En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

R173 Recomendació n sobre el bienestar de la gente de mar, 1987

Recomendació n sobre el bienestar de la gente de mar en el mar y en puerto
RECOMENDACION:R173
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:74
Fecha de adopció n:08:10:1987
Sujeto: Gente de mar

Estatus: Instrumento actualizado Esta Recomendació n fue adoptada desde 1985 y se considera actualizada.

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 24 septiembre 1987 en su septuagésima cuarta reunió n;

Recordando las disposiciones de la Recomendació n sobre las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos, 1936, y de la Recomendació n sobre el bienestar de la gente de mar, 1970;

Después de haber decidido adoptar diversas propuestas sobre el bienestar de la gente de mar en el mar y en puerto, cuestió n que constituye el segundo punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que dichas propuestas revistan la forma de una recomendació n que complemente el Convenio sobre el bienestar de la gente de mar, 1987,

adopta, con fecha ocho de octubre de mil novecientos ochenta y siete, la presente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre el bienestar de la gente de mar, 1987:

I. Generalidades

1. A los efectos de la presente Recomendació n:

a) la expresió n gente de mar o marinos designa a todas las personas empleadas, con cualquier cargo, a bordo de un buque dedicado a la navegació n marí tima, de propiedad pú blica o privada, que no sea un buque de guerra;

b) la expresió n medios y servicios de bienestar designa medios y servicios de bienestar, culturales, recreativos y de informació n.

2. En la medida en que lo considere factible, previa consulta con las organizaciones representativas de armadores de barcos de pesca y de pescadores, la autoridad competente deberí a aplicar las disposiciones de la presente Recomendació n a la pesca marí tima comercial.

3.

1) Los Miembros deberí an adoptar medidas para garantizar que se faciliten medios y servicios de bienestar adecuados a la gente de mar, tanto en puerto como a bordo de los buques, y que se les dispense una protecció n adecuada en el ejercicio de su profesió n.

2) En la aplicació n de estas medidas, los Miembros deberí n tener en cuenta las necesidades especiales de la gente de mar en materia de seguridad, salud y esparcimiento, particularmente cuando se halle en el extranjero o penetre en zonas de guerra.

4. Entre las medidas adoptadas para controlar los medios y servicios de bienestar deberí a figurar la participació n de las organizaciones representativas de armadores y de gente de mar.

5. Los medios y servicios de bienestar facilitados en virtud de la presente Recomendació n deberí an ser accesibles a todos los marinos, sin distinció n de nacionalidad, raza, color, sexo, religió n, opinió n polí tica u origen social e independientemente del Estado en que esté matriculado el buque a bordo del cual estén empleados.

6. Los Miembros deberí an cooperar entre sí con miras a promover el bienestar de la gente de mar en el mar y en puerto. Esta cooperació n deberí a incluir las medidas siguientes:

a) realizar consultas entre las autoridades competentes con miras a facilitar o mejorar los medios y servicios de bienestar para la gente de mar, tanto en los puertos como a bordo de buques;

b) concluir acuerdos para aunar recursos en un fondo comú n y facilitar conjuntamente medios de bienestar en los grandes puertos, a fin de evitar duplicaciones inú tiles de esfuerzos;

c) organizar competiciones deportivas internacionales y alentar a la gente de mar a participar en actividades deportivas;

d) organizar seminarios internacionales sobre el tema del bienestar de la gente de mar en el mar y en puerto.

II. Medios y Servicios de Bienestar en los Puertos

7.

1) Los Miembros deberí an facilitar o asegurar que se facilitan los medios y servicios de bienestar necesarios en los puertos apropiados del paí s.

2) Los Miembros deberí an consultar a las organizaciones representativas de armadores y de gente de mar al determinar los puertos apropiados.

3) Los medios y servicios de bienestar deberí an revisarse con frecuencia a fin de asegurar que son apropiados, habida cuenta de la evolució n de las necesidades de la gente de mar como consecuencia de avances técnicos, funcionales o de otra í ndole registrados en la industria del transporte marí timo.

8.

1) Los medios y servicios de bienestar deberí an estar a cargo, de conformidad con las condiciones y la práctica nacionales, de una o varias de las instituciones siguientes:

a) las autoridades pú blicas;

b) las organizaciones de armadores y de gente de mar, en virtud de convenios colectivos o de otros acuerdos concertados;

c) organizaciones benévolas.

2) Deberí an tomarse disposiciones para que, en la medida necesaria, se emplee a tiempo completo personal técnicamente competente, además de los posibles colaboradores benévolos, en la gestió n de los medios y servicios de bienestar para la gente de mar.

9.

1) Deberí an crearse juntas de bienestar en el ámbito del puerto o en el plano regional o nacional, segú n proceda, con las siguientes funciones:

a) verificar si los medios de bienestar existentes siguen siendo adecuados y determinar si conviene crear otros o suprimir los que son subutilizados;

b) ayudar y asesorar a los responsables de facilitar medios de bienestar y asegurar la coordinació n entre ellos.

2) Las juntas de bienestar deberí an contar entre sus miembros a representantes de las organizaciones respectivas de armadores y de gente de mar, de las autoridades competentes y, si procede, de organizaciones benévolas y organismos sociales.

3) Cuando sea oportuno, deberí a asociarse a los có nsules de Estados marí timos y a los representantes locales de organizaciones de bienestar extranjeras a la labor de las juntas de bienestar portuarias, regionales y nacionales, de conformidad con la legislació n nacional.

10.

1) Los Miembros deberí an velar por que se preste un apoyo financiero regular y suficiente a los medios y servicios de bienestar destinados a la gente de mar.

2) De conformidad con las condiciones y la práctica nacionales, este apoyo financiero deberí a proceder de una o varias de las fuentes siguientes:

a) subvenciones de fondos pú blicos;

b) tasas u otras contribuciones especiales abonadas por cí rculos marí timos;

c) cotizaciones voluntarias de los armadores, de la gente de mar o de sus organizaciones;

d) aportaciones voluntarias de otras fuentes.

3) Cuando se prevean tasas, exacciones y contribuciones especiales para financiar servicios de bienestar, só lo deberí an utilizarse para los fines con que se crearon.

11. Deberí a haber hoteles o albergues adecuados para la gente de mar donde haya necesidad de ellos. Dichos hoteles o albergues deberí an someterse a controles apropiados, los precios deberí an ser razonables y, cuando fuere necesario y factible, deberí an tomarse disposiciones para alojar a las familias de los marinos.

12.

1) Deberí an crearse o desarrollarse los medios de bienestar y recreativos necesarios en los puertos. Entre estos medios deberí an incluirse:

a) salas de reunió n y de recreo, segú n las necesidades;

b) instalaciones deportivas y otras instalaciones al aire libre, en particular para competiciones;

c) medios educativos;

d) cuando proceda, medios para la práctica religiosa y para el asesoramiento personal.

2) Estos servicios puede facilitarse poniendo a disposició n de la gente de mar, en consonancia con sus necesidades, instalaciones previstas para una utilizació n más general.

13. Cuando un gran nú mero de marinos de diferentes nacionalidades necesiten en un puerto determinados servicios, tales como hoteles, clubes o instalaciones deportivas, las autoridades u organismos competentes de los paí ses de origen de los marinos y de los paí ses de matrí cula de los buques, así como las asociaciones internacionales interesadas, deberí an proceder a consultas y cooperar mutuamente y con las autoridades y organismos competentes del paí s donde está situado el puerto, al objeto de aunar recursos y de evitar duplicaciones inú tiles de efuerzos.

14.

1) Deberí a difundirse informació n entre la gente de mar sobre todos los medios existentes a disposició n del pú blico en los puertos de escala - en particular medios de transporte, servicios sociales, educativos y de esparcimiento y lugares de culto - y sobre los servicios destinados especí ficamente a la gente de mar.

2) Esta informació n podrí a divulgarse:

a) distribuyendo en tierra y, con el consentimiento del capitán, también a bordo del buque folletos publicados en los idiomas más apropiados que contengan informaciones precisas sobre los medios y servicios de bienestar que la gente de mar puede encontrar en el puerto donde esté anclado el buque o en el pró ximo puerto donde haga escala; dichos folletos deberí an incluir un plano de la ciudad y de la zona portuaria;

b) creando en los grandes puertos oficinas de informació n fácilmente accesibles a la gente de mar y dotadas de un personal capaz de facilitar directamente toda clase de explicaciones y de orientaciones ú tiles.

15. Deberí a disponerse de medios de transporte adecuados, a precios mó dicos y a cualquier hora razonable, cuando ello sea necesario, para que la gente de mar pueda desplazarse a las zonas urbanas desde puntos convenientemente situados en la zona portuaria.

16. Deberí an tomarse todas las medidas convenientes para informar a todos los marinos que llegan a un puerto de:

a) todos los riesgos y enfermedades a los que puedan estar expuestos y los medios para evitarlos;

b) la necesidad, para los marinos enfermos, de someterse rápidamente a cuidados médicos, y de los servicios médicos más pró ximos existentes para ello;

c) los peligros que entraña el uso de estupefacientes y del alcohol.

17. Deberí an tomarse medidas para garantizar a la gente de mar, durante su estancia en puerto, el acceso a:

a) tratamiento ambulatorio en caso de enfermedad o accidente;

b) hospitalizació n, cuando sea necesaria;

c) servicios de odontologí a, sobre todo en casos de urgencia.

18. Las autoridades competentes deberí an tomar todas las medidas convenientes para informar a los armadores y a la gente de mar que llegue a un puerto de todas las leyes y costumbres especiales cuya infracció n pueda entrañar su privació n de libertad.

19. Las autoridades competentes deberí an dotar las zonas portuarias y las carreteras de acceso a los puertos de alumbrado suficiente y de carteles indicadores, y ordenar que se efectú en en ellas patrullas regulares a fin de garantizar la protecció n de la gente de mar.

20.

1) Con miras a la protecció n de los marinos extranjeros, deberí an tomarse medidas para facilitar:

a) el acceso a los có nsules de sus paí ses;

b) una cooperació n eficaz entre dichos có nsules y las autoridades locales o nacionales.

2) Siempre que por un motivo cualquiera un marino sea detenido en el territorio de un Miembro, la autoridad competente, si así lo pide el interesado, deberí a informar inmediatamente de ello al Estado cuya bandera enarbola el buque y al Estado del cual el marino es nacional. La autoridad competente deberí a informar prontamente al marino del derecho a presentar dicha petició n. El Estado del cual el marino es nacional deberí a informar a su vez a sus parientes más cercanos. Si un marino es encarcelado, el Miembro deberí a permitir que funcionarios consulares de esos Estados puedan entrevistarse inmediatamente con él y sigan visitándole regularmente mientras permanezca encarcelado.

3) El proceso de un marino detenido deberí a iniciarse sin demora con arreglo al procedimiento estipulado por la ley, y tanto el Estado cuya bandera enarbola el buque como el Estado del cual el marino es nacional deberí an ser mantenidos al corriente de la evolució n del proceso.

21.

1) Deberí a prestarse la máxima asistencia práctica posible a los marinos abandonados en puertos extranjeros, en espera de su repatriació n.

2) En caso de demora en la repatriació n de marinos, la autoridad competente deberí a velar por que se informe de ello inmediatamente al representante consular o local del Estado cuya bandera enarbola el buque.

22. Siempre que sea necesario, los Miembros deberí an tomar medidas para garantizar la seguridad de la gente de mar contra agresiones y otros actos ilegales mientras los buques se hallan en sus aguas territoriales y, especialmente, mientras se aproximan a puertos.

III. Medios y Servicios de Bienestar en el Mar

23.

1) Deberí an facilitarse medios e instalaciones de bienestar a la gente de mar a bordo de los buques. En cuanto sea factible, deberí a incluirse entre dichos medios e instalaciones:

a) la recepció n de programas de televisió n y de radio;

b) la proyecció n de pelí culas o de ví deos, cuyo surtido deberí a ser adecuado para la duració n del viaje y, en caso necesario, renovarse a intervalos razonables;

c) equipos deportivos, incluidos aparatos de ejercicios fí sicos, juegos de mesa y juegos de cubierta;

d) siempre que sea posible, instalaciones para la natació n;

e) una biblioteca con obras de carácter profesional y de otra í ndole, en cantidad suficiente para la duració n del viaje y cuyo contenido deberí a renovarse a intervalos razonables;

f) medios para realizar trabajos manuales de tipo recreativo.

2) Siempre que sea posible y apropiado deberí a examinarse la posibilidad de instalar bares para la gente de mar a bordo de los buques, a menos que ello sea contrario a las costumbres nacionales, religiosas o sociales.

24. En los programas de formació n profesional para gente de mar deberí a impartirse enseñanza y proporcionarse informació n sobre cuestiones relativas a su bienestar, incluidos los riesgos generales a que está expuesta su salud.

25.

1) Deberí a autorizarse el acceso a las comunicaciones telefó nicas entre el buque y tierra, cuando las haya, y el precio para los marinos de estas comunicaciones deberí a ser razonable.

2) No deberí an regatearse esfuerzos para hacer llegar del modo más rápido y seguro posible el correo a la gente de mar. También deberí a procurarse que la gente de mar no tenga que pagar un franqueo suplementario cuando se le reexpida el correo por causas ajenas a su voluntad.

26.

1) A reserva de lo que dispongan las leyes o reglamentos nacionales o internacionales en la materia, deberí an tomarse medidas para que, siempre que sea posible y razonable, se conceda rápidamente a los marinos autorizació n para recibir a bordo la visita de sus có nyuges, parientes y amigos, mientras el buque se halle en puerto.

2) Deberí a tomarse en consideració n la posibilidad de autorizar a los marinos a que sus có nyuges los acompañen de cuando en cuando en un viaje, siempre que ello sea posible y razonable. Las có nyuges deberí an estar adecuadamente aseguradas contra accidentes y enfermedades; los armadores deberí an brindar todo su apoyo a la gente de mar para suscribir tal seguro.

27. Las personas a quienes incumba la responsabilidad de ello, en los puertos y a bordo, deberí an hacer cuanto sea posible por autorizar a los marinos a desembarcar cuanto antes, tras la llegada del buque a un puerto.

IV. Ahorros y Enví o de Salarios

28. A fin de ayudar a la gente de mar a ahorrar y a remitir sus ahorros a sus familias:

a) se deberí a adoptar un sistema sencillo, rápido y seguro, que funcione con la ayuda de los có nsules u otras autoridades competentes, capitanes, agentes de los armadores o instituciones financieras que ofrezcan garantí as, a fin de permitir a la gente de mar, y especialmente a la que se encuentra en el extranjero o navega a bordo de un buque matriculado en un paí s que no sea el propio, ingresar o remitir todo o parte de su salario;

b) se deberí a instituir o generalizar un sistema que permita a la gente de mar que lo desee, en el momento de enrolarse o durante el viaje, garantizar a sus familias el enví o perió dico de parte de su salario;

c) tales remesas de dinero se deberí an enviar a su debido tiempo y directamente a la persona o personas designadas por el marino;

d) se deberí a velar por que una entidad independiente confirme que las remesas de la gente de mar han sido enviadas realmente a la persona o personas designadas como destinatarias.

Cross references

CONVENIOS:C163 Convenio sobre el bienestar de la gente de mar, 1987
RECOMENDACIONES:R048 Recomendació n sobre las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos, 1936
RECOMENDACIONES:R138 Recomendació n sobre el bienestar de la gente de mar, 1970


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion