION DE LAS COOPERATIVAS

10. 1) Los Estados Miembros deberí an adoptar una legislació n y una reglamentació n especí ficas en materia de cooperativas, inspiradas en los valores y principios cooperativos enunciados en el párrafo 3, y revisar esta legislació n y reglamentació n cuando proceda.

2) Los gobiernos deberí an consultar a las organizaciones cooperativas, así como a las organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas, para la formulació n y revisió n de la legislació n, las polí ticas y la reglamentació n aplicables a las cooperativas.

11. 1) Los gobiernos deberí an facilitar el acceso de las cooperativas a servicios de apoyo con el fin de fortalecerlas y mejorar su viabilidad empresarial y su capacidad para crear empleo y generar ingresos.

2) En la medida de lo posible, estos servicios deberí an incluir:

a) programas de desarrollo de los recursos humanos;

b) servicios de investigació n y asesoramiento en materia de gestió n;

c) acceso al financiamiento y la inversió n;

d) servicios de contabilidad y auditorí a;

e) servicios de informació n en materia de gestió n;

f) servicios de informació n y relaciones pú blicas;

g) servicios de asesoramiento en materia de tecnologí a e innovació n;

h) servicios de asesoramiento jurí dico y fiscal;

i) servicios de apoyo al mercadeo y comercializació n, y

j) otros servicios de apoyo, cuando proceda.

3) Los gobiernos deberí an facilitar la creació n de estos servicios de apoyo. Deberí a alentarse a las cooperativas y a sus organizaciones a participar en la organizació n y gestió n de tales servicios y, cuando sea posible y apropiado, a financiarlos.

4) Los gobiernos deberí an reconocer el papel de las cooperativas y sus organizaciones mediante el desarrollo de instrumentos apropiados que apunten a la creació n y fortalecimiento de cooperativas a los niveles nacional y local.

12. Los gobiernos deberí an adoptar, cuando proceda, medidas que faciliten el acceso de las cooperativas al financiamiento de sus inversiones y al crédito. Estas medidas deberí an, en particular:

a) permitir el acceso a préstamos y otros medios de financiamiento;

b) simplificar los procedimientos administrativos, mejorar el nivel de los activos cooperativos y reducir el costo de las operaciones de préstamo;

c) facilitar la creació n de un sistema autó nomo de financiamiento para las cooperativas, incluidas las cooperativas de ahorro y crédito, banca y seguros, y

d) incluir disposiciones especiales para los grupos desfavorecidos.

13. Con miras a la promoció n del movimiento cooperativo, los gobiernos deberí an fomentar condiciones que favorezcan el desarrollo de ví nculos técnicos, comerciales y financieros entre todas las formas de cooperativas, con el objeto de facilitar el intercambio de experiencias y la participació n en riesgos y beneficios.

IV. PAPEL DE LAS ORGANIZACIONES DE EMPLEADORES Y DE TRABAJADORES Y DE LAS ORGANIZACIONES COOPERATIVAS, Y RELACIONES ENTRE ELLAS

14. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores, reconociendo la importancia de las cooperativas para el logro de los objetivos de un desarrollo durable, deberí an proponerse, junto con las organizaciones cooperativas, ví as y medios de promoció n de las cooperativas.

15. Cuando proceda, las organizaciones de empleadores deberí an considerar la posibilidad de admitir como miembros a las cooperativas que deseen unirse a ellas y ofrecerles servicios de apoyo apropiados con las mismas condiciones y cláusulas aplicables a sus demás miembros.

16. Deberí a alentarse a las organizaciones de trabajadores a:

a) orientar y prestar asistencia a los trabajadores de las cooperativas para que se afilien a dichas organizaciones;

b) ayudar a sus miembros a crear cooperativas, incluso con el objetivo concreto de facilitar el acceso a bienes y servicios básicos;

c) participar en comités y grupos de trabajo a nivel internacional, nacional y local para tratar asuntos econó micos y sociales que tengan repercusiones en las cooperativas;

d) contribuir a la creació n de nuevas cooperativas y participar en las mismas, con miras a la creació n o al mantenimiento de empleos, incluso en los casos en que se contemple el cierre de empresas;

e) contribuir en programas destinados a las cooperativas para mejorar su productividad y participar en los mismos;

f) fomentar la igualdad de oportunidades en las cooperativas;

g) promover el ejercicio de los derechos de los trabajadores asociados de las cooperativas, y

h) emprender otras actividades para la promoció n de las cooperativas, inclusive en los campos de la educació n y la formació n.

17. Deberí a alentarse a las cooperativas y a las organizaciones que las representan a:

a) establecer una relació n activa con las organizaciones de empleadores y de trabajadores y los organismos gubernamentales y no gubernamentales interesados, con miras a crear un clima favorable al desarrollo de las cooperativas;

b) administrar sus propios servicios de apoyo y contribuir a su financiamiento;

c) prestar servicios comerciales y financieros a las cooperativas afiliadas;

d) promover el desarrollo de los recursos humanos de las cooperativas, es decir, de los socios, los trabajadores y el personal directivo e invertir en dicho desarrollo;

e) favorecer el desarrollo de organizaciones cooperativas nacionales e internacionales y la afiliació n a las mismas;

f) representar internacionalmente al movimiento cooperativo nacional, y

g) emprender otras actividades de promoció n de las cooperativas.

V. COOPERACION INTERNACIONAL

18. La cooperació n internacional deberí a ser facilitada mediante:

a) el intercambio de informació n sobre polí ticas y programas que hayan resultado eficaces en la creació n de empleo y la generació n de ingresos para los socios de las cooperativas;

b) el impulso y la promoció n de relaciones entre organismos e instituciones nacionales e internacionales que participen en el desarrollo de las cooperativas, con el fin de hacer posible:

i) el intercambio de personal e ideas, material didáctico y de formació n, metodologí as y obras de consulta;

ii) la compilació n y utilizació n de material de investigació n y de otros datos sobre las cooperativas y su desarrollo;

iii) el establecimiento de alianzas y asociaciones internacionales entre cooperativas;

iv) la promoció n y protecció n de los valores y principios cooperativos, y

v) el establecimiento de relaciones comerciales entre cooperativas,

c) el acceso de las cooperativas a datos nacionales e internacionales sobre cuestiones tales como informaciones de mercado, legislació n, métodos y técnicas de formació n, tecnologí a y normas sobre productos, y

d) el desarrollo a nivel internacional y regional de directrices y leyes comunes de apoyo a las cooperativas, cuando proceda y sea posible, y previa consulta con las cooperativas y las organizaciones de empleadores y de trabajadores interesadas.

VI. DISPOSICION FINAL

19. La presente Recomendació n revisa y reemplaza a la Recomendació n sobre las cooperativas (paí ses en ví as de desarrollo), 1966.

ANEXO EXTRACTO DE LA DECLARACION SOBRE LA IDENTIDAD COOPERATIVA ADOPTADA POR LA ASAMBLEA GENERAL DE LA ALIANZA COOPERATIVA INTERNACIONAL EN 1995

Los principios cooperativos son pautas mediante las cuales las cooperativas ponen en práctica sus valores.

Adhesió n voluntaria y abierta

Las cooperativas son organizaciones voluntarias, abiertas a todas las personas capaces de utilizar sus servicios y dispuestas a aceptar las responsabilidades de ser socio, sin discriminació n social, polí tica, religiosa, racial o de sexo.

Gestió n democrática por parte de los socios

Las cooperativas son organizaciones gestionadas democráticamente por los socios, los cuales participan activamente en la fijació n de sus polí ticas y en la toma de decisiones. Los hombres y mujeres elegidos para representar y gestionar las cooperativas son responsables ante los socios. En las cooperativas de primer grado, los socios tienen iguales derechos de voto (un socio, un voto), y las cooperativas de otros grados están también organizadas de forma democrática.

Participació n econó mica de los socios

Los socios contribuyen equitativamente al capital de sus cooperativas y lo gestionan de forma democrática. Por lo menos parte de ese capital es normalmente propiedad comú n de la cooperativa.

Normalmente, los socios reciben una compensació n, si la hay, limitada sobre el capital entregado como condició n para ser socios. Los socios asignan los excedentes para todos o alguno de los siguientes fines: el desarrollo de su cooperativa posiblemente mediante el establecimiento de reservas, de las cuales una parte por lo menos serí a irrepartible; beneficiando a los socios en proporció n a sus operaciones con la cooperativa; y el apoyo de otras actividades aprobadas por los socios.

Autonomí a e independencia

Las cooperativas son organizaciones autó nomas de autoayuda, gestionadas por sus socios. Si firman acuerdos con otras organizaciones, incluidos los gobiernos, o si consiguen capital de fuentes externas, lo hacen en términos que aseguren el control democrático por parte de sus socios y mantengan su autonomí a cooperativa.

Educació n, formació n e informació n

Las cooperativas proporcionan educació n y formació n a los socios, a los representantes elegidos, a los directivos y a los empleados para que puedan contribuir de forma eficaz al desarrollo de sus cooperativas. Ellas informan al gran pú blico, especialmente a los jó venes y a los lí deres de opinió n, de la naturaleza y los beneficios de la cooperació n.

Cooperació n entre cooperativas

Las cooperativas sirven a sus socios lo más eficazmente posible y fortalecen el movimiento cooperativo trabajando conjuntamente mediante estructuras locales, nacionales, regionales e internacionales.

Interés por la comunidad

Las cooperativas trabajan para conseguir el desarrollo sostenible de sus comunidades mediante polí ticas aprobadas por sus socios.

Cross references

CONVENIOS:C029 Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930

CONVENIOS:C087 Convenio sobre la libertad sindical y la protecció n del derecho de sindicació n, 1948

CONVENIOS:C098 Convenio sobre el derecho de sindicació n y de negociació n colectiva, 1949

CONVENIOS:C100 Convenio sobre igualdad de remuneració n, 1951

CONVENIOS:C102 Convenio sobre la seguridad social (norma mí nima), 1952

CONVENIOS:C105 Convenio sobre la abolició n del trabajo forzoso, 1957

CONVENIOS:C111 Convenio sobre la discriminació n (empleo y ocupació n), 1958

CONVENIOS:C122 Convenio sobre la polí tica de empleo, 1964

CONVENIOS:C138 Convenio sobre la edad mí nima, 1973

CONVENIOS:C141 Convenio sobre las organizaciones de trabajadores rurales, 1975

CONVENIOS:C142 Convenio sobre desarrollo de los recursos humanos, 1975

CONVENIOS:C182 Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999
RECOMENDACIONES:R149 Recomendació n sobre las organizaciones de trabajadores rurales, 1975
RECOMENDACIONES:R150 Recomendació n sobre la polí tica de empleo (disposiciones complementarias), 1984
RECOMENDACIONES:R169 Recomendació n sobre desarrollo de los recursos humanos, 1975
RECOMENDACIONES:R189 Recomendació n sobre la creació n de empleos en las pequeñas y medianas empresas, 1998


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion