En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R53 Recomendació n sobre las prescripciones de seguridad (edificació n), 1937

Recomendació n sobre las prescripciones de seguridad en la industria de la edificació n
RECOMENDACION:R053
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:23
Fecha de adopció n:23:06:1937
Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo
Estatus: Instrumento reemplazado

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 3 junio 1937 en su vigsima tercera reunió n;

Despus de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a las prescripciones de seguridad para los trabajadores de la industria de la edificació n, en lo que concierne a los andamiajes y aparatos elevadores, cuestió n que constituye el primer punto del orden del dí a de la reunió n, y

Despus de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio internacional, completado por una recomendació n que contenga un reglamento-tipo de seguridad,

adopta, con fecha veintitrs de junio de mil novecientos treinta y siete, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre las prescripciones de seguridad (edificació n), 1937:

Considerando que a fin de intensificar los esfuerzos de los Miembros de la Organizació n para disminuir el riesgo de accidentes en la industria de la edificació n es conveniente someter a su consideració n un reglamento-tipo de seguridad y organizar sobre una base internacional el intercambio de los resultados obtenidos mediante la aplicació n de dicho reglamento;

Considerando que el Convenio sobre las prescripciones de seguridad (edificació n), 1937, contiene una serie de principios generales que deben completarse mediante disposiciones detalladas de seguridad;

Considerando que, por consiguiente, es conveniente que los Miembros de la Organizació n que ratifiquen ese Convenio dispongan de un reglamento-tipo cuya eficacia para disminuir el riesgo de accidentes est probada por la experiencia;

Considerando que tambin es conveniente que dicho reglamento-tipo sea puesto a disposició n de cualquier Miembro para guiarle cuando no pueda ratificar inmediatamente el Convenio sobre las prescripciones de seguridad (edificació n) , 1937,

La Conferencia formula las recomendaciones siguientes:

1) Todo Miembro de la Organizació n Internacional del Trabajo deberí a dar el má s amplio cumplimiento que fuere posible y conveniente, dadas las condiciones existentes en el paí s, a las disposiciones del reglamento-tipo anexo a esta Recomendació n o a disposiciones equivalentes.

2) Los Miembros de la Organizació n Internacional del Trabajo que no hayan ratificado el Convenio sobre las prescripciones de seguridad (edificació n), 1937, deberí an enviar espontá neamente, cada tres años, a la Oficina Internacional del Trabajo una memoria que indique la forma en que se haya dado cumplimiento al reglamento-tipo.

ANEXO ANEXO

Reglamento-tipo

Tí tulo I. Andamiajes

Regla 1. Trabajos que requieren el empleo de andamiajes

Se deberá proveer a los trabajadores de un nú mero suficiente de andamiajes adecuados en todos los trabajos que resulten peligrosos si se realizan con escaleras de mano u otros medios.

Regla 2. Montaje de andamiajes

Los andamiajes no se deberá n construir, desmontar o modificar considerablemente, a no ser bajo la direcció n de una persona competente y responsable y, siempre que sea posible, por trabajadores calificados y acostumbrados a este gnero de trabajo.

Regla 3. Calidad de los materiales

1. Todos los andamiajes y dispositivos que los completan, así como todas las escaleras de mano, deberá n estar construidos con materiales de buena calidad, y deberá n tener la resistencia necesaria, habida cuenta de las cargas y tensiones que hayan de soportar.

2. Las piezas de madera utilizadas en la construcció n de andamiajes, pasos, pasarelas y escaleras deberá n ser de buena calidad, de fibra larga, estar en perfecto estado de conservació n y no deberá n pintarse o someterse a tratamiento alguno que impida descubrir fá cilmente sus defectos.

3. La madera utilizada para la construcció n de andamiajes deberá estar desprovista de toda corteza.

4. Se deberá n adoptar las medidas oportunas para que no se rajen las tablas y tablones utilizados en la construcció n de los andamiajes.

5. Las partes metá licas de los andamiajes no deberá n estar corroí das, ni tener grietas u otros defectos que puedan disminuir su solidez.

6. No se deberá n emplear clavos de hierro colado.

Regla 4. Inspecció n y almacenamiento de materiales

1. Antes de montar un andamiaje, una persona competente deberá proceder al examen de todos sus elementos constitutivos, incluidos los tornos, cables y cuerdas, que só lo deberá n ser utilizados si reú nen todas las cualidades requeridas para su empleo.

2. No se deberá n utilizar cuerdas y cables que hayan estado en contacto con á cidos u otras sustancias corrosivas, o que tengan algú n defecto.

3. Todos los materiales utilizados para la construcció n de andamiajes se deberá n almacenar en condiciones apropiadas, separados de los que sean inadecuados para esta construcció n.

Regla 5. Suministro y utilizació n de materiales y conservació n de andamiajes

1. Se deberá suministrar y utilizar material en cantidad suficiente para la construcció n de los andamiajes.

2.

1) Los andamiajes deberá n ser mantenidos en buen estado, y cada una de sus partes bien unida o afianzada para evitar que pueda correrse en caso de uso normal.

2) No se deberá desmontar parcialmente un andamiaje, en forma que permita seguir siendo utilizado, salvo en el caso de que la parte que quede en pie siga cumpliendo las prescripciones del presente reglamento.

Regla 6. Andamiajes fijos sobre pies derechos

1. Las zancas y los travesaños de estos andamiajes deberá n:

a) ser verticales o estar ligeramente inclinados hacia el edificio; y

b) estar colocados suficientemente pró ximos unos a otros para asegurar la estabilidad del andamiaje, habida cuenta de todas las circunstancias que puedan presentarse.

2. La estabilidad de las zancas se asegurará :

a) empotrá ndolas en el suelo hasta la profundidad necesaria, de acuerdo con la naturaleza del terreno; o

b) asentá ndolas sobre tablones u otros talones apropiados, en forma que se evite su deslizamiento; o

c) por otro procedimiento adecuado.

3. Cuando dos andamiajes se unan en un á ngulo del edificio se fijará una zanca en el lado exterior de ambos.

4.

1) Las hileras deberá n estar prá cticamente horizontales y só lidamente afianzadas a las zancas mediante pernos, grapas, cuerdas u otros medios apropiados.

2) Los extremos de dos hileras consecutivas, colocadas al mismo nivel, deberá n estar unidos só lidamente a una zanca, a menos que se utilicen dispositivos especiales que ofrezcan las mismas garantí as de solidez.

5.

1) Los almanques deberá n estar derechos y só lidamente afianzados a las hileras.

2) En caso de que no se utilicen hileras, los almanques deberá n estar afianzados a las zancas y apoyados en ejiones só lidamente asegurados.

3) Cuando los almanques apoyen uno de sus extremos en la pared, el plano de apoyo deberá tener, como mí nimo, 10 cm de longitud.

4) Las dimensiones de los almanques deberá n estar en consonancia con las cargas que deban soportar.

5) La distancia entre dos almanques consecutivos que sostengan una plataforma deberá fijarse teniendo en cuenta las cargas previstas y la naturaleza del piso de la plataforma.

6) De manera general, esta distancia nunca deberá ser mayor de 1 m para los tablones de menos de 40 mm de espesor, de 1,50 m para los tablones de menos de 50 mm de espesor y de 2 m para los tablones de 50 mm o má s de espesor.

7) Las condiciones exigidas por el pá rrafo 5, apartado 6), de esta regla no se aplicará n a las plataformas destinadas a sostener exclusivamente materiales ligeros de construcció n, pero en este caso la distancia entre los almanques no deberá ser mayor de 2 m.

6. Ningú n tabló n utilizado para una plataforma deberá tener un espesor inferior a 30 mm.

Regla 7. Andamiajes fijos de escalera de mano

1. Los andamiajes de escalera só lo se deberá n utilizar para trabajos ligeros que requieran poco material (revoque, pintura y otros aná logos).

2. Las escaleras que sirvan de zancas en los andamios de escalera:

a) deberá n tener una resistencia adecuada; y

b) deberá n estar:

i) empotradas en el suelo hasta la profundidad necesaria, de acuerdo con la naturaleza del terreno; o

ii) asentadas sobre talones o tablones, de suerte que las dos zancas de cada escalera descansen por igual sobre tal base y estn só lidamente afianzadas en su base para evitar todo deslizamiento.

3. Cuando se utilice una escalera para alargar otra, ambas deberá n superponerse en una longitud mí nima de 1,50 m y estar firmemente unidas.

Regla 8. Estabilidad de los andamiajes fijos sobre pies derechos y de los andamiajes de escalera

1. Todo andamiaje deberá estar suficiente y apropiadamente entrelazado con tirantes.

2. Todo andamiaje, a no ser que fuere independiente, deberá estar rí gidamente unido al edificio, a intervalos razonables, tanto en sentido vertical como horizontal.

3. Cuando se trate de un andamiaje independiente, un tercio por lo menos de los almanques deberá n dejarse en su lugar hasta que definitivamente se desmonte el andamiaje, y continuar só lidamente afianzados a las hileras o a las zancas, segú n proceda.

4. Toda armazó n y todo dispositivo que sirvan de sustentació n a las plataformas de trabajo deberá n estar só lidamente construidos y bien asentados y estabilizados mediante riostras de resistencia apropiada.

5. Nunca deberá n utilizarse ladrillos movedizos, tuberí as de desague, remates de chimenea u otros materiales inadecuados para la construcció n o afianzamiento de los andamiajes.

Regla 9. Andamiajes fijos en voladizo o en resalte

1. Los andamiajes en voladizo o en resalte deberá n:

a) estar afianzados y sujetos en forma segura por la parte interior;

b) tener vigas de sustentació n de longitud y secció n suficientes para asegurar su solidez y estabilidad; y

c) estar adecuadamente entrelazados y sostenidos.

2. Só lo se deberá n utilizar las partes resistentes del edificio como puntos de apoyo para los elementos de andamiaje.

3. Cuando las plataformas de trabajo descansen sobre soportes empotrados en el muro, stos deberá n estar adecuadamente entrelazados con riostras, atravesar el muro de parte a parte y estar bien afianzados por la parte interior.

Regla 10. Andamiajes de mnsulas

No se utilizará andamiaje alguno de mnsulas, sostenido mediante grapones o espigones introducidos en el muro, a menos que las mnsulas sean de suficiente resistencia y de metal adecuado, y estn sujetas al muro de suerte que ofrezcan absoluta seguridad.

Regla 11. Andamiajes pesados suspendidos de plataforma mó vil

1. Los andamiajes pesados suspendidos de plataforma mó vil deberá n reunir las condiciones enumeradas en la presente regla.

2. Las vigas de sustentació n en voladizos deberá n:

a) tener resistencia y secció n suficientes para asegurar la solidez y estabilidad del andamiaje;

b) estar colocadas perpendicularmente a la fachada del edificio; y

c) hallarse cuidadosamente espaciadas, de manera que coincidan con los almanques o las abrazaderas de la plataforma.

3. El saliente de las vigas de sustentació n deberá permitir que la plataforma quede fijada a una distancia má xima de 10 cm de la fachada del edificio.

4.

1) Las vigas de sustentació n deberá n estar afianzadas al edificio mediante pernos u otros dispositivos equivalentes.

2) Los pernos deberá n estar debidamente ajustados y deberá n afianzar adecuadamente las vigas de sustentació n al armazó n del edificio.

5. No se utilizará n contrapesos para afianzar las vigas de sustentació n de este tipo de andamiajes.

6. Al extremo de las vigas de sustentació n deberá n colocarse pernos de tope.

7. Las bridas de suspensió n que sirven para afianzar los cables a las vigas de sustentació n deberá n colocarse verticalmente por encima de los ejes de los tambores de los tornos en las plataformas mó viles. El extremo del cable, provisto de una zapata, deberá estar colocado en el centro del perno cintrado de la brida de suspensió n.

8. Para sostener la plataforma se utilizará n almanques o abrazaderas apropiados, que deberá n estar bien afianzados a fin de evitar todo deslizamiento. Las abrazaderas deberá n estar convenientemente unidas por medio de empalmes.

9. Los cables utilizados para la suspensió n deberá n:

a) tener en todo momento un coeficiente mí nimo de seguridad de 10 (diez) respecto de la carga má xima que los cables puedan tener que soportar; y

b) tener una longitud suficiente para que queden en el tambor dos vueltas de cable cuando la plataforma est en su posició n má s baja.

10. Los tornos de estos andamiajes deberá n estar construidos de suerte que su mecanismo pueda ser fá cilmente inspeccionado.

Regla 12. Andamiajes ligeros suspendidos de plataforma mó vil

1. Los andamiajes ligeros suspendidos de plataforma mó vil deberá n reunir las condiciones enumeradas en la presente regla.

2. Las vigas de sustentació n en voladizo deberá n tener una longitud y una acció n suficientes y estar convenientemente colocadas y sostenidas.

3.

1) Los extremos interiores de las vigas de sustentació n deberá n estar firmemente sujetos.

2) Si las vigas de sustentació n se afianzan con sacos de lastre, u otros contrapesos formados de materiales a granel, estos sacos o contrapesos deberá n estar firmemente amarrados a dichas vigas.

3) Los cables de suspensió n deben tener un coeficiente mí nimo de seguridad de 10 (diez).

4. La longitud de la plataforma no deberá exceder de 8 m.

5. La plataforma deberá estar suspendida, por lo menos, por tres cuerdas, distanciadas por un espacio que no deberá exceder de 3 m. Ninguna cuerda intermedia deberá estar, en ningú n momento, má s tensa que las dos de los extremos.

6. Las poleas deberá n estar sujetas a las plataformas mediante fuertes abrazaderas de hierro que, pasando bajo la plataforma y sobre los lados, se hallen firmemente afianzadas y estn provistas de ojetes para el paso de las cuerdas.

7. En el caso de plataformas suspendidas donde los obreros trabajen sentados, se colocará n dispositivos que mantengan la plataforma a una distancia del muro no inferior a 30 cm e impidan que los obreros se golpeen en las rodillas si la plataforma se balancea.

Regla 13. Otros andamiajes suspendidos

1. Só lo en circunstancias excepcionales, durante un trabajo de corta duració n y bajo la vigilancia de una persona responsable, se utilizará n como andamios suspendidos cubos, cuvanos, banquetas u otros objetos semejantes.

2. Cuando se utilice un objeto de este gnero a manera de andamio suspendido:

a) deberá estar sostenido por cables o cuerdas que tengan un coeficiente mí nimo de seguridad de 10 (diez) en relació n con la carga total, incluido el peso muerto; y

b) se adoptará n las precauciones necesarias para evitar la caí da de los obreros.

3. Cuando se utilice un cubo o un cuvano a manera de andamio suspendido:

a) deberá tener una profundidad mí nima de 75 cm; y

b) deberá estar firmemente sostenido por dos fuertes abrazaderas de hierro que rodeen exteriormente la plataforma y sus lados, y estn provistas de ojetes para el paso de las cuerdas.

Regla 14. Transporte y colocació n de materiales sobre los andamiajes Repartició n de cargas

1. El transporte o colocació n de cargas pesadas sobre un andamiaje se deberá hacer con precaució n, a fin de que no se produzca ningú n choque brusco.

2. Las cargas se repartirá n en los andamiajes con toda la uniformidad posible, cuidando en todo caso de no provocar un desequilibrio peligroso.

3. Durante todo el tiempo que se utilice un andamiaje, se cuidará constantemente de que no est cargado con exceso y de que no soporte el peso de materiales innecesarios.

Regla 15. Instalació n de aparatos elevadores en los andamiajes

1. Cuando en un andamiaje se deba instalar algú n aparato elevador:

a) se inspeccionará n cuidadosamente los diversos elementos del andamiaje y, si fuere necesario, deberá n ser reforzados;

b) se evitará toda posibilidad de movimiento de los almanques; y

c) si fuere posible, se enlazará n las zancas firmemente a alguna secció n resistente del edificio, en el lugar donde deba instalarse el aparato elevador.

2. Cuando la plataforma del aparato elevador no se deslice entre guí as, o cuando la carga pueda tocar el andamiaje durante el izado o el descenso, se instalará un cerramiento aislador en toda la altura del andamiaje para evitar que la carga pueda enredarse en el mismo.

Regla 16. Inspecció n perió dica de los andamiajes

Los andamiajes deberá n ser inspeccionados por una persona competente:

a) una vez por semana cuando menos; y

b) despus de todo perí odo de mal tiempo y de cualquier interrupció n importante de los trabajos.

Regla 17. Utilizació n de andamiajes construidos por otros contratistas

Todo andamiaje, haya sido construido o no por el empleador cuyos obreros vayan a utilizarlo, deberá :

a) ser examinado por una persona competente, antes de ser utilizado, a fin de asegurarse particularmente de que:

i) el andamiaje tiene buena estabilidad;

ii) los materiales utilizados en su construcció n se hallan en buen estado;

iii) el andamiaje es apropiado para el uso a que se destina;

iv) se han instalado los dispositivos de seguridad prescritos;

b) ser mantenido en buen estado todo el tiempo que se utilice.

Regla 18. Plataformas de trabajo

1. Toda plataforma de trabajo situada a má s de 2 m sobre el suelo de berá ser de piso unido.

2.

1) El ancho de las plataformas deberá ser adecuado a la naturaleza del trabajo, y en cada una de sus partes deberá haber un pasaje de 60 cm, por lo menos, libre de todo obstá culo fijo o de materiales depositados.

2) El ancho de la plataforma nunca deberá ser menor de:

a) 60 cm cuando se la utilice ú nicamente para sostener personas, y no para depositar materiales;

b) 80 cm cuando se la utilice para depositar materiales;

c) 1,10 m cuando se la utilice para sostener otra plataforma má s elevada;

d) 1,30 m cuando se la utilice para el desbaste e igualado de piedras;

e) 1,50 m cuando se la utilice para sostener otra plataforma má s elevada y para el desbaste e igualado de piedras.

3. El ancho má ximo de toda plataforma sostenida por almanques no deberá exceder, por regla general, de 1,60 m.

4. Toda plataforma de trabajo que forme parte de un andamiaje fijo de zancas deberá estar a 1 m o má s debajo del extremo de las zancas.

5. Las tablas y tablones que formen parte de una plataforma de trabajo o se utilicen como estribos de andamio deberá n tener:

a) un espesor que ofrezca absoluta seguridad, habida cuenta de la separació n entre dos almanques sucesivos, pero que en ningú n caso deberá ser inferior a 30 mm; y

b) un ancho mí nimo de 15 cm.

6. Ninguna tabla o tabló n que forme parte de una plataforma de trabajo deberá sobrepasar su soporte extremo en una distancia que exceda cuatro veces del espesor de la tabla o del tabló n.

7. Las tablas o los tablones no deberá n montar uno sobre otro, a menos que se adopten medidas pertinentes, tales como la colocació n de piezas de disminució n, para reducir al mí nimo el riesgo de un tropezó n y facilitar el paso de carretillas.

8. Las tablas o los tablones que formen parte de una plataforma de trabajo deberá n estar sostenidos por tres soportes, como mí nimo, a menos que la distancia entre dos almanques consecutivos y el espesor de la tabla o el tabló n excluyan todo riesgo de flexió n excesiva o de arqueo.

9. Las plataformas deberá n estar construidas de suerte que las tablas o tablones no puedan correrse en caso de uso normal.

10. Siempre que sea posible, las plataformas deberá n sobrepasar 60 cm, por lo menos, el á ngulo de los muros del edificio.

11. Todas las secciones de una plataforma de trabajo o de un puesto de trabajo que presenten un peligro de caí da para las personas, desde una altura superior a 2 m, deberá n estar provistas:

a) de una o varias barandillas adecuadas, que tengan una secció n transversal de 30 cm2, por lo menos, y estn emplazadas a 1 m de altura, por lo menos, por encima de la plataforma o de toda elevació n instalada sobre dicha plataforma como puesto de trabajo, de suerte que el vací o debajo de la barandilla no exceda de 85 cm;

b) de plintos de una altura suficiente para evitar que los materiales o herramientas caigan de la plataforma, altura que en ningú n caso será inferior a 15 cm. Estos plintos deberá n colocarse lo má s cerca posible de la plataforma.

12. Las barandillas, los plintos y demá s dispositivos de protecció n deberá n mantenerse fijos, exceptuados aquellos momentos en los que sea necesario permitir el acceso de personas o el transporte o traslado de materiales.

13. Las barandillas y los plintos de las plataformas de andamio deberá n estar fijados a la parte interior de los montantes.

14. Las plataformas de andamiajes suspendidos deberá n estar provistas de barandillas y plintos por todos los lados; sin embargo:

a) la barandilla del lado del muro podrá tener só lo 70 cm de altura si el trabajo que deba realizarse no permite una altura mayor; y

b) no será obligatoria la colocació n de la barandilla y del plinto por el lado del muro cuando los obreros trabajen sentados en la plataforma; pero en ese caso la plataforma estará provista de cables, cuerdas o cadenas que ofrezcan al personal un asidero prá ctico y firme y suficiente para sostener a un obrero que pudiere resbalar.

15. El espacio entre el muro y la plataforma será de la menor amplitud posible, salvo cuando los obreros trabajen sentados, y en tal caso no será mayor de 45 cm.

Regla 19. Pasarelas, pasos y escaleras

1. Toda pasarela o paso que tenga alguna de sus partes situada a má s de 2 m de altura del suelo o piso deberá :

a) ser de piso unido;

b) tener un ancho mí nimo de 50 cm.

2. La inclinació n má xima de las pasarelas o pasos no deberá exceder de 60 cm por metro.

3. Cuando las pasarelas o pasos se utilicen para el transporte de materiales se deberá dejar un espacio libre que:

a) tenga un ancho adecuado para poder transportar los materiales sin quitar las barandillas y plintos; y

b) no sea nunca de un ancho inferior a 60 cm.

4. Todos los tablones que formen parte de una pasarela o de un paso deberá n estar afianzados y sostenidos de suerte que se evite toda flexió n excesiva o desigual.

5. Cuando la inclinació n haga necesario el uso de apoyos suplementarios para los pies, y en todos los casos en que la inclinació n exceda de 25 cm por metro, se utilizará n listones a manera de peldaños, los cuales:

a) se colocará n a intervalos adecuados; y

b) abarcará n todo el ancho de la pasarela; sin embargo, podrá n ser interrumpidos en un ancho de 10 cm, a fin de facilitar el paso de las carretillas.

6. Deberá n instalarse barandillas a todo lo largo de las escaleras.

7. Las pasarelas, pasos y escaleras que presenten un peligro de caí da para las personas desde una altura superior a 2 m deberá n estar provistos:

a) de una o varias barandillas adecuadas que tengan una secció n transversal de 30 cm2, por lo menos, y estn emplazadas a 1 m de altura, por lo menos, por encima de la pasarela, del paso o de la escalera, de suerte que el vací o debajo de la barandilla no exceda de 85 cm.

b) de plintos de una altura suficiente para evitar que los materiales o herramientas caigan de la pasarela, paso o escalera, altura que en ningú n caso será inferior a 15 cm. Estos plintos deberá n colocarse lo má s cerca posible de la pasarela, paso o escalera.

Regla 20. Disposiciones generales referentes a las plataformas, pasarelas, pasos y escaleras

1. Las plataformas, pasarelas, pasos o escaleras se deberá n mantener siempre libres de obstá culos inú tiles, residuos, etc.

2. Se deberá n adoptar las precauciones pertinentes para evitar que el piso de las plataformas, pasarelas, pasos o escaleras se ponga resbaladizo.

3. Nunca deberá n utilizarse ladrillos movedizos, tuberí as de desague, remates de chimenea u otros materiales sueltos o inadecuados para el afianzamiento de ninguna de las parte de una plataforma de trabajo, pasarela o paso.

4. Nunca deberá n utilizarse canalones de desague, balcones o salientes de stos, cables de pararrayos, u otras partes inadecuadas del edificio, para afianzar plataformas de trabajo, pasarelas o pasos.

5. No se utilizará para el trabajo ninguna plataforma, pasarela o paso hasta que se haya terminado su construcció n, de acuerdo con las presentes disposiciones, y hasta que se hayan colocado en su debida forma los dispositivos de protecció n prescritos.

Regla 21. Andamiajes sobre caballetes

1. No se deberá n utilizar andamiajes sobre caballetes:

a) que tengan má s de dos hileras superpuestas de caballetes;

b) cuya altura sobrepase de 3 m del suelo o del piso; o

c) montados sobre andamiajes suspendidos.

2. La anchura de los andamios sobre caballetes colocados sobre plataformas deberá permitir que quede suficiente espacio libre en la plataforma para el transporte de materiales.

3. Los caballetes deberá n estar firmemente afianzados para evitar todo corrimiento.

Regla 22. Escaleras de mano

1. Toda escalera de mano utilizada como medio de comunicació n deberá sobrepasar en 1 m, por lo menos, del lugar má s alto a que deban subir las personas que la utilicen, o prolongarse por un montante de la misma altura que forme pasamano a la llegada.

2. Las escaleras de mano no deberá n asentarse sobre ladrillos sueltos u otros materiales movedizos, sino que deberá n apoyarse sobre un plano regular y firme.

3. Toda escalera de mano:

a) deberá estar fija en forma segura, de suerte que no se desplacen sus puntos de apoyo superiores o inferiores; o

b) si no fuera posible inmovilizarla en la parte superior, se la fijará só lidamente por la base; o bien

c) si tampoco fuera posible sujetarla en la base, un hombre deberá estar al pie de la escalera para evitar su deslizamiento.

4. Se deberá evitar que las escaleras se comben má s de lo normal.

5. Las escaleras de mano se deberá n apoyar por igual y en forma apropiada sobre cada uno de sus montantes.

6. Cuando se utilicen escaleras de mano para comunicar diferentes pisos:

a) las escaleras deberá n sobresalir del plano del piso superior;

b) deberá haber en cada piso un rellano de protecció n, con la mí nima abertura de paso que sea posible.

7. No se deberá n utilizar escaleras a las que les falte algú n peldaño o lo tengan defectuoso.

8. No se deberá n utilizar escaleras que tengan uno o má s peldaños sujetos con clavos, grapas u otros medios de sujeció n aná logos.

9. Las escaleras de madera deberá n estar construí das con:

a) montantes suficientemente resistentes hechos con madera que no tenga defectos visibles cortada longitudinalmente a la fibra; y

b) peldaños de madera sin defectos visibles, embutidos en los montantes, con exclusió n de todo peldaño fijado só lo con clavos.

10. No deberá n utilizarse escaleras de pizarrero ni de pintor por obreros de otras profesiones.

Regla 23. Protecció n de vanos

1. Toda abertura hecha en el pie de un edificio o en una plataforma de trabajo para caja de escalera o de ascensor, para izar materiales, para facilitar el paso a los trabajadores, o para cualquier otro fin, deberá estar provista:

a) de una o varias barandillas adecuadas que tengan una secció n transversal de 30 cm2, por lo menos, y estn emplazadas a 1 m. de altura, por lo menos, por encima de la plataforma o del piso, de suerte que el vací o debajo de la barandilla no exceda de 85 cm;

b) de plintos de una altura suficiente para evitar que los materiales o herramientas caigan de esta plataforma o del piso, altura que en ningú n caso será inferior a 15 cm. Estos plintos deberá n colocarse lo má s cerca posible de la plataforma o del piso.

2. Toda abertura hecha en un muro y situada a menos de 1 m. de altura del piso o de la plataforma deberá estar provista:

a) de una o varias barandillas que tengan una secció n transversal de 30 cm2, por lo menos, y estn emplazadas a 1 m de altura, por lo menos, por encima de la plataforma o del piso, de suerte que el vací o debajo de la barandilla no exceda de 85 cm; y

b) si fuere necesario, de plintos de una altura suficiente para evitar la caí da de las herramientas o los materiales, altura que en ningú n caso será inferior a 15 cm. Estos plintos deberá n colocarse lo má s cerca posible del piso o de la plataforma, o del lado inferior de la abertura.

3. Salvo en los casos previstos en el pá rrafo siguiente, los dispositivos de protecció n de aberturas deberá n permanecer fijos hasta que sea necesario quitarlos para tapar definitivamente la abertura.

4. No deberá n quitarse los dispositivos de protecció n de las aberturas, excepto cuando sea necesario permitir el acceso de personas, o el transporte o traslado de materiales, y deberá n reponerse en su lugar inmediatamente despus.

5. Cuando se deba efectuar algú n trabajo sobre un envigado no cubierto, se cubrirá ste con un entablado que ofrezca absoluta seguridad, o bien se adoptará n otras medidas eficaces para evitar la caí da de personas.

Regla 24. Trabajos sobre tejados

1. Nadie deberá trabajar sobre un tejado que por su inclinació n, por la naturaleza de su superficie o por las condiciones atmosfricas presente un peligro de caí da, a menos que se adopten precauciones apropiadas para evitar la caí da de personas o de materiales.

2. En los tejados de vidrio o de materia poco resistente se adoptará n precauciones especiales para evitar que los obreros pisen inadvertidamente sobre las partes no resistentes, y para que las reparaciones necesarias se realicen sin peligro de accidente.

3.

1) Para la realizació n de trabajos de cierta importancia sobre tejados cuya pendiente sea superior a 34 grados (2/3), o cuya superficie sea resbaladiza, só lo se podrá n emplear obreros de experiencia que reú nan las cualidades fí sicas y psí quicas necesarias.

2) Cuando haya personas ocupadas en tales trabajos:

a) se proveerá n, siempre que sea posible, los elementos siguientes:

i) barandillas apropiadas;

ii) una plataforma de trabajo adecuada, sostenida firmemente, y de un ancho mí nimo de 40 cm;

iii) escaleras de mano, escaleras de pizarrero o tableros de rastra adecuados y bien afianzados;

b) cuando no sea posible instalar los elementos mencionados en el apartado a):

i) se proveerá a los obreros de cinturones de seguridad con cuerdas que les permitan atarse a algú n punto resistente de la construcció n; y

ii) cuando no se pueda atar la cuerda de seguridad a algú n punto resistente de la construcció n, una segunda persona sujetará la cuerda de manera que ofrezca absoluta seguridad.

Regla 25. Disposiciones diversas

1. Todo lugar de la obra donde trabajen o circulen personas que puedan ser alcanzadas por materiales, herramientas o cualquier otro objeto que caiga de una altura superior a 3,50 m deberá estar cubierto de suerte que se proteja a tales personas, salvo en el caso de que se adopten otras medidas eficaces para evitar toda caí da de objetos desde dicha altura.

2. Nunca se deberá n lanzar desde arriba materiales de andamiaje, herramientas u objetos, sino que deberá n descenderse cuidadosamente.

3. Se deberá n proveer medios de acceso seguros a todas las plataformas y demá s lugares de trabajo.

4. Todo tajo o lugar donde hayan de penetrar personas, así como sus ví as de acceso, deberá n estar convenientemente alumbrados.

5. Si fuere necesario, se instalará un alumbrado especial en todas las partes de los andamiajes o de las construcciones en los cuales se icen materiales.

6. Durante la ejecució n de todo trabajo de construcció n, reparació n, transformació n, conservació n o demolició n de edificios deberá n adoptarse las medidas necesarias para evitar que las personas sufran accidentes por contacto con conductores o aparatos elctricos, incluso cuando los conductores o aparatos elctricos sean de baja tensió n.

7. Se procederá a machacar o a extraer los clavos salientes que pueda tener cualquiera de los materiales utilizados en la construcció n de andamiajes o de entibos.

8. Los materiales que se encuentren en el tajo no se deberá n apilar o colocar en forma que puedan constituir un peligro para las personas.

Tí tulo II. Aparatos elevadores

Regla 26. Disposiciones generales

1. Todos los elementos de la armazó n, del mecanismo y de los accesorios de fijació n de las grú as, cabrestantes y tornos y todos los demá s aparatos elevadores y aparejos deberá n:

a) ser de buena construcció n mecá nica y estar fabricados con materiales só lidos, de resistencia adecuada y libres de defectos;

b) ser conservados en buen estado y en perfecto funcionamiento; y

c) siempre que su forma de construcció n lo permita, ser examinados en su posició n de servicio, una vez por semana como mí nimo, por el conductor u otra persona competente.

2. Se deberá n adoptar las medidas pertinentes para determinar la carga ú til má xima admisible de cada aparato elevador.

3. Se deberá indicar claramente la carga ú til má xima admisible:

a) en todo cabrestante, torno o polea utilizado para izar o bajar cualquier carga;

b) en todo poste o má stil derrick utilizado para izar o bajar cargas de 1000 o má s kilos; y

c) en toda grú a.

4. En las grú as de brazo inclinable se indicará n las cargas ú tiles admisibles para los diversos á ngulos de inclinació n del brazo.

5. Ningú n cabrestante, grú a, torno u otro aparato elevador ni elemento alguno de tales aparatos deberá ser cargado con un peso superior a la carga ú til má xima admisible, salvo en los casos previstos en el pá rrafo siguiente.

6. Cuando se trate de ensayar una grú a o cualquier otro aparato elevador, se podrá sobrepasar la carga ú til má xima admisible, siempre que lo autorice la persona competente nombrada para realizar los ensayos.

7. Se deberá n adoptar medidas eficaces para evitar que las personas se paren o circulen debajo de la carga mientras se iza sta.

8. No se deberá dejar suspendida ninguna carga en un aparato elevador, a menos que ste siga estando bajo el control efectivo de una persona competente, mientras se mantenga suspendida la carga.

9. Todo conductor de grú a o de otro aparato elevador deberá estar debidamente calificado para efectuar su trabajo.

10. No deberá n utilizarse los servicios de personas menores de dieciocho años para manejar un aparato elevador, o para transmitir señales al conductor.

11. En condiciones normales de trabajo, se nombrará una sola persona responsable para transmitir al conductor de la grú a las señales necesarias.

12. Cuando en el trabajo de izado o de descenso de materiales con grú a el conductor o la persona que la maneje no pueda ver la carga en todas sus posiciones, uno o varios trabajadores deberá n colocarse en forma que vean la carga en todo su recorrido y transmitan las señales oportunas al conductor de la grú a o a quien la maneje.

13.

1) Para cada maniobra que deba efectuarse se convendrá una señal bien definida y de tal naturaleza que la pueda ver u oí r fá cilmente la persona a la que vaya dirigida.

2) Cuando la señal sea sonora o luminosa deberá ser producida por un dispositivo eficaz.

3) Todo hilo destinado a transmitir señales deberá estar adecuadamente protegido para evitar cualquier contacto accidental.

14. Los motores, engranajes, transmisiones, conductores elctricos y otras partes peligrosas de los aparatos elevadores deberá n estar provistos de dispositivos eficaces de protecció n, que no deberá n quitarse mientras funcione la má quina o el aparato. Cuando hayan debido quitarse los dispositivos de protecció n deberá n ser puestos en su lugar por las mismas personas que los quitaron, tan pronto sea posible, y en todo caso antes de poner de nuevo en funcionamiento la má quina o el aparato.

15. El conductor de una grú a u otro aparato elevador semejante deberá disponer de una cabina o puesto de mando, cubierto, que ofrezca absoluta seguridad.

16.

1) Siempre que ello sea posible, la cabina del conductor de una grú a u otro aparato elevador semejante deberá estar totalmente montada antes de poner en servicio regular la grú a o aparato en cuestió n, y si no lo fuere deberá n adoptarse medidas para proteger al conductor contra la intemperie.

2) En tiempo frí o, la cabina de toda grú a u otro aparato elevador que se accione mecá nicamente y est en uso deberá tener un medio de calefacció n adecuado.

Regla 27. Tornos, cabrestantes y poleas

1. Todos los elementos de la armazó n de un cabrestante o de un torno, incluí dos los soportes, deberá n ser de metal.

2. Cuando se utilicen cables metá licos, el diá metro de las poleas o de los tambores no deberá ser inferior a 400 veces el diá metro de los hilos que compongan el cable, excluida el á nima de ste.

3. Cuando los tambores de los tornos sean ranurados:

a) el radio de las ranuras deberá ser aproximadamente igual al cable y en ningú n caso inferior;

b) el paso de las ranuras no deberá ser inferior al diá metro del cable.

4. Los tambores de los tornos deberá n tener arandelas laterales que impidan que el cable se deslice fuera del tambor.

5. Toda grú a, cabrestante o torno deberá estar provisto de uno o varios frenos eficaces, así como de cualquier otro dispositivo de seguridad que sea necesario para evitar la caí da de las cargas suspendidas.

6. La palanca de mando de todo torno o cabrestante deberá estar provista de un dispositivo de atranque adecuado.

7. En toda má quina elevadora a vapor, la palanca de accionamiento del cambio de marcha deberá estar provista de un dispositivo de atranque de muelle.

Regla 28. Medios de suspensió n y de fijació n

1. Todos los cables o cuerdas utilizados en los aparatos elevadores para izar o bajar materiales deberá n tener una longitud suficiente para que queden, por lo menos, dos vueltas en el tambor en cualquier posició n de trabajo del aparato.

2. En los tambores ranurados o de poleas de garganta no deberá n utilizarse cables cuyo diá metro sea superior al de las ranuras del tambor, o al ancho de la garganta de la polea.

3. Los cables metá licos se deberá n calcular de manera que se obtenga un coeficiente de seguridad de 6 (seis), como mí nimo, con la carga má xima. Para el cá lculo de las dimensiones de los cables se considerará que está n sometidos solamente al esfuerzo de tracció n.

4. No se deberá utilizar para izar o bajar materiales ninguna cadena ni cable metá lico que tenga algú n nudo.

5. Los cables elevadores o las cadenas, incluidos los cables y cadenas utilizados para la suspensió n de los brazos de inclinació n regulable de las grú as derrick, deberá n estar firmemente sujetos al tambor de la grú a, cabrestante o torno en que se utilicen.

6. Toda sujeció n o unió n provisional de un cable, cadena u otro dispositivo utilizado para montar o desmontar una grú a deberá estar hecha en forma adecuada para su objeto y ofrecer absoluta seguridad.

7. Todo cable utilizado para izar o bajar materiales, o como medio de suspensió n, deberá ser de buena calidad y suficientemente resistente y estar en buen estado.

8. Los anillos, cadenas, garfios, manguitos, eslabones giratorios o aparejos utilizados para izar o bajar materiales, o como medio de suspensió n, deberá n haber sido ensayados y deberá n tener una indicació n, en cifras y letras claras, de la carga ú til admisible y una marca de identificació n.

9. Ningú n dispositivo de fijació n o de suspensió n se deberá someter a un esfuerzo superior al de la carga ú til admisible, salvo cuando se trate de realizar ensayos.

10. Cuando los anillos, cadenas, garfios, manguitos o eslabones giratorios utilizados para izar o bajar materiales, o como medio de suspensió n, hayan sido modificados, alargados o soldados deberá n ser revisados y ensayados adecuadamente antes de volver a ser utilizados.

11. Todo garfio utilizado para izar o bajar materiales deberá :

a) estar provisto de un gancho eficaz para evitar que el lazo o la carga se desplace del garfio;

b) tener una forma que disminuya en todo lo posible el peligro de un desplazamiento de este gnero.

12. Las partes de los garfios que durante la ascensió n o la bajada de cargas puedan rozar con cuerdas, cables o cadenas deberá n tener una forma redondeada.

13. Cuando para bajar o izar materiales se utilicen lazos dobles o mú ltiples, los extremos superiores de los lazos deberá n estar recogidos mediante un manguito o anillo, y no engarzados separadamente en el garfio elevador. Esta prescripció n no se aplicará cuando la carga total que deba izarse o bajarse sea inferior a la mitad de la carga ú til admisible del garfio.

14. Cuando se deban izar o bajar objetos voluminosos se deberá determinar la carga ú til admisible de los lazos, no só lo en funció n de su resistencia, sino tambin en funció n del á ngulo de inclinació n de los ramales del lazo.

15. Ningú n lazo, cuerda o cadena deberá entrar en contacto con á ngulos vivos de las cargas.

16. Una persona competente deberá examinar perió dicamente los cables, cadenas y lazos de los aparatos elevadores, y el resultado de la inspecció n constará en un certificado o se inscribirá en un registro especial.

Regla 29. Grú as

1. La plataforma de sustentació n de toda grú a deberá estar construida con materiales só lidos, y deberá ser de buena construcció n mecá nica, habida cuenta de su altura y de su posició n y del alcance y capacidad elevadora de la grú a.

2. Toda plataforma de grú a deberá :

a) ser de piso unido, de madera o chapa de hierro;

b) estar convenientemente protegida, de acuerdo con estas reglas;

c) disponer de medios de acceso seguros; y

d) tener una superficie suficiente:

i) en todos los casos, para el conductor u operador y para la persona encargada de transmitir las señales; y

ii) en el caso de una grú a derrick de obenques, tambin para la persona que gobierne el mecanismo de rotació n.

3.

1) Toda grú a fija deberá estar anclada en forma segura o bien afianzada con lastre firmemente unido, a fin de garantizar su estabilidad.

2) Cuando la grú a est afianzada con lastre, en la cabina de maniobras se fijará un diagrama que indique la posició n y tamaño de los contrapesos.

3) Toda grú a mó vil deberá estar provista de un dispositivo para su anclaje a los raí les de la ví a de desplazamiento.

4. En toda plataforma, caballete u otro emplazamiento en que se mueva una grú a se deberá procurar, en todo lo posible, que quede, sea cual fuere la posició n de la grú a, un pasaje libre de obstá culos de 60 cm de ancho, como mí nimo, entre las partes mó viles de la grú a y las partes fijas o el borde de la mencionada plataforma, caballete o emplazamiento en general.

5. Si durante la rotació n o la traslació n resultare imposible mantener en un lugar o punto cualquiera un paso libre de un ancho mí nimo de 60 cm, se deberá n adoptar todas las medidas necesarias para impedir el acceso de toda persona al lugar en cuestió n durante ese tiempo.

6. Todo raí l sobre el que se mueva una grú a mó vil deberá ser de secció n adecuada y presentar una superficie de deslizamiento bien nivelada.

7. Las disposiciones siguientes se aplicará n a toda ví a de grú a mó vil, ya est sobre el suelo o suspendida:

a) la ví a deberá estar adecuadamente colocada;

b) todos los soportes deberá n tener la resistencia apropiada y hallarse en buen estado de conservació n;

c) los extremos terminales de las ví as deberá n estar provistos de zapatas o topes.

8. A menos que se adopten otras medidas para mantener adecuadamente unidas las ví as y para evitar toda variació n del ancho de la entreví a, todos los raí les sobre los que se deslice una grú a mó vil deberá n:

a) estar unidos con eclisas o doble cubrejuntas; y

b) estar bien afianzados a las traviesas.

9. La ví a de desplazamiento y la plataforma giratoria de toda grú a mó vil deberá n colocarse con el mayor cuidado y de conformidad con los principios tcnicos pertinentes.

Regla 30. Prueba y examen de las grú as. Certificados

1. No se deberá poner en uso ninguna grú a sin haber sido probada y examinada antes por una persona competente, que actú e en nombre de la autoridad de inspecció n, ni antes de que dicha persona haya expedido un certificado del examen y prueba, en la forma prescrita, en el que se especifiquen las cargas ú tiles admisibles para los diversos á ngulos de inclinació n del brazo, e incluso el á ngulo má ximo de inclinació n a que puede trabajar ste.

2. Los exá menes y pruebas exigidos por la presente regla deberá n repetirse:

a) a intervalos regulares, determinados por la autoridad competente; y

b) despus de toda modificació n o reparació n importante de la grú a.

3. La carga ú til admisible, indicada en el certificado má s reciente, para cada á ngulo de inclinació n:

a) no deberá ser superior al 80 por ciento de la carga má xima que la grú a haya soportado en dicho á ngulo durante la prueba;

b) no deberá ser superior a la carga má xima indicada por el constructor.

Regla 31. Grú as derrick

1. En toda grú a derrick se deberá indicar claramente el á ngulo de inclinació n má xima del brazo en que se pueda utilizar la grú a.

2. Cuando el brazo se halle en la posició n del á ngulo de inclinació n má xima deberá n quedar todaví a en el tambor regulador de la inclinació n del brazo dos vueltas de cable, como mí nimo.

3. El brazo de una grú a derrick escocesa no se deberá instalar entre los estayes traseros de la grú a.

4. Toda grú a que tenga un brazo de inclinació n regulable deberá estar provista de un dispositivo eficaz de atranque entre el embrague del tambor de alzamiento del brazo y el trinquete de este mismo tambor, a menos que:

a) el accionamiento del tambor elevador y el del tambor de alzamiento del brazo sean independientes uno de otro; o

b) el mecanismo que acciona el tambor de alzamiento del brazo tenga un dispositivo de atranque automá tico.

5. Cuando en una grú a derrick no sea posible fijar los obenques a una distancia aproximadamente igual unos de otros, se adoptará n otras medidas que afiancen la seguridad de la grú a.

6. Siempre que se monte una grú a se deberá n examinar todos los accesorios utilizados para su anclaje.

7. El montaje de toda grú a se deberá realizar bajo la vigilancia de una persona competente.

8. Toda grú a montada en el emplazamiento de una obra deberá ser inspeccionada por una persona competente, antes de entrar en servicio, para comprobar si está adecuadamente anclada.

9. Se deberá probar la firmeza del anclaje de la grú a sometiendo cada anclaje al esfuerzo má ximo de alzamiento o de tracció n ejercido:

a) por una carga superior en un 25 por ciento a la carga má xima que haya de izar la grú a tal como est montada; o

b) por una carga menor, dispuesta de manera que produzca un esfuerzo de tracció n equivalente sobre el anclaje.

10. Si el esfuerzo de tracció n ejercido sobre cualquiera de los anclajes sobrepasa durante las pruebas en menos del 25 por ciento el esfuerzo de tracció n que se producirá con la carga má xima ú til admisible, se colocará un diagrama de carga que corresponda al anclaje efectivo de la grú a en un lugar donde pueda ser visto fá cilmente por el conductor de la grú a.

Regla 32. Indicadores automá ticos de carga

1. No se deberá utilizar ninguna grú a, de brazo regulable o fijo, a menos que est provista de un indicador automá tico que:

a) indique claramente al conductor o a la persona que accione la grú a si la carga que se desplaza se acerca a la carga ú til admisible, en cualquier grado de inclinació n del brazo; y

b) emita una señal sonora especial y fá cilmente perceptible cuando la carga sea superior a la carga ú til admisible de la grú a, para cualquier inclinació n del brazo.

2. Las prescripciones del pá rrafo precedente no se aplican:

a) a las grú as derrick de obenques;

b) a las grú as a mano, utilizadas ú nicamente para montar o desmontar otra grú a; o

c) a las grú as cuya carga má xima admisible no sea superior a 1000 kg; sin embargo, en todos estos casos se deberá fijar en la grú a un cuadro en el que se indiquen las cargas ú tiles admisibles en los distintos á ngulos de inclinació n del brazo.

Regla 33. Prescripciones diversas referentes a la utilizació n de las grú as

1.

1) Ninguna grú a se deberá destinar a un uso distinto del izado o descenso directo de cargas, a menos que su estabilidad no se vea afectada por ello.

2) Nunca se deberá n desplazar con grú as derrick escocesas cargas que estn situadas dentro del á ngulo de sus estayes traseros.

2. Cuando para bajar o izar una carga sea necesario utilizar má s de una grú a o un torno:

a) las má quinas, instalaciones y aparatos utilizados deberá n estar colocados y afianzados de suerte que en ningú n momento dichas grú as o tornos soporten un peso superior a la carga ú til admisible, ni peligre su estabilidad durante el izado o descenso de la carga; y

b) se designará especialmente a una persona para que coordine las maniobras de los aparatos elevadores que deban operar en esta forma combinada.

3. Cuando se sospeche que una carga determinada se aproxima a la carga ú til má xima admisible se realizará previamente una prueba consistente en elevar la carga en cuestió n a una pequeña altura, para cerciorarse de que el aparato elevador puede soportarla sin riesgo.

Regla 34. Montacargas

1. Los montacargas (es decir, los aparatos elevadores provistos de una cabina o de una plataforma que se desliza entre guí as) utilizados para izar o bajar materiales deberá n cumplir las prescripciones contenidas en la presente regla.

2.

1) Las cajas de los montacargas deberá n tener una pared de protecció n unida o una valla cuya eficacia sea equivalente:

a) en el nivel del suelo, por todos sus lados;

b) en todos los niveles, por todos los lados donde se haya previsto un acceso.

2) Dichas paredes deberá n tener una altura mí nima de 2 m desde el suelo a la plataforma, o desde los demá s lugares en los que se haya previsto un acceso, salvo en los puntos de acceso del pozo.

3. Los puntos de acceso al montacargas deberá n estar provistos de puertas unidas o de otras vallas cuya eficacia sea equivalente, que:

a) tengan una altura mí nima de 1 m; y

b) se cierren automá ticamente al alejarse la plataforma del montacargas del nivel correspondiente.

4. Los accesos a los montacargas deberá n estar convenientemente alumbrados.

5. Las guí as de las plataformas de montacargas deberá n estar lo suficientemente tendidas como para no combarse y para resistir tambin la compresió n axial que se pueda producir en caso de parada sú bita por funcionamiento de un paracaí das.

6. La plataforma deberá estar construida de suerte que ofrezca absoluta seguridad de transporte.

7. Las vagonetas deberá n ser inmovilizadas eficazmente, en una posició n que ofrezca plena seguridad, sobre las plataformas que se utilicen para transportarlas.

8. Cuando los contrapesos estn formados por la unió n de varios elementos, estos elementos deberá n haber sido construidos expresamente para ese fin, y deberá n estar unidos entre sí eficazmente.

9. El contrapeso deberá deslizarse entre guí as.

10. Cuando se utilicen dos o má s cables de suspensió n, la carga deberá estar repartida equitativamente entre aqullos.

11. Cada uno de los cables de suspensió n deberá ser de una sola pieza.

12. Los extremos de los cables de suspensió n deberá n estar asegurados al enganche de la plataforma por un empalme ajustado con só lida ligadura de alambre de acero, o bien por ligazó n mediante una brida de cable, y, siempre que sea posible, se utilizará n tambin zapatas de cable.

13. El afianzamiento del cable elevador al tambor se realizará en una forma adecuada que ofrezca seguridad.

14. Todos los cables o cuerdas deberá n tener una longitud suficiente para que queden en el tambor dos vueltas, como mí nimo, cuando la cabina o la plataforma se halle en su posició n má s baja y deberá n calcularse de suerte que presenten un coeficiente mí nimo de seguridad de 8 (ocho) con la carga má xima.

15. Cuando se utilicen cables metá licos, el diá metro de las poleas o de los tambores no deberá ser inferior a 400 veces el diá metro de los hilos que compongan el cable.

16. Cuando los tambores de los tornos sean ranurados:

a) el radio de las ranuras deberá ser aproximadamente igual al del cable y en ningú n caso inferior;

b) el paso de las ranuras no deberá ser inferior al diá metro del cable.

17. Los tambores de los tornos deberá n tener arandelas laterales que impidan que el cable se deslice fuera del tambor.

18. No deberá ser posible cambiar el sentido de la marcha del aparato sin pararlo previamente.

19. El torno no deberá poderse poner en movimiento desde la plataforma.

20. No se deberá n utilizar ruedas de trinquete en las que sea necesario soltar ste para que baje la plataforma.

21. Si las personas que manejan la má quina no pueden ver claramente la plataforma en todas sus posiciones, se tomará n medidas para que una persona responsable, que pueda ver en todo momento la posició n de la platafoma, haga señales a la persona que maneja el aparato elevador.

22.

1) Cuando la plataforma est parada, el freno deberá ser aplicado automá ticamente.

2) Durante la carga y descarga deberá asegurarse tambin la inmovilidad de la plataforma, atrancá ndola con cerrojos u otros dispositivos.

23. Los montacargas deberá n estar provistos de interruptores de trmino de carrera que detengan automá ticamente el torno cuando la plataforma haya llegado al punto de parada má s elevado.

24. Por encima del punto de parada má s elevado deberá haber un espacio libre de altura suficiente para que la caja o plataforma pueda seguir sin obstá culo su carrera ascendente un trecho suficiente, en caso de que sobrepase el punto mencionado.

25.

1) No se deberá utilizar ningú n montacargas sin que antes lo haya probado y examinado una persona competente, ni antes de que dicha persona haya expedido un certificado, en la forma prescrita, en el que conste el resultado de la prueba y del examen.

2) El examen y las pruebas se deberá n repetir:

a) a intervalos regulares, fijados por la autoridad competente; y

b) despus de toda modificació n y reparació n importantes, así como tambin despus de toda nueva instalació n del montacargas.

26.

1) Las disposiciones precedentes se aplican a los montacargas utilizados exclusivamente para el izado o descenso de materiales.

2) Ningú n montacargas se deberá utilizar para el transporte de personas:

a) sin el permiso de las autoridades competentes;

b) si no responde a las reglas de instalació n y de funcionamiento, establecidas por los reglamentos vigentes, para los ascensores destinados al transporte de personas en los establecimientos industriales.

27. Se deberá n colocar en un lugar bien visible ró tulos que, en caracteres fá cilmente legibles, contengan las indicaciones siguientes:

a) en todo montacargas:

i) en la plataforma: la capacidad de carga en kilogramos o en otra unidad usual de peso; y

ii) en el torno: la capacidad elevadora en kilogramos o en otra unidad usual de peso;

b) en los montacargas autorizados o acreditados para el transporte de personas: en la plataforma o cabina: el nú mero má ximo de personas que se puedan transportar de una vez;

c) en los montacargas destinados al transporte exclusivo de materiales: en todos los puntos de acceso al montacargas las palabras: Montacargas. Prohibido transportar personas!

Regla 35. Prescripciones diversas

1. Se deberá n adoptar las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las personas ocupadas en la revisió n y engrase de grú as o montacargas.

2. No se deberá n izar ni transportar personas por medio de una grú a, excepto cuando vayan en la plataforma del conductor, ni tampoco por medio de elevadores de carretillas o de artesas.

3. Todas las partes de la carga que se vaya a izar o a bajar deberá n estar convenientemente suspendidas y afianzadas, de forma que eviten cualquier peligro.

4.

1) Todo recipiente que se utilice para izar ladrillos, tejas, pizarras u otros materiales aná logos deberá estar cerrado en tal forma que no haya peligro de que pueda caer ninguna parte del material.

2) Cuando se utilice una plataforma para izar o descender materiales sueltos o carretillas cargadas deberá estar protegida por todos los lados.

3) No se deberá n izar, bajar o trasladar materiales en forma que se puedan producir choques bruscos.

5. Cuando se deba izar alguna carretilla, no se utilizará la rueda como medio de suspensió n, a menos que se adopten medidas eficaces para evitar que el eje se desprenda de los cojinetes.

6. Cuando se utilice un má stil izador independiente deberá afianzarse con cuerdas o cables a manera de tirantes para evitar el choque contra el andamiaje.

7. No se deberá n fijar a los montantes de andamiajes ni a sus prolongaciones los brazos salientes destinados a izar materiales.

8. Cuando no se utilicen brazos salientes, sino simplemente poleas, podrá n fijarse stas en una viga transversal siempre que:

a) tenga suficiente resistencia y est afianzada en dos zancas o prolongaciones de zancas en la forma prescrita para las hileras; y

b) no sea utilizada al mismo tiempo como hilera de andamiaje.

9. Cuando un aparato elevador o una de sus partes se mueva a lo largo de un andamiaje, se deberá n adoptar todas las medidas necesarias para evitar que dicho aparato o parte de aparato choque contra las personas que se hallen en el andamiaje.

10. El izado de cargas en lugares de trá nsito frecuente se deberá realizar en un espacio vallado, y cuando no fuere posible (por ejemplo, en el transporte de objetos voluminosos) se adoptará n las medidas pertinentes para interrumpir o desviar provisionalmente la circulació n.

11. Se deberá n adoptar las medidas necesarias para evitar que durante la subida o el descenso la carga tropiece con cualquier objeto y se desplace una parte de la carga o del objeto.

Tí tulo III. Equipo de protecció n y primeros auxilios

Regla 36. Equipo de protecció n

1. Si fuere necesario, el empleador deberá poner a disposició n de los obreros un nú mero suficiente de caretas para la protecció n de los ó rganos respiratorios, gafas protectoras y cinturones de seguridad de un modelo apropiado.

2. Los cinturones de seguridad deberá n estar provistos de cuerdas suficientemente largas y resistentes.

Regla 37. Equipo de salvamento

Cuando los trabajos se efectú en en las proximidades de cualquier lugar donde haya peligro de ahogarse, se deberá proveer todo el equipo necesario en condiciones que permitan su uso en cualquier momento, y deberá n adoptarse las medidas necesarias para el rá pido salvamento de toda persona en peligro.

Regla 38. Equipo de primeros auxilios

1. Se deberá n adoptar las medidas necesarias para que en todo lugar donde se efectú en obras de construcció n haya botiquines o armarios de farmacia, etc., fá cilmente accesibles y claramente marcados, a fin de poder facilitar los primeros auxilios a cualquier trabajador que se hiera durante el trabajo.

2. Estos botiquines o armarios de farmacia deberá n confiarse a una persona responsable, que de preferencia deberá estar calificada para prestar los primeros auxilios.

Tí tulo IV. Prescripciones diversas

Regla 39. Comunicació n de las reglas a los trabajadores

Se deberá n distribuir a los obreros, o fijar en forma bien visible y duradera en lugares apropiadamente elegidos, copias del presente reglamento, o resú menes del mismo, preparados por la autoridad competente.

Regla 40. Obligació n de los empleadores de observar las prescripciones contenidas en los tí tulos I, II y III del presente reglamento

El empleador está obligado a aplicar las prescripciones contenidas en los tí tulos I, II y III del presente reglamento.

Regla 41. Colaboració n entre los empleadores y obreros u otras personas

1. Todo trabajador y toda persona que se halle en el lugar de la obra deberá n colaborar con el empleador en la aplicació n del presente reglamento.

2. Todo trabajador empleado en la obra deberá inmediatamente suprimir o poner en conocimiento del empleador o capataz cualquier irregularidad que descubra en la instalació n o en los aparatos, o cualquier error que pueda provocar un accidente.

3. Nadie deberá alterar, desplazar, quitar, desarreglar ni destruir las instalaciones y los dispositivos de seguridad exigidos por el presente reglamento sin autorizació n del empleador o del encargado de la obra.

4. Todo trabajador empleado en la obra deberá utilizar adecuadamente todos los dispositivos de seguridad u otras instalaciones colocadas para su protecció n, y deberá atenerse a las instrucciones de seguridad concernientes a su trabajo.

5. Todo trabajador deberá adoptar las precauciones necesarias para su seguridad y la de toda persona que se encuentre en la obra y para evitar toda acció n de la que pueda resultar un peligro para sí mismo o para otra persona.

6. Para ir al puesto de trabajo o marcharse de l, los trabajadores deberá n utilizar solamente los medios seguros de acceso y de salida que hayan sido previstos.

Cross references

CONVENIOS:C062 Convenio sobre las prescripciones de seguridad (edificació n), 1937


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion