En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R168 Recomendació n sobre la readaptació n profesional y el empleo (personas inválidas), 1983

Recomendació n sobre la readaptació n profesional y el empleo de personas inválidas
RECOMENDACION:R168
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:69
Fecha de adopció n:20:06:1983
Sujeto: Polí tica y promoció n del empleo
Estatus: Instrumento actualizado

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 1 junio 1983 en su sexagésima novena reunió n;

Habiendo tomado nota de las normas internacionales existentes contenidas en la Recomendació n sobre la adaptació n y la readaptació n profesionales de los inválidos, 1955;

Tomando nota de que, desde la adopció n de la Recomendació n sobre la adaptació n y la readaptació n profesionales de los inválidos, 1955, se han registrado progresos importantes en la comprensió n de las necesidades en materia de readaptació n, en el alcance y organizació n de los servicios de readaptació n, y en la legislació n y la práctica de Estados Miembros en relació n con las cuestiones abarcadas por la Recomendació n;

Considerando que la Asamblea General de las Naciones Unidas proclama el año 1981 Año Internacional de los Impedidos con el tema de Plena participació n e igualdad y que un programa mundial de acció n relativa a las personas inválidas tendrí a que permitir la adopció n de medidas eficaces a nivel nacional e internacional para el logro de las metas de la plena participació n de las personas inválidas en la vida social y el desarrollo, así como de la igualdad;

Considerando que esos progresos avalan la conveniencia de adoptar normas internacionales nuevas al respecto para tener en cuenta, en especial, la necesidad de asegurar, tanto en las zonas rurales como urbanas, la igualdad de oportunidades y de trato a todas las categorí as de personas inválidas en materia de empleo y de integració n en la comunidad;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la readaptació n profesional, cuestió n que constituye el cuarto punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que estas proposiciones revistan la forma de una recomendació n que complete el Convenio sobre la readaptació n profesional y el empleo (personas inválidas), 1983, y la Recomendació n sobre la adaptació n y la readaptació n profesionales de los inválidos, 1955 (nú m. 99),

adopta, con fecha veinte de junio de mil novecientos ochenta y tres, la presente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre la readaptació n profesional y el empleo (personas inválidas), 1983:

I. Definiciones y Campo de Aplicació n

1. Al aplicar las disposiciones de esta Recomendació n, así como las de la Recomendació n sobre la adaptació n y la readaptació n profesionales de los inválidos, 1955, los Miembros deberí an considerar que la expresió n persona inválida se refiere a toda persona cuyas posibilidades de obtener y conservar un empleo adecuado y de progresar en el mismo estén sustancialmente reducidas a causa de una deficiencia de carácter fí sico o mental debidamente reconocida.

2. Al aplicar esta Recomendació n, así como la Recomendació n sobre la adaptació n y la readaptació n profesionales de los inválidos, 1955, los Miembros deberí an considerar que la finalidad de la readaptació n profesional, segú n se define en la segunda Recomendació n, es la de permitir que una persona inválida obtenga y conserve un empleo adecuado y progrese en el mismo, y que se promueva así la integració n o la reintegració n de esta persona en la sociedad.

3. Todo Miembro deberí a aplicar las disposiciones de esta Recomendació n mediante medidas apropiadas a las condiciones nacionales y conformes con la práctica nacional.

4. Las medidas de readaptació n profesional deberí an quedar al alcance de todas las categorí as de personas inválidas.

5. Al planear y prestar servicios de readaptació n profesional y de empleo de las personas inválidas, deberí an utilizarse en todo lo posible y con las adaptaciones necesarias los servicios existentes de orientació n y formació n profesional, colocació n, empleo y afines destinados a los trabajadores en general.

6. La readaptació n profesional deberí a comenzar lo antes posible. Con este fin fin, los sistemas de asistencia sanitaria y otros organismos responsables de la readaptació n médica y social deberí an cooperar de manera regular con los ó rganos responsables de la readaptació n profesional.

II. Readaptació n Profesional y Oportunidades de Empleo

7. Las personas inválidas deberí an disfrutar de igualdad de oportunidades y de trato en cuanto al acceso, la conservació n y la promoció n en un empleo que, siempre que sea posible, corresponda a su elecció n y a sus aptitudes individuales.

8. Al prestar asistencia a las personas inválidas en materia de readaptació n profesional y empleo, tendrí a que respetarse el principio de igualdad de oportunidades y de trato para trabajadores y trabajadoras.

9. Las medidas positivas especiales destinadas a lograr la igualdad efectiva de oportunidades y de trato entre los trabajadores inválidos y los demás trabajadores no deberí an considerarse discriminatorias respecto de estos ú ltimos.

10. Deberí an adoptarse medidas para promover oportunidades de empleo de las personas inválidas que se ajusten a las normas de empleo y salario aplicables a los trabajadores en general.

11. Estas medidas, además de las que se mencionan en la parte VII de la Recomendació n sobre la adaptació n y la readaptació n profesionales de los inválidos, 1955, deberí an incluir:

a) medidas apropiadas para crear oportunidades de empleo en el mercado regular del empleo, incluidos incentivos econó micos para alentar a los empleadores a proporcionar formació n y empleo subsiguiente a las personas inválidas, así como a adaptar, dentro de lí mites razonables, los lugares de trabajo, la estructuració n de las tareas, las herramientas, la maquinaria y la organizació n del trabajo para facilitar tal formació n y empleo;

b) ayuda gubernamental adecuada para establecer diversos tipos de empleo protegido, para las personas inválidas que no tengan acceso a los empleos no protegidos;

c) fomento de la cooperació n entre talleres protegidos y talleres de producció n en materia de organizació n y de gestió n, a fin de mejorar la situació n de empleo de sus trabajadores inválidos y, siempre que sea posible, ayudarlos a prepararse para el trabajo en condiciones normales;

d) ayuda gubernamental adecuada a la formació n profesional, la orientació n profesional, el empleo protegido y los servicios de colocació n administrados por organismos no gubernamentales;

e) fomento del establecimiento y desarrollo de cooperativas por personas inválidas y para ellas, las cuales, cuando sea apropiado, estarí an abiertas a los trabajadores en general;

f) ayuda gubernamental apropiada con objeto de promover la creació n y el desarrollo por personas inválidas y para ellas de pequeñas empresas y talleres de producció n o cooperativos o de otro tipo (eventualmente abiertos a los demás trabajadores en general), siempre que tales empresas y talleres se ajusten a normas mí nimas preestablecidas;

g) eliminació n gradual, en caso necesario por etapas, de las barreras y obstáculos de orden fí sico o arquitectó nico, o relativos a la comunicació n que afectan al transporte, al acceso y al libre movimiento en los locales de formació n y empleo de personas inválidas; en los nuevos edificios e instalaciones pú blicas se deberí an aplicar normas adecuadas;

h) fomento, siempre que sea posible y apropiado, de medios de transporte adecuados con destino y a partir del lugar de la readaptació n y del lugar del trabajo, de conformidad con las necesidades de las personas inválidas;

i) fomento de la difusió n de informació n sobre ejemplos de casos efectivos de integració n con éxito de personas inválidas en el empleo;

j) exenció n de la percepció n de impuestos internos o de otras cargas internas de cualquier í ndole, en el momento de efectuar la importació n o ulteriormente, sobre los artí culos, materiales y equipos de formació n determinados que requieran los centros de readaptació n, los talleres, los empleadores y las personas inválidas, y sobre los aparatos auxiliares e instrumentos determinados que necesiten las personas inválidas para obtener y conservar el empleo;

k) el establecimiento de empleos a tiempo parcial, incluidas otras disposiciones de trabajo, de acuerdo con la capacidad de cada persona inválida que no pueda por el momento, o tal vez nunca, ocupar un empleo a tiempo completo;

l) estudios e investigaciones de la posible aplicació n de sus resultados respecto de diversos tipos de deficiencias a fin de fomentar la participació n de personas inválidas en la vida de trabajo normal;

m) ayuda gubernamental apropiada con miras a eliminar las posibilidades de explotació n que puedan surgir en el marco de la formació n profesional y en los empleos protegidos y para facilitar la transició n al mercado regular del empleo.

12. Al elaborar programas para la integració n o reintegració n de las personas inválidas en la vida activa y en la sociedad, tendrí an que tenerse en consideració n todos los tipos de formació n; éstos habrí an de comprender, cuando sea necesario y conveniente, actividades de preparació n profesional y formació n, formació n modular, formació n para las actividades de la vida cotidiana, cursos de alfabetizació n y formació n en otras esferas que afectan a la readaptació n profesional.

13. Para asegurar la integració n o reintegració n de las personas inválidas en la vida activa normal y, por consiguiente, en la sociedad deberí a tenerse en cuenta la necesidad de adoptar medidas de apoyo especiales, incluido el suministro de aparatos auxiliares de instrumentos y de servicios personales permanentes, a fin de permitir a las personas inválidas lograr y conservar un empleo adecuado y progresar profesionalmente.

14. Las medidas de readaptació n profesional destinadas a personas inválidas deberí an ser reexaminadas después a fin de evaluar sus resultados.

III. Participació n de la Colectividad

15. Los servicios de readaptació n profesional, tanto en las zonas urbanas como en las rurales y en comunidades apartadas, se deberí an organizar y llevar, con la mayor participació n posible de la colectividad, en particular de representantes de las organizaciones de empleadores y de trabajadores y de las personas inválidas.

16. La participació n de la colectividad en la organizació n de servicios de readaptació n profesional para las personas inválidas tendrí a que facilitarse con medidas de informació n pú blica cuidadosamente elaboradas con miras a:

a) informar a las personas inválidas, y si fuera necesario a sus familias, acerca de sus derechos y oportunidades en el campo del empleo;

b) superar los prejuicios, la informació n defectuosa y las actitudes desfavorables para el empleo, la integració n y la reintegració n de personas inválidas en la sociedad.

17. Los dirigentes o grupos de la comunidad, incluidas las personas inválidas y sus organizaciones, deberí an colaborar con los servicios pú blicos competentes en materia de salud, bienestar social, educació n, trabajo y otros servicios pú blicos pertinentes en la identificació n de las necesidades de las personas inválidas de la colectividad y para garantizar que, siempre que sea posible, se incluya a las personas inválidas en actividades y servicios de ámbito general.

18. Los servicios de readaptació n profesional y empleo para las personas inválidas deberí an integrarse en el desarrollo comunitario y recibir, si hubiera lugar, apoyo financiero, material y técnico.

19. Deberí a reconocerse oficialmente el mérito de las organizaciones voluntarias que hubiesen logrado éxitos significativos en la creació n de servicios de readaptació n profesional y en la integració n o reintegració n de personas inválidas en la vida activa de la comunidad.

IV. Readaptació n Profesional en las Zonas Rurales

20. Deberí an desplegarse esfuerzos especiales para lograr que los servicios de readaptació n profesional se amplí en a fin de que las personas inválidas que habitan en las zonas rurales y en comunidades apartadas puedan beneficiarse de ello en el mismo grado y condiciones que en las zonas urbanas. El desarrollo de tales servicios deberí a formar parte integrante de las polí ticas nacionales de desarrollo rural.

21. Con tal fin deberí an tomarse medidas para:

a) designar los servicios existentes de readaptació n profesional en las zonas rurales o, cuando no existan, los mismos servicios en las zonas urbanas, como centros de formació n del personal de readaptació n en zonas rurales;

b) crear unidades mó viles de adaptació n y readaptació n profesionales que atiendan a las personas inválidas de las zonas rurales y actú en como centro de divulgació n de informació n sobre formació n rural y oportunidades de empleo para personas inválidas;

c) formar a los especialistas en desarrollo rural y desarrollo comunitario en técnicas de readaptació n profesional;

d) conceder préstamos o subvenciones y facilitar herramientas y materiales para ayudar a las personas inválidas residentes en las colectividades rurales a establecer y administrar cooperativas o a trabajar por cuenta propia en pequeñas industrias familiares o en actividades agrí colas, artesanales u otras;

e) incorporar la asistencia a las personas inválidas en las actividades de desarrollo rural existentes o proyectadas, destinadas a la població n en general;

f) facilitar el acceso de las personas inválidas a viviendas situadas a distancia razonable de su lugar de trabajo.

V. Formació n del Personal

22. Además de los consultores y especialistas capacitados profesionalmente en materia de readaptació n, todas las demás personas que se ocupan de la readaptació n profesional de personas inválidas y del desarrollo de oportunidades de empleo deberí an recibir formació n u orientació n en materia de readaptació n profesional.

23. Las personas dedicadas a la orientació n profesional, a la formació n profesional y a la colocació n de trabajadores en general deberí an tener un conocimiento suficiente de la invalidez y de sus efectos limitativos, así como un conocimiento de los servicios auxiliares disponibles para facilitar la integració n de las personas inválidas en la vida social y econó mica activa. Deberí an proporcionarse oportunidades a dichas personas para que actualicen sus conocimientos y amplí en su experiencia en la materia.

24. La formació n, las calificaciones y la remuneració n del personal dedicado a la readaptació n y formació n profesionales de personas inválidas deberí an ser comparables a las del personal de formació n profesional general que asume cometidos y responsabilidades similares; las oportunidades de carrera deberí an ser comparables para ambos grupos de especialistas, y convendrí a alentar los traslados de personal entre los servicios de formació n profesional general y los servicios de readaptació n profesional.

25. El personal de readaptació n profesional, el de los talleres protegidos y el de los talleres de producció n deberí an recibir, segú n convenga, como parte de su formació n general, formació n en direcció n de talleres y técnicas de producció n y comercializació n.

26. En la medida en que no resulte posible disponer de suficiente personal plenamente formado, se deberí an adoptar medidas para contratar y formar personal auxiliar de readaptació n profesional. No deberí a recurrirse a tal personal auxiliar como medio permanente de sustituir personal con buena formació n. Siempre que sea posible, deberí an adoptarse disposiciones para proseguir la formació n del personal auxiliar, a fin de integrarlo en el personal plenamente formado.

27. Siempre que haya lugar, se deberí a fomentar la creació n de centros regionales y subregionales para la formació n de personal de readaptació n profesional.

28. El personal de orientació n y formació n profesionales, colocació n y asistencia en el empleo de personas inválidas deberí a tener una formació n y experiencia adecuadas para apreciar los problemas y las dificultades de motivació n que puedan experimentar las personas inválidas y, dentro de su competencia, ocuparse de las necesidades derivadas de los mismos.

29. Siempre que haya lugar, deberí an adoptarse medidas para alentar a las personas inválidas a recibir una formació n profesional como personal de readaptació n y promover su acceso al empleo en el campo de la readaptació n.

30. Deberí a consultarse a las personas inválidas y a sus organizaciones en la elaboració n, ejecució n y evaluació n de los programas de formació n para el personal de readaptació n profesional.

VI. Contribució n de las Organizaciones de Empleadores y de Trabajadores al Desarrollo de los Servicios de Readaptació n Profesional

31. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores deberí an adoptar una polí tica destinada a promover la formació n y el empleo adecuados de las personas inválidas en un pie de igualdad con los otros trabajadores.

32. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores, junto con las personas inválidas y sus organizaciones, deberí an poder contribuir a la formulació n de las polí ticas relativas a la organizació n y desarrollo de los servicios de readaptació n profesional, así como en la realizació n de investigaciones y estudios y la elaboració n de proyectos de ley en la materia.

33. Siempre que sea posible y apropiado, los representantes de las organizaciones de empleadores, de trabajadores y de personas inválidas deberí an figurar entre los miembros de los consejos y comisiones de los centros de readaptació n y formació n profesional para personas inválidas, que adoptan decisiones sobre asuntos de orden general y técnicos con miras a lograr que los programas de readaptació n profesional correspondan a las necesidades de los diversos sectores econó micos.

34. Siempre que sea posible y apropiado, los empleadores y los representantes de los trabajadores en la empresa deberí an cooperar con los especialistas correspondientes en el estudio de las posibilidades de readaptació n profesional y de traslado a otras tareas de las personas inválidas empleadas en la empresa, así como de proporcionar empleo a otras personas inválidas.

35. Siempre que sea posible y apropiado, se deberí a incitar a las empresas a crear o a mantener sus propios servicios de readaptació n profesional, con inclusió n de diversos tipos de empleos protegidos, en estrecha colaboració n con los servicios de readaptació n profesional, ya estén éstos o no a cargo de la comunidad.

36. Siempre que sea posible y apropiado, las organizaciones de empleadores deberí an tomar medidas para:

a) asesorar a sus miembros sobre los servicios de readaptació n profesional que se podrí an poner a disposició n de los trabajadores inválidos;

b) cooperar con organismos e instituciones que promuevan la reintegració n de personas inválidas en la vida de trabajo activa, facilitando, por ejemplo, informació n sobre las condiciones de trabajo y los requisitos de trabajo que deben satisfacer las personas inválidas;

c) asesorar a sus miembros sobre los reajustes que podrí an efectuarse para los trabajadores inválidos en las tareas esenciales o en las exigencias de los empleos apropiados;

d) aconsejar a sus miembros que tengan en cuenta las posibles repercusiones de las modificaciones de los métodos de producció n, de forma que los trabajadores inválidos no sean desplazados por inadvertencia.

37. Siempre que sea posible y apropiado, las organizaciones de trabajadores deberí an tomar medidas para:

a) fomentar la participació n de los trabajadores inválidos en los debates a nivel de taller y en los consejos de empresa o cualquier otro ó rgano que represente a los trabajadores;

b) formular pautas para la readaptació n profesional y protecció n de los trabajadores que queden inválidos a causa de enfermedad o accidente, sea o no con motivo del trabajo, y hacer incluir tales pautas en los contratos colectivos, reglamentos, laudos arbitrales u otros instrumentos adecuados;

c) ofrecer asesoramiento sobre las medidas adoptadas a nivel de taller que afecten a los trabajadores inválidos, incluidas la adaptació n de los puestos de trabajo, la organizació n especial del trabajo, la formació n y el empleo a prueba y la determinació n de normas de trabajo;

d) plantear los problemas de readaptació n profesional y de empleo de personas inválidas en las reuniones de los organismos sindicales e informar a sus miembros mediante publicaciones y seminarios acerca de los problemas y posibilidades de readaptació n profesional y empleo de personas inválidas.

VII. Contribució n de las Personas Inválidas y sus Organizaciones al Desarrollo de los Servicios de Readaptació n Profesional

38. Además de la participació n de las personas inválidas, sus representantes y organizaciones en las actividades de readaptació n mencionadas en los párrafos 15, 17, 30, 32 y 33 de la presente Recomendació n, las medidas adoptadas para conseguir la participació n de las personas inválidas y de sus organizaciones en el desarrollo de los servicios de readaptació n profesional deberí an incluir:

a) incentivos a las personas inválidas y sus organizaciones para que participen en el desarrollo de las actividades comunitarias encaminadas a la readaptació n profesional de las personas inválidas, fomentando así su empleo y su integració n o reintegració n en la sociedad;

b) una asistencia apropiada del gobierno para promover el desarrollo de organizaciones constituidas por personas inválidas o que se ocupan de dichas personas y asegurar la participació n de éstas en los servicios de readaptació n profesional y del empleo, incluidas medidas encaminadas a ofrecer a las personas inválidas programas de formació n que les permitan defender su propia causa;

c) apoyo gubernamental adecuado a estas organizaciones para desarrollar programas de instrucció n pú blica que reflejen una imagen positiva de las capacidades de las personas inválidas.

VIII. Readaptació n Profesional como Parte de los Regí menes de Seguridad Social 39. Al aplicar las disposiciones de la presente Recomendació n, los Miembros deberí an inspirarse en las disposiciones del artí culo 35 del Convenio sobre la seguridad social (norma mí nima), 1952; del artí culo 26 del Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, 1964, y del artí culo 13 del Convenio sobre las prestaciones de invalidez, vejez y sobrevivientes, 1967, en la medida en que no estén ya obligados a ello por la ratificació n de estos instrumentos.

40. Siempre que sea posible y apropiado, los regí menes de seguridad social deberí an asegurar programas de formació n, colocació n y empleo (incluido el empleo protegido) y de servicios de readaptació n profesional para personas inválidas, con inclusió n de servicios de asesoramiento en materias de readaptació n, o contribuir a su organizació n, desarrollo y financiació n.

41. Esos programas deberí an asimismo prever incentivos para las personas inválidas que busquen un empleo, y medidas que faciliten la transició n gradual al mercado regular del empleo.

IX. Coordinació n

42. Se deberí an adoptar medidas para garantizar, en la medida en que esto sea posible, la coordinació n de las polí ticas y programas de readaptació n profesional con las polí ticas y programas de desarrollo social y econó mico (incluidas la investigació n cientí fica y las nuevas tecnologí as) que afectan a la administració n del trabajo, a la polí tica y promoció n generales del empleo, a la formació n profesional, a la integració n social, la seguridad social, las cooperativas, el desarrollo rural, las pequeñas industrias y la artesaní a, la seguridad e higiene en el trabajo, la adaptació n de los métodos y organizació n del trabajo a las necesidades personales y el mejoramiento de las condiciones de trabajo.

Cross references

RECOMENDACIONES:R099 Recomendació n sobre la adaptació n y la readaptació n profesionales de los inválidos, 1955

CONVENIOS:C159 Convenio sobre la readaptació n profesional y el empleo (personas inválidas), 1983

CONVENIOS:C102 Convenio sobre la seguridad social (norma mí nima), 1952

CONVENIOS:C121 Convenio sobre las prestaciones en caso de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales, 1964

CONVENIOS:C128:Convenio sobre las prestaciones de invalidez, vejez y sobrevivientes, 1967


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion