En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R87 Recomendación sobre la orientación profesional, 1949

Recomendación sobre la orientación profesional
RECOMENDACION:R087
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:32
Fecha de adopción:01:07:1949
Sujeto: Orientación y formación profesionales
Estatus: Instrumento reemplazado

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración, y congregada en dicha ciudad el 8 junio 1949 en su trigé sima segunda reunión;

Despué s de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la orientación profesional, cuestión que constituye el noveno punto del orden del dí a de la reunión, y

Despué s de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendación internacional,

adopta, con fecha primero de julio de mil novecientos cuarenta y nueve, la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre la orientación profesional, 1949:

I. Generalidades

1. A los efectos de la presente Recomendación, la expresión orientación profesional significa la ayuda prestada a un individuo para resolver los problemas referentes a la elección de una profesión y al progreso profesional, habida cuenta de las caracterí sticas del interesado y de la relación entre é stas y las posibilidades del mercado del empleo.

2. La orientación profesional se basa en la elección libre y voluntaria del individuo; su principal objetivo consiste en proporcionar a é ste todas las oportunidades posibles para desarrollar su personalidad y permitirle obtener de su trabajo plena satisfacción, habida cuenta del mejor uso de los recursos nacionales de mano de obra.

3. La orientación profesional es un proceso continuo, cuyos principios fundamentales son los mismos cualquiera que sea la edad de las personas que reciban los consejos. Estos principios tienen una importancia inmediata para el bienestar de los individuos dondequiera que se encuentren y para la prosperidad de todos los paí ses.

4. Los medios de orientación profesional deberí an adaptarse a las necesidades especiales de cada paí s y establecerse progresivamente. Su desarrollo dentro de cada paí s deberí a basarse en una amplia comprensión de los fines de la orientación profesional, en la creación de un sistema administrativo adecuado y en un personal té cnico calificado.

II. Alcance de la Orientación Profesional

5. Siempre que fuere posible, deberí a ponerse a disposición de todos los que los necesiten medios pú blicos de orientación profesional, habida cuenta de los recursos y de los programas locales y nacionales.

6. Estos medios deberí an comprender, particularmente, disposiciones especiales en favor:

a) de los menores, comprendidos los escolares, que necesiten consejos sobre su ingreso en una ocupación o su futura carrera profesional;

b) de todas las demá s personas que necesiten consejos sobre el empleo y los problemas profesionales afines. En lo sucesivo se designará a esas personas en el texto con el té rmino adultos.

III. Principios y Mé todos de la Orientación Profesional para los Menores, Comprendidos los Escolares

7.

1) Los principios y los programas de la orientación profesional deberí an elaborarse en colaboración con las escuelas y con otras instituciones y servicios que se ocupan de los menores durante el perí odo de transición entre la vida escolar y la vida profesional, y en colaboración con las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores, a fin de que todos los menores que reciban orientación profesional puedan disfrutar de los beneficios de una asistencia uniforme y coordinada.

2) Dentro de esta colaboración se deberí a tambié n consultar a los padres o tutores interesados y llamarlos a cooperar, así como igualmente a las asociaciones de padres de familia, si las hubiere.

3) Al aplicarse estos principios generales deberí an tenerse en cuenta los principios de organización administrativa expuestos en la parte V de esta Recomendación.

8.

1) Durante el perí odo de instrucción general, se deberí a incluir, en el programa educativo, una orientación profesional preliminar. Dicha orientación deberí a estar destinada, esencialmente, a hacer consciente al menor de su capacidad, sus aptitudes y sus gustos, y a informarle de las diversas profesiones y carreras, a fin de facilitar su adaptación a su futura profesión.

2) La orientación profesional preliminar deberí a adquirir mayor importancia en las etapas del perí odo escolar, durante las cuales el menor pueda elegir entre seguir cursos profesionales especiales, recibir otra formación profesional u ocupar un empleo una vez cumplida la obligación escolar.

3) La orientación profesional preliminar deberí a comprender:

a) la difusión, en forma apropiada, de una amplia información de las diversas profesiones y ramas de la actividad industrial;

b) visitas a establecimientos industriales, comerciales o a otros lugares de trabajo, dirigidas por personas calificadas, en la medida en que lo permitan las circunstancias nacionales y locales;

c) consejos que podrá n ser ofrecidos en entrevistas personales, complementadas con discusiones en grupos o charlas.

9. Deberí a prestarse especial atención a los mé todos de orientación profesional para menores, indicados en los pá rrafos 10 a 15, y su uso deberí a ser estimulado lo má s posible.

10.

1) Todo menor que desee disfrutar del beneficio de la orientación profesional deberí a contar con toda clase de facilidades para obtener una entrevista a este respecto, especialmente en la é poca en que pueda elegir entre seguir cursos profesionales especiales o dejar la escuela para recibir otra formación, comprendida la del aprendizaje, o para trabajar.

2) Los mé todos de las entrevistas personales deberí an mejorarse constantemente, a fin de permitir un aná lisis lo má s completo posible de las capacidades individuales, en relación con las posibilidades de empleo y las exigencias de las diversas profesiones.

11. El informe escolar, que comprenderá , cuando ello sea conveniente y oportuno, segú n los casos individuales, una evaluación de la capacidad, del grado de instrucción, de las aptitudes individuales y de la personalidad, deberí a utilizarse en la forma que parezca má s apropiada para la orientación profesional, aunque con el respeto debido al cará cter confidencial de los datos que contiene.

12.

1) Las facilidades existentes para el examen mé dico de los menores deberí an utilizarse en la forma má s apropiada para los fines de la orientación profesional, ampliá ndolas a estos efectos si ello fuere necesario.

2) Deberí an darse consejos, en la forma má s apropiada a cada caso individual, sobre las medidas curativas y sobre cualquier asistencia que parezca posible y ú til para la adaptación profesional del interesado.

13.

1) Cada vez que ello fuere posible, convendrí a utilizar tests apropiados de capacidad y de aptitud y, si fuere deseable, otros tests psicológicos, para los fines de la orientación profesional, segú n las necesidades de cada caso particular.

2) Convendrí a prever, para casos individuales, consejos sobre las medidas curativas o sobre cualquier otra asistencia posible que sea ú til para la adaptación profesional de los interesados.

14.

1) Deberí a ponerse a disposición de los menores, por medio de entrevistas personales o en otra forma, habida cuenta de las aptitudes, estado fí sico, preferencias, capacidad y cará cter del interesado, y de las necesidades económicas probables, una información apropiada y digna de fe sobre las carreras en las diversas profesiones y ramas de la actividad industrial y sobre las posibilidades de empleo y formación profesional.

2) A este respecto, las autoridades competentes deberí an mantener una colaboración continua con las demá s instituciones pú blicas y privadas, especialmente con las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores, que puedan:

a) ofrecer información sobre las posibilidades futuras en cada industria, profesión u oficio;

b) prestar su ayuda para preparar y celebrar contratos de aprendizaje y velar por su cumplimiento.

15. Convendrí a estudiar la posibilidad de determinar las aptitudes de los menores, permitié ndoles para ello realizar trabajos prá cticos apropiados o utilizando otros medios similares.

16. Deberí a prestarse especial atención a la organización, dentro de los servicios de la orientación profesional, de medios apropiados para la orientación profesional de los menores de las regiones rurales.

17. Deberí a prestarse especial atención a la organización, dentro de los servicios de la orientación profesional, y en colaboración con los servicios de reeducación interesados, de medios suficientes y apropiados para la orientación profesional de los menores:

a) que tengan anomalí as o deficiencias fí sicas o mentales;

b) que tengan disturbios emocionales de tal naturaleza que impidan o dificulten seriamente su adaptación profesional.

18. Las autoridades locales y nacionales competentes deberí an estimular la má s amplia utilización voluntaria de los medios de orientación profesional, especialmente entre los menores:

a) que puedan elegir, en la escuela, entre varios cursos profesionales;

b) que se aproximen al fin de la edad escolar;

c) que ocupen un empleo por primera vez;

d) que deseen iniciar el aprendizaje o recibir cualquier otra formación profesional;

e) que se encuentren desempleados o empleados en industrias decadentes o que corran peligro de quedar desempleados;

f) que tengan anomalí as o deficiencias fí sicas o mentales;

g) que tengan disturbios emocionales de tal naturaleza que impidan o dificulten seriamente su adaptación profesional.

19. Las autoridades competentes deberí an tomar las medidas necesarias para facilitar la realización de los planes profesionales del menor, en todos los casos en que é stos sean realizables; convendrí a, si ello fuere necesario, hacer sugestiones en cada caso particular para la realización de estos planes, y ayudar al interesado a ponerse en contacto con otros servicios o individuos que sean igualmente competentes para proporcionarle una formación profesional o un empleo en la profesión que haya escogido.

20.

1) Las autoridades competentes deberí an adoptar disposiciones para organizar un sistema que permita observar al menor orientado, destinado esencialmente a ayudarle, en todo lo posible, a vencer cualquier dificultad que pueda presentá rsele en la prosecución de sus planes profesionales y a comprobar si le conviene el empleo escogido.

2) Los mé todos utilizados a estos efectos deberí an comprender, en todos los casos en que ello fuere posible, investigaciones generales, efectuadas con la ayuda de sondeos, que permitan evaluar la eficacia de la orientación profesional en casos particulares y apreciar el valor de los mé todos y de los principios. Dichas invetigaciones deberí an tambié n permitir la reunión de información mé dica, con la ayuda, si ello fuere posible, de los servicios mé dicos que existan en los lugares de trabajo.

IV. Principios y Mé todos de la Orientación Profesional para los Adultos (Consejos Sobre el Empleo)

21.

1) Se deberí an tomar disposiciones adecuadas para los adultos dentro del servicio pú blico de orientación profesional, a fin de asistir a cualquier persona que necesite ayuda para elegir una profesión o para cambiar de empleo. 2) El proceso implicado en esta ayuda se designa en esta Recomendación con la expresión consejo sobre el empleo.

22. Los mé todos utilizados en los consejos sobre el empleo deberí an comprender, siempre que las circunstancias nacionales lo permitan y segú n los casos individuales:

a) la entrevista con un orientador;

b) el examen de los antecedentes profesionales;

c) el examen del informe escolar o de cualquier otro documento relativo a la formación general o profesional recibida;

d) el examen mé dico;

e) el uso de tests apropiados de capacidad y aptitud y, si fuere deseable, el de otros tests psicológicos;

f) la determinación de la aptitud, por medio de experiencias o ensayos prá cticos o por otros medios similares;

g) un examen té cnico, oral o de otra í ndole, siempre que ello fuere necesario;

h) la determinación de la capacidad fí sica del interesado, en relación con las exigencias de las diversas ocupaciones;

i) la comunicación de información sobre las posibilidades de empleo y de formación, que esté relacionada con la aptitud, el estado fí sico, la capacidad, las preferencias y la experiencia del interesado, y con las necesidades del mercado del empleo;

j) un control, efectuado con la ayuda de sondeos, que tenga por objeto comprobar si la colocación en un empleo o el recurso a la formación o a la reeducación profesionales han producido resultados satisfactorios, y apreciar el valor de los principios y de los mé todos en que se basan los consejos sobre el empleo.

23.

1) Las autoridades locales y nacionales competentes deberí an tomar todas las medidas necesarias para estimular el má s amplio uso, voluntario, de los servicios de consejos sobre el empleo, en el caso de personas:

a) que ocupen un empleo por primera vez;

b) desempleadas durante largo tiempo;

c) que hayan quedado desempleadas o corran peligro de quedar desempleadas como consecuencia de la decadencia de una industria, de transformaciones tecnológicas, o de cambios en la estructura de la industria o en su ubicación; d) que formen en las regiones rurales un excedente de mano de obra, en relación con las posibilidades de empleo presentes o probables;

e) que deseen beneficiarse con los medios pú blicos de formación o readaptación profesionales.

2) Deberí an tomarse todas las medidas pertinentes, a fin de dar, dentro del sistema general establecido, en colaboración, si ello fuere necesario, con cualquier servicio apropiado de readaptación, consejos especializados a los invá lidos y a las personas que tengan disturbios emocionales y cuya ineptitud les impida su adaptación profesional.

3) Deberí an tomarse todas las medidas pertinentes, dentro del sistema general establecido, a fin de dar consejos especializados a los té cnicos, a las personas que pertenezcan a las profesiones liberales y al personal de administración.

24. Deberí a prestarse especial atención, dentro del sistema de consejos sobre el empleo, a los mé todos apropiados de selección té cnica de trabajadores, en ciertos empleos e industrias.

V. Principios de Organización Administrativa

25. Los sistemas de orientación profesional y de consejos sobre el empleo deberí an organizarse y coordinarse dentro del cuadro de un vasto programa general, establecido y realizado habida cuenta de las condiciones locales y regionales, para que pueda adaptarse a cualquier cambio de estas condiciones.

26. A fin de estimular el desarrollo de los servicios de orientación profesional y de consejos sobre el empleo, las autoridades centrales (comprendidas, cuando ello fuere oportuno, las autoridades centrales de las entidades que constituyen los Estados federales) deberí an adoptar disposiciones para:

a) garantizar el financiamiento adecuado de estos servicios;

b) prestar asistencia té cnica apropiada a dichos servicios;

c) promover el empleo de mé todos y materiales que puedan ser utilizados en todo el territorio nacional.

27. Las autoridades competentes deberí an tomar todas las medidas pertinentes para garantizar la colaboración, local y nacional, entre las instituciones pú blicas y privadas de orientación profesional y de consejos sobre el empleo.

A. Disposiciones administrativas referentes a la orientación profesional de los menores, comprendidos los escolares

28.

1) Las autoridades competentes deberí an adoptar disposiciones apropiadas, a fin de garantizar la coordinación local y nacional, en el campo de los programas y de las actividades de orientación profesional, habida cuenta de las responsabilidades de los padres y las atribuciones de las instituciones privadas de orientación profesional.

2) Estas disposiciones deberí an tender especialmente:

a) a garantizar a los menores un servicio pú blico eficaz, cuando ello fuere necesario, con la colaboración y la ayuda de las demá s instituciones interesadas, evitando al mismo tiempo la duplicación de funciones;

b) a facilitar, cuando ello fuere deseable y respetando al mismo tiempo el cará cter confidencial de los datos, el intercambio de información sobre:

i) la extensión y el cará cter de las necesidades de orientación profesional y de los medios ya disponibles;

ii) los menores que recurran a la orientación profesional;

iii) las diversas ramas de la actividad industrial, las profesiones y los oficios;

iv) las posibilidades de empleo y de formación profesional;

v) la preparación y el uso del equipo destinado a la orientación profesional, comprendidos los tests apropiados.

29.

1) La competencia administrativa, local y nacional, en cuestiones de orientación profesional, deberí a estar claramente definida.

2) Teniendo en cuenta esta división de competencia, la responsabilidad deberí a incumbir en primer lugar:

a) conjuntamente a las autoridades escolares y a las autoridades del servicio del empleo; o

b) a una de estas autoridades que actú e en colaboración estrecha con la otra.

30.

1) Se deberá n tomar disposiciones apropiadas para garantizar, por medio de comisiones consultivas, la participación de representantes de los empleadores y de los trabajadores en la elaboración y ejecución de los programas de orientación profesional.

2) Dichas comisiones deberí an funcionar con cará cter nacional y, si ello fuere posible, con cará cter local, y deberí an comprender normalmente representantes de las instituciones pú blicas y privadas interesadas en las cuestiones de educación, formación profesional (incluido el aprendizaje), orientación profesional y en otras que esté n directamente relacionadas con la adaptación profesional de los menores.

B. Disposiciones administrativas sobre la orientación profesional de los adultos (consejos sobre el empleo)

31.

1) La competencia administrativa en materia de consejos sobre el empleo deberí a corresponder, en primer lugar, al servicio pú blico del empleo, habida cuenta de la competencia administrativa atribuida por la autoridad pú blica a las instituciones educacionales o a otras instituciones.

2) Las oficinas del servicio pú blico del empleo deberí an comprender, en todo lo posible, dentro de cada una de las fases de la administración, secciones o funcionarios especializados en dar consejos sobre el empleo.

3) Deberí an tomarse disposiciones administrativas para garantizar, allí donde se considere necesario o conveniente, la colaboración del servicio pú blico del empleo con los servicios especializados de consejos sobre el empleo, instituidos para uso de grupos o de individuos.

32. Deberí an tomarse, local o nacionalmente, disposiciones apropiadas a fin de garantizar que el sistema de consejos sobre el empleo esté organizado en relación estrecha con:

a) todas las demá s actividades del servicio pú blico del empleo;

b) otros servicios de orientación profesional;

c) los establecimientos de enseñanza general o profesional;

d) la administración de los sistemas del seguro de desempleo y de asistencia a los desempleados;

e) la administración de sistemas de formación y de adaptación profesionales o de sistemas destinados a favorecer la movilidad profesional o geográ fica de la mano de obra;

f) las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores;

g) las organizaciones pú blicas y privadas de readaptación profesional de los invá lidos.

VI. Formación de Personal Especializado

33.

1) A fin de garantizar la eficacia de los servicios de orientación profesional y de consejos sobre el empleo, las autoridades competentes deberí an disponer de los servicios de un personal numé ricamente adecuado, que posea la formación, experiencia y demá s calificaciones necesarias, y deberí an organizar, lo má s ampliamente posible, en colaboración con otras instituciones interesadas, si ello fuere necesario, la formación cientí fica y té cnica especializada de los orientadores.

2) Las medidas que se tomen a estos efectos deberí an comprender, por ejemplo: a) la determinación, por la autoridad competente, de las calificaciones mí nimas exigidas a los orientadores;

b) el establecimiento, por la autoridad competente, de una reglamentación relativa a la selección de este personal, sobre la base de esas calificaciones;

c) la organización de enseñanzas especializadas, destinadas a las personas que deseen practicar la orientación profesional;

d) la organización de enseñanzas complementarias y de cursos de repaso, para todo este personal;

e) la aplicación, por la autoridad competente, de condiciones de contratación y de empleo suficientemente ventajosas para estimular a las personas calificadas a emprender y continuar estas actividades.

3) Convendrí a examinar la posibilidad de:

a) intercambiar orientadores entre las diversas ramas de los servicios en que respectivamente esté n interesados;

b) publicar una documentación adecuada para desarrollar la pericia profesional de este personal.

4) Cuando ello fuere conveniente, los Miembros deberí an colaborar en la formación del personal especializado, recurriendo, si así lo deseasen, a la ayuda de la Oficina Internacional del Trabajo.

VII. Investigaciones y Publicidad

34.

1) Deberí an tomarse medidas especiales, en forma coordinada, para estimular los trabajos pú blicos y privados de investigación y experimentación sobre los mé todos de la orientación profesional.

2) El servicio pú blico del empleo deberí a colaborar en dichas invetigaciones. 3) Estas investigaciones deberí an, eventualmente, comprender el estudio de cuestiones tales como:

a) la té cnica de las entrevistas personales;

b) el aná lisis de los requisitos exigidos para las diversas actividades;

c) la divulgación de la información relativa a las diversas ramas de actividad general profesional utilizable para los fines de la orientación profesional;

d) la aplicación de tests de aptitud y de otros tests psicológicos;

e) la preparación de formularios-modelo de orientación profesional; y

f) los mé todos que permitan evaluar la eficacia de la orientación profesional.

35. Las autoridades encargadas de la orientación profesional deberí an esforzarse de una manera sistemá tica, en colaboración con organizaciones de empleadores de trabajadores y, si ello fuere necesario, en colaboración con otras instituciones interesadas para familiarizar a la opinión pú blica con los fines, principios y mé todos de la orientación profesional.

Cross references


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion