En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

R74 (Retirada) Recomendación sobre la polí tica social en los territorios dependientes (disposiciones complementarias), 1945

Recomendación sobre las normas mí nimas de polí tica social en los territorios dependientes (disposiciones complementarias)
RECOMENDACION:R074

Lugar:Parí s
Sesion de la Conferencia:27
Fecha de adopción:05:11:1945
Sujeto: Polí tica social

Estatus: Instrumento que ha sido superado Retiro de la Recomendación sobre la polí tica social en los territorios dependientes (disposiciones complementarias), 1945 (nú m. 74)

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo, Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 1 de junio de 2004 en su nonagé sima segunda reunión; Despué s de haber examinado una proposición de retiro de diecisé is recomendaciones internacionales del trabajo, cuestión que constituye el sé ptimo punto en el orden del dí a de la reunión, decide, con fecha diecisé is de junio de dos mil cuatro, retirar la Recomendación sobre la polí tica social en los territorios dependientes (disposiciones complementarias), 1945 (nú m. 74). El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los Miembros de la Organización Internacional del Trabajo así como al Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas la presente decisión de retiro. Las versiones inglesa y francesa del texto de esta decisión de retiro son igualmente auté nticas.

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Parí s por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 15 octubre 1945 en su vigé sima sé ptima reunión;

Despué s de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a las normas mí nimas de polí tica social en los territorios dependientes (disposiciones complementarias), cuestión que constituye el quinto punto del orden del dí a de la reunión, y

Despué s de haber decidido que dichas recomendaciones revistan la forma de una recomendación,

adopta, con fecha cinco de noviembre de mil novecientos cuarenta y cinco , la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre la polí tica social en los territorios dependientes (disposiciones complementarias), 1945 :

Considerando que el capí tulo XI de la Carta de las Naciones Unidas, constituido por la Declaración relativa a los territorios no autónomos, reconoce el principio de que los intereses de los habitantes de esos territorios está n por encima de todo y establece la obligación, para los Estados metropolitanos, como encargo sagrado, de asegurar el adelanto polí tico, económico, social y educativo de los pueblos de estos territorios;

Considerando que la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó el 12 de mayo de 1944, en su vigé sima sexta reunión, una Recomendación sobre las normas mí nimas de polí tica social en los territorios dependientes , y

Considerando que es conveniente garantizar la aplicación, en los territorios dependientes, de normas mí nimas que completen las que se aprobaron en 1944,

La Conferencia recomienda lo siguiente:

1. Todo Miembro de la Organización a quien incumba la responsibilidad de un territorio dependiente deberí a dictar todas las medidas pertinentes, dentro de su competencia, para garantizar la aplicación efectiva, en dicho territorio, de las normas mí nimas enunciadas en el anexo a la presente Recomendación y, en particular, deberí a someter la presente Recomendación a la autoridad o a las autoridades que sean competentes para aplicar, en dicho territorio, las normas mí nimas enunciadas en el anexo.

2. Todo Miembro de la Organización que apruebe la presente Recomendación deberí a comunicar al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo, dentro del plazo má s breve posible, las modalida des de las medidas adoptadas para aplicar las normas mí nimas enunciadas en el anexo, con respecto a cada uno de los territorios dependientes que esté n bajo su responsabilidad y deberí a informar ulteriormente a la Oficina Internacional del Trabajo, conforme lo solicite el Consejo de Administración, sobre las medidas dictadas para aplicar la Recomendación.

3. Las normas enunciadas en el anexo a la presente Recomendación deberí an ser consideradas como normas mí nimas, que no pueden restringir o modificar la obligación que pueda incumbir a un Miembro de la Organización de aplicar normas má s elevadas, ya sea en virtud de la Constitución de la Organización o en virtud de un convenio internacional del trabajo que haya ratificado, y en ningú n caso podrá n ser aplicadas o interpretadas en forma que disminuyan la protección ya otorgada por la legislación a los trabajadores interesados.

ANEXO ANEXO

Sección I. Salarios y ahorro

Artí culo 1

1. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser el de promover el desarrollo de procedimientos de negociación colectiva que permitan la fijación de tasas mí nimas de salarios por medio de negociaciones entre las organizaciones de empleadores y de trabajadores.

2. En todos los casos en que la autoridad competente tenga motivos para considerar que las organizaciones de trabajadores no han alcanzado el grado de desarrollo necesario para negociar, en un pie de igualdad, con las organizaciones de empleadores, dicha autoridad designará personas especialmente calificadas para que asesoren a los trabajadores, en el curso de las negociaciones, dá ndoles la información y los consejos pertinentes, y, si ello fuere necesario, para que actú en en su representación. Se dictará n dichas medidas y se hará n dichas designaciones despué s de haber consultado al servicio de inspección del trabajo, si dicho servicio existiere. Las personas así designadas aconsejará n y orientará n a las organizaciones de trabajadores durante las primeras etapas de su desarrollo.

Artí culo 2

1. Cuando no existan mé todos adecuados para fijar eficazmente salarios mí nimos por medio de contratos colectivos, se deberá establecer y mantener una organización oficial que permita fijar tasas mí nimas de salarios para los trabajadores.

2. Las tasas mí nimas fijadas por decisión de la autoridad competente deberá n respetar el principio que enuncia la igualdad de remuneración entre hombres y mujeres por un trabajo de igual valor.

3. Representantes de los empleadores y de los trabajadores interesados, entre los que figurará n representantes de sus organizaciones respectivas, si dichas organizaciones existen, deberá n, cuando ello fuere posible, participar en la aplicación de los mé todos de fijación de salarios mí nimos, en la forma y grado que determine la autoridad competente, pero siempre en nú mero y condiciones iguales.

4. Las tasas mí nimas de salarios que hayan sido fijadas por la autoridad competente deberá n ser obligatorias para los empleadores y trabajadores interesados y no podrá n reducirse por acuerdo entre empleadores y trabajadores sin el consentimiento expreso de la autoridad competente.

5. Se deberá n adoptar las medidas necesarias para que los empleadores y trabajadores interesados conozcan las tasas mí nimas de los salarios en vigor y para que los salarios efectivamente pagados no sean inferiores a las tasas mí nimas aplicables.

6. Todo trabajador al que le sean aplicables las tasas mí nimas y haya recibido salarios inferiores a dichas tasas deberá tener derecho, por ví a judicial o por cualquier otra ví a legal, a recobrar la suma que se le adeude, dentro del plazo que fije la autoridad competente.

Artí culo 3

1. Se deberá n tomar las medidas necesarias para garantizar que todos los salarios devengados se paguen debidamente y para que los empleadores lleven un registro de la nómina, entreguen a los trabajadores comprobantes de los pagos de salario y tomen otras medidas apropiadas para facilitar el control necesario.

2. Los salarios se deberá n pagar, normalmente, en dinero y directamente al trabajador.

3. A menos que haya una costumbre local en sentido contrario y que los trabajadores deseen mantenerla, los salarios se deberá n pagar regularmente a intervalos que permitan reducir la posibilidad de que los asalariados contraigan deudas.

4. Cuando la alimentación, la vivienda, el vestido y otros artí culos y servicios esenciales formen parte de la remuneración, la autoridad competente deberá tomar todas las medidas pertinentes para controlar estrictamente su cará cter adecuado y su valor en dinero.

5. Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes para:

a) informar a los trabajadores de sus derechos en materia de salarios;

b) impedir cualquier descuento de salario que no esté autorizado; y

c) limitar las sumas que puedan descontarse de los salarios, por concepto de artí culos y servicios que formen parte de la remuneración, al justo valor en efectivo de dichos artí culos y servicios.

Artí culo 4

1. Se deberá estimular a los asalariados y a los productores independientes para que practiquen alguna de las formas de ahorro voluntario.

2. La autoridad competente deberá regular la cuantí a má xima y la forma de reembolsar los anticipos de salario.

3. La autoridad competente deberá limitar la cuantí a de los anticipos que puedan pagarse a un trabajador que haya sido contratado fuera del territorio. Se deberá indicar claramente al trabajador la cuantí a de cualquier anticipo de este gé nero. Cualquier anticipo que exceda de la cuantí a fijada por la autoridad competente no podrá recuperarse por ví a legal.

4. Se deberá n tomar las medidas pertinentes para proteger a los asalariados y a los trabajadores independientes contra la usura, y en particular aquellas que tiendan a reducir los tipos de interé s de los pré stamos, controlar las operaciones de los prestamistas y aumentar las facilidades para obtener pré stamos para fines apropiados por intermedio de organizaciones cooperativas de cré dito y de instituciones sujetas al control de la autoridad competente.

Artí culo 5

1. En caso de que existan o hayan de establecerse en el futuro sistemas de pago diferido:

a) sus reglas y su funcionamiento deberá n estar controlados por la autoridad competente, y los empleadores, en particular, estará n obligados a prestar una garantí a para cumplir sus obligaciones, cuando la autoridad competente considere que los fondos no está n adecuadamente invertidos;

b) representantes de los asalariados, entre los que figurará n representantes de sus organizaciones, cuando dichas organizaciones existan, deberá n participar en la administración de dichos sistemas.

2. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser, tan pronto lo permita el desarrollo económico de un territorio, el de eliminar progresivamente el sistema de pagos diferidos y el de establecer, sin perjudicar por ello los sistemas de previsión o de retiro, regí menes de asignaciones de retiro a cuyo fondo contribuyan el gobierno o los empleadores, o ambos y los trabajadores.

Artí culo 6

1. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser el establecer, en forma efectiva, el principio de igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor en la misma operación y empresa e impedir cualquier discriminación contra los trabajadores basada en la raza, religión o sexo, en lo que respecta a sus oportunidades de empleo y promoción y a las tasas de sus salarios.

2. Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes que consistan en aumentar las tasas aplicables a los trabajadores peor remunerados, a fin de disminuir cualquier diferencia entre las tasas de salarios motivada por discriminaciones de raza, religión o sexo.

3. Se podrá n conceder pagos suplementarios a los trabajadores contratados fuera de un territorio dependiente para trabajar en é l, a fin de hacer frente a cualquier gasto razonable, de cará cter personal o familiar, ocasionado por el hecho de estar empleados lejos de sus hogares.

Sección 2. Los trabajadores y la polí tica agraria

Artí culo 7

Las medidas siguientes deberá n figurar entre aquellas que las autoridades competentes tendrá n en cuenta para promover la capacidad productiva y el nivel de vida de los trabajadores agrí colas:

a) la eliminación má s amplia posible de las causas de adeudo permanente;

b) el control de la enajenación de tierras cultivables a personas que no sean agricultores, a fin de que esta enajenación no se haga sino en beneficio del territorio;

c) el control de las condiciones de arriendo y de trabajo, a fin de garantizar a los arrendatarios y a los campesinos el nivel de vida má s elevado posible y una participación equitativa en las utilidades que puedan resultar del aumento en la producción y en los precios.

Sección 3. Seguridad social

Artí culo 8

La legislación deberá prever, lo antes posible, el pago de indemnizaciones a las personas empleadas, en caso de incapacidad para el trabajo causada por accidentes sobrevenidos durante el trabajo y a consecuencia del mismo, a los derechohabientes, en caso de muerte causada por dichos accidentes, así como asistencia mé dica a las personas ví ctimas de tales accidentes, en la forma siguiente:

a) en caso de incapacidad, la indemnización se deberá pagar, a má s tardar, a partir del quinto dí a despué s del accidente, pero si la incapacidad dura má s de cuatro semanas, la indemnización se devengará desde el primer dí a de incapacidad;

b) se adoptará n todas las medidas que permitan las condiciones locales para restablecer, tan pronto como ello sea posible, la capacidad de ganar de los trabajadores que hayan sido ví ctimas de un accidente;

c) salvo disposición en contrario de un ré gimen general de seguro social, los gastos de la indemnización estará n a cargo de los empleadores, y a la mayor brevedad, y hasta donde sea posible, deberá n cubrirse por un ré gimen de seguro obligatorio sin fines lucrativos;

d) la legislación y todos los procedimientos relativos a la indemnización de accidentes del trabajo deberá n ser lo má s sencillos posible; en particular, incumbirá a un funcionario pú blico cerciorarse de que los trabajadores ví ctimas de accidentes del trabajo reciben la indemnización a que tienen derecho, y sus reclamaciones será n resueltas de acuerdo con un procedimiento sumario y sin formalidades.

Artí culo 9

Cuando el accidente ocasione la muerte de la ví ctima, o cuando del accidente resulte una incapacidad permanente de cará cter grave, las indemnizaciones devengadas por la ví ctima o sus derechohabientes deberá n revestir la forma de pagos periódicos. Sin embargo, estas indemnizaciones podrá n pagarse total o parcialmente en forma de capital, si la autoridad competente considera que habrá de ser utilizado apropiadamente o que es impracticable controlar adecuadamente los pagos periódicos. No obstante, deberá ser uno de los objetivos de la polí tica social el de eliminar el sistema de pagos en forma de capital y el de adoptar preferentemente el de pagos periódicos.

Artí culo 10

Las disposiciones de los artí culos 8 y 9 se aplicará n, si ello fuere necesario, a la indemnización de las enfermedades profesionales.

Artí culo 11

1. Se deberá garantizar la igualdad de trato a los trabajadores nacionales y extranjeros en materia de indemnizaciones por accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

2. Los trabajadores extranjeros que tengan derecho al pago de indemnizaciones y que regresen a su paí s de origen conservará n su derecho a cualquier indemnización que les habrí a sido pagada si hubiesen permanecido en el territorio donde estaban empleados. Si el pago de las prestaciones fuese periódico, deberá n seguir recibiendo dicha indemnización o recibirá n una suma global.

Artí culo 12

1. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser el de establecer, en aquellas regiones donde un nú mero considerable de trabajadores vivan normalmente de sus salarios, el seguro obligatorio para proteger a los asalariados y a las personas que esté n a su cargo en caso de enfermedad y maternidad, vejez, muerte del jefe de familia y desempleo. Tan pronto se reú nan las condiciones necesarias para el funcionamiento de dicho seguro se deberá n tomar las primeras medidas a estos efectos.

2. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser el de proporcionar, mediante el seguro obligatorio de maternidad y enfermedad, asistencia mé dica a los asegurados y a las personas a su cargo, siempre que dicha asistencia no se les suministre ya por un servicio pú blico gratuito.

Sección 4. Colocación de trabajadores

Artí culo 13

1. Cuando el volumen del empleo o de las migraciones sea considerable, se deberá establecer un sistema de oficinas pú blicas gratuitas de colocación.

2. Cuando la naturaleza de las migraciones de trabajadores lo exija, la autoridad competente deberá establecer casas de reposo apropiadamente equipadas.

3. Cualquier sistema establecido por asociaciones de empleadores o de trabajadores organizados, para la colocación de trabajadores y para su bienestar durante los viajes de ida al trabajo y regreso del mismo, deberá ser gratuito para los trabajadores y estar sujeto a una estrecha vigilancia de la autoridad competente.

Sección 5. Horas de trabajo y vacaciones

Artí culo 14

1. La autoridad competente deberá fijar el nú mero má ximo de horas de trabajo en las empresas industriales.

2. Cuando ello fuere pertinente, la autoridad competente deberá fijar el nú mero má ximo de horas de trabajo en las empresas agrí colas.

3. Las memorias presentadas a la Oficina Internacional del Trabajo, en virtud del pá rrafo 2 de esta Recomendación, deberá n contener una información completa sobre las medidas adoptadas para regular las horas de trabajo que incluya información sobre las limitaciones de las horas de trabajo prescritas, cualquier disposición relativa a los perí odos mí nimos de descanso ininterrumpido, cualquier limitación especial con respecto a los trabajos insalubres, peligrosos o penosos, cualquier disposición particular para trabajos especiales, cualquier excepción autorizada para los trabajos de temporada y los mé todos para la aplicación de esta reglamentación.

Artí culo 15

1. Los trabajadores empleados en empresas industriales y comerciales deberá n disfrutar, en el curso de cada perí odo de siete dí as, de un descanso que comprenda, por lo menos, veinticuatro horas consecutivas, pero podrá concederse un descanso proporcional, calculado sobre la base de perí odos de má s de una semana, cuando ello esté de acuerdo con la costumbre de los trabajadores.

2. Tan pronto sea posible, esta disposición para el descanso semanal se deberá extender a las empresas agrí colas, a reserva de las adaptaciones que puedan ser necesarias para tener en cuenta las necesidades de la producción.

3. Siempre que ello fuere posible, el perí odo de descanso se deberá conceder simultá neamente a todo el personal de cada empresa, y se deberá fijar de suerte que coincida con los dí as consagrados por la costumbre de los trabajadores.

4. La autoridad competente podrá autorizar excepciones totales o parciales, cuando lo considere necesario. Cuando se deba trabajar durante el perí odo de descanso, las horas extraordinarias será n remuneradas con una tasa sustancialmente superior a las tasas normales.

Artí culo 16

1. Tan pronto como ello sea pertinente, se deberá n dictar medidas para que los trabajadores empleados en empresas industriales y comerciales tengan derecho, despué s de un año de servicio suficientemente continuo, a vacaciones anuales pagadas que comprendan, por lo menos, doce dí as laborables. El trabajador que, despué s de completar seis meses de servicio, cese en su empleo por una razón ajena a su mala conducta, tendrá derecho, en sustitución de las vacaciones anuales, a un pago proporcional al perí odo de trabajo efectuado.

2. Uno de los objetivos de la polí tica social, cuando ello sea pertinente, deberá ser el de que los trabajadores empleados en empresas agrí colas tengan derecho, despué s de un año de servicio suficientemente continuo, a vacaciones anuales pagadas que comprendan, por lo menos, doce dí as laborables. El trabajador que, despué s de completar seis meses de servicio, cese en su empleo por una razón ajena a su mala conducta, tendrá derecho, en sustitución de las vacaciones anuales, a un pago proporcional al perí odo de trabajo efectuado.

3. Cuando los trabajadores esté n empleados a una distancia considerable de sus hogares, el descanso anual pagado de doce dí as laborables podrá sustituirse por un descanso calculado sobre la misma base para un perí odo má s largo.

4. Cuando los trabajadores esté n empleados a cierta distancia de los hogares donde hayan sido reclutados o contratados, se deberá n tomar todas las medidas pertinentes a fin de permitir que vayan a sus hogares durante las vacaciones pagadas.

Artí culo 17

Cuando la autoridad competente compruebe que las horas de trabajo, las vacaciones anuales pagadas y el descanso semanal está n adecuadamente regulados por contratos colectivos o decisiones que amparen a una proporción considerable de trabajadores interesados, podrá considerarse que dichos contratos o decisiones concuerdan con las disposiciones de esta sección.

Sección 6. Facultades de los inspectores

Artí culo 18

1. Los inspectores nombrados por la autoridad competente, provistos de documentos que acrediten su calidad, estará n legalmente autorizados en el desempeño de sus funciones a hacer uso de las facultades siguientes:

a) visitar e inspeccionar, a cualquier hora del dí a y de la noche, los lugares con respecto a los cuales puedan tener un motivo razonable para suponer que en los mismos está n empleadas personas que gozan de la protección legal;

b) entrar, durante el dí a, en cualquier lugar con respecto al cual puedan tener un motivo razonable para suponer que se trata de empresas o dependencias de empresas sujetas a su inspección;

c) interrogar, sola o en presencia de testigos, a cualquier persona empleada en la empresa, o solicitar información de cualquier otra persona cuyo testimonio pueda parecerles necesario;

d) pedir que les muestren los registros o documentos exigidos por la legislación del trabajo.

2. Antes de abandonar las empresas, los inspectores deberá n, si ello fuere posible, notificar su visita al empleador o a su representante, a menos que consideren que dicha notificación puede perjudicar el cumplimiento de sus funciones.

Sección 7. Conciliación

Artí culo 19

1. Todos los procedimientos para el examen y solución de los conflictos entre empleadores y trabajadores deberá n ser lo má s sencillos posible.

2. Se deberá estimular a los empleadores y a los trabajadores a que resuelvan equitativamente sus conflictos por medio de la conciliación, sin recurrir a los tribunales. A estos efectos, se deberá n tomar todas las medidas pertinentes para consultar y asociar a los representantes de las organizaciones de empleadores y de trabajadores en la creación y el funcionamiento de los organismos de conciliación.

3. A reserva del funcionamiento de estos organismos, incumbirá a funcionarios pú blicos proceder al examen de los conflictos, esforzarse por estimular la conciliación y ayudar a las partes a lograr una solución equitativa. Siempre que ello fuere pertinente, estos funcionarios deberá n ser funcionarios especialmente asignados para el desempeño de estas actividades.

Sección 8. Higiene y seguridad en el empleo

Artí culo 20

1. Se deberá n prescribir condiciones mí nimas para la protección de la salud de los trabajadores y para su seguridad y bienestar en las empresas industriales y en otras empresas donde las má quinas que se utilicen o la naturaleza del trabajo exijan la adopción de tales medidas.

2. Las má quinas importadas del extranjero deberá n estar provistas de los dispositivos de seguridad prescritos en el territorio de importación. Si la autoridad competente del territorio de importación no ha prescrito los dispositivos de seguridad necesarios para las má quinas importadas, é stas deberá n estar provistas de los dispositivos prescritos en el paí s de fabricación.

3. Siempre que ello fuere posible, se incorporará n dispositivos de seguridad en el diseño original de las má quinas.

Artí culo 21

1. Se deberá examinar la posibilidad de aplicar, en los territorios dependientes, las disposiciones del Convenio sobre la protección de los cargadores de muelle contra los accidentes (revisado), 1932, especialmente en los grandes puertos y allí donde se instalen nuevos aparatos para la carga o descarga de los buques, ya se encuentren é stos en los muelles, sujetos a boyas o anclados.

2. Los Estados que tengan a su cargo territorios dependientes que posean puertos y que no hayan ratificado todaví a el Convenio sobre la protección de los cargadores de muelle contra los accidentes (revisado), 1932, deberá n examinar la posibilidad de ratificarlo.

Artí culo 22

Tan pronto sea posible, se deberá n dictar disposiciones para que el peso bruto de cualquier fardo u objeto que pese mil kilogramos (una tonelada mé trica) o má s, consignado dentro de los lí mites de un territorio y destinado a ser transportado por mar o ví a navegable interior, sea indicado en la superficie exterior del bulto u objeto de manera clara y duradera, antes de ser embarcado.

Artí culo 23

1. A fin de garantizar la adopción de los mé todos de seguridad má s adecuados para la prevención de accidentes y enfermedades, se deberá n aplicar los principios siguientes:

a) deberá exigirse la notificación de todos los accidentes, a las autoridades competentes, y una de las tareas primordiales de los inspectores nombrados por la autoridad competente deberá ser la de investigar los accidentes y especialmente aquellos de cará cter grave o frecuente, a fin de estudiar las medidas para evitar su repetición;

b) los inspectores deberá n informar y aconsejar a las organizaciones de empleadores y de trabajadores sobre las mejores normas en materia de higiene y seguridad;

c) los inspectores deberá n estimular la colaboración de los empleadores, del personal directivo y de los trabajadores, a fin de despertar el sentido personal de la prudencia, preconizar medidas de seguridad y perfeccionar los dispositivos de protección;

d) los inspectores deberá n esforzarse por promover el mejoramiento y perfeccionamiento de las medidas de higiene y seguridad mediante el estudio sistemá tico de los mé todos té cnicos de instalación interior de los talleres, mediante investigaciones especiales sobre los problemas de higiene y seguridad o mediante cualquier otro mé todo.

2. En los territorios donde se considere preferible tener una organización especial de seguro y de prevención de accidentes totalmente independiente de los servicios de inspección, los agentes especiales de esta organización deberá n inspirarse en los principios precitados.

Sección 9. Información

Artí culo 24

La autoridad competente deberá asumir la responsabilidad de divulgar ampliamente, entre los trabajadores, sus familias y los empleadores, la naturaleza y el significado de las medidas adoptadas de conformidad con los artí culos anteriores y con los artí culos de la Recomendación sobre la polí tica social en los territorios dependientes, 1944. Las organizaciones de empleadores y de trabajadores, dondequiera que existan, deberá n ser utilizadas para transmitir a los interesados esta información. Siempre que ello fuere pertinente, esta información se proporcionará en idiomas y dialectos locales.

Sección 10. Definiciones y campo de aplicación

Artí culo 25

A los efectos del presente anexo:

a) la expresión empresa agrí cola puede definirse de suerte que comprenda las operaciones efectuadas en la empresa para la conservación y expedición de los productos agrí colas de la empresa, a menos que se desee clasificar estas operaciones como propias de una empresa industrial;

b) la expresión empresa comercial comprende:

i) los establecimientos comerciales y las oficinas, incluidos los establecimientos dedicados total o principalmente a vender, comprar, distribuir, asegurar, negociar, prestar o administrar bienes o servicios de cualquier naturaleza;

ii) los establecimientos donde esté n hospitalizados, tratados o asistidos, especialmente los viejos, enfermos, lisiados, indigentes o alienados;

iii) los hoteles, restaurantes, pensiones, cí rculos, café s u otros establecimientos aná logos;

iv) los teatros y demá s lugares pú blicos de diversión;

v) todos los establecimientos de un cará cter similar a los enumerados en i), ii), iii) y iv);

c) la expresión empresas industriales comprende:

i) las empresas en las cuales se manufacturen, modifiquen, limpien, reparen, adornen, terminen o preparen productos para la venta, o en las cuales las materias sufran una transformación, comprendidas la construcción de buques, así como las empresas de producción, de transformación y transmisión de electricidad, las empresas de producción y distribución de gas o de cualquier clase de fuerza motriz, las empresas de depuración y distribución de agua y las empresas de calefacción;

ii) las empresas de construcción, reconstrucción, conservación, reparación, modificación o demolición de una o má s de las obras siguientes: construcciones y edificios, ferrocarriles, tranví as, aeropuertos, puertos, muelles, obras de protección contra la acción del agua o del mar, canales, instalaciones para la navegación interior, marí tima o aé rea, caminos, tú neles, puentes, viaductos, cloacas colectoras, cloacas ordinarias, pozos, instalaciones para la irrigación y drenaje, instalaciones de telecomunicaciones, instalaciones para la producción y distribución de energí a elé ctrica y de gas, oleoductos, instalaciones para la distribución de agua, así como las empresas que realicen otros trabajos similares o las obras de preparación o cimentación que preceden a los trabajos antes mencionados;

iii) las minas, canteras e industrias extractivas de cualquier clase;

iv) las empresas de transporte de personas o mercancí as, con excepción del transporte a mano, a menos que a estas empresas se las considere incluidas en la explotación de una empresa agrí cola o comercial;

d) las expresiones empresas agrí colas , empresas comerciales y empresas industriales comprenden por igual las empresas pú blicas o privadas.

Artí culo 26

La autoridad competente podrá , por medio de reglamentos previamente publicados, excluir de la aplicación de las disposiciones del presente anexo a las empresas o buques respecto de los cuales, debido a su naturaleza y tamaño, no sea posible mantener una vigilancia eficaz.

Cross references


RECOMENDACIONES:R070 Recomendación sobre la polí tica social en los territorios dependientes, 1944


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion