En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R116 Recomendación sobre la reducción de la duración del trabajo, 1962

Recomendación sobre la reducción de la duración del trabajo
RECOMENDACION:R116
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:46
Fecha de adopción:26:06:1962
Sujeto: Tiempo de trabajo
Estatus: Instrumento actualizado

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo y congregada en dicha ciudad el 6 junio 1962 en su cuadragé sima sexta reunión;

Despué s de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la duración del trabajo, cuestión que constituye el noveno punto del orden del dí a de la reunión, y

Despué s de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendación que complete los instrumentos internacionales existentes sobre la duración del trabajo y facilite su aplicación:

indicando las medidas prá cticas para proceder a una reducción progresiva de la duración del trabajo, habida cuenta de la variedad de condiciones económicas y sociales que prevalecen en los diferentes paí ses, así como de la variedad de las prá cticas nacionales para reglamentar la duración y las demá s condiciones de trabajo;

indicando de una manera general los mé todos segú n los cuales dichas medidas prá cticas podrá n ser aplicadas, e

indicando la norma de la semana de cuarenta horas, cuyo principio se establece en el Convenio sobre las cuarenta horas, 1935, como una norma social que ha de alcanzarse, por etapas si es necesario, y definiendo la duración normal má xima del trabajo, conforme a lo dispuesto en el Convenio sobre las horas de trabajo (industria), 1919,

adopta, con fecha veintisé is de junio de mil novecientos sesenta y dos, la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre la reducción de la duración del trabajo, 1962:

I. Principios Generales

1. Cada Miembro deberí a formular y proseguir una polí tica nacional que permita promover, por mé todos adecuados a las condiciones y costumbres nacionales, así como a las condiciones de cada industria, la adopción del principio de la reducción progresiva de la duración normal del trabajo, de conformidad con lo dispuesto en el pá rrafo 4.

2. Cada Miembro deberí a fomentar y, dentro de los lí mites en que sea compatible con las condiciones y costumbres nacionales, asegurar la aplicación del principio de la reducción progresiva de la duración normal del trabajo, de conformidad con lo dispuesto en el pá rrafo 4, empleando medios apropiados a los mé todos vigentes o que pudieran establecerse para reglamentar la duración del trabajo.

3. Podrá hacerse efectivo el principio de la reducción progresiva de la duración normal del trabajo por ví a legislativa o reglamentaria, por contratos colectivos o laudos arbitrales, por una combinación de estos diversos medios o de cualquier otra manera concorde con la prá ctica nacional, segú n sea lo má s apropiado, habida cuenta de las condiciones del paí s y de las necesidades de cada rama de actividad.

4. La duración normal del trabajo deberí a reducirse progresivamente, cuando sea apropiado, con objeto de alcanzar la norma social indicada en el preá mbulo de la presente Recomendación, sin disminución alguna del salario que los trabajadores esté n percibiendo en el momento en que se reduzca la duración del trabajo.

5. Cuando la semana normal de trabajo exceda de cuarenta y ocho horas, deberí an adoptarse medidas inmediatas para reducirla a ese nivel, sin disminución alguna del salario que los trabajadores esté n percibiendo en el momento en que se reduzca la duración del trabajo.

6. Cuando la semana normal de trabajo sea ya de cuarenta y ocho horas o menos, la preparación y aplicación de medidas para reducir progresivamente la duración del trabajo, de conformidad con lo dispuesto en el pá rrafo 4, deberí an hacerse de acuerdo con las circunstancias nacionales y con las condiciones de cada sector de actividad económica.

7. En dichas medidas deberí an tenerse en cuenta:

a) el grado de desarrollo económico alcanzado y las posibilidades que tiene el paí s interesado de proceder a la reducción de la duración del trabajo sin que por ello disminuyan la producción total ni la productividad, peligren la expansión económica del paí s, el desarrollo de nuevas industrias o su capacidad de competir en el comercio internacional, ni se provoque una presión inflacionista cuyo resultado serí a, en ú ltimo té rmino, la disminución de las ganancias reales de los trabajadores;

b) los progresos logrados y los que pueden obtenerse al aumentar la productividad gracias a la aplicación de la tecnologí a moderna, de la automación y de las té cnicas de dirección;

c) la necesidad, en el caso de los paí ses aú n en ví as de desarrollo, de elevar el nivel de vida de su población; y

d) las preferencias de las organizaciones de empleadores y de trabajadores de las diversas ramas de actividad interesadas en cuanto a los medios por los cuales podrí a realizarse la reducción de la duración del trabajo.

8.

1) El principio de la reducción progresiva de la duración normal del trabajo, segú n queda enunciado en el pá rrafo 4, podrá aplicarse por etapas, sin que é stas tengan que ser determinadas en el á mbito internacional.

2) Dichas etapas podrá n adoptar alguna de las formas siguientes:

a) etapas espaciadas en el tiempo;

b) etapas que engloben progresivamente ramas o sectores de la economí a nacional;

c) una combinación de las dos fórmulas precedentes; o

d) cualquier otra fórmula que resulte ser la má s apropiada a las condiciones nacionales y a las condiciones de cada sector de la actividad económica.

9. Al aplicar medidas para reducir progresivamente la duración del trabajo deberí a darse prioridad a las industrias y ocupaciones que entrañen un esfuerzo fí sico o mental especial o un riesgo para la salud de los trabajadores interesados, especialmente cuando la mano de obra empleada esté integrada principalmente por mujeres y jóvenes.

10. Cada Miembro deberí a comunicar al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo, a intervalos apropiados, informaciones sobre los resultados obtenidos en la aplicación de las disposiciones de esta Recomendación, con todas las precisiones que solicite el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo.

II. Modalidades de Aplicación

A. Definición

11. A los efectos de la presente Recomendación, se entenderá por duración normal del trabajo el nú mero de horas fijado en cada paí s por la legislación, por contrato colectivo, por laudo o en virtud de cualquiera de estos medios, o, cuando la duración normal no esté así fijada, el nú mero de horas en exceso del cual todo trabajo efectuado se remunere con arreglo a la tasa de las horas extraordinarias o constituya una excepción a las reglas o usos admitidos en la empresa o para los trabajos de que se trate.

B. Determinación de la duración del trabajo

12.

1) Deberí a permitirse que el promedio de la duración normal del trabajo se calcule a base de un perí odo má s largo que la semana cuando circunstancias especiales en una rama de actividad o necesidades té cnicas lo justifiquen.

2) La autoridad o el organismo competente de cada paí s deberí a fijar la duración má xima del perí odo con arreglo al cual podrá así calcularse la duración del trabajo.

13.

1) Podrá n preverse disposiciones especiales para las labores que, en razón de su propia naturaleza, se efectú en en forma continua y por turnos.

2) Dichas disposiciones especiales deberí an formularse de tal manera que el promedio de la duración normal del trabajo en las labores necesariamente continuas no exceda en ningú n caso de la duración normal del trabajo establecida para la respectiva actividad económica.

C. Excepciones

14. La autoridad o el organismo competente de cada paí s deberí a determinar en qué circunstancias y dentro de qué lí mites podrá n autorizarse excepciones a la duración normal del trabajo:

a) en forma permanente:

i) para los trabajos esencialmente discontinuos;

ii) en ciertos casos excepcionales, por razones de interé s pú blico;

iii) para los trabajos que por razones té cnicas deben necesariamente ser efectuados fuera de los lí mites fijados para el trabajo general de la empresa, de una de sus ramas o de un equipo;

b) en forma temporal:

i) en caso de accidente o grave peligro de accidente;

ii) en caso de que deban efectuarse trabajos urgentes en las má quinas o talleres;

iii) en caso de fuerza mayor;

iv) en caso de aumentos extraordinarios de trabajo;

v) para recuperar las horas de trabajo perdidas a consecuencia de interrupciones colectivas del trabajo motivadas por averí as del material, interrupciones de la fuerza motriz, inclemencia del clima, escasez de materiales o de medios de transporte y siniestros;

vi) en caso de acontecimientos que pongan en peligro la seguridad nacional;

c) en forma periódica:

i) para la preparación de inventarios y balances anuales;

ii) para actividades de cará cter estacional expresamente indicadas.

15. En los casos en que la duración normal del trabajo exceda de cuarenta y ocho horas por semana, la autoridad o el organismo competente, antes de autorizar excepciones para los casos previstos en los incisos i) y iii) del apartado a),en los incisos iv) y v) del apartado b)y en los incisos i) y ii) del apartado c) del pá rrafo 14, deberí a examinar con la mayor atención si esas excepciones son verdaderamente necesarias.

D. Horas extraordinarias

16. Todas las horas de trabajo efectuadas que excedan de la duración normal del trabajo deberí an considerarse como horas extraordinarias, salvo si fuere uso establecido tenerlas en cuenta al fijar el salario.

17. Excepto en casos de fuerza mayor, deberí an fijarse lí mites al nú mero total de horas extraordinarias que pueden efectuarse dentro de un perí odo determinado. Dichos lí mites deberí an ser establecidos en cada paí s por la autoridad o el organismo competente.

18. Cuando se trabajen horas extraordinarias deberí an tenerse debidamente en cuenta las condiciones especiales de los menores que no hayan cumplido dieciocho años, de las mujeres embarazadas, de las madres lactantes y de las personas con capacidad disminuida.

19.

1) Las horas extraordinarias deberí an ser remuneradas a una tasa o tasas superiores a la de las horas normales de trabajo.

2) La tasa o tasas de remuneración de las horas extraordinarias deberian ser determinada en cada paí s por la autoridad u organismo competente, pero e n ningú n caso la tasa deberí a ser inferior a la tasa prevista en el pá rrafo 2 del artí culo 6 del Convenio sobre las horas de trabajo (industria), 1919.

E. Consultas a los empleadores y a los trabajadores

20.

1) La autoridad competente deberí a consultar siempre a las organizaciones má s representativas de empleadores y de trabajadores sobre todas las disposiciones relacionadas con la aplicación de la presente Recomendación.

2) Tales consultas deberí an efectuarse especialmente con respecto a las cuestiones siguientes, siempre que su reglamentación esté a cargo de dicha autoridad en cada paí s:

a) las medidas que se adopten conforme al pá rrafo 8;

b) la duración má xima del perí odo con arreglo al cual podrá calcularse el promedio de la duración del trabajo tal como se dispone en el pá rrafo 12;

c) las disposiciones que puedan preverse conforme al pá rrafo 13 para las labores que se efectú en en forma continua por turnos;

d) las excepciones previstas en el pá rrafo 14;

e) la limitación y la remuneración de las horas extraordinarias previstas en los pá rrafos 17 y 19.

F. Medidas de control

21. Para la eficaz aplicación de las medidas destinadas a reducir progresivamente la duración del trabajo de conformidad con lo dispuesto en los pá rrafos 4 y 5:

a) deberí an adoptarse las medidas apropiadas para hacer cumplir debidamente las reglas o disposiciones relativas a la duración del trabajo, mediante una inspección adecuada o de otra forma;

b) deberí a obligarse a los empleadores a dar a conocer a los trabajadores interesados, por medio de avisos fijados en el establecimiento o por cualquier otro medio aprobado por la autoridad competente:

i) las horas en que comience y termine el trabajo;

ii) si el trabajo se efectú a por turnos, las horas en que comience y termine cada turno;

iii) los perí odos de descanso que no esté n comprendidos en las horas normales de trabajo;

iv) los dí as de trabajo de la semana;

c) deberí a obligarse a los empleadores a inscribir en un registro, en forma que pueda ser aceptada por la autoridad competente, las horas de trabajo, los salarios y las horas extraordinarias por trabajador, y a presentar a la inspección dicho registro siempre que se le solicite;

d) deberí an adoptarse medidas para prever las sanciones que puedan ser adecuadas a la forma en que se dé efecto a las disposiciones de la presente Recomendación.

G. Disposiciones generales

22. La presente Recomendación no menoscabará cualesquier ley, reglamento, laudo arbitral, costumbre o acuerdo ni el desenvolvimiento de cualquier negociación entre los empleadores y los trabajadores interesados, que aseguren o tiendan a asegurar a los trabajadores condiciones má s favorables.

23. Esta Recomendación no se aplica a la agricultura, a los transportes marí timos ni a la pesca marí tima. Para estas ramas de actividad deberí an preverse disposiciones especiales.

Cross references

CONVENIOS:C047 Convenio sobre las cuarenta horas, 1935

CONVENIOS:C001 Convenio sobre las horas de trabajo (industria), 1919


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion