En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

R48 Recomendació n sobre las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos, 1936

Recomendació n sobre el mejoramiento de las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos
RECOMENDACION:R048
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:21
Fecha de adopció n:24:10:1936
Sujeto: Gente de mar

Estatus: Instrumento que ha sido superado

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 6 octubre 1936 en su vigésima primera reunió n;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas al mejoramiento de las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos, cuestió n que constituye el tercer punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha veinticuatro de octubre de mil novecientos treinta y seis, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos, 1936:

Considerando que por la í ndole de su profesió n la gente de mar se ve a menudo privada durante largos perí odos de las ventajas de la vida familiar, que puede encontrarse expuesta en los puertos, sobre todo en el extranjero, a peligros o dificultades especiales, y que no le es siempre posible beneficiarse de las medidas tomadas para organizar el tiempo libre, aumentar el bienestar y proteger la salud de los trabajadores en general;

Considerando que algunos gobiernos y ciertas asociaciones privadas han tomado con éxito diversas medidas para ayudar y proteger especialmente a la gente de mar durante su estada en los puertos, y que dicha protecció n deberí a extenderse al mayor nú mero posible de gente de mar;

Considerando que no obstante la diversidad que pueda existir en las necesidades y las costumbres nacionales y locales, conviene desarrollar y coordinar nacional e internacionalmente las principales iniciativas, de suerte que no se establezca distinció n de razas entre la gente de mar,

La Conferencia recomienda que cada Miembro de la Organizació n Internacional del Trabajo tome en consideració n, a fin de mejorar las condiciones de estada en los puertos de su gente de mar y de la gente de mar extranjera, los principios y métodos siguientes:

Parte I. Medidas de organizació n general

1. Conviene constituir en cada puerto importante un organismo oficial u oficialmente reconocido en el que estén representados los armadores, la gente de mar, las administraciones nacionales y locales y las principales asociaciones interesadas, a los efectos de:

a) reunir, siempre que sea posible de acuerdo con las diversas autoridades o instituciones interesadas, incluidas las autoridades consulares de los Estados marí timos, toda la informació n y todas las sugestiones ú tiles sobre las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos;

b) aconsejar a las administraciones y a las autoridades y asociaciones competentes sobre la adopció n, adaptació n y coordinació n de las medidas que tiendan al mejoramiento de dichas condiciones;

c) colaborar con otros organismos competentes, si fuere necesario, en la ejecució n de dichas medidas.

2. Es conveniente, a fin de que la Oficina Internacional del Trabajo pueda informar a los gobiernos de los Estados marí timos y ayudarlos a coordinar su acció n, que cada uno de ellos se ponga en contacto con la Oficina y le facilite, cada tres años, toda clase de informació n ú til sobre la experiencia adquirida en materia de protecció n a la gente de mar durante su estada en los puertos y sobre los progresos realizados en este sentido.

Parte II. Reglamentació n

3. Deberí an adoptarse medidas de orden legislativo o reglamentario encaminadas a proteger a la gente de mar contra los peligros a que se halle expuesta en ciertos establecimientos o en los muelles. Estas medidas deberí an comprender:

a) la reglamentació n de la venta de bebidas alcohó licas;

b) la prohibició n de emplear en los despachos de bebidas a jó venes de uno u otro sexo menores de cierta edad;

c) la aplicació n de las disposiciones de los acuerdos internacionales que limitan la venta y uso de estupefacientes a toda la gente de mar sin distinció n de nacionalidad;

d) la prohibició n de acceso a los muelles, y en general a la zona del puerto, a las personas indeseables;

e) el cierre de los diques y la protecció n de los bordes de los embarcaderos y de los muelles, así como de las demá s partes peligrosas de éstos, por medio de barreras fijas o movibles, siempre que puedan llevarse a cabo dichas medidas;

f) la obligació n de mantener un alumbrado adecuado y, si fuere necesario, la indicació n de los diques y de las ví as de acceso.

4. Para garantizar la estricta aplicació n y reforzar la eficacia de las medidas indicadas anteriormente deberí an tomarse medidas de vigilancia que incluyan:

a) la vigilancia de los establecimientos donde se vendan bebidas alcohó licas y, cuando sea necesario y posible, de los hoteles, cafés, pensiones y otros establecimientos similares situados en los barrios del puerto;

b) una vigilancia, que podrí a efectuarse conjuntamente por los capitanes y autoridades pú blicas, de las personas que visiten los buques, incluidos los barqueros que mantengan comunicació n con los buques, con objeto de evitar que se introduzcan a bordo bebidas alcohó licas o estupefacientes o que se lleve a cabo cualquier otro fin ilí cito;

c) la adscripció n a la zona del puerto de un nú mero suficiente de policí as, especialmente adiestrados y equipados, que se mantengan en contacto con los demá s organismos encargados de la vigilancia.

5. Para proteger má s eficazmente a la gente de mar extranjera deberí an tomarse medidas que faciliten:

a) las relaciones con sus có nsules;

b) la colaboració n eficaz entre los có nsules y las autoridades locales y nacionales.

Parte III. Higiene

6. Deberí an suprimirse enérgicamente cuantos actos tiendan directa o indirectamente a atraer o a incitar al vicio en las proximidades del puerto y en los barrios frecuentados por la gente de mar.

7. Deberí an tomarse todas las medidas pertinentes para poner en conocimiento de la gente de mar que llegue a un puerto, cualquiera que sea su nacionalidad: a) los peligros y los medios de prevenció n de las enfermedades a que está n expuestos, y particularmente de las tuberculosas, tropicales y venéreas;

b) la necesidad de que los enfermos se sometan a un tratamiento y las facilidades que puedan encontrar para ello;

c) los peligros que presenta el uso habitual de estupefacientes.

8. Deberí a facilitarse el tratamiento de la gente de mar enferma con la adopció n de medidas adecuadas, y especialmente mediante:

a) la extensió n, tan amplia como sea posible, especialmente en la zona del puerto, del tratamiento gratuito y continuo de las enfermedades venéreas, tal como está previsto, por ejemplo, en el acuerdo relativo a las facilidades que deben darse a los marinos mercantes para el tratamiento de las enfermedades venéreas, firmado en Bruselas el 1 de diciembre de 1924;

b) la admisió n de la gente de mar en los hospitales y dispensarios de los puertos, sin dificultad ni distinció n por concepto de nacionalidad o de credo; c) la aplicació n, tan amplia como sea posible, a la gente de mar extranjera de las disposiciones de cará cter nacional para la protecció n contra la tuberculosis;

d) la adopció n, siempre que sea posible, de medidas destinadas a completar, cuando esto sea necesario, la continuidad del tratamiento proporcionado por los servicios sanitarios de la gente de mar.

Parte IV. Alojamiento y recreo

9. Deberí an tomarse medidas, por lo menos en los grandes puertos, para auxiliar material y moralmente a la gente de mar durante su estada; especialmente se recomiendan las medidas siguientes:

a) la creació n o ampliació n de casas para la gente de mar, que presenten suficientes garantí as y ofrezcan, a precios mó dicos, alojamiento y alimentació n convenientes;

b) la creació n o ampliació n de centros -- que podrá n ser independientes de las casas para la gente de mar, pero que deberí an mantener las relaciones má s estrechas posibles con ellas -- en los que existan salas de reunió n y de recreo (cantinas, salas de juego, bibliotecas, etc.);

c) la organizació n, con la colaboració n, cuando sea posible, de las sociedades deportivas de a bordo, de distracciones adecuadas, tales como reuniones deportivas, excursiones, etc.;

d) la adopció n de medidas que favorezcan la vida familiar de la gente de mar.

Parte V. Ahorro y enví o de salarios

10. Con objeto de facilitar a la gente de mar el ahorro y el enví o de las economí as a sus familias:

a) convendrí a adoptar un sistema sencillo, rá pido y seguro, que funcione con la asistencia de los có nsules, capitanes, agentes de los armadores o instituciones privadas con garantí as suficientes para facilitar a la gente de mar, y má s especialmente a la que se encuentre en el extranjero, el depó sito o enví o de todo o parte de su salario;

b) deberí a instituirse o generalizarse un sistema que permita a la gente de mar que lo desee garantizar a sus familias, al enrolarse o durante el viaje, el enví o perió dico de una parte del salario.

Parte VI. Informació n para la gente de mar

11. Considerando que el éxito de las medidas anteriormente preconizadas dependerá en gran parte de una publicidad apropiada entre la gente de mar, se recomienda que esta propaganda se organice y efectú e por las autoridades pú blicas, los organismos previstos en la parte I de la presente Recomendació n y las asociaciones competentes, con la colaboració n, siempre que sea posible, de los oficiales, del médico y de las sociedades deportivas de a bordo.

12. Esta propaganda podrí a comprender:

a) la distribució n, en tierra, y con el consentimiento del capitá n, a bordo, de folletos publicados en los idiomas má s apropiados, que contengan una informació n precisa sobre las facilidades que la gente de mar pueda encontrar en el puerto donde est anclado el buque y en los que haga escala pró ximamente;

b) la instalació n en los grandes puertos, cerca de las oficinas oficiales de enrolamiento, o en otros lugares, de oficinas de informació n fá cilmente accesibles a la gente de mar, que dispongan de un personal que pueda facilitar directamente toda clase de explicaciones y consejos ú tiles;

c) la inserció n de algunas indicaciones esenciales para el bienestar fí sico y la protecció n moral de la gente de mar, en sus cartillas o en cualquier otro documento que la gente de mar lleve habitualmente consigo o en avisos fijados de manera visible en los lugares donde habite la tripulació n;

d) la publicació n frecuente de artí culos informativos y educativos en las revistas y diarios leí dos por la gente de mar, ya se trate de publicaciones especializadas o de informació n general, así como el uso del cinemató grafo a estos efectos;

e) la distribució n de informació n sobre las tarifas de los medios de comunicació n locales, de los monumentos y lugares de interés de la ciudad y de los espectá culos.

Parte VII. Igualdad de trato

13. Se recomienda especialmente a los gobiernos y a las administraciones e instituciones que administren fondos para el mejoramiento de las condiciones de estada de la gente de mar, que no se preocupen solamente de la gente de mar de una nacionalidad determinada, sino que actú en con la mayor generosidad posible, de conformidad con el espí ritu de solidaridad internacional.

Cross references
RECOMENDACIONES:R048 Recomendació n sobre las condiciones de estada de la gente de mar en los puertos, 1936


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion