En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




ORGANIZACION INTERNACIONAL DEL TRABAJO

R30 Recomendació n sobre los métodos para la fijació n de salarios mí nimos, 1928

Recomendació n sobre la aplicació n de métodos para la fijació n de salarios mí nimos
RECOMENDACION:R030
Lugar:Ginebra
Sesion de la Conferencia:11
Fecha de adopció n:16:06:1928
Sesion de la Conferencia:11
Sujeto: Salarios
Estatus: Otro instrumento

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 30 mayo 1928 en su undécima reunió n;

Después de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a los métodos para la fijació n de salarios mí nimos, cuestió n que constituye el primer punto del orden del dí a de la reunió n, y

Después de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de una recomendació n,

adopta, con fecha dieciséis de junio de mil novecientos veintiocho, la siguiente Recomendació n, que podrá ser citada como la Recomendació n sobre los métodos para la fijació n de salarios mí nimos, 1928, y que será sometida al examen de los Miembros de la Organizació n Internacional del Trabajo, con el fin de que se le dé efecto en forma de ley nacional, o de otro modo, de acuerdo con las disposiciones de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo:

A

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo:

Después de haber adoptado un Convenio relativo al establecimiento de métodos para la fijació n de salarios mí nimos, y

Deseando completar este Convenio por medio de un instrumento que indique a los Estados Miembros ciertos principios generales que, segú n la experiencia y la prá ctica actual, han producido los resultados má s satisfactorios,

recomienda que cada Miembro de la Organizació n tome en consideració n los principios y reglas siguientes:

I

1) A fin de lograr que cada Miembro que ratifique el Convenio posea la informació n necesaria para tomar una decisió n sobre la aplicació n de los métodos para la fijació n de salarios mí nimos, los salarios efectivamente pagados y el régimen para la reglamentació n de los salarios, si lo hubiere, deberí an ser objeto de una encuesta en cada industria o parte de industria en la que los empleadores o los trabajadores soliciten la aplicació n de métodos y proporcionen datos que prueben, prima facie, que no disponen de un régimen eficaz para la fijació n de salarios y que los salarios son excepcionalmente bajos.

2) Sin menoscabar la libertad que el Convenio deja a los Estados Miembros para determinar, en sus paí ses respectivos, las industrias o partes de industria en las que estiman oportuno aplicar los métodos para la fijació n de salarios mí nimos, serí a quizá conveniente tener especialmente en cuenta las industrias o partes de industria en las que habitualmente está n empleadas las mujeres.

II

1) Cualquiera que sea la forma que revistan los métodos para la fijació n de los salarios mí nimos (por ejemplo, comités de fá brica para cada industria separada, comités de fá brica para grupos de industrias, tribunales de arbitraje obligatorio), deberí a efectuarse una investigació n de las condiciones de la industria o parte de la industria de que se trate, y una serie de consultas a las partes má s especialmente interesadas, es decir, los empleadores y trabajadores de esta industria o parte de industria, cuyas opiniones deberí an ser solicitadas en todas las cuestiones relativas a la fijació n de los salarios mí nimos, y respetadas de la manera má s amplia y equitativa.

2)

a) Para dar mayor autoridad a las tasas que puedan ser fijadas, serí a conveniente conceder a los empleadores y a los trabajadores interesados una participació n directa y paritaria en las deliberaciones y en las decisiones de los organismos encargados de la fijació n de salarios, por intermedio de un nú mero igual de representantes o con igual nú mero de votos. En todo caso, si se concede tal representació n a una de las dos partes, la otra deberí a estar representada en términos iguales. Los organismos encargados de la fijació n de salarios mí nimos deberí an contar también con una o varias personas independientes, cuyos votos hagan posible la adopció n de acuerdos positivos en caso de que los votos de los empleadores y de los trabajadores estén divididos en partes iguales; estas personas independientes deberí an ser elegidas, cuando fuese posible, de acuerdo con los representantes patronales y obreros de los organismos encargados de fijar los salarios mí nimos o después de consultar a estos representantes.

b) A fin de que los representantes de los empleadores y de los trabajadores gocen de la confianza de aquellos a quienes representen, los empleadores y trabajadores interesados deberí an tener derecho, siempre que las circunstancias lo permitan, a participar en la designació n de sus representantes y, en todo caso, se deberí a invitar a las organizaciones existentes de empleadores y de trabajadores a que propongan los nombres de las personas que ellas recomienden para formar parte de los organismos encargados de la fijació n de salarios.

c) La persona o personas independientes a que se refiere el pá rrafo a) deberí an ser elegidas entre las personas de uno u otro sexo que de modo incontestable posean las condiciones necesarias para el cumplimiento de sus funciones, y no tengan, en la industria o parte de la industria de que se trate, ningú n interés que ponga en peligro su imparcialidad.

d) Cuando en una industria o parte de una industria esté empleado un gran nú mero de mujeres, convendrí a, siempre que fuera posible, que algunas de éstas formaran parte, en representació n de las trabajadoras, de los organismos encargados de la fijació n de salarios, y que una o varias mujeres fueran designadas entre las personas independientes mencionadas en el pá rrafo a).

III

Al determinar las tasas mí nimas de salarios que deban fijarse, los organismos encargados de la fijació n de salarios deberí an tener siempre en cuenta la necesidad de garantizar a los trabajadores un nivel de vida adecuado. A estos efectos convendrí a, primeramente, inspirarse en las tasas de los salarios pagados por trabajos similares en las industrias en las cuales los trabajadores se hallen suficientemente organizados y hayan celebrado contratos colectivos eficaces, y, de no encontrarse este término de comparació n, deberí an inspirarse en el nivel general de salarios que prevalezca en el paí s o en la localidad de que se trate.

Deberí an tomarse medidas que prevean la revisió n de las tasas mí nimas de salarios fijadas por los organismos competentes cuando los trabajadores o los patronos que formen parte de estos organismos así lo deseen.

IV

Para proteger eficazmente los salarios de los trabajadores interesados y a fin de evitar a los empleadores la posibilidad de una competencia desleal, las medidas destinadas a garantizar el pago de salarios no inferiores a los salarios mí nimos fijados deberí an comprender:

a) medidas que tengan por objeto informar a los empleadores y a los trabajadores de las tasas vigentes;

b) el control oficial de los salarios efectivmente pagados;

c) sanciones en caso de infracció n de las tasas vigentes y medidas para prevenir estas infracciones.

1) Para que los trabajadores, que generalmente tienen menos facilidades que los empleadores para informarse por sus propios medios de las decisiones de los organismos encargados de la fijació n de salarios, estén al corriente de las tasas mí nimas que se les deberí an pagar, se podrí a obligar a los empleadores a fijar cuadros detallados que indiquen las tasas vigentes, en lugares fá cilmente accesibles de los locales donde los trabajadores estén ocupados, y para los trabajadores a domicilio, en los locales donde se distribuya el trabajo, o se entregue una vez terminado, o donde se paguen los salarios.

2) Convendrí a emplear un nú mero suficiente de inspectores con facultades aná logas a las que han sido propuestas para los inspectores del trabajo en la Recomendació n sobre los principios generales para la organizació n de los servicios de inspecció n, adoptada por la Conferencia General en 1923; estos inspectores deberí an efectuar investigaciones entre los empleadores y los trabajadores interesados, a fin de comprobar si los salarios efectivamente pagados está n conformes con las tasas vigentes, y deberí an tomar, ocasionalmente, las medidas que les sean permitidas en los casos de infracció n de las tasas fijadas. Para facilitar a los inspectores el mejor cumplimiento de sus funciones, podrí a obligarse a los empleadores a llevar listas completas y exactas de los salarios que hayan pagado o, cuando se trate de trabajadores a domicilio, una lista de estos trabajadores con sus direcciones, así como a suministrarles cartillas de salarios u otros documentos aná logos que contengan los datos necesarios para comprobar si los salarios efectivamente pagados está n en conformidad con las tasas vigentes.

3) En los casos en que generalmente los trabajadores no pueden ejercer personalmente, por ví a judicial u otra ví a legal, su derecho a percibir el importe del salario que les sea adeudado, de conformidad con las tasas mí nimas vigentes, podrí an preverse otras medidas eficaces que eviten las infracciones de las tasas fijadas.

B

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo se cree en el deber de llamar la atenció n de los gobiernos sobre el principio de salario igual, sin distinció n de sexo, para un trabajo de valor igual, consagrado por el artí culo 41 de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo (Nota: Este pá rrafo se refiere a la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo antes de que fuera modificada en 1946. En la Constitució n, tal como fue modificada en 1946, la referencia a la igualdad de remuneració n aparece en el preá mbulo.)

Cross references

RECOMENDACIONES:R020 Recomendació n sobre la inspecció n del trabajo, 1923

CONVENIOS:C026 Convenio sobre los métodos para la fijació n de salarios mí nimos, 1928
CONSTITUCION:41: artí culo 41 de la Constitutió n de la Organizació n Internacional del trabajo


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion