En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R51 (Retirada) Recomendació n sobre las obras pú blicas (organizació n nacional), 1937

Recomendació n sobre la organizació n nacional de obras pú blicas
RECOMENDACION:R051
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:23
Fecha de adopció n:22:06:1937
Sujeto: Polí tica y promoció n del empleo
Estatus: Instrumento que ha sido superado Retiro de la Recomendació n sobre las obras pú blicas (organizació n nacional), 1937

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo: Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 3 de junio de 2002, en su nonagésima reunió n; Después de haber examinado una proposició n de retiro de varias recomendaciones internacionales del trabajo, cuestió n que constituye el séptimo punto del orden del dí a de la reunió n, decide, con fecha de junio de dos mil dos, retirar la Recomendació n sobre las obras pú blicas (organizació n nacional), 1937 (nú m. 51). El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los Miembros de la Organizació n Internacional del Trabajo así como al Secretario General de la Organizació n de las Naciones Unidas la presente decisió n de retiro. Las versiones inglesa y francesa del texto de esta decisió n son igualmente auténticas.

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 3 junio 1937 en su vigésima tercera reunió n;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la organizació n nacional de obras pú blicas, cuestió n que está comprendida en el tercer punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha veintidó s de junio de mil novecientos treinta y siete, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre las obras pú blicas (organizació n nacional), 1937:

Considerando que, por falta de una organizació n previsora, los gastos destinados a obras pú blicas tienden a aumentar durante los años de prosperidad econó mica y a disminuir en los de crisis;

Considerando que esta prá ctica tiene por efecto que las fluctuaciones del empleo de los trabajadores ocupados en las obras pú blicas se sumen a las fluctuaciones del empleo derivadas de los pedidos privados, y agraven sucesivamente la penuria de determinadas categorí as de trabajadores en los perí odos de prosperidad, y el desempleo en los de crisis;

Considerando que es conveniente imprimir a las obras pú blicas un ritmo que permita reducir en todo lo posible las fluctuaciones econó micas;

Considerando que la aplicació n uniforme de tal ritmo a todas las obras pú blicas requiere una coordinació n de los métodos administrativos y financieros aplicados por las diversas autoridades;

Considerando, por otra parte, que, si se desea que las obras pú blicas alcancen su mayor eficacia como remedio contra el desempleo, es conveniente adoptar ciertas medidas referentes al reclutamiento y al empleo de los trabajadores,

La Conferencia recomienda a todos sus Miembros que apliquen los principios siguientes:

Parte I. Ritmo de las obras pú blicas

1.

1) Deberí an adoptarse medidas apropiadas para dar un ritmo adecuado a todas las obras emprendidas o financiadas por los poderes pú blicos.

2) Este ritmo deberí a implicar, en el curso de los perí odos de crisis, un desarrollo del volumen de dichas obras, y a estos efectos serí a conveniente proveer a la preparació n anticipada, durante los perí odos de prosperidad, de obras que pudiendo ser aplazadas, o sobrepasando las necesidades normales, puedan ser ejecutadas tan pronto se haga sentir la necesidad.

3) Deberí a concederse especial atenció n a las obras pú blicas que estimulen el progreso de las industrias pesadas, o a las obras pú blicas que provoquen una demanda má s directa de los bienes de consumo, segú n exijan las circunstancias variables de la economí a.

2. Dicho ritmo deberí a aplicarse a todas las obras pú blicas (incluidas las obras de cará cter colonial) emprendidas por las autoridades centrales, regionales y locales, por empresas de servicios pú blicos o por cualquier entidad o particular, con ayuda de subvenciones o préstamos de las autoridades pú blicas.

3. Convendrí a crear un ó rgano nacional de coordinació n que tuviera principalmente por objeto:

a) centralizar toda la informació n relativa a las obras pú blicas;

b) asegurar y estimular la preparació n anticipada de ciertas obras;

c) dar instrucciones u opiniones sobre el momento en que deban aplazarse trabajos o ejecutarse obras aplazadas, teniendo en cuenta las fluctuaciones del desempleo, el í ndice de los precios al por mayor, el tipo de interés y todos los demá s í ndices anunciadores de un cambio en la situació n econó mica.

Parte II. Financiamiento de las obras

4. Entre las medidas financieras necesarias para la ejecució n de la polí tica preconizada por la presente Recomendació n deberí an tenerse en cuenta, principalmente, las que consistan en:

a) reservar, durante los perí odos de prosperidad, las sumas necesarias para la ejecució n de las obras previstas para los perí odos de crisis;

b) transferir de un ejercicio a otro los créditos no utilizados;

c) limitar, en los perí odos de prosperidad, los empréstitos de las entidades pú blicas, y acelerar la amortizació n de los empréstitos anteriores;

d) financiar, mediante empréstitos, en perí odos de crisis, obras pú blicas destinadas al restablecimiento de la economí a y, de una manera general, aplicar una polí tica monetaria que permita la expansió n del crédito exigida en tal momento por la intensificació n de las obras pú blicas y garantice a los empréstitos el tipo de interés má s reducido.

5. El ó rgano de coordinació n a que se refiere el pá rrafo 3, o el ó rgano especial que actú e en colaboració n con él, deberí a estar encargado, total o parcialmente, con respecto al financiamiento de las obras pú blicas, de las funciones siguientes:

a) asesorar a la autoridad central sobre la polí tica financiera en materia de obras pú blicas y, si fuere necesario, sobre la polí tica de impuestos en materia de obras pú blicas;

b) ayudar a mantener una coordinació n adecuada entre la polí tica del crédito y las operaciones efectuadas en el mercado por la banca central u otra institució n correspondiente y la polí tica del gobierno en materia de obras pú blicas;

c) coordinar la polí tica de préstamos de las diversas entidades pú blicas mencionadas en el pá rrafo 2;

d) tomar todas las medidas necesarias para garantizar la eficacia de la polí tica de la autoridad central en materia de préstamos o subvenciones.

Parte III. Empleo de ciertas categorí as de trabajadores

6. Al aplicar el ritmo previsto en la presente Recomendació n, convendrí a tener en cuenta la posibilidad de incluir obras que permitan emplear a determinadas categorí as especiales de trabajadores, tales como las de menores, mujeres y trabajadores no manuales.

Parte IV. Condiciones de reclutamiento y de empleo

7. El reclutamiento de trabajadores para las obras pú blicas deberí a efectuarse preferentemente por mediació n de las oficinas pú blicas de colocació n.

8. Los trabajadores extranjeros que estén autorizados a residir en el paí s deberí an ser admitidos en las obras pú blicas, en condiciones idénticas a las de los trabajadores nacionales, a reserva de la reciprocidad de trato.

9. La tasa de los salarios de los trabajadores empleados en obras pú blicas no deberí a ser inferior a la admitida generalmente por los empleadores y por las organizaciones de trabajadores para un trabajo del mismo género en la localidad donde se ejecutan las obras. Allí donde no existan tasas generalmente admitidas, la tasa de los salarios deberí a ser la que se aplique en la localidad má s pró xima cuyas condiciones industriales sean aná logas, a reserva de que esa tasa garantice, en todo caso, a los trabajadores un nivel de vida razonable que corresponda a las condiciones de vida en sus respectivos paí ses.

Cross references


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion