En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R57 Recomendació n sobre la formació n profesional, 1939

Recomendació n sobre la formació n profesional
RECOMENDACION:R057
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:25
Fecha de adopció n:27:06:1939
Sujeto: Orientació n y formació n profesionales
Estatus: Instrumento reemplazado

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 8 junio 1939 en su vigésima quinta reunió n;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la formació n profesional, cuestió n que está comprendida en el primer punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha veintisiete de junio de mil novecientos treinta y nueve, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre la formació n profesional, 1939:

Considerando que el preá mbulo de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo menciona entre las mejoras que deben introducirse en las condiciones de trabajo la organizació n de la enseñanza profesional y técnica;

Considerando que la Conferencia Internacional del Trabajo ha tratado ya parcialmente este problema, especialmente al adoptar en su tercera reunió n, 1921, una Recomendació n sobre el desarrollo de la enseñanza técnica en la agricultura, y en su vigésima tercera reunió n una Recomendació n sobre la enseñanza profesional (edificació n), 1937;

Considerando que en su decimonovena reunió n la Conferencia preconizó , al adoptar una Recomendació n sobre el desempleo (menores), 1935, la generalizació n de las medidas de formació n profesional, y que como consecuencia de una resolució n adoptada en dicha reunió n se decidió incluir en el orden del dí a de la Conferencia la cuestió n de la formació n profesional de los trabajadores en todos sus aspectos;

Considerando que es conveniente establecer una organizació n eficaz de la formació n profesional, en beneficio a la vez de los trabajadores, de los empleadores y de la comunidad en general;

Considerando que la rá pida evolució n de la estructura y de las condiciones econó micas de diversos paí ses, los cambios constantes de los métodos de producció n, y la ampliació n del concepto mismo de la formació n profesional como factor del progreso social y de la cultura general de los trabajadores, han suscitado en muchos paí ses un nuevo examen del problema en su conjunto y han despertado el deseo general de reorganizar la formació n profesional de conformidad con principios mejor adaptados a las necesidades presentes;

Considerando que en estas circunstancias es particularmente oportuno enunciar en la actualidad los principios y métodos que cada uno de los Miembros deberí a aplicar en su territorio, habida cuenta de las necesidades especiales de las diferentes ramas de su economí a nacional y de las diversas profesiones, así como también de los usos y costumbres del paí s, y a reserva de otras medidas especiales exigidas por la formació n profesional en algunas ramas de la actividad, tales como la agricultura o los transportes marí timos,

La Conferencia formula las recomendaciones siguientes:

Parte I. Definiciones

1. A los efectos de la presente Recomendació n:

a) la expresió n formació n profesional designa todos los modos de formació n que permitan adquirir o desarrollar conocimientos técnicos y profesionales, ya se proporcione esta formació n en la escuela o en el lugar de trabajo;

b) la expresió n enseñanza técnica y profesional designa la instrucció n teó rica y prá ctica, cualquiera que sea su grado, proporcionada en la escuela a los efectos de la formació n profesional;

c) el término aprendizaje se aplica a todo sistema en virtud del cual el empleador se obliga, por contrato, a emplear a un joven trabajador y a enseñarle o a hacer que se le enseñe metó dicamente un oficio, durante un perí odo previamente fijado, en el transcurso del cual el aprendiz está obligado a trabajar al servicio de dicho empleador.

Parte II. Organizació n general

2.

1) El trabajo de las diferentes instituciones oficiales y privadas que, en cada paí s, se ocupen de la formació n profesional deberí a, sin comprometer el espí ritu de iniciativa y la adaptabilidad a las necesidades de las distintas industrias, regiones o localidades, coordinarse y desarrollarse sobre la base de un programa general.

2) Este programa deberí a elaborarse en funció n:

a) de los intereses profesionales, culturales y morales del trabajador;

b) de las necesidades de mano de obra de las empresas;

c) del interés general econó mico y social.

3) Al elaborar este programa convendrí a tener igualmente en cuenta los factores siguientes:

a) el estado de desarrollo de la enseñanza general y de la orientació n y selecció n profesionales;

b) la evolució n de la técnica y de la organizació n del trabajo en las empresas;

c) la estructura y las tendencias del mercado del empleo;

d) la polí tica econó mica nacional.

4) La coordinació n y el desarrollo indicados en el apartado 1) deberí an emprenderse en el plano nacional con la colaboració n organizada de las autoridades interesadas en los distintos aspectos del problema enumerados en los apartados 2) y 3), y de las partes interesadas, especialmente las organizaciones profesionales de empleadores y de trabajadores.

Parte III. Preparació n preprofesional

3.

1) Dentro del programa de la enseñanza obligatoria, que debe estar consagrado enteramente a la formació n general, todos los niños deberí an recibir una preparació n que desarrolle en ellos la noció n, el gusto y la estima del trabajo manual, elementos que son indispensables para esta formació n general y que pueden facilitar la orientació n profesional ulterior.

2) La preparació n recomendada deberí a tender principalmente a desarrollar en los niños las cualidades visuales y manuales por medio de trabajos prá cticos, cuya importancia y cará cter deberí an, no obstante, mantenerse en armoní a con los fines generales de la enseñanza obligatoria. El programa de estos trabajos podrí a tener en cuenta la naturaleza de las industrias dominantes en la localidad o regió n, pero deberí a evitar todo cará cter de formació n profesional.

3) La duració n de dicha preparació n deberí a ser, por lo menos, de un año, y deberí a comenzar, a má s tardar, a la edad de trece años y prolongarse hasta la terminació n del perí odo de escolaridad obligatoria.

4.

1) Para determinar las aptitudes profesionales del niño, y para facilitar la elecció n del futuro oficio, convendrí a que los niños que pretendan ejercer una profesió n que exija una larga formació n, y má s especialmente los que se propongan iniciar el aprendizaje, puedan recibir una preparació n preliminar que constituya una transició n entre la enseñanza general y la formació n profesional.

2) Esta preparació n deberí a efectuarse después que haya terminado el perí odo de escolaridad obligatoria. Sin embargo, podrá efectuarse durante el ú ltimo año de escolaridad obligatoria, cuando la legislació n vigente en el paí s interesado fije el lí mite de edad de la escolaridad obligatoria en catorce años por lo menos.

3) La duració n de esta preparació n deberí a determinarse teniendo en cuenta la clase de profesió n y la edad e instrucció n de los jó venes.

4) Los trabajos prá cticos deberí an ocupar un lugar importante en los programas, pero, sin embargo, nunca deberí an predominar sobre los cursos teó ricos de enseñanza general. La enseñanza prá ctica y la enseñanza teó rica deberí an organizarse de suerte que ambas se completen mutuamente. Esta preparació n, desarrollando las aptitudes intelectuales y manuales y evitando cualquier especializació n excesiva, deberí a permitir que dentro de un grupo de profesiones se pudiera determinar aquella en la que el alumno podrí a adquirir una formació n má s completa. La enseñanza prá ctica y la enseñanza teó rica deberí an organizarse de suerte que puedan mantener la continuidad entre esta preparació n preliminar y la formació n profesional subsiguiente.

Parte IV. Enseñanza técnica y profesional

5.

1) Cada paí s deberí a disponer de un conjunto de escuelas cuyo nú mero, distribució n geográ fica y programas estén adaptados a las necesidades econó micas de cada regió n o localidad y ofrezcan a los trabajadores posibilidades suficientes para desarrollar sus conocimientos técnicos y profesionales.

2) Deberí an adoptarse medidas para impedir que una reducció n de los programas de formació n técnica y profesional, en el caso de crisis econó mica o dificultades financieras, comprometa el reclutamiento futuro de la mano de obra. Convendrí a principalmente tener en cuenta, a estos efectos, la concesió n de subvenciones a las escuelas existentes y la organizació n de cursos especiales para suplir la reducció n de las posibilidades de formació n profesional en las empresas causada por el desempleo.

3) En los paí ses que aú n no dispongan de un nú mero suficiente de escuelas profesionales y técnicas serí a conveniente que las empresas, cuya importancia lo permita, asuman los gastos de formació n profesional de cierto nú mero de trabajadores jó venes, en proporció n al total de trabajadores empleados por la empresa.

6.

1) La admisió n a las escuelas profesionales y técnicas deberí a ser gratuita.

2) La asistencia a dichas escuelas deberí a facilitarse, segú n las circunstancias, mediante un auxilio material, por ejemplo, en forma de comidas gratuitas, suministro de ropas e instrumentos de trabajo, transporte gratuito o a precio reducido, o asignaciones para sufragar los gastos de mantenimiento.

7.

1) Los cursos deberí an organizarse en varios grados, que correspondan a las necesidades de formació n de cada rama de la actividad econó mica: a) jornaleros o categorí as similares; b) personal de categorí as intermedias; c) personal directivo.

2) Los programas de los cursos de las distintas escuelas y de los diferentes grados deberí an coordinarse de suerte que faciliten el traslado de una escuela a otra y permitan a los alumnos bien dotados, que posean los conocimientos requeridos, el paso de un grado a otro, e incluso el acceso a la enseñanza técnica superior de categorí a universitaria o equivalente.

8. Los programas de las escuelas técnicas y profesionales deberí an elaborarse de suerte que protejan la adaptabilidad profesional futura de los trabajadores, y a estos efectos deberí an principalmente:

a) tener como finalidad esencial, durante los primeros años de estudios, facilitar al joven trabajador una formació n teó rica y prá ctica fundamental, evitando una especializació n excesiva o prematura; y

b) procurar desarrollar los conocimientos teó ricos del alumno en relació n con la profesió n.

9.

1) Todos los grados de la enseñanza técnica y profesional deberí an incluir materias sobre cultura general y cuestiones sociales en los programas de las escuelas con horario completo y, siempre que lo permita el tiempo disponible, en los programas de las escuelas con horario reducido, a no ser que se trate de cursos especiales, de corta duració n, para adultos.

2) Los programas deberí an comprender cursos de economí a doméstica, que podrí an ser obligatorios u optativos para los jó venes trabajadores, segú n las circunstancias.

10.

1) Los trabajadores de uno u otro sexo deberí an tener el mismo derecho de acceso a todas las instituciones de enseñanza técnica y profesional, a reserva de que las mujeres no tengan que realizar de manera continua trabajos prohibidos por motivos de salud. Sin embargo, podrí a permití rseles un perí odo de prueba de corta duració n para la iniciació n en esos trabajos.

2) Deberí an ofrecerse facilidades suficientes de formació n técnica y profesional para las profesiones a que se dediquen especialmente las mujeres, incluí das las profesiones y actividades domésticas.

Parte V. Formació n antes de entrar en un empleo y durante el empleo

11.

1) La formació n profesional deberí a proporcionarse a los jó venes, antes de entrar en un empleo, en escuelas con horario completo, si la naturaleza de la profesió n, el funcionamiento técnico de la empresa, la insuficiencia del sistema de aprendizaje y de las tradiciones profesionales, u otras condiciones locales, no permiten que se les proporcione en forma satisfactoria durante el empleo.

2) Cuando los jó venes reciban la formació n profesional en las condiciones señaladas en el apartado precedente, la formació n prá ctica deberí a proporcionarse en un ambiente lo má s semejante posible al de la empresa y completarse, cuando las circunstancias lo permitan, con perí odos de prá ctica en el lugar de trabajo.

3) Cuando la formació n profesional se proporcione durante el empleo, convendrí a que se establecieran talleres separados, adaptados a las necesidades de la formació n prá ctica, dentro de las empresas cuya dimensió n y organizació n lo permitan.

12.

1) Todos los trabajadores, hayan o no recibido una formació n profesional antes de entrar en el empleo, deberí an tener la posibilidad de ampliar sus conocimientos técnicos o profesionales asistiendo a cursos complementarios de horario reducido.

2) Estos cursos deberí an ofrecerse en establecimientos situados, siempre que fuere posible, en las proximidades de las empresas o del domicilio de los trabajadores.

3) Los programas de los cursos deberí an adaptarse a las necesidades especiales: a) de los aprendices; b) de los jó venes trabajadores cuyo acceso a un empleo superior convenga facilitar; c) de los trabajadores adultos que deseen adquirir una calificació n profesional o ampliar o perfeccionar sus conocimientos técnicos y profesionales.

4) El tiempo dedicado a los cursos complementarios deberí a estar comprendido en la jornada normal de trabajo de los aprendices y de los demá s jó venes trabajadores que tengan la obligació n de asistir a ellos.

Parte VI. Medidas de coordinació n y de informació n

13. Deberí a mantenerse una colaboració n estrecha entre las escuelas técnicas y profesionales y las industrias u otras ramas de actividad interesadas, especialmente mediante la participació n de empleadores y trabajadores en los consejos de administració n de las escuelas o en sus organismos consultivos.

14.

1) Deberí an crearse comisiones consultivas locales o regionales para mantener la colaboració n entre las autoridades competentes y las instituciones de enseñanza técnica y profesional, las oficinas pú blicas de colocació n y las organizaciones interesadas, especialmente las organizaciones de empleadores y de trabajadores.

2) Estas comisiones deberí an tener por misió n informar a las autoridades competentes sobre:

a) el fomento y la coordinació n de las iniciativas oficiales y particulares en materia de formació n, orientació n y selecció n profesionales en la localidad o la regió n considerada;

b) la elaboració n de los programas de estudio y su adaptació n a las condiciones cambiantes de la prá ctica;

c) las condiciones de trabajo, en las escuelas técnicas y profesionales y en las empresas, de los jó venes que reciban una formació n profesional, y principalmente las medidas adecuadas para garantizar:

i) que el trabajo realizado por ellos est convenientemente limitado y presente un cará cter esencialmente educativo;

ii) que el trabajo de los alumnos en las escuelas técnicas y profesionales no tenga por objeto un lucro comercial.

15.

1) Deberí an adoptarse medidas para informar a las personas interesadas, por medio de folletos, artí culos, charlas, pelí culas, carteles, visitas a las empresas, exposiciones, etc., sobre las profesiones para las cuales los jó venes puedan recibir una formació n que corresponda a sus gustos y aptitudes, sobre las condiciones en que pueda adquirirse esta formació n y sobre las facilidades concedidas a este efecto, y, finalmente, sobre las perspectivas que ofrezca cada tipo de formació n para su carrera y empleo futuros.

2) En esta actividad informativa deberí an participar las escuelas primarias y secundarias, las oficinas de orientació n profesional, las oficinas pú blicas de colocació n y las instituciones de enseñanza técnica y profesional.

Parte VII. Certificados e intercambios

16.

1) Las calificaciones exigidas en los exá menes, al terminar estudios técnicos o profesionales, deberí an fijarse de manera uniforme para una misma profesió n y los certificados entregados después de dichos exá menes deberí an reconocerse en todo el paí s.

2) Serí a conveniente que las organizaciones profesionales de empleadores y de trabajadores colaborasen con las autoridades competentes en la organizació n de estos exá menes.

3) Las personas de uno u otro sexo deberí an tener derechos idénticos a la obtenció n de los mismos certificados o diplomas al terminar los mismos estudios.

17.

1) Serí a conveniente que se organizaran intercambios regionales, nacionales e internacionales de alumnos que hayan terminado su formació n, a fin de que puedan ampliar sus conocimientos y su experiencia.

2) Las organizaciones profesionales de empleadores y de trabajadores deberí an colaborar, en todo lo posible, en la organizació n de estos intercambios.

Parte VIII. Personal docente

18.

1) Los profesores encargados de cursos teó ricos deberí an ser elegidos entre los graduados de las universidades, de las escuelas técnicas o de las escuelas normales, y deberí an poseer o adquirir conocimientos prá cticos sobre la rama de actividad para la cual preparen a sus alumnos.

2) Los profesores encargados de cursos prá cticos deberí an ser elegidos entre los individuos calificados por su experiencia prá ctica; deberí an tener una amplia experiencia en la rama que enseñen, y deberí an hallarse plenamente calificados por sus conocimientos teó ricos y su cultura general.

3) Los profesores contratados en la industria y el comercio deberí an recibir, en todo lo posible, una formació n especial destinada a desarrollar sus capacidades pedagó gicas y, si fuere necesario, sus conocimientos teó ricos y su cultura general.

19. Para mejorar las calificaciones de los profesores y para mantener al dí a sus conocimientos, deberí an tenerse en cuenta los métodos siguientes:

a) establecimiento de contactos entre las empresas y los profesores encargados de los cursos prá cticos, especialmente mediante la organizació n de cursos perió dicos de repaso;

b) organizació n, en las instituciones de enseñanza, de cursos especiales que los profesores puedan seguir individualmente y de cursos de vacaciones, de breve duració n, para grupos de profesores;

c) concesió n, en casos especiales, de becas de viaje o de estudios, o de vacaciones especiales, pagadas o no.

20. Las empresas, actuando en cooperació n con las autoridades escolares, deberí an nombrar como profesores, con horario parcial, para la enseñanza de ramas especiales, a personas empleadas en la industria y el comercio.

Cross references

RECOMENDACIONES:R015 Recomendació n sobre la enseñanza técnica (agricultura), 1921
RECOMENDACIONES:R056 Recomendació n sobre la enseñanza profesional (edificació n) 1937
RECOMENDACIONES:R045 Recomendació n sobre el desempleo, (menores), 1935
CONSTITUCION:P: preá mbulo de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion