En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

R31 Recomendació n sobre la prevenció n de los accidentes del trabajo, 1929

Recomendació n sobre la prevenció n de los accidentes del trabajo
RECOMENDACION:R031
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:12
Fecha de adopció n:21:06:1929
Sujeto: Seguridad y salud en el trabajo

Estatus: Otro instrumento

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 30 mayo 1929 en su duodcima reunió n;

Despus de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la prevenció n de los accidentes del trabajo, cuestió n que está comprendida en el primer punto del orden del dí a de la reunió n, y

Despus de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha veintiuno de junio de mil novecientos veintinueve, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre la prevenció n de los accidentes del trabajo, 1929, y que será sometida al examen de los Miembros de la Organizació n Internacional del Trabajo, con el fin de que se le d efecto en forma de ley nacional, o de otro modo, de acuerdo con las disposiciones de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Considerando que el preá mbulo de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo cita, entre el nú mero de mejoras que es urgente aportar a las condiciones de trabajo, la protecció n de los trabajadores contra los accidentes del trabajo;

Considerando que los accidentes del trabajo no solamente constituyen una fuente de privaciones y sufrimientos para los trabajadores y sus familias, sino que tambin representan una prdida econó mica importante para la comunidad en general;

Considerando que la Conferencia Internacional del Trabajo ha adoptado en 1923 una Recomendació n sobre los principios generales de la organizació n del servicio de inspecció n del trabajo, en la cual está estipulado, í nter alia, que para que la actividad de la inspecció n sea cada vez má s eficaz deberí a orientarse cada vez má s en el sentido de lograr el empleo de los procedimientos de seguridad má s apropiados para prevenir los accidentes y enfermedades, para hacer el trabajo menos peligroso, má s salubre, e incluso má s fá cilmente, mediante un buen entendimiento y la educació n y colaboració n de todos los interesados;

Considerando que es conveniente recordar, por el inters que ello tiene para todos los Miembros, los principios y los mtodos que, segú n la experiencia de diferentes paí ses, parecen má s eficaces para obtener una disminució n del nú mero de accidentes y atenuar su gravedad;

Considerando, por otra parte, que la Conferencia Internacional del Trabajo adoptó , en su reunió n de 1928, una resolució n en la que declaraba principalmente que, a su juicio, habí a llegado la hora de intentar y obtener un grado má s alto de seguridad mediante la aplicació n de nuevos mtodos, y que los mayores progresos podrí an obtenerse siguiendo el movimiento Safety First, si bien este movimiento no puede sobreponerse a la acció n del Estado al elaborar y ejecutar los reglamentos para la prevenció n de los accidentes;

Considerando que es de gran importancia que todas las personas o instituciones, comprendidos los empleadores y los trabajadores, las organizaciones de empleadores y de trabajadores, los gobiernos y el pú blico en general, se esfuercen por todos los medios a su alcance en contribuir a la prevenció n de los accidentes,

La Conferencia General recomienda que cada Miembro de la Organizació n Internacional del Trabajo tome en consideració n los principios y reglas siguientes para la prevenció n de accidentes en las empresas industriales. Se consideran empresas industriales, principalmente: a) las minas, canteras e industrias extractivas de cualquier clase; b) las industrias en las cuales se manufacturen, modifiquen, limpien, reparen, adornen, terminen o preparen productos para la venta, o en las cuales las materias sufran una transformació n, comprendidas la construcció n de buques, las industrias de demolició n y la producció n, transformació n y transmisió n de electricidad o de cualquier clase de fuerza motriz; c) la construcció n, reconstrucció n, conservació n, reparació n, modificació n o demolició n de edificios y construcciones de todas clases, los ferrocarriles, tranví as, puertos, muelles, canales, instalaciones para la navegació n interior, caminos, tú neles, puentes, viaductos, cloacas colectoras, cloacas ordinarias, pozos, instalaciones telegrá ficas o telefó nicas, instalaciones elctricas, fá bricas de gas, distribució n de agua u otros trabajos de construcció n, así como las obras de preparació n y cimentació n que preceden a los trabajos antes mencionados; d) el transporte de personas o mercancí as por carretera, ferrocarril o ví a de agua, marí tima o interior, comprendida la manipulació n de mercancí as en los muelles, embarcaderos y almacenes, con excepció n del transporte a mano.

La Conferencia, considerando, ademá s, que la prevenció n de los accidentes es tan necesaria en la agricultura como en los establecimientos industriales, recomienda que cada Miembro de la Organizació n Internacional del Trabajo aplique la presente Recomendació n a la agricultura, habida cuenta de las condiciones especiales del trabajo agrí cola.

I 1. Considerando que la base del estudio de la prevenció n de los accidentes consiste en: a) la investigació n de las causas de los accidentes y de las circunstancias en que se han producido; b) el estudio, por medio de estadí sticas, de los accidentes de cada industria en especial; de los riesgos particulares que presentan las diversas industrias; de las leyes que determinan la frecuencia de los accidentes, y, en el estudio comparativo de las estadí sticas de años sucesivos, para conocer el resultado de las medidas adoptadas para la prevenció n de accidentes, La Conferencia recomienda que cada Miembro tome las medidas de orden legislativo o administrativo necesarias para garantizar, en las mejores condiciones, la reunió n y utilizació n de la informació n mencionada anteriormente. La Conferencia recomienda tambin que se efectú en en cada paí s investigaciones metó dicas, las cuales podrí an ser realizadas por instituciones oficiales, asistidas, cuando parezca conveniente, por instituciones o comisiones creadas por las diferentes ramas de la industria. Las instituciones oficiales deberí an recurrir a la colaboració n de las organizaciones profesionales de empleadores y de trabajadores y de los servicios encargados del control de la prevenció n de accidentes, y si fuera necesario, a la colaboració n de las asociaciones tcnicas y de las instituciones o sociedades de seguros contra los accidentes. Es tambin conveniente que las asociaciones profesionales de empleadores y de trabajadores colaboren con las instituciones destinadas a la prevenció n de accidentes en ciertas ramas particulares de la industria.

2. Como quiera que la experiencia y los estudios han demostrado que la frecuencia y la gravedad de los accidentes dependen no solamente de los peligros inherentes al gnero de trabajo, a la naturaleza de las instalaciones y a las má quinas utilizadas, sino tambin a factores fí sicos, fisioló gicos y psicoló gicos, la Conferencia recomienda que, a má s de las investigaciones mencionadas en el pá rrafo 1, que se refieren a los factores materiales, los demá s factores sean tambin investigados.

3. Siendo factores de capital importancia para la seguridad la aptitud profesional del trabajador y el inters por su trabajo, es esencial que los Miembros estimulen las investigaciones cientí ficas relativas a los mejores mtodos de orientació n y de selecció n profesionales y a su aplicació n prá ctica.

4. Considerando que es esencial para el desarrollo de la prevenció n de los accidentes la má s amplia divulgació n de los resultados obtenidos en las investigaciones mencionadas en los pá rrafos 1 y 2, y que es importante ademá s que la Oficina Internacional del Trabajo posea la informació n necesaria para ensanchar el campo de sus estudios sobre la prevenció n de accidentes, la Conferencia recomienda que los resultados má s importantes de estas investigaciones sean comunicados a la Oficina Internacional del Trabajo, que los utilizará en sus estudios y publicaciones. Es tambin conveniente que las instituciones u organizaciones de investigació n de los diversos paí ses industriales se consulten recí procamente e intercambien su informació n sobre los resultados obtenidos.

5. Los Miembros deberí an establecer servicios centrales para reunir y coordinar las estadí sticas relativas a los accidentes del trabajo y comunicar a la Oficina Internacional del Trabajo todas las estadí sticas disponibles sobre los accidentes del trabajo ocurridos en sus respectivos paí ses. Los Miembros tambin deberí an, con miras a la preparació n ulterior de un convenio, mantenerse en contacto con la Oficina Internacional del Trabajo al establecer y desarrollar sus estadí sticas sobre los accidentes del trabajo, a fin de que puedan sentarse ciertas bases uniformes que permitan, siempre que sea posible, comparar las estadí sticas de los diferentes paí ses.

II 6. Habiendo demostrado la experiencia, en distintos paí ses, que la colaboració n de todas las partes interesadas en materia de prevenció n de accidentes, y particularmente entre empleadores y trabajadores, ha producido resultados satisfactorios, es esencial que los Estados hagan cuanto est a su alcance para desarrollar y favorecer semejante colaboració n, como ha sido sugerido en la Recomendació n sobre la inspecció n del trabajo adoptada en 1923. 7. La Conferencia recomienda que, en cada industria o parte de industria, el servicio de inspecció n del trabajo o cualquier otro organismo competente y las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores interesadas celebren conferencias perió dicas, en la medida exigida por las circunstancias, a fin de: a) estudiar y revisar la situació n de dicha industria en lo que se refiere a la frecuencia y gravedad de los accidentes, al funcionamiento y eficacia de las medidas prescritas por la ley o aceptadas por el Estado o por otro organismo competente, de comú n acuerdo con los representantes de la industria interesada, o ensayadas individualmente por los empleadores, y b) discutir todas las proposiciones de mejoramiento.

8. La Conferencia recomienda tambin que los Miembros estimulen activa y constantemente la adopció n de medidas favorables al mejoramiento de la seguridad, especialmente: a) la constitució n, en los establecimientos, de una organizació n de seguridad que actú e particularmente a travs de los medios siguientes: investigaciones sobre los accidentes ocurridos y examen de los mtodos que hayan de adoptarse para evitar su repetició n; control sistemá tico de los establecimientos, de las má quinas y de las instalaciones, a fin de garantizar la seguridad y, en particular, comprobar si todos los aparatos de protecció n y demá s dispositivos de seguridad se encuentran en posició n adecuada y en buen estado; explicació n a los nuevos trabajadores, y sobre todo a los jó venes, de los posibles peligros del trabajo o de las má quinas e instalaciones relacionadas con su trabajo; organizació n de los primeros auxilios y medios de transporte de los heridos; buen acogimiento de las sugestiones hechas por los trabajadores para aumentar la seguridad en el trabajo; b) la colaboració n de la direcció n y de los trabajadores de cada establecimiento, de las organizaciones de empleadores y de trabajadores de cada industria y su cooperació n con el Estado y los demá s organismos interesados, a fin de mejorar la seguridad por los mtodos y disposiciones que parezcan má s adecuados a la situació n y a las posibilidades de los diversos paí ses. Se proponen los mtodos siguientes, como ejemplo, para su examen por los interesados: nombramiento de un inspector de seguridad, constitució n de comits de seguridad en el establecimiento.

9. La Conferencia recomienda que los Miembros hagan todo lo posible para despertar y mantener el inters de los trabajadores por la prevenció n de los accidentes y lograr su colaboració n, a estos efectos, por medio de conferencias, publicaciones, proyecciones cinematográ ficas, visitas a los establecimientos industriales y por cualquier otro medio adecuado.

10. La Conferencia recomienda que el Estado establezca o estimule la creació n de exposiciones permanentes de seguridad, en las que se muestren los mejores aparatos, dispositivos y mtodos empleados para prevenir los accidentes y obtener la seguridad (cuando se trate de dispositivos de protecció n, su eficacia podrá ser demostrada prá cticamente) y en las que se den consejos e informació n a los jefes de empresa, al personal de direcció n, a los trabajadores, a los estudiantes de las escuelas de ingenieros y de las escuelas tcnicas y a toda otra persona interesada.

11. Considerando que la manera en que los trabajadores se conduzcan en los lugares de trabajo puede y debe contribuir considerablemente al xito de las medidas de prevenció n, el Estado deberí a ejercer su influencia: a) para que los empleadores se esfuercen por todos los medios a su alcance en perfeccionar la educació n de los obreros en materia de prevenció n de accidentes; b) para qu las organizaciones de trabajadores cooperen en esta obra ejerciendo su influencia entre sus miembros.

12. La Conferencia recomienda que, a má s de las medidas previstas en los pá rrafos precedentes, el Estado deberí a prever la publicació n de monografí as sobre las causas y la prevenció n de los accidentes en industrias o ramas de industrias determinadas o en trabajos especiales, que será n preparadas por el servicio de inspecció n del trabajo o por cualquier otro organismo competente; estas monografí as deberí an ser el resumen de la experiencia adquirida sobre las mejores medidas que puedan tomarse para prevenir los accidentes en la industria o en dichos trabajos, y deberí an ser publicadas por el Estado para informació n de los jefes de empresa, del personal de direcció n, de los trabajadores de dicha industria y de las organizaciones de empleadores y de trabajadores.

13. En razó n de la importancia de la obra educativa mencionada en el pá rrafo predecente y para dar una base só lida a esta obra, la Conferencia recomienda que los Miembros introduzcan en los programas de las escuelas primarias algunas lecciones que sirvan para inculcar en los niños el há bito de la prudencia, y en los cursos posteriores, nociones sobre la prevenció n de los accidentes y los primeros auxilios en caso de accidente. Las escuelas profesionales, cualquiera que sea su categorí a, deberí an ofrecer una enseñanza metó dica de la prevenció n contra los accidentes del trabajo y convendrí a que en las mismas se llamara la atenció n de los discí pulos sobre la importancia de esta prevenció n, tanto desde el punto de vista econó mico como desde el punto de vista moral.

14. En razó n de la gran importancia que presenta, desde el punto de vista de las consecuencias de los accidentes, la rapidez con que puedan ofrecerse los primeros auxilios, todas las empresas deberí an tomar medidas para que el material necesario en los primeros auxilios pueda ser utilizado en cualquier momento, y para que estos primeros auxilios sean prestados por personas debidamente calificadas. Es tambin importante la adopció n de medidas que permitan en caso de accidente grave obtener lo antes posible los servicios de un mdico. Igualmente, deberí an estar previstos los servicios de ambulancia para el rá pido transporte de heridos al hospital o a su domicilio. Tambin deberí a prestarse atenció n especial al entrenamiento teó rico y prá ctico de los mdicos para el tratamiento de las lesiones producidas por accidentes.

III 15. Considerando que todo sistema eficaz de prevenció n de accidentes deberí a tener una base legislativa, la Conferencia recomienda que cada Miembro legisle sobre las medidas necesarias para garantizar un grado suficiente de seguridad. 16. La ley deberí a obligar al empleador a equipar y dirigir la empresa de suerte que los trabajadores estn suficientemente protegidos, habida cuenta de la naturaleza de la empresa y del estado de desarrollo tcnico. Tambin deberí a obligarse al empleador a que instruya a sus trabajadores sobre los peligros del trabajo, si los hubiere, y a que los informe de las reglas que deben observar para evitar los accidentes.

17. En general, es conveniente que los planos de construcció n o transformació n de los establecimientos industriales sean sometidos, oportunamente, al examen de la autoridad competente, a fin de comprobar si esos planos está n de acuerdo con las prescripciones legislativas a que se refieren los pá rrafos anteriores. Los planos será n examinados lo má s rá pidamente posible para no retardar los trabajos de construcció n.

18. Siempre que lo permita la organizació n administrativa y jurí dica de cada paí s, los funcionarios de la inspecció n del trabajo o de los demá s ó rganos de control de la aplicació n de las prescripciones legislativas y reglamentarias concernientes a la protecció n de los trabajadores contra los accidentes deberí an estar facultados para ordenar al empleador, en cada caso particular, las medidas que deba tomar para cumplir sus obligaciones, a reserva del derecho a recurrir ante la autoridad administrativa superior o al arbitraje. En caso de peligro inminente, el ó rgano de control deberí a estar facultado para exigir la inmediata ejecució n de las medidas ordenadas, no obstante el derecho de apelació n.

19. En razó n de la importancia que presenta, desde el punto de vista de la prevenció n de accidentes, la conducta de los trabajadores, las legislaciones nacionales deberí an obligar a los trabajadores a observar los reglamentos sobre la prevenció n de accidentes, y prohibirles que, sin autorizació n previa, puedan quitar los dispositivos de protecció n, que siempre deberí an ser utilizados adecuadamente.

20. La Conferencia recomienda que, antes de dictar los reglamentos administrativos para la prevenció n de accidentes en una industria cualquiera, la autoridad competente proporcione a las organizaciones representativas de empleadores y de trabajadores interesados la posibilidad de exponer sus puntos de vista.

21. Por medio de disposiciones legislativas o administrativas se deberí a prever la colaboració n de los trabajadores, a fin de garantizar la aplicació n de las reglas concernientes a la seguridad, en la forma má s adecuada a cada paí s; por ejemplo: designació n de trabajadores competentes para cierto puestos de los servicios de inspecció n del trabajo; reglamentos que autoricen a los trabajadores a solicitar la visita de un funcionario del servicio de inspecció n o de otro servicio competente, cuando lo juzguen conveniente, u obliguen al empleador a permitir que los trabajadores, o sus representantes, se pongan en contacto con el inspector cuando ste visite la empresa; designació n de representantes de los trabajadores en los comits de seguridad encargados de garantizar la aplicació n de los reglamentos y de establecer las causas de los accidentes.

IV 22. La Conferencia recomienda que el Estado se esfuerce en lograr que las instituciones o sociedades de seguros contra accidentes tengan en cuenta, al fijar la prima de cada empresa, las medidas que han sido tomadas para la protecció n de los trabajadores, a fin de estimular entre los empleadores el perfeccionamiento de las medidas de seguridad.

23. El Estado deberí a estimular a las instituciones o sociedades de seguros contra accidentes para que contribuyan a la obra de prevenció n de los accidentes, en particular por los medios siguientes: comunicació n a los servicios de inspecció n del trabajo, o a los demá s ó rganos de control interesados, de los datos relativos a las causas y a las consecuencias de los accidentes; colaboració n con las instituciones y comisiones previstas en el pá rrafo 1 y con el movimiento Safety First en general; anticipos a los empleadores para la adopció n o mejoramiento de aparatos de seguridad; primas a los trabajadores, ingenieros, etc., que con sus inventos o iniciativas hayan contribuido de una manera efectiva a prevenir los accidentes; propaganda entre los empleadores y el pú blico; consejos sobre las medidas de seguridad, subvenciones a los museos y obras de enseñanza consagrados a la prevenció n de accidentes.

Cross references

CONSTITUCION:P: Preá mbulo de la Constitució n de la Organizació n del trabajo
RECOMENDACIONES:R020 Recomendació n sobre la inspecció n del trabajo, 1923


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion