En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R172 Recomendací on sobre el asbesto, 1986

Recomendació n sobre la utilizació n del asbesto en condiciones de seguridad
RECOMENDACION:R172
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:72
Fecha de adopció n:24:06:1986
Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo
Estatus: Instrumento actualizado Esta Recomendació n fue adoptada desde 1985 y se considera actualizada.

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 4 junio 1986 en su septuagésima segunda reunió n;

Recordando los convenios y recomendaciones internacionales del trabajo pertinentes, especialmente el Convenio y la Recomendació n sobre el cáncer profesional, 1974; el Convenio y la Recomendació n sobre el medio ambiente de trabajo (contaminació n del aire, ruido y vibraciones), 1977; el Convenio y la Recomendació n sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981; el Convenio y la Recomendació n sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985, y la Lista de enfermedades profesionales, tal como fue revisada en 1980, anexa al Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, 1964, así como el Repertorio de recomendaciones prácticas sobre la seguridad en la utilizació n del amianto, publicado por la Oficina Internacional del Trabajo en 1984, que establecen los principios de una polí tica nacional y de una acció n a nivel nacional;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la seguridad en la utilizació n del asbesto, cuestió n que constituye el cuarto punto del orden del dí a de la reunió n;

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n que complete el Convenio sobre el asbesto, 1986,

adopta, con fecha veinticuatro de junio de mil novecientos ochenta y seis, la presente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre el asbesto, 1986.

I. Campo de Aplicació n y Definiciones

1.

1) Las disposiciones del Convenio sobre el asbesto, 1986, y de la presente Recomendació n deberí an aplicarse a todas las actividades en las que los trabajadores estén expuestos al asbesto en el curso de su trabajo.

2) De conformidad con la legislació n y práctica nacionales, deberí an tomarse medidas para que los trabajadores independientes gocen de una protecció n análoga a la que prevén el Convenio sobre el asbesto, 1986, y la presente Recomendació n.

3) El empleo de personas menores de dieciocho años de edad en actividades que entrañen un riesgo de exposició n profesional al asbesto deberí a ser objeto de atenció n especial, segú n lo prescrito por la autoridad competente.

2. Entre las actividades que entrañen un riesgo de exposició n profesional al asbesto deberí an incluirse, en particular:

a) la extracció n y la trituració n de los minerales que contengan asbesto;

b) la fabricació n de materiales o productos que contengan asbesto;

c) la utilizació n o aplicació n de productos que contengan asbesto;

d) el desprendimiento, la reparació n o el mantenimiento de los productos que contengan asbesto;

e) la demolició n o reparació n de instalaciones o de estructuras que contengan asbesto;

f) el transporte, el almacenamiento y la manipulació n del asbesto o de materiales que contengan asbesto;

g) cualesquiera otras actividades que entrañen un riesgo de exposició n a polvos de asbesto en suspensió n en el aire.

3. A los fines de la presente Recomendació n:

a) el término asbesto designa la forma fibrosa de los silicatos minerales pertenecientes a los grupos de rocas metamó rficas de las serpentinas, es decir, el crisotilo (asbesto blanco), y de las anfibolitas, es decir, la actinolita, la amosita (asbesto pardo, cummingtonita-grunerita), la antofilita, la crocidolita (asbesto azul), la tremolita, o cualquier mezcla que contenga uno o varios de estos minerales;

b) la expresió n polvo de asbesto designa las partí culas de asbesto en suspensió n en el aire o las partí culas de asbesto depositadas que puedan desplazarse y permanecer en suspensió n en el aire en los lugares de trabajo;

c) la expresió n polvo de asbesto en suspensió n en el aire designa, con fines de medició n, las partí culas de polvo medidas por evaluació n gravimétrica u otro método equivalente;

d) la expresió n fibras de asbesto respirables designa las fibras de asbesto cuyo diámetro sea inferior a tres micras y cuya relació n entre longitud y diámetro sea superior a 3:1; en la medició n, solamente se tomarán en cuenta exclusivamente las fibras de longitud superior a cinco micras;

e) la expresió n exposició n al asbesto designa una exposició n en el trabajo a las fibras de asbesto respirables o al polvo de asbesto en suspensió n en el aire, originada por el asbesto o por minerales, materiales o productos que contengan asbesto;

f) el término trabajadores abarca a los miembros de cooperativas de producció n;

g) la expresió n representantes de los trabajadores designa los representantes de los trabajadores reconocidos como tales por la legislació n o la práctica nacionales, de confomidad con el Convenio sobre los representantes de los trabajadores, 1971.

II. Principios Generales

4. Las medidas prescritas conforme al artí culo 3 del Convenio sobre el asbesto, 1986, deberí an estar concebidas de modo que se apliquen a los diversos riesgos de exposició n profesional al asbesto en todas las ramas de actividad econó mica y deberí an formularse tomando debidamente en cuenta los artí culos 1 y 2 del Convenio sobre el cáncer profesional, 1974.

5. La autoridad competente deberia revisar perió dicamente las medidas prescritas teniendo en cuenta el Repertorio de recomendaciones prácticas sobre seguridad en la utilizació n del amianto, publicado por la Oficina Internacional del Trabajo, otros repertorios de recomendaciones prácticas o guí as que pueda sa elaborar la Oficina International del Trabajo, las conclusiones de las reuniones de expertos que convoque ésta y las informaciones que proporcionen otros organismos competentes sobre el asbesto y los materiales que puedan sustituirlo.

6. A los efectos de la aplicació n de las disposiciones de la presente Recomendació n, la autoridad competente deberí a actuar previa consulta con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores.

7.

1) En consulta y colaboració n con los trabajadores interesados o sus organizaciones, y habida cuenta de las opiniones de organismos competentes, incluidos los servicios de salud en el trabajo, los empleadores deberí an recurrir a todas las medidas que sean adecuadas a fin de prevenir o controlar la exposició n al asbesto.

2) De conformidad con la legislació n y la práctica nacionales, la consulta y la cooperació n entre el empleador y sus trabajadores deberí an llevarse a cabo por conducto de:

a) los delegados de seguridad de los trabajadores;

b) los comités de seguridad e higiene de los trabajadores o los comités paritarios de seguridad e higiene en el trabajo;

c) otros representantes de los trabajadores.

8. Los trabajadores ocupados en labores en las que se utilice asbesto o productos que contengan asbesto deberí an estar obligados, dentro de los lí mites de su responsabilidad, a aplicar los procedimientos de seguridad e higiene prescritos y, en particular, a utilizar equipos de protecció n adecuados.

9.

1) Todo trabajador que se retire de una situació n de trabajo por tener motivos razonables para creer que tal situació n entraña un peligro grave para su vida o su salud deberí a:

a) advertir a su superior jerárquico inmediato;

b) estar protegido contra medidas de represalia o disciplinarias, de conformidad con las condiciones y la práctica nacionales.

2) No deberí a tomarse ninguna medida en perjuicio de un trabajador por haber formulado de buena fe una queja por lo que consideraba ser una infracció n a las disposiciones reglamentarias o una deficiencia grave en las medidas tomadas por el empleador en el campo de la seguridad y la salud de los trabajadores y el medio ambiente de trabajo.

III. Medidas de Prevenció n y de Protecció n

10.

1) La autoridad competente deberí a asegurar la prevenció n o el control de la exposició n al asbesto prescribiendo controles técnicos y métodos de trabajo, incluidas medidas de higiene en los lugares de trabajo, que proporcionen la máxima protecció n a los trabajadores.

2) Sobre la base del nivel de exposició n y las circunstancias prevalecientes en el medio ambiente de trabajo y a la luz de la investigació n cientí fica y el progreso tecnoló gico, la autoridad competente deberí a determinar perió dicamente:

a) los tipos de asbestos y los tipos de productos que contengan asbesto cuya utilizació n deberí a estar sometida a autorizació n, y los procesos de trabajo que deberí an estar sometidos a autorizació n;

b) los tipos de asbesto y productos que contengan asbesto cuya utilizació n deberí a estar total o parcialmente prohibida, y los procesos de trabajo en que deberí a prohibirse la utilizació n del asbesto o de ciertos tipos de asbesto y productos que contengan asbesto.

3) La prohibició n o autorizació n de la utilizació n de determinados tipos de asbesto o de ciertos productos que contengan asbesto y su sustitució n por otras sustancias deberí an basarse en una evaluació n cientí fica del riesgo que entrañan para la salud.

11.

1) La autoridad competente deberí a fomentar la investigació n de los problemas técnicos y de salud relacionados con la exposició n al asbesto, los materiales de sustitució n y las tecnologí as alternativas.

2) Con objeto de eliminar o reducir los riesgos para los trabajadores, la autoridad competente deberí a fomentar la investigació n y desarrollo relativos a productos que contengan asbesto, a otros materiales de sustitució n y a tecnologí as alternativas que sean inofensivos o menos nocivos.

12.

1) Cuando sea necesario para proteger a los trabajadores, la autoridad competente deberí a exigir el reemplazo del asbesto por materiales de sustitució n, toda vez que esto sea posible.

2) No deberí a aceptarse el uso de materiales de sustitució n en cualquier proceso sin proceder a una evaluació n minuciosa de sus posibles efectos nocivos para la salud. La salud de los trabajadores expuestos a tales efectos deberí a supervisarse continuamente.

13.

1) A fin de asegurar la aplicació n efectiva de la legislació n nacional, la autoridad competente deberí a determinar las informaciones que habrán de contener las notificaciones de los trabajos que entrañen exposició n al asbesto, previstas en el artí culo 13 del Convenio sobre el asbesto, 1986.

2) Estas informaciones deberí an incluir, en particular, las siguientes:

a) tipo y cantidad de asbesto utilizado;

b) actividades y procesos realizados;

c) productos elaborados;

d) nú mero de trabajadores expuestos y nivel y frecuencia de su exposició n al riesgo;

e) medidas de protecció n y de prevenció n adoptadas en cumplimiento de la legislació n nacional;

f) cualquier otra informació n necesaria para proteger la salud de los trabajadores.

14.

1) En el caso de demolició n de las partes de las instalaciones o estructuras que contengan materiales aislantes friables a base de asbesto y la eliminació n del asbesto de los edificios o construcciones, cuando hay riesgo de que el asbesto pueda entrar en suspensió n en el aire, estas obras deberí an estar sometidas a una autorizació n que só lo se deberí a conceder a los empleadores o contratistas reconocidos por la autoridad competente como calificados para ejecutar tales obras, conforme a las disposiciones de la presente Recomendació n.

2) Antes de emprender los trabajos de demolició n o remoció n, el empleador o el contratista deberí a elaborar un plan de trabajo en el que se especifiquen las medidas que habrán de tomarse antes de comenzar las obras, inclusive las destinadas a:

a) proporcionar toda la protecció n necesaria a los trabajadores;

b) limitar el desprendimiento de polvo de asbesto en el aire;

c) hacer conocer los procedimientos generales y el equipo que se utilizarán, así como las precauciones que habrán de adoptarse, a los trabajadores a los que pueda afectar la presencia de polvo de asbesto en el aire;

d) prever la eliminació n de residuos que contengan asbesto, de conformidad con el párrafo 28 de la presente Recomendació n.

3) Deberí a consultarse a los trabajadores o sus representantes sobre el plan de trabajo a que se refiere el subpárrafo 2) del presente párrafo.

15.

1) Todo empleador deberí a elaborar y poner en práctica, con la participació n de los trabajadores de su empresa, un programa para la prevenció n y el control de la exposició n de los trabajadores al asbesto. Este programa deberí a revisarse perió dicamente habida cuenta de la evolució n registrada en los procesos de trabajo y en la maquinaria utilizada, o en las técnicas y métodos de prevenció n y control.

2) De conformidad con la práctica nacional, la autoridad competente deberí a emprender actividades de asistencia, en particular a las pequeñas empresas en que pueda haber insuficiencia de conocimientos o medios técnicos, con miras a elaborar programas de prevenció n en los casos en que pueda haber exposició n al asbesto.

16. Deberí an adoptarse dispositivos de prevenció n técnicos y prácticas de trabajo adecuadas para impedir el desprendimiento de polvo de asbesto en la atmó sfera de los lugares de trabajo. Tales medidas deberí an tomarse incluso en los casos en que se respeten los lí mites de exposició n u otros criterios de exposició n, a fin de reducir la exposició n al nivel más bajo que sea razonable y factible lograr.

17. Entre las medidas que deberí an tomarse a fin de prevenir o de controlar la exposició n de los trabajadores al asbesto y de evitar cualquier exposició n deberí an incluirse, en particular, las siguientes:

a) só lo deberí a utilizarse el asbesto cuando sea posible prevenir o controlar los riesgos que entraña; en caso, contrario deberí a reemplazárselo, si ello es técnicamente factible, por otros materiales o recurrirse a tecnologí as alternativas que hayan sido reconocidos cientí ficamente como inofensivos o menos nocivos;

b) tanto el nú mero de personas cuyo trabajo entrañe una exposició n al asbesto como la duració n de su exposició n deberí an reducirse al mí nimo necesario para realizar la tarea con seguridad;

c) deberí an utilizarse maquinaria, equipo y procesos de trabajo que eliminen o reduzcan al mí nimo la formació n de polvo de asbesto y, sobre todo, su desprendimiento en los lugares de trabajo y en el medio ambiente general;

d) los lugares de trabajo en los que la utilizació n de asbesto pueda dar lugar al desprendimiento de polvo de asbesto en el aire deberí an estar aislados del medio ambiente de trabajo en general, con el fin de evitar toda posible exposició n de otros trabajadores al asbesto;

e) las zonas de actividad que impliquen una exposició n al asbesto deberí an estar claramente delimitadas e indicadas por medio de señales de advertencia que impidan el acceso de las personas no autorizadas;

f) deberí a consignarse por escrito la localizació n del asbesto utilizado en la construcció n de edificios.

18.

1) Deberí a prohibirse la utilizació n de la crocidolita y de los productos que contengan esa fibra.

2) Previa consulta de las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores interesadas, la autoridad competente deberí a estar facultada para permitir excepciones a la prohibició n prevista en el subpárrafo 1), cuando la sustitució n no sea razonable y factible, siempre que se tomen medidas para garantizar que la salud de los trabajadores no corra riesgo alguno.

19.

1) Deberí a prohibirse la pulverizació n del asbesto, cualquiera que sea su forma.

2) Deberí a prohibirse la instalació n de materiales friables aislantes de asbesto.

3) Previa consulta con las organizaciones más representativas de empleadores y trabajadores interesados, la autoridad competente deberí a estar facultada para permitir excepciones a la prohibició n que figura en el subpárrafo 1) cuando no sea razonable ni factible recurrir a métodos alternativos, siempre que se adopten medidas para asegurar que la salud de los trabajadores no corra riesgo.

20.

1) Los productores y los proveedores de asbesto y los fabricantes y los proveedores de productos que contengan asbesto deberí an tener la responsabilidad de rotular debida y suficientemente los embalajes o productos. 2) La legislació n nacional deberí a estipular que los ró tulos se impriman en el idioma o idiomas de uso comú n en el paí s de que se trata e indiquen que el recipiente o producto contiene asbesto, que la inhalació n de polvo de asbesto entraña riesgos para la salud y que deberí an tomarse medidas de protecció n adecuadas.

3) La legislació n nacional deberí a exigir a los productores y proveedores de asbesto y a los fabricantes y proveedores de productos que contengan asbesto que preparen y proporcionen una ficha técnica informativa en la que se indiquen el contenido de asbesto, los riesgos que entraña para la salud y las medidas de protecció n adecuadas.

21. El sistema de inspecció n previsto en el artí culo 5 del Convenio sobre el asbesto, 1986, deberí a basarse en las disposiciones del Convenio sobre la inspecció n del trabajo, 1947. La inspecció n deberí a estar a cargo de personal calificado. El empleador deberí a facilitar a los servicios de inspecció n las informaciones a que se refiere el párrafo 13 de la presente Recomendació n.

22.

1) Los lí mites de exposició n deberí an fijarse por referencia a la concentració n de polvo de asbesto en suspensió n en el aire, ponderada en el tiempo, comú nmente referida a una jornada de ocho horas y a una semana de cuarenta horas, y por referencia a un método reconocido de muestreo y medició n.

2) Los lí mites de exposició n deberí an revisarse y actualizarse perió dicamente a la luz del progreso tecnoló gico y de la evolució n de los conocimientos técnicos y médicos.

23. Las instalaciones, sistemas de ventilació n, maquinaria y dispositivos de protecció n concebidos para prevenir y controlar los efectos del polvo de asbesto deberí an revisarse perió dicamente y mantenerse en buen estado de funcionamiento.

24. Los lugares de trabajo deberí an limpiarse segú n métodos que garanticen la seguridad, con la frecuencia requerida para impedir la acumulació n de polvo de asbesto en las superficies. Las disposiciones del Convenio sobre el asbesto, 1986, y de la presente Recomendació n deberí an aplicarse al personal encargado de la limpieza.

25.

1) Cuando no sea posible prevenir o controlar de otra forma los riesgos debidos al asbesto en suspensió n en el aire, el empleador deberí a proporcionar, mantener y en caso necesario reemplazar, sin que ello suponga gasto alguno para los trabajadores, un equipo de protecció n respiratoria adecuado y ropa de protecció n especial, cuando corresponda. En tales casos, deberí a exigirse a los trabajadores que utilicen dicho equipo.

2) El equipo de protecció n respiratoria deberí a ser conforme a las normas fijadas por la autoridad competente y utilizarse solamente con carácter complementario, temporal, de emergencia o excepcional y nunca en sustitució n del control técnico.

3) En los casos en que se requiera utilizar equipo de protecció n respiratoria deberí an preverse tiempos de descanso suficientes en zonas de reposo apropiadas, habida cuenta de las molestias fí sicas que entraña la utilizació n de ese equipo.

26.

1) Cuando el polvo de asbesto pueda contaminar la ropa personal de los trabajadores, el empleador, de conformidad con la legislació n nacional y previa consulta con los representantes de los trabajadores, deberí a proporcionar ropa de trabajo adecuada, que no deberí a llevarse fuera del lugar de trabajo, sin que ello suponga gasto alguno para los trabajadores.

2) El empleador deberí a proporcionar a los trabajadores informació n suficiente y en debida forma sobre los riesgos que pudiera entrañar para la salud de su familia y de otras personas si llevan a sus casas ropas contaminadas por el polvo de asbesto.

3) La manipulació n y la limpieza de la ropa de trabajo y de la ropa de protecció n especial utilizada deberí an realizarse en condiciones sujetas a control, de conformidad con lo establecido por la autoridad competente, a fin de impedir el desprendimiento de polvo de asbesto en el aire.

27.

1) Cuando ello sea necesario, deberí an ponerse a disposició n de los trabajadores ocupados en actividades que entrañan exposició n al asbesto vestuarios dobles, instalaciones de aseo, duchas y zonas de descanso.

2) De conformidad con las prácticas nacionales en vigor, deberí a concederse suficiente tiempo, dentro del horario de trabajo, para cambiarse de ropa, ducharse o lavarse después del turno de trabajo.

28.

1) De conformidad con la legislació n y la práctica nacionales, el empleador deberí a eliminar los residuos que contengan asbesto de manera que no se produzca ningú n riesgo para la salud de los trabajadores interesados, incluidos los que manipulan residuos de asbesto, ni de la població n vecina a la empresa.

2) Deberí an tomarse medidas apropiadas por la autoridad competente y por los empleadores para evitar que el medio ambiente general sea contaminado por polvos de asbesto provenientes de los lugares de trabajo.

IV. Vigilancia del Medio Ambiente de Trabajo y de la Salud de los Trabajadores 29. En los casos que determine la autoridad competente, el empleador deberí a tomar las medidas necesarias para la vigilancia sistemática de la concentració n de polvo de asbesto en suspensió n en el aire del lugar de trabajo y de la duració n y nivel de exposició n de los trabajadores al asbesto, así como para la vigilancia de la salud de los trabajadores.

30.

1) El nivel de exposició n de los trabajadores al asbesto deberí a medirse o calcularse en términos de concentraciones medias ponderadas en el tiempo para determinado perí odo de referencia.

2) El muestreo y la medició n de la concentració n de polvo de asbesto en suspensió n en el aire deberí an realizarse por personal calificado, utilizando métodos aprobados por la autoridad competente.

3) La frecuencia e importancia del muestreo y de las mediciones deberí an guardar relació n con el nivel de riesgo, con los cambios introducidos en los procesos de trabajo y con otras circunstancias pertinentes.

4) Al evaluar el riesgo, la autoridad competente deberí a tomar en consideració n el riesgo que entrañan las fibras de asbesto de cualquier tamaño.

31.

1) Para la prevenció n de las enfermedades y de las insuficiencias funcionales provocadas por la exposició n al asbesto, todos los trabajadores que hayan de desempeñar un trabajo que entrañe exposició n al asbesto deberí an beneficiarse, en la medida en que sea necesario, de:

a) un reconocimiento médico previo al desempeño de ese trabajo;

b) reconocimientos médicos perió dicos a intervalos adecuados;

c) otras pruebas e investigaciones, en especial radiografí as del tó rax y exámenes del funcionamiento de los pulmones, que puedan ser necesarias para vigilar su estado de salud en relació n con el riesgo profesional y para identificar los sí ntomas precoces de una enfermedad causada por el asbesto.

2) Los intervalos entre los reconocimientos médicos deberí an ser fijados por la autoridad competente, teniendo en cuenta el nivel de exposició n y la edad y el estado de salud del trabajador en relació n con el riesgo profesional.

3) La autoridad competente deberí a velar por que se tomen las disposiciones necesarias, de conformidad con la legislació n y práctica nacionales, para que los trabajadores puedan seguir sometiéndose a los reconocimientos médicos adecuados tras cesar de desempeñar un trabajo que entrañe exposició n al asbesto.

4) Los reconocimientos, pruebas e investigaciones previstos en los subpárrafos 1) y 3) deberí an realizarse, en la medida de lo posible, durante las horas de trabajo, y no deberí an significar gasto alguno para el trabajador.

5) Cuando los resultados de las pruebas o investigaciones médicas revelen la existencia de efectos de carácter clí nico o preclí nico, deberí an tomarse medidas para reducir o eliminar la exposició n de los trabajadores interesados y evitar un deterioro mayor de su salud.

6) Los resultados de los reconocimientos médicos deberí an utilizarse para determinar el estado de salud en relació n con la exposició n al asbesto y no deberí an utilizarse para discriminar en contra del trabajador.

7) Los resultados de los reconocimientos médicos deberí an utilizarse para colocar al trabajador en otro puesto de trabajo compatible con su estado de salud.

8) Los trabajadores cuyo estado de salud se halle sometido a vigilancia deberí an tener derecho:

a) al respeto del carácter confidencial de su expediente personal y médico;

b) a recibir explicaciones completas y detalladas sobre los objetivos y los resultados de la vigilancia;

c) a negarse a que se los someta a métodos clí nicos que puedan atentar contra su integridad fí sica.

32. Los trabajadores deberí an ser informados en grado suficiente y de manera adecuada, de conformidad con la práctica nacional, de los resultados de los reconocimientos médicos y recibir asesoramiento individual acerca de su estado de salud en relació n con el trabajo que deban realizar.

33. Cuando la vigilancia de la salud haya permitido detectar una enfermedad profesional causada por el asbesto, ésta deberí a notificarse a la autoridad competente de conformidad con la legislació n y la práctica nacionales.

34. Cuando no sea aconsejable desde el punto de vista médico la asignació n permanente a un trabajo que entraña exposició n al asbesto, deberí a hacerse todo lo posible para proporcionar al trabajador afectado otros medios de mantener sus ingresos, compatibles con la práctica y las condiciones nacionales.

35. La legislació n nacional deberí a establecer prestaciones para los trabajadores que contraigan una enfermedad o sufran un menoscabo funcional relacionado con la exposició n profesional al asbesto, de conformidad con el Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades prefesionales, 1964.

36.

1) Los registros del control del medio ambiente de trabajo deberí an conservarse durante un perí odo no inferior a treinta años.

2) Los registros de control de la exposició n de los trabajadores, así como aquellas partes de su historial médico que hagan referencia a los riesgos para la salud debidos a la exposició n al asbesto y las radiografí as del tó rax, deberí an conservarse durante un perí odo no inferior a treinta años después de terminadas las tareas que entrañen exposició n al asbesto.

37. Los trabajadores interesados, sus representantes y los servicios de inspecció n deberí an tener acceso a los registros del control del medio ambiente de trabajo.

38. En el caso de cierre de una empresa, o tras la terminació n del contrato de un trabajador, los registros y la informació n conservados de acuerdo con el párrafo 36 de la presente Recomendació n deberí an depositarse conforme a las instrucciones que dicte la autoridad competente.

39. De conformidad con la Declaració n tripartita de principios sobre las empresas multinacionales y la polí tica social, adoptada por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, toda empresa nacional o multinacional que cuente con más de un establecimiento deberí a tomar, sin discriminació n, medidas de seguridad para prevenir y controlar los riesgos para la salud debidos a la exposició n profesional al asbesto, a fin de proteger a los trabajadores contra esos riesgos en todos sus establecimientos, cualquiera que sea el lugar o el paí s en que se encuentren.

V. Informació n y Educació n

40. La autoridad competente deberí a tomar medidas para fomentar la formació n e informació n de todas las personas a quienes conciernan la prevenció n y el control de los riesgos que entraña para la salud la exposició n profesional al asbesto y la protecció n contra tales riesgos

41. En consulta con las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores interesadas, la autoridad competente deberí a elaborar guí as didácticas apropiadas para empleadores, trabajadores y otras personas.

42. El empleador deberí a velar por que todo trabajador que pueda estar expuesto al asbesto reciba perió dicamente, sin gasto alguno para él, en un idioma y de una manera que le resulten fácilmente comprensibles, formació n e instrucciones sobre los efectos para la salud que tiene dicha exposició n, sobre las medidas que deben tomarse para prevenir y controlar la exposició n al asbesto y, en particular, sobre los métodos de trabajo correctos que permitan prevenir y controlar la formació n y el desprendimiento de polvo de asbesto en el aire y sobre el uso de los equipos de protecció n colectiva e individual puestos a disposició n de los trabajadores.

43. Las medidas educativas deberí an llamar la atenció n sobre el riesgo especial que supone el hábito de fumar para la salud de los trabajadores expuestos al asbesto.

44. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores deberí an tomar medidas concretas para contribuir y colaborar en la ejecució n de programas de formació n, informació n, prevenció n, control y protecció n relativos a los riesgos profesionales causados por la exposició n al asbesto.

Cross references

CONVENIOS:C148 Convenio sobre el medio ambiente de trabajo (contaminació n del aire, ruido y vibraciones), 1977

CONVENIOS:C155 Convenio sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981

CONVENIOS:C161 Convenio sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985

CONVENIOS:C135 Convenio sobre los representantes de los trabajadores, 1971

CONVENIOS:C139 Convenio sobre le cáncer profesional, 1974

CONVENIOS:C081 Convenio sobre la inspecció n del trabajo, 1947

CONVENIOS:C162 Convenio sobre el asbesto, 1986

CONVENIOS:C121 Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, 1964
RECOMENDACIONES:R147 Recomendació n sobre le cáncer profesional, 1974
RECOMENDACIONES:R156 Recomendació n sobre el medio ambiente de trabajo (contaminació n del aire, ruido y vibraciones), 1977

CONVENIOS:C164 Recomendació n sobre seguridad y salud de los trabajadores, 1981

CONVENIOS:C171 Recomendació n sobre los servicios de salud en el trabajo, 1985


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion