En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R165 Recomendació n sobre los trabajadores con responsabilidades familiares,1981

Recomendació n sobre la igualdad de oportunidades y de trato entre trabajadoresy trabajadoras: trabajadores con responsabilidades familiares

RECOMENDACION:R165 Lugar:Ginebra Sesion de la Conferencia:67 Fecha de adopció n:23:06:1981 Sujeto:

Igualdad de oportunidades y de trato

Estatus: Instrumento actualizado

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 3 junio 1981 en su sexagésima séptima reunió n;

Tomando nota de los términos de la Declaració n de Filadelfia relativa a los fines y objetivos de la Organizació n Internacional del Trabajo, que reconoce que todos los seres humanos, sin distinció n de raza, credo o sexo, tienen derecho a perseguir su bienestar material y su desarrollo espiritual en condiciones de libertad y dignidad, de seguridad econó mica y en igualdad de oportunidades;

Tomando nota de los términos de la Declaració n sobre la igualdad de oportunidades y de trato para las trabajadoras y de la resolució n relativa a un plan de acció n con miras a promover la igualdad de oportunidades y de trato para las trabajadoras, adoptadas por la Conferencia Internacional del Trabajo en 1975;

Tomando nota de las disposiciones de los convenios y recomendaciones internacionales del trabajo que tienen por objeto garantizar la igualdad de oportunidades y de trato entre los trabajadores de uno y otro sexo, especialmente del Convenio y la Recomendació n sobre igualdad de remuneració n, 1951; del Convenio y la Recomendació n sobre la discriminació n (empleo y ocupació n), 1958, y de la parte VIII de la Recomendació n sobre el desarrollo de los recursos humanos, 1975;

Recordando que el Convenio sobre la discriminació n (empleo y ocupació n), 1958, no hace referencia expresa a las distinciones fundadas en las responsabilidades familiares, y estimando que son necesarias normas complementarias a este respecto;

Tomando nota de los términos de la Recomendació n sobre el empleo de las mujeres con responsabilidades familiares, 1965, y considerando los cambios registrados desde su adopció n;

Tomando nota de que las Naciones Unidas y otros organismos especializados también han adoptado instrumentos sobre igualdad de oportunidades y de trato para hombres y mujeres, y recordando, en particular, el párrafo decimocuarto del preámbulo de la Convenció n de las Naciones Unidas sobre la eliminació n de todas las formas de discriminació n contra la mujer, 1979, en el que se indica que los Estados Partes reconocen que para lograr la plena igualdad entre el hombre y la mujer es necesario modificar el papel tradicional tanto del hombre como de la mujer en la sociedad y en la familia;

Reconociendo que los problemas de los trabajadores con responsabilidades familiares son aspectos de cuestiones más amplias relativas a la familia y a la sociedad, que deberí an tenerse en cuenta en las polí ticas nacionales;

Reconociendo la necesidad de instaurar la igualdad efectiva de oportunidades y de trato entre los trabajadores de uno y otro sexo con responsabilidades familiares, al igual que entre éstos y los demás trabajadores;

Considerando que muchos de los problemas con que se enfrentan todos los trabajadores se agravan en el caso de los trabajadores con responsabilidades familiares, y reconociendo la necesidad de mejorar la condició n de estos ú ltimos a la vez mediante medidas que satisfagan sus necesidades particulares y mediante medidas destinadas a mejorar la condició n de los trabajadores en general;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la igualdad de oportunidades y de trato entre trabajadores y trabajadoras: trabajadores con responsabilidades familiares, cuestió n que constituye el punto quinto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha 23 de junio de mil novecientos ochenta y uno, la presente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre los trabajadores con responsabilidades familiares, 1981:

I. Definició n, Campo y Medios de Aplicació n

1.

1) La presente Recomendació n se aplica a los trabajadores y a las trabajadoras con responsabilidades hacia los hijos a su cargo, cuando tales responsabilidades limiten sus posibilidades de prepararse para la actividad econó mica y de ingresar, participar y progresar en ella.

2) Las disposiciones de la presente Recomendació n deberí an aplicarse también a los trabajadores y a las trabajadoras con responsabilidades respecto de otros miembros de su familia directa que necesiten su cuidado o sostén, cuando tales responsabilidades limiten sus posibilidades de prepararse para la actividad econó mica y de ingresar, participar y progresar en ella.

3) A los fines de la presente Recomendació n, las expresiones hijos a su cargo

y otros miembros de su familia directa que necesiten su cuidado o sostén

se entienden en el sentido definido en cada paí s por uno de los medios a que hace referencia el párrafo 3.

4) Los trabajadores y las trabajadoras a que se refieren los subpárrafos 1) y 2) anteriores se designarán en adelante como trabajadores con responsabilidades familiares.

2. La presente Recomendació n se aplica a todas las ramas de actividad econó mica y a todas las categorí as de trabajadores.

3. Las disposiciones de la presente Recomendació n podrán aplicarse por ví a legislativa, mediante convenios colectivos, reglamentos de empresa, laudos arbitrales, decisiones judiciales, o mediante una combinació n de tales medidas, o de cualquier otra forma apropiada que sea conforme a la práctica nacional y tenga en cuenta las condiciones nacionales.

4. Las disposiciones de la presente Recomendació n podrán aplicarse, si es necesario, por etapas, habida cuenta de las condiciones nacionales, a reserva de que las medidas adoptadas a esos efectos deberí an aplicarse, en todo caso, a todos los trabajadores a que se refiere el subpárrafo 1) del párrafo 1.

5. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores deberí an tener el derecho de participar, segú n modalidades adecuadas a las condiciones y a la práctica nacionales, en la elaboració n y aplicació n de las medidas adoptadas para dar efecto a las disposiciones de la presente Recomendació n.

II. Polí ticas Nacionales

6. Con miras a crear la igualdad efectiva de oportunidades y de trato entre trabajadores y trabajadoras, cada Miembro deberí a incluir entre los objetivos de su polí tica nacional el de permitir a las personas con responsabilidades familiares que desempeñen o deseen desempeñar un empleo, que ejerzan su derecho a hacerlo, sin ser objeto de discriminació n y, en la medida de lo posible, sin conflicto entre sus responsabilidades familiares y profesionales.

7. En el marco de una polí tica nacional con miras a la promoció n de la igualdad de oportunidades y de trato entre trabajadores de uno y otro sexo deberí an adoptarse y aplicarse medidas para prevenir la discriminació n directa o indirecta basada en el estado matrimonial o las responsabilidades familiares.

8.

1) A los fines de los párrafos 6 y 7 de la presente Recomendació n, el término discriminació n significa la discriminació n en materia de empleo y ocupació n, tal como se define en los artí culos 1 y 5 del Convenio sobre la discriminació n (empleo y ocupació n), 1958.

2) Las medidas especiales cuyo objeto sea lograr una igualdad efectiva entre trabajadores y trabajadoras durante un perí odo transitorio no deberí an considerarse discriminatorias.

9. Con miras a crear la igualdad efectiva de oportunidades y de trato entre trabajadores y trabajadoras, deberí an adoptarse todas las medidas compatibles con las condiciones y las posibilidades nacionales para:

a) permitir a los trabajadores con responsabilidades familiares el ejercicio de su derecho a la formació n profesional y a elegir libremente su empleo;

b) tener en cuenta sus necesidades en lo que concierne a las condiciones de empleo y a la seguridad social;

c) desarrollar o promover servicios de asistencia a la infancia, de asistencia familiar y otros servicios comunitarios, pú blicos o privados, que respondan a sus necesidades.

10. Las autoridades y organismos competentes de cada paí s deberí an adoptar medidas apropiadas para promover mediante la informació n y la educació n una mejor comprensió n por parte del pú blico del principio de la igualdad de oportunidades y de trato entre trabajadores y trabajadoras y acerca de los problemas de los trabajadores con responsabilidades familiares, así como una corriente de opinió n favorable a la solució n de esos problemas.

11. Las autoridades y organismos competentes de cada paí s deberí an adoptar medidas apropiadas para:

a) emprender o fomentar las investigaciones que fueren necesarias sobre los diversos aspectos del empleo de los trabajadores con responsabilidades familiares, a fin de proporcionar informaciones objetivas que puedan servir de base para la elaboració n de polí ticas y medidas eficaces;

b) promover la educació n necesaria para que el hombre y la mujer compartan sus responsabilidades familiares y puedan desempeñar mejor sus responsabilidades profesionales y familiares.

III. Formació n y Empleo

12. Deberí an tomarse todas las medidas compatibles con las condiciones y posibilidades nacionales para que los trabajadores con responsabilidades familiares puedan integrarse y permanecer en la fuerza de trabajo, así como reintegrarse a ella tras una ausencia debida a dichas responsabilidades.

13. De conformidad con la polí tica y la práctica nacionales, los trabajadores con responsabilidades familiares deberí an tener a su alcance medios de formació n profesional y, siempre que sea posible, sistemas de licencia pagada de estudios que permitan utilizar dichos medios.

14. En el marco de los servicios existentes para todos los trabajadores o, en su defecto, con arreglo a métodos apropiados a las condiciones nacionales, deberí a disponerse de los servicios necesarios para permitir que los trabajadores con responsabilidades familiares ingresen al empleo o vuelvan a emplearse. Tales servicios deberí an comprender, sin costo para dichos trabajadores, servicios de orientació n profesional, de asesoramiento, de informació n y de colocació n, con personal que posea una formació n apropiada, que respondan adecuadamente a las necesidades especiales de los trabajadores con responsabilidades familiares.

15. Los trabajadores con responsabilidades familiares deberí an gozar de las mismas oportunidades y del mismo trato que los demás trabajadores en lo que atañe a la preparació n y al acceso al empleo, a los ascensos en el curso del empleo y a la seguridad del empleo.

16. El estado matrimonial, la situació n familiar o las responsabilidades familiares no deberí an constituir de por sí causas justificadas para denegar un empleo a un trabajador o para terminar la relació n de trabajo.

IV. Condiciones de Empleo

17. Deberí an adoptarse todas las medidas compatibles con las condiciones y posibilidades nacionales y con los intereses legí timos de los demás trabajadores para que las condiciones de empleo sean tales que permitan a los trabajadores con responsabilidades familiares conciliar sus responsabilidades profesionales y familiares.

18. Deberí a concederse especial atenció n a las medidas generales para mejorar las condiciones de trabajo y la calidad de la vida de trabajo, incluyendo medidas destinadas a:

a) reducir progresivamente la duració n de la jornada de trabajo y reducir las horas extraordinarias;

b) introducir más flexibilidad en la organizació n de los horarios de trabajo, de los perí odos de descanso y de las vacaciones, habida cuenta del nivel de desarrollo y de las necesidades particulares del paí s y de los diversos sectores de actividad.

19. Siempre que sea posible y apropiado, deberí an tenerse en cuenta las necesidades especiales de los trabajadores, incluidas las derivadas de sus responsabilidades familiares, al organizar el trabajo por turnos y al asignar el trabajo nocturno.

20. Al trasladar a trabajadores de una localidad a otra deberí an tenerse en cuenta las responsabilidades familiares de esos trabajadores y factores tales como la localidad de empleo del có nyuge y las posibilidades de educació n de los hijos.

21.

1) Con el fin de proteger a los trabajadores a tiempo parcial, a los trabajadores temporeros y a los trabajadores a domicilio, muchos de los cuales tienen responsabilidades familiares, deberí an reglamentarse y supervisarse adecuadamente las condiciones en que se ejercen estos tipos de empleo.

2) En la medida de lo posible, las condiciones de empleo -- incluida la protecció n de la seguridad social -- de los trabajadores a tiempo parcial y de los trabajadores temporeros deberí an ser equivalentes a las de los trabajadores a tiempo completo y de los trabajadores permanentes, respectivamente; en casos apropiados, sus derechos deberí an calcularse en forma proporcional.

3) Los trabajadores a tiempo parcial deberí an tener la opció n de pasar a ocupar empleos a tiempo completo o de regresar a ellos cuando existan vacantes en esos empleos y cuando hayan desaparecido las circunstancias que hubiesen determinado su asignació n a empleos a tiempo parcial.

22.

1) Durante un perí odo inmediatamente posterior a la licencia de maternidad, la madre o el padre deberí an tener la posibilidad de obtener una licencia (licencia parental) sin perder su empleo y conservando los derechos que se derivan de él.

2) La duració n del perí odo posterior a la licencia de maternidad y la duració n y las condiciones de la licencia a que se hace referencia en el subpárrafo 1) anterior deberí an determinarse en cada paí s por uno de los medios previstos en el párrafo 3 de la presente Recomendació n.

3) La licencia a que se hace referencia en el subpárrafo 1) anterior deberí a introducirse en forma gradual.

23.

1) Un trabajador -- hombre o mujer -- con responsabilidades familiares respecto de un hijo a cargo deberí a tener la posibilidad de obtener un permiso en caso de enfermedad del hijo.

2) Un trabajador con responsabilidades familiares deberí a tener la posibilidad de obtener un permiso en caso de enfermedad de otro miembro de su familia directa que necesite su cuidado o sostén.

3) La duració n y las condiciones del permiso a que se hace referencia en los subpárrafos 1) y 2) anteriores deberí an determinarse en cada paí s por uno de los medios previstos en el párrafo 3 de la presente Recomendació n.

V. Servicios y Medios de Asistencia a la Infancia y de Ayuda Familiar

24. Con el fin de determinar la amplitud y el carácter de los servicios y medios de asistencia a la infancia y de ayuda familiar necesarios para ayudar a los trabajadores con responsabilidades familiares a atender sus responsabilidades familiares y profesionales, las autoridades competentes, con la colaboració n de las organizaciones pú blicas y privadas interesadas -- y en especial de las organizaciones de empleadores y de trabajadores --, y con arreglo a los recursos de que dispongan para reunir datos, deberí an tomar las medidas necesarias y oportunas para:

a) reunir y publicar estadí sticas suficientemente completas sobre el nú mero de trabajadores con responsabilidades familiares, empleadores o en busca de empleo, así como sobre el nú mero y la edad de sus hijos y de otras personas a cargo que necesiten su asistencia;

b) determinar, mediante encuestas sistemáticas llevadas a cabo particularmente en las comunidades locales, las necesidades y preferencias en materia de servicios y medios de asistencia a la infancia y de ayuda familiar.

25. Las autoridades competentes, en colaboració n con las organizaciones pú blicas y privadas interesadas, deberí an tomar medidas apropiadas para asegurar que los servicios y medios de asistencia a la infancia y de ayuda familiar respondan a las necesidades y preferencias así relevadas; con tal fin, y tomando en consideració n las circunstancias y posibilidades nacionales y locales, las autoridades competentes deberí an especialmente:

a) alentar y facilitar, particularmente en las comunidades locales, el establecimiento de planes para el desarrollo sistemático de servicios y medios de asistencia a la infancia y de ayuda familiar;

b) organizar por sí mismas o alentar y facilitar la organizació n de servicios y medios adecuados y suficientes de asistencia a la infancia y de ayuda familiar, gratuitamente o a un costo razonable que corresponda a las posibilidades econó micas de cada trabajador, con arreglo a disposiciones flexibles y de modo que responda a las necesidades de los niños de diferentes edades, de las demás personas a cargo que necesiten asistencia y de los trabajadores con responsabilidades familiares.

26.

1) Los servicios y medios de asistencia a la infancia y de ayuda familiar, de cualquier clase que sean, deberí an conformarse a las normas establecidas por las autoridades competentes y estar bajo su vigilancia.

2) Esas normas deberí an prescribir especialmente el equipo de tales servicios y medios de asistencia, los requisitos técnicos e higiénicos que deben cumplir y el nú mero y las calificaciones de su personal.

3) Las autoridades competentes deberí an proporcionar o ayudar a proporcionar una formació n suficiente, en los diversos niveles, al personal necesario para el funcionamiento de los servicios y medios de asistencia a la infancia y ayuda familiar.

VI. Seguridad Social

27. Deberí a poderse acordar a los trabajadores con responsabilidades familiares, cuando ello sea necesario, prestaciones de seguridad social, una desgravació n fiscal u otras medidas apropiadas compatibles con la polí tica nacional.

28. Durante las licencias o los permisos a que se refieren los párrafos 22 y 23, los trabajadores interesados podrán estar protegidos por la seguridad social por uno de los medios señalados en el párrafo 3 de la presente Recomendació n, habida cuenta de las condiciones y práctica nacionales.

29. Ningú n trabajador deberí a ser excluido de la protecció n de la seguridad social a causa de la actividad profesional de su có nyuge y de los derechos a prestaciones que emanan de esa actividad.

30.

1) Las responsabilidades familiares de un trabajador deberí an tenerse en cuenta, entre otros factores, al determinar si el empleo que se ofrece a dicho trabajador debe considerarse como un empleo adecuado cuya no aceptació n pueda acarrear la pérdida o la suspensió n de la prestació n de desempleo.

2) En particular, cuando el empleo ofrecido entrañe la instalació n en otra localidad, entre los factores considerados deberí an figurar la localidad de empleo del có nyuge y las posibilidades de educació n de los hijos.

31. Al aplicar los párrafos 27 a 30 de la presente Recomendació n, todo Miembro cuya economí a esté insuficientemente desarrollada deberí a poder tener en cuenta los recursos disponibles a nivel nacional y las posibilidades del sistema de seguridad social en el paí s.

VII. Ayuda en el Desempeño de Responsabilidades Familiares

32. Las autoridades y organismos competentes de cada paí s deberí an fomentar toda acció n pú blica y privada que sea posible para aliviar la carga que entrañan para los trabajadores sus responsabilidades familiares.

33. Deberí an tomarse todas las medidas compatibles con las condiciones y posibilidades nacionales para establecer servicios de ayuda en el hogar y de cuidado a domicilio adecuadamente reglamentados y supervisados, que puedan proporcionar a los trabajadores con responsabilidades familiares, en caso de necesidad, una asistencia calificada a un costo razonable acorde con sus posibilidades econó micas.

34. Puesto que muchas de las medidas destinadas a mejorar las condiciones de los trabajadores en general pueden repercutir favorablemente en la situació n de los trabajadores con responsabilidades familiares, las autoridades y organismos competentes de cada paí s deberí an fomentar toda acció n pú blica y privada que sea posible para adaptar a las necesidades de los trabajadores servicios comunitarios como los de transporte pú blico, suministro de agua y energí a eléctrica en la vivienda de los trabajadores o en su proximidad inmediata y construcció n de viviendas funcionales con el fin de aliviar las tareas domésticas.

VIII. Efecto Sobre Recomendaciones Existentes

35. La presente Recomendació n sustituye a la Recomendació n sobre el empleo de las mujeres con responsabilidades familiares, 1965.

Cross references

CONVENIOS:C100 Convenio sobre igualdad de remuneració n, 1951 RECOMENDACIONES:R090 Recomendació n sobre igualdad de remuneració n, 1951

CONVENIOS:C111 Convenio sobre la discriminació n (empleo y ocupació n), 1958 RECOMENDACIONES:R111 Recomendació n sobre la discriminació n (empleo yocupació n), 1958 RECOMENDACIONES:R150 Recomendació n sobre desarrollo de los recursos humanos,1975 RECOMENDACIONES:R123:Recomendació n sobre el empleo de las mujeres conresponsabilidades familiares, 1965.


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion