En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

R70 (Retirada) Recomendación sobre la polití ca social en los territoriosdependientes, 1944

Recomendación sobre las normas mí nimas de polí tica social en los territoriosdependientes
RECOMENDACION:R070

Lugar:Filadelfia
Sesion de la Conferencia:26
Fecha de adopción:12:05:1944
Sujeto: Polí tica social

Estatus: Instrumento que ha sido superado Retiro de la Recomendación sobre la polí tica social en los territoriosdependientes, 1944 (nú m. 70)

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo, Convocada en Ginebra por el Consejo de Administración de la OficinaInternacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 1 de junio de2004 en su nonagé sima segunda reunión; Despué s de haber examinado una proposición de retiro de diecisé isrecomendaciones internacionales del trabajo, cuestión que constituye elsé ptimo punto en el orden del dí a de la reunión, decide, con fecha diecisé isde junio de dos mil cuatro, retirar la Recomendación sobre la polí tica socialen los territorios dependientes, 1944 (nú m. 70). El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todoslos Miembros de la Organización Internacional del Trabajo así como alSecretario General de la Organización de las Naciones Unidas la presentedecisión de retiro. Las versiones inglesa y francesa del texto de esta decisión de retiro sonigualmente auté nticas.

La Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo:

Convocada en Filadelfia por el Consejo de Administración de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 20 abril 1944 en su vigé sima sexta reunión;

Despué s de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a las normas mí nimas de polí tica social en los territorios dependientes, cuestión que está comprendida en el quinto punto del orden del dí a de la reunión, y

Despué s de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendación,

adopta, con fecha doce de mayo de mil novecientos cuarenta y cuatro, la siguiente Recomendación, que podrá ser citada como la Recomendación sobre la polí tica social en los territorios dependientes, 1944:

Considerando que el desarrollo económico y el progreso social de los pueblos de los territorios dependientes constituyen, cada vez má s, un asunto de interé s y urgencia para los Estados responsables de su administración;

Considerando que la Organización Internacional del Trabajo, desde su comienzo, se ha impuesto la tarea de ayudar a los gobiernos, empleadores y trabajadores en sus esfuerzos por lograr dichos objetivos;

Considerando que la Carta del Atlá ntico ha expresado el deseo de los signatarios de lograr la má s completa colaboración entre todas las naciones en el campo económico, con el objeto de asegurar, para todos, mejores condiciones de trabajo, progreso económico y seguridad social;

Considerando que la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo, por resolución adoptada el 5 de noviembre de 1941, se solidarizó con los principios de la Carta del Atlá ntico y prometió la plena colaboración de la Organización Internacional del Trabajo para su realización;

Considerando que la Organización Internacional del Trabajo ha adoptado en diversas ocasiones convenios y recomendaciones referentes a ciertos aspectos de las condiciones de vida y de trabajo en los territorios dependientes y ha promovido la aplicación en dichos territorios, de conformidad con el artí culo 35 de la Constitución de la Organización, de los convenios y recomendaciones de aplicación general;

Considerando que el progreso del bienestar y del desarrollo de los pueblos dependientes se halla influenciado por las relaciones económicas entre los territorios dependientes y el resto del mundo y tambié n por las medidas de orden interno adoptadas en dichos territorios; y

Considerando que es conveniente enunciar los principios fundamentales de polí tica social que deban observarse en los territorios dependientes, y garantizar la extensión a dichos territorios de la aplicación de normas mí nimas aceptadas internacionalmente, así como el mejoramiento de estas normas, con el propósito de lograr la realización de los fines ya menciona dos,

La Conferencia formula las siguientes recomendaciones:

1. Todo Miembro de la Organización Internacional del Trabajo deberí a dictar o continuar dictando las medidas que sean de su propia competencia, para garantizar el bienestar y el desarrollo de los pueblos de los territorios dependientes, mediante la aplicación efectiva de los principios generales enunciados en la parte I del anexo a la presente Recomendación.

2. Todo Miembro de la Organización a quien incumba la responsabilidad de un territorio dependiente deberí a dictar todas las medidas pertinentes, dentro de su competencia, para garantizar la aplicación efectiva en dicho territorio de las normas mí nimas enunciadas en la parte II del anexo a la presente Recomendación, y, en particular, deberí a someter la presente Recomendación a la autoridad o a las autoridades que sean competentes para aplicar en dicho territorio las normas mí nimas enunciadas en la parte II del anexo.

3. Todo Miembro de la Organización que apruebe la presente Recomendación deberí a notificar al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo la aceptación de los principios generales enunciados en la parte I del anexo; deberí a comunicarle, dentro del plazo má s breve posible, las modalidades de las medidas adoptadas a fin de aplicar las normas mí nimas enunciadas en la parte II del anexo con respecto a cada uno de los territorios dependientes que esté n bajo su responsabilidad y deberí a informar ulteriormente a la Oficina Internacional del Trabajo, conforme lo solicite el Consejo de Administración, sobre las medidas dictadas para aplicar la Recomendación.

4. Las normas enunciadas en la parte II del anexo a la presente Recomendación deberí an ser consideradas como normas mí nimas, que no pueden restringir o modificar la obligación que pueda incumbir a un Miembro de la Organización de aplicar normas má s elevadas, ya sea en virtud de la Constitución de la Organización o en virtud de un convenio internacional del trabajo que haya ratificado; y en ningú n caso podrá n ser aplicadas o interpretadas en forma que disminuyan la protección ya otorgada por la legislación a los trabajadores interesados.

ANEXO ANEXO

Parte I. Principios generales

Artí culo 1

1. Toda polí tica destinada a aplicarse en los territorios dependientes deberá tender, en primer lugar, al bienestar y desarrollo de los pueblos de dichos territorios y a estimular sus propias aspiraciones para lograr el progreso social.

2. Al elaborarse cualquier polí tica de alcance má s general, se tendrá n debidamente en cuenta sus repercusiones en el bienestar de los pueblos dependientes.

Artí culo 2

1. A fin de promover el desarrollo económico y establecer así las bases del progreso social, deberá n hacerse todos los esfuerzos posibles de cará cter internacional, regional, nacional o territorial para prestar ayuda financiera y té cnica al desarrollo económico de los territorios dependientes, bajo el control de las administraciones locales, de suerte que queden protegidos los intereses de los pueblos de los territorios dependientes.

2. Uno de los objetivos de la polí tica de todas las autoridades pú blicas deberá ser el de lograr que haya disponibles fondos suficientes para proveer capitales para el desarrollo económico, en condiciones que garanticen a los pueblos de los territorios dependientes el beneficio má ximo de dicho desarrollo.

3. Cuando ello fuere pertinente, se deberá n tomar medidas de cará cter internacional, regional o nacional a fin de establecer condiciones de comercio que puedan garantizar un nivel de vida razonable a los productores que elaboren eficazmente los artí culos esenciales de exportación de los territorios dependientes.

Artí culo 3

Deberá hacerse todo lo posible, por medio de disposiciones apropiadas de cará cter internacional, regional, nacional o territorial, para fomentar el mejoramiento de la salud pú blica, la vivienda, la alimentación, la instrucción pú blica, el bienestar de los niños, la situación de las mujeres, las condiciones de trabajo, la remuneración de los asalariados y de los productores independientes, la protección de los trabajadores migrantes, la seguridad social, el funcionamiento de los servicios pú blicos y la producción en general. Estas iniciativas comprenderá n la adopción de medidas apropiadas, en el campo comercial, por los paí ses de los que dependan los territorios dependientes.

Artí culo 4

Deberá hacerse todo lo posible para asociar de una manera efectiva a los pueblos de los territorios dependientes en la preparación y ejecución de las medidas de progreso social, preferentemente por intermedio de representantes que ellos mismos hayan elegido, cuando este sistema fuere posible y apropiado.

Parte II. Normas mí nimas

Sección 1. Esclavitud

Artí culo 5

De acuerdo con el propósito de lograr la libertad de trabajo en un mundo libre, se proclama el principio de que la trata de esclavos y la esclavitud, en todas sus formas, será n prohibidas y suprimidas de manera eficaz en todos los territorios dependientes.

Sección 2. Opio

Artí culo 6

1. Habida cuenta de la amenaza que constituye el trá fico del opio y de las demá s drogas nocivas para la salud, productividad y bienestar general de la población de los territorios dependientes, se proclama el principio de que este trá fico será estrictamente reglamentado, de suerte que queden protegidos í ntegramente los intereses de los trabajadores.

2. Se estudiará la posibilidad de prohibir que se fume opio y la abolición de los monopolios del Estado para su venta en todos los territorios dependientes donde aú n se permita fumar esa droga.

Sección 3. Trabajo forzoso u obligatorio

Artí culo 7

1. La utilización del trabajo forzoso u obligatorio en los territorios dependientes, que pudiere haber comenzado durante el estado actual de guerra, será suprimida totalmente dentro del plazo má s breve posible. Mientras tanto, deberá n adoptarse, en los territorios dependientes, todas las medidas necesarias para aumentar el ofrecimiento espontá neo de trabajo.

2. La utilización del trabajo forzoso u obligatorio, en todas sus formas, deberá ser suprimida dentro del plazo má s breve posible.

3. En los casos en que, temporal o excepcionalmente, se recurra al trabajo forzoso u obligatorio en los territorios dependientes, deberá n respetarse las disposiciones y las garantí as del Convenio sobre el trabajo forzoso u obligatorio, 1930. En ningú n caso se podrá autorizar el trabajo forzoso u obligatorio en favor de empleadores privados, tengan o no contratos con el Estado.

4. Convendrá examinar la posibilidad de suprimir o eliminar cualquier excepción respecto a la aplicación de todas las disposiciones del Convenio sobre el trabajo forzoso u obligatorio, 1930, en los territorios dependientes.

5. Convendrá examinar la posibilidad de aplicar el Convenio sobre el trabajo forzoso u obligatorio, 1930, en los territorios dependientes donde pudiere existir trabajo forzoso u obligatorio y donde dicho Convenio no se halle aú n en vigor.

6. Convendrá examinar la posibilidad de que el Convenio sobre el trabajo forzoso u obligatorio, 1930, sea ratificado por aquellos Estados que, no habié ndolo ratificado todaví a, tengan a su cargo territorios dependientes donde pudiere existir trabajo forzoso u obligatorio.

Artí culo 8

A fin de evitar la extensión de los procedimientos de imposición indirecta del trabajo, se deberá examinar la posibilidad de aplicar los principios enunciados en la Recomendación sobre la imposición indirecta del trabajo, 1930.

Sección 4. Reclutamiento de trabajadores

Artí culo 9

1. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser el de eliminar el reclutamiento de trabajadores, sustituyé ndolo por disposiciones que, aunque esté n basadas en el ofrecimiento espontá neo de trabajo, por intermedio de instituciones libres controladas por el gobierno, prevean inspección mé dica, transporte, alimentación, vivienda y cualquier otro beneficio de que disfruten los trabajadores en virtud del sistema actual.

2. Mientras se formulen nuevas proposiciones relativas a los mé todos para obtener trabajo, y a fin de promover rá pidamente el cambio a los nuevos mé todos propuestos, se deberá examinar la posibilidad de aplicar los principios contenidos en la Recomendación sobre la eliminación progresiva del reclutamiento, 1936.

Artí culo 10

1. Convendrá examinar la posibilidad de aplicar el Convenio sobre el reclutamiento de trabajadores indí genas, 1936, en los territorios dependientes donde pudiere existir dicho reclutamiento y donde dicho Convenio no se halle aú n en vigor.

2. Convendrá examinar la posibilidad de que el Convenio sobre el reclutamiento de trabajadores indí genas, 1936, sea ratificado por aquellos Estados que, no habié ndolo ratificado todaví a, tengan a su cargo territorios dependientes donde pueda existir el reclutamiento.

Sección 5. Tipos especiales de contrato de trabajo

Artí culo 11

1. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser el de regular el trabajo a largo plazo mediante un sistema de contratos escritos, en los casos previstos por las disposiciones del Convenio sobre los contratos de trabajo (trabajadores indí genas), 1939, y de acuerdo con dichas disposiciones.

2. Convendrá examinar la posibilidad de aplicar el Convenio sobre los contratos de trabajo (trabajadores indí genas), 1939, en los territorios dependientes donde pudiere existir trabajo de conformidad con un ré gimen de contratos a largo plazo, y donde dicho Convenio no se halle aú n en vigor.

3. Convendrá examinar la posibilidad de que el Convenio sobre los contratos de trabajo (trabajadores indí genas), 1939, sea ratificado por aquellos Estados que, no habié ndolo ratificado todaví a, tengan a su cargo territorios dependientes donde pudiere existir trabajo de conformidad con un ré gimen de contratos a largo plazo.

Artí culo 12

A fin de fijar lí mites precisos a los perí odos de servicio que puedan estipularse en un contrato, se deberá examinar la posibilidad de aplicar los principios enunciados en la Recomendación sobre contratos de trabajo (trabajadores indí genas), 1939.

Artí culo 13

1. Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes para equilibrar la oferta y la demanda en las regiones donde la utilización de la mano de obra ocasional sea inevitable y para evitar cualquier atracción indeseable de la mano de obra ocasional por los centros potenciales de empleo.

2. A fin de garantizar el empleo má ximo de la mano de obra normalmente disponible en esos centros, se estudiará n medidas apropiadas, como, por ejemplo, contratos de trabajo a corto plazo.

Artí culo 14

1. Convendrá suprimir, allí donde pudiera existir, la prá ctica de inscribir apreciaciones de naturaleza subjetiva referentes a la conducta o destreza profesional del trabajador en las tarjetas o cartillas de trabajo que el trabajador, de acuerdo con la ley, deba llevar consigo.

2. El empleo de tarjetas o cartillas de trabajo deberá reglamentarse de suerte que no constituya un modo de intimidación o de presión en el trabajo.

Artí culo 15

Cuando un hombre casado esté empleado por contrato en su paí s, pero a una distancia considerable de su hogar, la autoridad competente deberá tomar, siempre que fuere conveniente, cuantas medidas sean partinentes para ofrecerle todas las posibilidades de estar acompañado, si así lo desea, por su mujer y su familia.

Sección 6. Sanciones penales

Artí culo 16

1. Uno de los objetivos de la polí tica social deberá ser el de abolir las sanciones penales por incumplimiento de un contrato de trabajo, tal como se define en el artí culo 1 del Convenio sobre las sanciones penales (trabajadores indí genas), 1939.

2. Convendrá examinar la posibilidad de aplicar el Convenio sobre las sanciones penales (trabajadores indí genas), 1939, en los territorios dependientes donde puedan aplicarse sanciones penales, y donde dicho Convenio no se halle aú n en vigor.

3. Convendrá examinar la posibilidad de que el Convenio sobre las sanciones penales (trabajadores indí genas), 1939, sea ratificado por aquellos Estados que, no habié ndolo ratificado todaví a, tengan a su cargo territorios dependientes donde pudieren aplicarse sanciones penales.

Sección 7. Empleo de menores

Artí culo 17

1. Se deberá n adoptar en los territorios dependientes medidas adecuadas de la mayor amplitud posible, de acuerdo con las circunstancias locales, para desarrollar progresivamente un vasto programa de educación, formación profesional y aprendizaje, a fin de suprimir el analfabetismo entre los menores y prepararlos eficazmente para un empleo ú til.

2. Para que la población infantil pueda disfrutar de las facilidades de instrucción existentes, y para que la extensión de dichas facilidades no sea obstaculizada por la demanda de mano de obra infantil, deberá prohibirse el empleo de niños en edad escolar en cualquier región donde haya suficientes facilidades de instrucción para la mayorí a de dichos niños.

Artí culo 18

1. Los niños menores de doce años no podrá n ser empleados en ningú n trabajo, con excepción de los trabajos ligeros de cará cter agrí cola o domé stico en los que sólo esté n empleados los miembros de la familia del empleador, o de los trabajos agrí colas ligeros efectuados colectivamente por la comunidad local. Esta edad se elevará progresivamente a medida que se aumente la edad del perí odo de escolaridad.

2. Cuando la costumbre permita la transferencia de niños a la familia de un empleador, las condiciones de transferencia y de trabajo estará n eficazmente reglamentadas y estrechamente vigiladas, ya sea el niño mayor o menor de doce años. Uno de los objetivos de la polí tica social en todos los territorios dependientes deberá ser la abolición progresiva de todas las transferencias de esta í ndole.

Artí culo 19

Los niños menores de quince años no podrá n ser empleados ni podrá n trabajar en empresas industriales o en cualquiera de sus dependencias.

Artí culo 20

Los niños menores de quince años no podrá n ser empleados ni podrá n trabajar en buques.

Artí culo 21

1. Los niños menores de diecisé is años no podrá n ser empleados en las minas en trabajos subterrá neos.

2. Los menores que tengan de diecisé is a dieciocho años no podrá n ser empleados en las minas en trabajos subterrá neos, a menos que presenten un certificado mé dico que pruebe su aptitud para dicho trabajo, firmado por un mé dico reconocido por la autoridad competente.

Artí culo 22

1. Las personas menores de dieciocho años no podrá n ser empleadas ni podrá n trabajar a bordo de buques en calidad de pañoleros o fogoneros.

2. Cuando fuere necesario contratar a un fogonero o a un pañolero en un puerto donde no sea posible encontrar trabajadores de dicha categorí a de una edad mí nima de dieciocho años, el empleo podrá ser ocupado por personas menores de dieciocho años, pero mayores de diecisé is. En este caso deberá contratarse a dos menores para desempeñar el puesto de un fogonero o pañolero.

3. Sin embargo, las disposiciones del presente artí culo no se aplican:

a) al trabajo de menores a bordo de buques cuyo medio de propulsión no sea el vapor;

b) al trabajo de personas menores de diecisé is años, por lo menos, a las que despué s de un examen mé dico se las haya considerado fí sicamente aptas, y que sean empleadas en calidad de pañoleros o fogoneros en buques que se dediquen exclusivamente a la navegación costera.

Artí culo 23

Las disposiciones de los artí culos 18, 1), 19 y 20 no se aplican al trabajo efectuado por menores en un buque escuela o en escuelas té cnicas reconocidas, pú blicos o privados, que tengan un programa de estudios prescrito y que limiten a un perí odo razonable el tiempo de formación o aprendizaje de sus alumnos, a condición de que este trabajo se apruebe e inspeccione por la autoridad competente.

Artí culo 24

1. En el caso de trabajos insalubres, peligrosos o penosos, se fijará n edades mí nimas má s elevadas que las establecidas por los artí culos 18, 1), y 19, o se sujetará n a limitaciones especiales las horas de trabajo de los niños comprendidos entre la edad mí nima de admisión al trabajo y una edad apropiada má s elevada, o bien se adoptará n otras medidas especiales de protección.

2. Se deberá garantizar una protección especial a los niños autorizados para ocupar un empleo fuera de sus hogares.

Artí culo 25

1. Las personas menores de dieciocho años no podrá n ser empleadas durante la noche en empresas industriales o en sus dependencias.

2. Sin embargo, las personas mayores de diecisé is años podrá n ser empleadas durante la noche, en circunstancias excepcionales definidas por la autoridad competente.

Artí culo 26

1. Las personas menores de dieciocho años no podrá n ser empleadas a bordo, a menos que presenten un certificado mé dico que pruebe su aptitud para dicho trabajo firmado por un mé dico reconocido por la autoridad competente.

2. En casos de urgencia, la autoridad competente podrá permitir que una persona menor de dieciocho años se embarque sin haberse sometido a un examen mé dico, a condición de que dicho examen se efectú e, a cargo del empleador, en el primer puerto donde el buque haga escala. Si el resultado del examen mé dico no es satisfactorio, el menor deberá ser enviado, a cargo del empleador y en calidad de pasajero, al puerto o al lugar donde fue enrolado, o a su hogar; de los dos lugares, el má s cercano.

Artí culo 27

Cuando se pongan en prá ctica sistemas de educación adaptados a los intereses económicos y sociales de las comunidades, se deberá examinar la posibilidad de aplicar los principios enunciados en la Recomendación sobre la formación profesional, 1939, siempre que ello fuere posible y apropiado a las circunstancias locales.

Artí culo 28

Para facilitar la aplicación de las disposiciones de la presente sección, se creará n organismos administrativos o se designará n funcionarios. La creación de los organismos o la designación de los funcionarios se efectuará de acuerdo con los mé todos que hayan sido aplicados satisfactoriamente en los territorios metropolitanos o independientes.

Sección 8. Empleo de mujeres

Artí culo 29

Uno de los objetivos de la polí tica social de la autoridad competente deberá ser el de tomar las medidas que, habida cuenta de las condiciones locales, sean pertinentes para asegurar a las mujeres oportunidades de recibir instrucción general, formación profesional y obtener un empleo, garantí as contra las condiciones de trabajo nocivas para la salud y contra la explotación económica, comprendidas aquellas que se tomen para proteger la maternidad, protección contra cualquier forma especial de explotación y un tratamiento equitativo e igual al de los hombres en lo que concierne a la remuneración y demá s condiciones de trabajo.

Artí culo 30

Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes para mejorar la situación social y económica de las mujeres en cualquier territorio dependiente donde la ley o la costumbre mantenga a las mujeres en un estado de servidumbre.

Artí culo 31

1. Se deberá n tomar medidas, tan rá pidamente como sea posible, para proteger la maternidad de las mujeres empleadas en empresas industriales o comerciales.

2. Cuando se pongan en prá ctica dichas medidas, se perseguirá como objectivo, a reserva de las modificaciones exigidas por las condiciones locales, la aplicación de las disposiciones del Convenio sobre el empleo de las mujeres antes y despué s del parto, 1919, y especialmente los principios siguientes:

a) el derecho de la mujer a ausentarse del trabajo antes y despué s del parto; b) el derecho de la mujer a la asistencia mé dica y a prestaciones durante dicha ausencia.

Artí culo 32

1. Las mujeres no podrá n ser empleadas durante la noche en ninguna empresa industrial ni en ninguna de sus dependencias.

2. Sin embargo, las mujeres podrá n ser empleadas durante la noche:

a) en caso de que el trabajo esté relacionado con materias primas o materias en elaboración que puedan alterarse rá pidamente; y

b) cuando en una empresa se produzca un acontecimiento excepcional que no pueda preverse y que no tenga un cará cter periódico.

3. Ademá s, la prohibición del trabajo nocturno podrá suspenderse cuando, por circunstancias especialmente graves, lo exija el interé s pú blico.

4. Las disposiciones del presente artí culo no se aplican a las mujeres que ocupen puestos directivos de responsabilidad y que normalmente no efectú en un trabajo manual.

Artí culo 33

1. Las mujeres no podrá n ser empleadas en los trabajos subterrá neos de las minas.

2. Sin embargo, la autoridad competente podrá autorizar excepciones a la susodicha prohibición en lo que concierne a:

a) las mujeres que ocupen un cargo de dirección y no realicen un trabajo manual;

b) las mujeres empleadas en servicios de sanidad y en servicios sociales;

c) las mujeres admitidas durante sus estudios a realizar prá cticas en la parte subterrá nea de una mina, a los efectos de la formación profesional;

d) cualquier otra mujer que ocasionalmente tenga que bajar a la parte subterrá nea de una mina en el ejercicio de una profesión que no sea de cará cter manual.

Artí culo 34

A fin de promover la aplicación de las medidas relativas al empleo, a la situación económica y al bienestar de las mujeres, se recurrirá al servicio de consejeros té cnicos femeninos cuando se examinen asuntos que interesen especialmente a las mujeres. Los consejeros té cnicos femeninos, siempre que sea posible, deberá n ser elegidos entre la población local.

Sección 9. Remuneración

Artí culo 35

1. El mejoramiento del nivel de vida deberá ser considerado como el objetivo principal de los planes de desarrollo económico.

2. Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes que sean apropiadas a las condiciones locales para garantizar a los productores independientes y a los asalariados, el mantenimiento de un nivel mí nimo de vida, determinado por medio de encuestas oficiales sobre las condiciones de vida, y para permitir el mejoramiento de dicho nivel por sus propios esfuerzos.

3. Las empresas económicas que requieran el empleo de trabajadores que tengan que residir fuera de sus hogares deberá n tener en cuenta las necesidades familiares normales de los mismos.

4. Cuando se recurra temporalmente en favor de una región a los recursos de mano de obra de otras regiones, se deberá n tomar medidas para promover la transferencia de una parte de los salarios y ahorros de los trabajadores de la región donde se realice el trabajo a la región que haya suministrado la mano de obra.

5. Cuando los trabajadores y sus familias se trasladen de una región donde el costo de vida sea bajo a otra región donde sea má s elevado, deberá tenerse en cuenta el aumento del costo de vida que entrañe este cambio de residencia.

6. Se deberá prohibir la sustitución de todo o parte del salario por alcohol u otras bebidas espirituosas.

Artí culo 36

Todos los trabajos pú blicos emprendidos directamente por una autoridad pú blica, o en virtud de contratos celebrados entre una autoridad pú blica y un empleador, deberá n estar sujetos a la condición de que las tasas de salarios y condiciones generales de trabajo no sean inferiores a las tasas y a las condiciones generalmente aceptadas, y, siempre que ello fuere posible, deberá n fijarse previa consulta a las organizaciones interesadas de empleadores y de trabajadores.

Sección 10. Sanidad pú blica, vivienda y seguridad social

Artí culo 37

1. Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes para mejorar la salud de la población mediante la extensión de los servicios mé dicos, el desarrollo de los programas de sanidad pú blica, la realización de encuestas sobre las enfermedades epidé micas y endé micas de los territorios dependientes tropicales y la introducción de medidas adecuadas para combatirlas, así como mediante la divulgación de la enseñanza de la higiene y del mejoramiento de la alimentación y la vivienda.

2. Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes para determinar, por medio de encuestas, las necesidades de alimentación de la población y los medios para mejorar el ré gimen alimentario y para realizar la polí tica alimentaria que indiquen dichas encuestas. Se creará n organismos nacionales de alimentación que deberá n estar provistos de la autoridad, los servicios y los fondos necesarios.

3. La autoridad competente deberá tener la responsabilidad de establecer y mantener condiciones de vivienda satisfactorias. Por regla general, los trabajadores que para vivir normalmente dependan de sus salarios deberá n tener la posibilidad de disfrutar de condiciones de vivienda satisfactorias en inmuebles que no pertenezcan al empleador.

4. Cuando una empresa que utilice mano de obra se halle situada en una región donde no haya viviendas apropiadas, se podrá obligar a la empresa a que suministre alojamiento en forma equitativa. En dichos casos, la autoridad competente deberá definir las normas mí nimas de alojamiento y deberá ejercer un control estricto sobre la aplicación de estas normas. La autoridad competente deberá definir tambié n los derechos que puedan tener los trabajadores al abandonar la casa cuando dejen el empleo y deberá tomar todas las medidas pertinentes para que se respeten estos derechos.

Artí culo 38

Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes, habida cuenta de las condiciones locales, para la asistencia y tratamiento de los enfermos y para la asistencia de los viejos, incapacitados y derechohabientes que estaban a cargo del de cujus.

Artí culo 39

1. La legislación deberá prever el pago de indemnizaciones a las personas empleadas, en caso de incapacidad para el trabajo causada por accidentes acontecidos en relación con el trabajo y durante el curso del mismo, y a los derechohabientes que estuviesen a su cargo en caso de muerte causada por dichos accidentes, así como tambié n la asistencia mé dica a las personas ví ctimas de tales accidentes.

2. La legislación sobre indemnización de accidentes del trabajo se deberá aplicar a todos los obreros, empleados y aprendices ocupados en buques o en empresas industriales, comerciales o agrí colas.

3. Sin embargo, se podrá n establecer excepciones con respecto a:

a) las personas que efectú en trabajos ocasionales, ajenos a la empresa del empleador;

b) los trabajadores a domicilio;

c) los miembros de la familia del empleador que trabajen exclusivamente por cuenta de é ste y vivan con é l;

d) los trabajadores no manuales cuyas ganancias sobrepasen el lí mite que fije la legislación.

Artí culo 40

1. Se deberá garantizar a los trabajadores ví ctimas de enfermedades profesionales, o, en caso de muerte causada por dichas enfermedades, a sus derechohabientes, una indemnización conforme a los principios generales de la indemnización por accidentes del trabajo.

2. Sin embargo, esta indemnización podrá limitarse a las enfermedades principales que existan en el territorio en cuestión.

Sección 11. Prohibición de discriminaciones fundadas en el color y la religión y de otras prá cticas discriminatorias

Artí culo 41

1. Las normas jurí dicas dictadas en cada paí s sobre las condiciones de trabajo deberá n garantizar un trato económico equitativo a todos los trabajadores que residan o trabajen legalmente en el paí s.

2. Se deberá prohibir toda discriminación contra los trabajadores fundada en motivos de raza, color, religión o tribu, con respecto a su admisión en empleos pú blicos o privados.

3. Se deberá n dictar todas las medidas pertinentes, habida cuenta de las condiciones locales, para promover una igualdad efectiva de trato en el empleo, proporcionando para ello facilidades de formación profesional, alentando la supresión de discriminaciones en las negociaciones relativas a los contratos colectivos y de discriminaciones fundadas en la afiliación a una organización sindical y utilizando cualquier otro medio apropiado.

Sección 12. Inspección

Artí culo 42

1. Se deberá n establecer servicios de inspección del trabajo en los territorios donde dichos servicios no existan todaví a. Los inspectores deberá n estar obligados a inspeccionar las condiciones de trabajo a intervalos frecuentes.

2. Los inspectores no deberá n estar, directa o indirectamente, interesados en las empresas sujetas a su inspección.

3. Los trabajadores y sus representantes deberá n gozar de toda clase de facilidades para comunicarse libremente con los inspectores.

Sección 13. Organización industrial

Artí culo 43

1. Se deberá garantizar, por medio de disposiciones apropiadas, el derecho de los empleadores y de los trabajadores a asociarse para cualquier fin lí cito.

2. Se deberá n tomar todas las medidas pertinentes para consultar y asociar a los representantes de las organizaciones de empleadores y de trabajadores al establecimiento y funcionamiento de los organismos de conciliación, arbitraje, fijación de salarios mí nimos e inspección del trabajo. Allí donde las organizaciones representativas de trabajadores no esté n desarrolladas, la autoridad competente deberá designar personas especialmente calificadas para que actú en en nombre de los trabajadores y los orienten y aconsejen durante el perí odo inicial del desarrollo de las organizaciones obreras.

3. Se deberá n dictar todas las medidas pertinentes a fin de garantizar a los sindicatos representativos de los trabajadores interesados el derecho a celebrar contratos colectivos con los empleadores o con las organizaciones de empleadores.

Artí culo 44

1. Tan rá pidamente como sea posible, se deberá n establecer mé todos para solucionar los conflictos colectivos entre empleadores y trabajadores.

2. Representantes de los empleadores y de los trabajadores interesados, entre los que figurará n representantes de sus organizaciones respectivas, cuando dichas organizaciones existan, deberá n, siempre que ello sea posible, estar asociados en la aplicación de estos mé todos, en la forma y grado que determine la autoridad competente, pero en todo caso en nú mero y condiciones iguales.

Sección 14. Organizaciones cooperativas

Artí culo 45

1. Las autoridades competentes deberá n incluir, en su programa económico, la asistencia a las sociedades cooperativas y el desarrollo de las mismas, comprendidas las organizaciones cooperativas de trabajadores formadas con fines sanitarios, las cooperativas de vivienda y las cooperativas con fines educativos. Las medidas que se adopten deberá n revestir la forma de una ayuda económica, siempre que ello fuere pertinente.

2. A estos efectos, se deberá examinar la posibilidad de:

a) adoptar una legislación adecuada, sencilla y poco costosa en su aplicación, que ampare todas las formas de organización cooperativa;

b) crear servicios especiales para promover y vigilar el desarrollo de las organizaciones cooperativas y estimular la educación cooperativa.

3. Cuando ello fuere pertinente, las organizaciones cooperativas deberá n estar efectivamente representadas en las juntas y comité s pú blicos cuyas actividades esté n relacionadas con los intereses de aqué llas.

Sección 15. Definiciones y campo de aplicación

Artí culo 46

A los efectos de esta parte del presente anexo:

a) la expresión empresa agrí cola puede definirse de suerte que comprenda las operaciones efectuadas en la empresa para la conservación y expedición de los productos agrí colas de la empresa, a menos que se desee clasificar estas operaciones como propias de una empresa industrial;

b) la expresión empresa comercial comprende:

i) los establecimientos comerciales y las oficinas, incluidos los establecimientos dedicados total o principalmente a vender, comprar, distribuir, asegurar, negociar, prestar o administrar bienes o servicios de cualquier naturaleza;

ii) los establecimientos donde esté n hospitalizados, tratados o asistidos, especialmente los viejos, enfermos, lisiados, indigentes o alienados;

iii) los hoteles, restaurantes, pensiones, cí rculos, café s u otros establecimientos aná logos;

iv) los teatros y demá s lugares pú blicos de diversión;

v) todos los establecimientos de un cará cter similar a los enumerados en i), ii), iii) y iv);

c) la expresión empresas industriales comprende:

i) las empresas en las cuales se manufacturen, modifiquen, limpien, reparen, adornen, terminen o preparen productos para la venta, o en las cuales las materias sufran una transformación, comprendida la construcción de buques, así como las empresas de producción, de transformación y transmisión de electricidad, las empresas de producción y distribución de gas o de cualquier clase de fuerza motriz, las empresas de depuración y distribución de agua y las empresas de calefacción;

ii) las empresas de construcción, reconstrucción, conservación, reparación, modificación o demolición de una o má s de las obras siguientes: construcciones y edificios, ferrocarriles, tranví as, aeropuertos, puertos, muelles, obras de protección contra la acción del agua o del mar, canales, instalaciones para la navegación interior, marí tima o aé rea, caminos, tú neles, puentes, viaductos, cloacas colectoras, cloacas ordinarias, pozos, instalaciones para la irrigación y drenaje, instalaciones de telecomunicaciones, instalaciones para la producción y distribución de energí a elé ctrica y de gas, oleoductos, instalaciones para la distribución de agua, así como las empresas que realicen otros trabajos similares o las obras de preparación o cimentación que precedan a los trabajos antes mencionados;

iii) las minas, canteras e industrias extractivas de cualquier clase;

iv) las empresas de transporte de personas o mercancí as, con excepción del transporte a mano, a menos que a estas empresas se las considere incluidas en la explotación de una empresa agrí cola o comercial;

d) las expresiones empresas agrí colas , empresas comerciales y empresas industriales comprenden por igual las empresas pú blicas y privadas; e) el té rmino buque comprende todo barco o embarcación, cualquiera que sea su naturaleza, de propiedad pú blica o privada, que se dedique a la navegación marí tima, excepción hecha de los buques de guerra, y podrá ser interpretado como exclusivo de los buques que desplacen menos de un tonelaje especificado y cuenten con un nú mero de tripulantes inferior al que haya sido determinado;

f) el té rmino noche significa un perí odo de once horas consecutivas como mí nimo; sin embargo, en los paí ses tropicales en los que el trabajo se suspenda durante cierto tiempo a mitad de la jornada, el perí odo nocturno podrá ser inferior, siempre que se conceda, en compensación, un descanso durante el dí a;

g) las disposiciones relativas a la edad mí nima podrá n interpretarse como si se refirieran a una edad mí nima presunta, cuando la fecha de nacimiento no pueda determinarse con precisión suficiente.

Artí culo 47

La autoridad competente podrá excluir de la aplicación de las disposiciones de esta parte del presente anexo las empresas o buques respecto de los cuales, debido a su naturaleza y tamaño, no sea posible mantener una vigilancia eficaz.

Cross references


CONVENIOS:C029 Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930
RECOMENDACIONES:R035 Recomendación sobre la imposición indirecta deltrabajo, 1930
RECOMENDACIONES:R046 Recomendación sobre la supresión del reclutamiento,1935

CONVENIOS:C050 Convenio sobre el reclutamiento de trabajadores indí genas,1936

CONVENIOS:C064 Convenio sobre los contratos de trabajo (trabajadoresindí genas), 1939
RECOMENDACIONES:R058 Recomendación sobre los contratos de trabajo(trabajadores indí genas), 1939

CONVENIOS:C065 Convenio sobre las sanciones penales (trabajadoresindí genas), 1939
RECOMENDACIONES:R057 Recomendación sobre la formación profesional, 1939

CONVENIOS:C003 Convenio sobre la protección de la maternidad, 1919
CONSTITUCION:35: artí culo 35 de la Constitución de la OrganizaciónInternacion al del Trabajo


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion