En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R79 Recomendación sobre el examen mé dico de aptitud para el empleo de los menores, 1946

Recomendación:R079
Lugar:Montreal
Sesion de la Conferencia:29
Fecha de adopción:09:10:1946
Sujeto: Eliminación del trabajo infantil y protección de los niños y de los adolescentes

Estatus: Instrumento actualizado que ha sido objeto de una solicitud de información

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Montreal por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 19 septiembre 1946 en su vigé sima novena reunión;

Despué s de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas al examen mé dico de aptitud para el empleo de los menores, cuestión que está comprendida en el tercer punto del orden del dí a de la reunión;

Despué s de haber adoptado Convenios sobre el examen mé dico de aptitud para el empleo de los menores en la industria y en trabajos no industriales, y

Despué s de haber decidido completar estos Convenios con una recomendación,

adopta, con fecha nueve de octubre de mil novecientos cuarenta y seis, la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre el examen mé dico de aptitud para el empleo de los menores, 1946:

Considerando que los Convenios sobre el examen mé dico de los menores, 1946, establecen las bases para una reglamentación del examen mé dico de aptitud, destinada a proteger la salud de los menores contra los riesgos que entrañe un empleo que no les convenga, pero dejan a la legislación nacional la elección de las modalidades de aplicación;

Considerando que es conveniente, aunque se permitan adaptaciones prá cticas del sistema de exá menes mé dicos para que puedan corresponder al ré gimen administrativo general de los diferentes Estados Miembros, garantizar una aplicación razonablemente uniforme de los Convenios, a fin de mantener en el nivel má s elevado posible la protección de los menores, que es el verdadero objetivo de los Convenios, y

Considerando que conviene que todos los Miembros conozcan los mé todos que habiendo producido resultados satisfactorios en determinados paí ses podrí an servirles de pauta,

La Conferencia recomienda a los Miembros que apliquen las disposiciones siguientes, tan pronto lo permitan las condiciones nacionales, y que informen a la Oficina Internacional del Trabajo, conforme lo solicite el Consejo de Administración, sobre todas las medidas dictadas para ponerlas en prá ctica:

I. Campo de aplicación de la reglamentación

1. El Convenio sobre el examen mé dico de los menores (trabajos no industriales), 1946, deberí a aplicarse a todo trabajo realizado en las empresas y servicios pú blicos o privados siguientes, o en relación con su funcionamiento:

a) los establecimientos comerciales, incluidos sus servicios de entrega a domicilio;

b) los servicios de correos y de telecomunicaciones, incluidos sus servicios de entrega a domicilio;

c) los establecimientos y servicios administrativos cuyo personal efectú e, principalmente, un trabajo de oficina;

d) las empresas de periódicos (redacción, distribución, servicio de entrega a domicilio y venta de periódicos, en la calle o en un lugar pú blico);

e) los hoteles, pensiones, restaurantes, cí rculos, café s y otros establecimientos aná logos y el servicio domé stico asalariado en un hogar privado;

f) los establecimientos dedicados al tratamiento u hospitalización de enfermos, lisiados o indigentes y los orfanatos;

g) los teatros y otros lugares pú blicos de diversión;

h) la venta ambulante, el trabajo de buhonero, cualesquiera que sean los artí culos con que se comercie, y todos los demá s trabajos y servicios ejercidos en la calle o en un lugar pú blico;

i) cualquier otro trabajo, empleo o servicio que no sea industrial, agrí cola o marí timo.

2. Sin menoscabo de la facultad que el Convenio sobre el examen mé dico de los menores (trabajos no industriales), 1946, reconoce a los Miembros para exceptuar de su aplicación el empleo en trabajos que no se consideren peligrosos para la salud de los menores, efectuados en empresas familiares en las que solamente esté n empleados los padres y sus hijos o pupilos, los gobiernos, tomando en consideración el hecho de que hay trabajos que generalmente no presentan un cará cter peligroso, pero pueden presentar peligros para ciertos individuos que no posean las aptitudes requeridas para determinado trabajo, o para ningú n trabajo, deberá n esforzarse por extender a todos los trabajos efectuados con fines lucrativos, sin considerar los ví nculos de parentesco entre las personas que a ellos esté n dedicadas, la aplicación de la reglamentación sobre el examen mé dico de aptitud para el empleo.

II. Modalidades de los exá menes mé dicos

3. Sin menoscabo del examen mé dico de admisión al empleo, destinado a certificar la aptitud del menor para un trabajo determinado y exigido por el artí culo 2 de los indicados Convenios, convendrí a que todos los menores se sometieran antes de terminar su instrucción escolar, siempre que ello fuese posible, a un examen mé dico general, cuyos resultados podrí an ser utilizados por los servicios de orientación profesional.

4. El minucioso examen mé dico que se exige para ingresar al empleo deberí a:

a) comprender todas las investigaciones clí nicas, radiológicas y de laboratorio que fueren necesarias para descubrir la aptitud o ineptitud para el empleo previsto;

b) acompañarse, en cada caso, de consejos apropiados de cará cter sanitario.

5. Los exá menes periódicos deberí an:

a) efectuarse en la misma forma que el examen de admisión al empleo; y

b) acompañarse de consejos apropiados de cará cter sanitario y, si fuere necesario, de consejos complementarios de orientación profesional, con miras a un cambio de empleo.

6.

1) Los resultados completos del examen deberí an figurar en una ficha, que habrá de permanecer en los archivos de los servicios mé dicos encargados de efectuar los exá menes.

2) La información que figure en el certificado mé dico que habrá de comunicarse al empleador, o las anotaciones relativas al examen mé dico inscritas en el permiso o cartilla de trabajo, deberí an ser suficientemente explí citas e indicar las limitaciones de la aptitud para el empleo observadas en el examen y las precauciones que consecuentemente deberí an tomarse con respecto a las condiciones de empleo; pero nunca deberí a contener referencias de cará cter confidencial, tales como el diagnóstico de taras o afecciones que el examen haya revelado.

7.

1) Como quiera que para la mayorí a de los individuos el perí odo de adolescencia no termina a los dieciocho años y, por consiguiente, subsiste la necesidad de una protección especial, serí a conveniente prolongar la obligación del examen mé dico hasta los veintiú n años, por lo menos, para todos los jóvenes trabajadores ocupados en trabajos industriales y no industriales.

2) Convendrí a, por lo menos, estimar con mayor largueza el grado de riesgo que justifique la extensión del examen mé dico hasta la edad de veintiú n años, de conformidad con el artí culo 4 de los indicados Convenios. Deberí a aplicarse esta extensión, principalmente, a todos los trabajos mineros y a todos los empleos en hospitales y en espectá culos tales como la danza y la acrobacia.

8. Las disposiciones del pá rrafo precedente no deberí an interpretarse en menoscabo de la obligación de aplicar las disposiciones de los convenios internacionales o de la legislación nacional que establezcan la prohibición de emplear menores en ciertos trabajos que presenten grandes riesgos para la salud, o las que establezcan, independientemente de la edad de los trabajadores, el control sanitario de todas las personas empleadas.

III. Medidas relativas a las personas que el examen mé dico revele ineptas para el trabajo o de aptitud limitada

9. Las medidas que deban dictar las autoridades nacionales para poner en prá ctica las disposiciones del artí culo 6 de los indicados Convenios deberí an comprender principalmente medidas tendientes a que los menores cuyo examen mé dico haya revelado anomalí as, deficiencias fí sicas o cualquier ineptitud para el trabajo:

a) reciban el tratamiento mé dico necesario para eliminar o atenuar la anomalí a o la deficiencia que sufran;

b) se los estimule a regresar a la escuela o se los oriente hacia empleos que puedan corresponder a sus deseos y aptitudes y se les proporcione la oportunidad de obtener formación profesional para dichos empleos;

c) obtengan una ayuda económica, si ello fuere posible, para su mantenimiento durante el perí odo de tratamiento mé dico, de instrucción o de educación profesional.

10. A fin de poder facilitar la orientación de los menores, cuyo examen mé dico haya revelado que carecen de resistencia fí sica o que sufren de determinadas anomalí as, hacia profesiones u oficios apropiados, convendrí a que especialistas calificados, bajo la responsabilidad conjunta de los servicios mé dicos y de los servicios competentes para tratar los problemas del empleo, redactasen listas de oficios y profesiones que puedan convenir a cada categorí a de jóvenes trabajadores deficientes o enfermos. Los mé dicos examinadores deberí an utilizar estas listas a tí tulo de indicación, sin que por ello su uso sea obligatorio.

IV. Autoridades responsables

11.

1) Para garantizar la plena eficacia del examen mé dico de los jóvenes trabajadores deberí an dictarse medidas a fin de formar un cuerpo de mé dicos examinadores, competentes en medicina del trabajo y poseedores de una gran experiencia en los problemas mé dicos relativos a la salud de los menores.

2. La autoridad competente deberí a velar por la organización de cursos y trabajos prá cticos destinados a esta enseñanza.

3) Los mé dicos examinadores deberí an ser seleccionados de acuerdo con el criterio indicado en el apartado 1).

12. El sistema de exá menes mé dicos de aptitud para el empleo deberí a ser administrado de suerte que garantice una estrecha colaboración entre los servicios mé dicos, encargados de los exá menes, y los servicios encargados de autorizar el empleo de los menores y de controlar sus condiciones de empleo.

V. Mé todos de aplicación

13.

1) A fin de garantizar la aplicación normal del examen mé dico de aptitud para el empleo de los menores que esté n ocupados en una empresa industrial o no industrial, ya sea en la propia empresa o fuera de ella, pero en conexión con su funcionamiento, deberí a obligarse a los empleadores a anunciar a una autoridad determinada la contratación de todo joven trabajador en edad, de conformidad con la reglamentación, de ser sometido al examen.

2) Esta autoridad deberí a ser:

a) el servicio mé dico oficial encargado de efectuar los exá menes y de guardar la ficha completa de sus resultados; o

b) el servicio competente para autorizar el empleo de un menor, de acuerdo con los resultados del examen.

14. A fin de garantizar la aplicación normal del examen mé dico de aptitud para el empleo de los menores ocupados por su propia cuenta, o por cuenta de sus padres, en el comercio ambulante o en cualquier otra profesión que se ejerza en la calle o en cualquier otro lugar pú blico, se deberí a:

a) obligar a los jóvenes trabajadores ambulantes que pertenezcan a las categorí as de edad sujetas al examen mé dico de aptitud para el empleo a obtener un permiso individual, que será expedido, de preferencia, por un servicio competente de la administración del trabajo, sobre la base de los certificados de aptitud para el empleo, y será renovado cada año, de conformidad con los resultados del examen mé dico anual; dicho permiso deberí a estar numerado y contener la fotografí a, la firma u otro medio de identificación del portador, así como indicaciones sobre:

i) el nombre, apellidos, edad y dirección del interesado;

ii) el nombre, apellidos y dirección de sus padres y una mención de la autorización de é stos para que el menor pueda dedicarse al trabajo que corresponda al permiso concedido;

iii) los resultados del examen mé dico de ingreso al empleo y de los exá menes posteriores;

b) obligar a los portadores de los permisos mencionados a llevar una insignia visible con el nú mero del permiso;

c) establecer una estrecha colaboración entre los servicios de inspección del trabajo encargados de velar por el cumplimiento de la legislación y las autoridades locales, especialmente los servicios de la policí a preventiva, para verificar regularmente los documentos de los jóvenes trabajadores ambulantes y garantizar el cumplimiento de la reglamentación sobre el examen mé dico de aptitud para el empleo.

Cross references

CONVENIOS:C077 Convenio sobre el examen mé dico de los menores (industria), 1946

CONVENIOS:C078 Convenio sobre el examen mé dico de los menores (trabajos no industriales), 1946


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion