En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R97 Recomendación sobre la protección de la salud de los trabajadores, 1953

Recomendación:R097
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:36
Fecha de adopción:25:06:1953
Sujeto:

Seguridad y salud en el trabajo

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 4 junio 1953 en su trigé sima sexta reunión;

Despué s de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la protección de la salud de los trabajadores en los lugares de trabajo, cuestión que constituye el quinto punto del orden del dí a de la reunión, y

Despué s de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendación,

adopta, con fecha veinticinco de junio de mil novecientos cincuenta y tres, la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre la protección de la salud de los trabajadores, 1953:

I. Medidas Té cnicas de Protección Contra los Riesgos que Amenazan la Salud de los Trabajadores

1. La legislación nacional deberí a contener disposiciones sobre los mé todos para prevenir, reducir o eliminar los riesgos de enfermedad en los lugares de trabajo, e incluso sobre los mé todos que pueda ser necesario y apropiado aplicar con respecto a riesgos especiales que amenacen la salud de los trabajadores.

2. El empleador deberí a adoptar todas las medidas apropiadas para que las condiciones generales reinantes en los lugares de trabajo permitan asegurar una protección adecuada de la salud de los trabajadores interesados, y en especial para que:

a) los desechos y residuos no se acumulen, constituyendo así un riesgo para la salud;

b) la superficie y la altura de los locales de trabajo sean suficientes para impedir la aglomeración de los trabajadores y para evitar cualquier obstrucción causada por maquinaria, materiales o productos;

c) se disponga de alumbrado suficiente y adaptado a las necesidades del caso, ya sea natural, artificial o de ambas clases;

d) se mantengan condiciones atmosfé ricas adecuadas, a fin de evitar la insuficiencia de abastecimiento de aire y de su circulación, una atmósfera viciada, las corrientes de aire peligrosas, las variaciones bruscas de temperatura, así como, en la medida de lo posible, la humedad, el calor o el frí o excesivos y los olores desagradables;

e) se provean instalaciones sanitarias y medios apropiados para lavarse, así como agua potable, en lugares apropiados, en cantidad suficiente y en condiciones satisfactorias;

f) cuando los trabajadores deban cambiarse de ropa al comenzar o terminar el trabajo, dispongan de vestuarios o de otras instalaciones apropiadas;

g) cuando esté prohibido a los trabajadores consumir alimentos o bebidas en los lugares de trabajo, se pongan a su disposición locales adecuados en los que puedan tomar las comidas, a menos que se hayan adoptado disposiciones para que puedan tomarlas en otros lugares;

h) en todo lo posible se eliminen o reduzcan los ruidos y vibraciones perjudiciales para la salud de los trabajadores;

i) las sustancias peligrosas sean almacenadas en condiciones de seguridad.

3.

1) Con objeto de prevenir, reducir o eliminar los riesgos que amenazan la salud en los lugares de trabajo, se deberí an adoptar todas las medidas apropiadas y practicables para:

a) reemplazar las sustancias, operaciones o té cnicas nocivas por otras innocuas o menos nocivas:

b) impedir el desprendimiento de sustancias nocivas y proteger a los trabajadores contra las radiaciones peligrosas;

c) ejecutar los trabajos peligrosos en locales o edificios separados en los que esté n ocupados el menor nú mero posible de trabajadores;

d) emplear aparatos hermé ticamente cerrados en los trabajos peligrosos para evitar el contacto personal con sustancias nocivas y el desprendimiento, en la atmósfera de los locales, de polvo, humo, gas, fibras, nieblas o vapores en cantidades que puedan constituir un peligro para la salud;

e) captar en su punto de origen o en un lugar próximo a é ste, mediante aparatos mecá nicos de evacuación o de ventilación, o por cualquier otro medio apropiado, el polvo, humo, gas, las fibras, nieblas o los vapores nocivos, cuando no sea posible evitar la exposición a esas sustancias por cualquiera de los procedimientos a que se refieren los incisos a) a d) de este apartado;

f) proveer a los trabajadores de la ropa y del equipo, así como de cualquier otro medio de protección individual que fuere necesario, e instruirlos sobre el modo de utilizarlos, para protegerlos contra los efectos de los agentes nocivos, cuando las demá s medidas destinadas a eliminar los riesgos sean impracticables o insuficientes para garantizar una protección adecuada.

2) Cuando se necesite la utilización de la ropa y del equipo individual de protección previstos en el inciso f)del apartado 1), a causa de los riesgos especiales que la ocupación entrañe, la ropa y el equipo deberí an ser facilitados, limpiados y conservados en buen estado por el empleador. En el caso de que estos medios de protección puedan contaminarse con sustancias tóxicas o peligrosas, y mientras no se requieran para el trabajo ni para ser limpiados o conservados por cuenta del empleador, deberí an ser guardados en lugares completamente separados para que no contaminen la ropa habitual del trabajador.

3) Las autoridades nacionales deberí an promover, y, cuando fuere apropiado, emprender por iniciativa propia, estudios sobre las medidas enumeradas en el apartado 1) de este pá rrafo y fomentar la aplicación de los resultados de los mismos; tambié n los empleadores deberí an realizar tales estudios con cará cter voluntario.

4.

1) Se deberí a informar a los trabajadores sobre:

a) la necesidad de recurrir a los medios de protección mencionados en los pá rrafos 2 y 3;

b) la obligación que les incumbe de cooperar y no perturbar el funcionamiento adecuado de dichos medios;

c) la obligación que les incumbe de emplear debidamente los aparatos y equipo destinados a su protección.

2) Las consultas con los trabajadores sobre las medidas que deban tomarse deberí an considerarse como un medio importante para obtener su cooperación.

5

1) La atmósfera de los locales de trabajo en donde se fabriquen, manipulen o utilicen sustancias peligrosas o que causen molestias deberí a ser analizada periódicamente a intervalos suficientemente frecuentes para comprobar que el aire no contiene polvo, humo, gas, fibras, niebla o vapores tóxicos o irritantes en cantidades que puedan constituir un peligro para la salud. Las autoridades competentes deberí an publicar de vez en cuando, para guí a de todas las personas interesadas, informaciones acerca de los í ndices má ximos permisibles de concentración de sustancias nocivas.

2) La autoridad encargada de la protección de la salud de los trabajadores en los lugares de trabajo deberí a estar facultada para determinar las circunstancias en que sea necesario analizar la atmósfera de tales locales y el modo de efectuar este aná lisis. Este aná lisis deberí a ser efectuado o controlado por personal calificado y, cuando corresponda, por personal mé dico con experiencia en medicina del trabajo.

6. La autoridad competente deberí a llamar la atención de los empleadores y de los trabajadores interesados utilizando todos los medios apropiados, tales como la fijación de carteles en los lugares de trabajo, etc., sobre los riesgos especiales a que está n expuestos los trabajadores y sobre las precauciones que se deben tomar para obviarlos.

7. La autoridad competente deberí a prever un sistema de consultas de cará cter nacional entre la inspección del trabajo o cualquier otra autoridad encargada de la protección de la salud de los trabajadores en los lugares de trabajo, y las organizaciones interesadas de empleadores y de trabajadores, a fin de dar cumplimiento a las disposiciones de los pá rrafos 2, 3, 4, 5 y 6.

II. Exá menes Mé dicos

8.

1) La legislación nacional deberí a contener disposiciones especiales relativas a los exá menes mé dicos de los trabajadores empleados en trabajos que entrañen riesgos especiales para su salud

2) El empleo de los trabajadores en trabajos que entrañen riesgos especiales para su salud deberí a estar condicionado a:

a) un examen mé dico, efectuado poco antes o poco despué s de que el trabajador ingrese en el empleo;

b) un examen mé dico efectuado periódicamente; o

c) los dos tipos de exá menes mencionados en los incisos a) y b).

3) La legislación nacional, o una autoridad competente facultada por dicha legislación, deberí a determinar de vez en cuando, previa consulta a las organizaciones interesadas de empleadores y de trabajadores:

a) respecto de qué riesgos y en qué circunstancias deberí an efectuarse los exá menes mé dicos;

b) respecto de qué riesgos convendrí a prever un examen mé dico inicial, un examen mé dico periódico o ambos exá menes;

c) los intervalos má ximos con que deberí an ser efectuados los exá menes mé dicos periódicos, teniendo en cuenta la naturaleza y el grado de los riesgos y las circunstancias especiales.

9. Los exá menes mé dicos, a los efectos del pá rrafo 8, deberí an ser realizados con el fin de:

a) descubrir lo antes posible los sí ntomas de una enfermedad profesional determinada o de una propensión especial a dicha enfermedad;

b) determinar si, en lo que concierne al riesgo de esa enfermedad profesional, existen contraindicaciones mé dicas al empleo o a la permanencia del interesado en una ocupación determinada.

10.

1) Se deberí a extender un certificado, en la forma prescrita por la autoridad competente, en el que conste que, en cuanto concierne al riesgo de una enfermedad profesional determinada, no existen contraindicaciones mé dicas al empleo de un trabajador en una ocupación determinada.

2) Este certificado deberí a ser archivado por el empleador y puesto a disposición del personal de inspección del trabajo u otra autoridad encargada de la protección de la salud de los trabajadores en los lugares de trabajo.

3) Este certificado deberí a ponerse a disposición del trabajador interesado.

11. Los exá menes mé dicos deberí an ser efectuados por un mé dico calificado que posea, si fuere posible, conocimientos sobre medicina del trabajo.

12. Se deberí an adoptar medidas apropiadas para asegurar la observancia del secreto profesional en lo que concierne a todos los exá menes mé dicos y al registro y archivo de la documentación con ellos relacionada.

13.

1) Los exá menes mé dicos previstos en esta Recomendación no deberí an ocasionar gasto alguno al trabajador.

2) El tiempo invertido en dichos exá menes no deberí a dar lugar a ningú n descuento de salario cuando la cuestión esté tratada por la legislación nacional; en los casos en que la cuestión esté regida por contratos colectivos, las condiciones será n las que determine el contrato colectivo correspondiente.

III. Notificación de las Enfermedades Profesionales

14.

1) La legislación nacional deberí a exigir la notificación de los casos reconocidos o presuntos de enfermedad profesional.

2) Esta notificación deberí a ser exigida con objeto de:

a) adoptar medidas de protección y de prevención y asegurar su aplicación efectiva;

b) estudiar las condiciones de trabajo y demá s circunstancias que hayan causado o se presuma hayan causado enfermedades profesionales;

c) establecer estadí sticas sobre las enfermedades profesionales; y

d) permitir la adopción o fomento de las medidas destinadas a asegurar a las ví ctimas de enfermedades profesionales la indemnización prevista para dichas enfermedades.

3) La notificación deberí a hacerse a la inspección del trabajo o a cualquier otra autoridad encargada de la protección de los trabajadores en los lugares de trabajo.

15. La legislación nacional deberí a:

a) determinar las personas a quienes incumbe notificar los casos reconocidos o presuntos de enfermedad profesional;

b) prescribir la forma en que deberí an ser notificadas las enfermedades profesionales y los pormenores que deban constar en la notificación, y especialmente determinar:

i) los casos en que la notificación deberí a hacerse inmediatamente y aquellos en que serí a suficiente una notificación a intervalos determinados;

ii) cuando se exija una notificación inmediata, el plazo dentro del cual deberí a hacerse esta notificación despué s de efectuado el diagnóstico precoz de un caso reconocido o presunto de enfermedad profesional;

iii) cuando sea suficiente una notificación a intervalos determinados, la frecuencia con que deberí a hacerse esta notificación.

16. La notificación de las enfermedades profesionales deberí a contener cualquier información ú til para que la autoridad encargada de proteger la salud de los trabajadores en los lugares de trabajo pueda desempeñar eficazmente su cometido, y en particular la información siguiente:

a) edad y sexo del trabajador interesado;

b) ocupación, profesión o industria en la que el interesado esté o haya estado empleado ú ltimamente;

c) nombre y dirección de la empresa donde el interesado esté o haya estado empleado ú ltimamente;

d) naturaleza de la enfermedad o de la intoxicación;

e) agentes nocivos y operaciones industriales a que se atribuya la enfermedad o intoxicación;

f) nombre y dirección de la empresa donde el trabajador suponga haber estado expuesto al riesgo a que se atribuya la enfermedad o intoxicación; y

g) dentro de los lí mites en que se conozca o pueda ser comprobada por la persona que efectú e la notificación, la fecha de comienzo y, cuando fuere apropiado, de cese de la exposición al riesgo en cada una de las ocupaciones, profesiones o industrias en que el trabajador esté o haya estado expuesto al riesgo.

17. La autoridad competente, previa consulta a las organizaciones interesadas de empleadores y de trabajadores, deberí a preparar una lista de las enfermedades profesionales o categorí as de casos que deban ser notificados, con su sintomatologí a, e introducir en dicha lista, de vez en cuando, las modificaciones que puedan exigir las circunstancias o que se estimen convenientes.

IV. Primeros Auxilios

18.

1) En los lugares de trabajo deberí an preverse medios de socorro y de primeros auxilios para casos de accidente, enfermedad, intoxicación o indisposición.

2) La legislación nacional deberí a determinar las modalidades particulares de aplicación de la disposición anterior.

V. Disposición General

19. Cada vez que en esta Recomendación se usan las expresiones legislación nacional o autoridad nacional se entenderá que dichas expresiones se refieren, en el caso de un Estado federal, tanto a la legislación o a la autoridad competente del Estado federal como a la legislación o autoridad competente de los Estados, provincias, cantones u otras entidades que constituyan dicho Estado federal.


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion