En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

R95 Recomendación sobre la protección de la maternidad, 1952

Recomendación sobre la protección de la maternidad
RECOMENDACION:R095

Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:35
Fecha de adopción:28:06:1952
Sujeto: Protección de la maternidad

Estatus: Instrumento reemplazado

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 4 junio 1952 en su trigé sima quinta reunión;

Despué s de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la protección de la maternidad, cuestión que constituye el sé ptimo punto del orden del dí a de la reunión, y

Despué s de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendación complementaria del Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952,

adopta, con fecha veintiocho de junio de mil novecientos cincuenta y dos, la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre la protección de la maternidad, 1952:

I. Descanso de Maternidad

1.

1) Cuando sea necesario para la salud de la mujer, y siempre que sea posible, el descanso de maternidad previsto en el pá rrafo 2 del artí culo 3 del Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952, deberí a ser prolongado hasta completar un perí odo de catorce semanas.

2) Los organismos de control deberí an estar autorizados para prescribir en casos individuales, mediante presentación de un certificado mé dico, una prolongación suplementaria del descanso durante el embarazo y del descanso puerperal previsto en los pá rrafos 4, 5 y 6 del artí culo 3 del Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952, si dicha prolongación se considerase necesaria en interé s de la salud de la madre y del hijo, y especialmente cuando existan o puedan producirse condiciones anormales, tales como abortos u otras complicaciones durante el embarazo o el puerperio.

II. Prestaciones de Maternidad

2.

1) Siempre que sea posible, las prestaciones en metá lico que deban ser concedidas en virtud del artí culo 4 del Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952, deberí an ser fijadas de acuerdo con una tasa superior a la tasa mí nima prevista por dicho Convenio; siempre que sea posible, la tasa deberí a ser fijada en un 100 por ciento de las ganancias anteriores de la mujer que hayan sido tomadas en cuenta para computar las prestaciones.

2) Siempre que sea posible, las prestaciones mé dicas que deban ser concedidas en virtud del artí culo 4 de dicho Convenio deberí an comprender la asistencia mé dica general y la asistencia por especialistas en el hospital o fuera de é l, e incluso visitas a domicilio; la asistencia odontológica; la asistencia por una comadrona diplomada y otros servicios de maternidad, en el domicilio o en un hospital; la asistencia por enfermeras, en el domicilio, en un hospital o en cualquier otra institución mé dica; el mantenimiento, tanto en un hospital como en cualquier otra institución mé dica; el suministro de artí culos farmacé uticos, dentales u otros artí culos mé dicos o quirú rgicos, y la asistencia prestada, bajo un control mé dico apropiado, por miembros de cualquier otra profesión a los que legalmente se considere competentes para proporcionar servicios vinculados a la asistencia de maternidad.

3) Las prestaciones mé dicas deberí an tener por objeto conservar, restablecer o mejorar la salud de la mujer protegida, así como su aptitud para el trabajo y para hacer frente a sus necesidades personales.

4) Las instituciones o los departamentos gubernamentales que concedan las prestaciones mé dicas deberí an estimular a las mujeres protegidas, por todos los medios que puedan ser considerados apropiados, para que utilicen los servicios generales de salud puestos a su disposición por las autoridades pú blicas o por otros organismos reconocidos por las autoridades pú blicas.

5) Ademá s, la legislación nacional podrí a autorizar a dichas instituciones o a dichos departamentos para que tomen medidas destinadas a elevar el nivel de salud de las mujeres protegidas y de sus hijos.

6) Convendrí a añadir a las prestaciones mencionadas en los apartados 1) y 2) de este pá rrafo otras prestaciones en dinero o en especie, tales como canastillas o una asignación para la compra de canastillas, el suminstro de leche o una asignación de lactancia a las mujeres que lacten a sus hijos, etc.

III. Facilidades para las Madres Lactantes y los Hijos

3.

1) Siempre que sea posible, las interrupciones para la lactancia de los hijos deberí an representar una duración total de una hora y media, por lo menos, durante la jornada de trabajo, y deberí an permitirse modificaciones, en cuanto a su frecuencia y a su duración, mediante presentación de un certificado mé dico.

2) Deberí an tomarse disposiciones a fin de organizar, de preferencia fuera de las empresas donde esté n trabajando las mujeres, instalaciones para la lactancia de los hijos y para la asistencia que deba prestá rseles durante la jornada; siempre que sea posible, deberí an tomarse disposiciones para que esas instalaciones y esa asistencia sean financiadas, o al menos subvencionadas, con cargo a la colectividad o en virtud de un sistema de seguro social obligatorio.

3) El equipo de las instalaciones para la lactancia y la asistencia que se preste a los hijos durante la jornada, las condiciones de higiene que deban reunir y el nú mero y las calificaciones de su personal deberí an concordar con normas adecuadas establecidas por una reglamentación y deberí an ser aprobados y controlados por la autoridad competente.

IV. Protección del Empleo

4.

1) Siempre que sea posible, el perí odo antes y despué s del parto durante el cual sea ilegal para el empleador despedir a una mujer en virtud del artí culo 6 del Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado), 1952, deberí a comenzar a contarse a partir del dí a en que el empleador haya sido notificado, por medio de un certificado mé dico, del embarazo de esa mujer, y deberí a ser prolongado por lo menos hasta un mes despué s de la terminación del perí odo de descanso de maternidad previsto en el artí culo 3 de dicho Convenio.

2) Motivos tales como una falta grave de la mujer empleada, la cesación de las actividades de la empresa donde esté ocupada o la terminación de su contrato de trabajo podrá n ser considerados, por la legislación nacional, como causas justas para el despido, durante el perí odo en el que la mujer esté protegida. Cuando existan consejos de empresa, serí a conveniente consultarlos con respecto a tales despidos.

3) Durante la ausencia legal, antes y despué s del parto, los derechos de antigüedad de la mujer deberí an ser salvaguardados, así como su derecho a ocupar nuevamente su antiguo trabajo o un trabajo equivalente retribuido con la misma tasa.

V. Protección de la Salud de las Mujeres Durante el Perí odo de la Maternidad

5.

1) El trabajo nocturno y las horas extraordinarias deberí an estar prohibidos a las mujeres embarazadas o lactantes, y sus horas de trabajo deberí an estar distribuidas de suerte que puedan disfrutar de perí odos adecuados de descanso. 2) El empleo de una mujer en trabajos considerados por la autoridad competente como peligrosos para su salud o la de su hijo deberí a estar prohibido durante el embarazo y durante tres meses, por lo menos, despué s del parto o durante má s tiempo aú n, si la mujer lacta a su hijo.

3) Los trabajos comprendidos en las disposiciones del apartado 2) deberí an incluir, en especial:

a) todo trabajo penoso:

i) que oblique a levantar, tirar o empujar grandes pesos;

ii) que exija un esfuerzo fí sico excesivo y desacostumbrado, incluido el hecho de permanecer de pie durante largo tiempo;

b) todo trabajo que requiera un equilibrio especial;

c) todo trabajo en el que se empleen má quinas que produzcan trepidación.

4) Una mujer empleada habitualmente en un trabajo considerado por la autoridad competente como peligroso para su salud deberí a tener derecho a ser transferida, sin reducción de salario, a otro trabajo que no sea perjudicial para su estado.

5) Dicho derecho de transferencia deberí a tambié n concederse por razones de maternidad, en casos individuales, a cualquier mujer que presente un certificado mé dico en el que se declare que un cambio en la naturaleza de su trabajo es necesario en beneficio de su salud y de la de su hijo.

Cross references

CONVENIOS:C103 Convenio sobre la protección de la maternidad (revisado),1952


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion