En Reparaciones
Inicio | Mapa Sitio | Contacto

GAS

ELECTRICIDAD

TECHOS

ALBAÑILERIA

PINTURA

PLOMERIA

PISCINAS

AHORRO / ENERGIA

HERRERIA

CLIMATIZACION

TECNOLOGIA

JARDINERIA

TELEFONOS

DECORACION

D. CONSUMIDORES

MAS DEL HOGAR

NOR. INT. TRABAJO

PROFE.OFRECIDOS

INDUSTRIA

ANUNCIARSE AQUÍ

• REPARACIONES REFACCIONES Y HOGAR




NORMAS INTERNACIONALES DEL TRABAJO

MLC Convenio sobre el trabajo marí timo, 2006

Convenio sobre el trabajo marí timo (Nota: Fecha de entrada en vigor: 00:00:2000.)

Lugar:Ginebra
Fecha de adopció n:07:02:2006
Sesion de la Conferencia:94
Sujeto: Gente de mar

Estatus: Instrumento actualizado Este Convenio fue adoptado desde 1985 y se considera actualizado.

La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo,

Convocada en Ginebra por el Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo, y congregada en dicha ciudad el 7 de febrero de 2006, en su nonagsima cuarta reunió n;

Deseando elaborar un instrumento ú nico y coherente que recoja en lo posible todas las normas actualizadas contenidas en los convenios y recomendaciones internacionales sobre el trabajo marí timo vigentes, así como los principios fundamentales que figuran en otros convenios internacionales del trabajo, y en particular en:

- el Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930 (nú m. 29);

- el Convenio sobre la libertad sindical y la protecció n del derecho de sindicació n, 1948 (nú m. 87);

- el Convenio sobre el derecho de sindicació n y de negociació n colectiva, 1949 (nú m. 98);

- el Convenio sobre igualdad de remuneració n, 1951 (nú m. 100);

- el Convenio sobre la abolició n del trabajo forzoso, 1957 (nú m. 105);

- el Convenio sobre la discriminació n (empleo y ocupació n), 1958 (nú m. 111);

- el Convenio sobre la edad mí nima, 1973 (nú m. 138), y

- el Convenio sobre las peores formas de trabajo infantil, 1999 (nú m. 182);

Teniendo presente el mandato fundamental de la Organizació n, esto es, promover condiciones de trabajo decentes;

Recordando la Declaració n de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, 1998;

Teniendo presente tambin que la gente de mar está amparada por las disposiciones de otros instrumentos de la OIT y tiene otros derechos reconocidos como derechos y libertades fundamentales que rigen para todas las personas;

Considerando que las actividades del sector marí timo se desarrollan en el mundo entero y que, por ende, la gente de mar necesita una protecció n especial;

Teniendo presentes tambin las normas internacionales relativas a la seguridad de los buques, la protecció n de las personas y la calidad de la gestió n de los buques contenidas en el Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar, 1974, enmendado, y el Convenio sobre el Reglamento Internacional para Prevenir los Abordajes, 1972, enmendado, así como los requisitos sobre formació n y competencias de la gente de mar contenidos en el Convenio Internacional sobre Normas de Formació n, Titulació n y Guardia para la Gente de Mar, 1978, enmendado;

Recordando que la Convenció n de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, 1982, establece un marco jurí dico general con arreglo al cual deben regirse todas las actividades que se realicen en los mares y ocanos y tiene una importancia estratgica como base para la acció n y cooperació n en el sector marí timo en los planos nacional, regional y mundial, y que es necesario mantener la integridad de su contenido;

Recordando que el artí culo 94 de la Convenció n de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, 1982, define los deberes y obligaciones de los Estados del pabelló n en relació n, entre otras cosas, con las condiciones de trabajo, la dotació n y las cuestiones sociales en los buques que enarbolen su pabelló n;

Recordando el pá rrafo 8 del artí culo 19 de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo, segú n el cual en ningú n caso podrá considerarse que la adopció n de un convenio o de una recomendació n por la Conferencia, o la ratificació n de un convenio por cualquier Miembro, menoscabará cualquier ley, sentencia, costumbre o acuerdo que garantice a los trabajadores condiciones má s favorables que las previstas en el convenio o la recomendació n;

Decidida a procurar que este nuevo instrumento se formule de tal manera que tenga la mayor aceptació n posible entre los gobiernos, los armadores y la gente de mar comprometidos con los principios del trabajo decente, que pueda actualizarse fá cilmente y que facilite una aplicació n y un control de la aplicació n efectivos de sus disposiciones;

Despus de haber decidido adoptar diversas proposiciones relativas a la elaboració n de dicho instrumento, cuestió n que constituye el ú nico punto del orden del dí a de la reunió n, y

Despus de haber decidido que dichas proposiciones revistan la forma de un convenio internacional,

adopta, con fecha veintitrs de febrero de dos mil seis, el siguiente Convenio, que podrá ser citado como el Convenio sobre el trabajo marí timo, 2006.

Obligaciones Generales

Artí culo I

1. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio se compromete a dar pleno efecto a sus disposiciones de la manera prevista en el artí culo VI para garantizar el derecho de toda la gente de mar a un empleo decente.

2. Los Miembros deberá n cooperar entre sí para garantizar la aplicació n y el control de la aplicació n efectivos del presente Convenio.

Definiciones y Ambito de Aplicació n

Artí culo II

1. A los efectos del presente Convenio, y a menos que en disposiciones especí ficas se estipule otra cosa:

a) la expresió n autoridad competente designa al ministro, departamento gubernamental u otra autoridad facultada para dictar y controlar la aplicació n de reglamentos, ordenanzas u otras instrucciones de obligado cumplimiento con respecto al contenido de la disposició n de que se trate;

b) la expresió n declaració n de conformidad laboral marí tima designa la declaració n a que se hace referencia en la regla 5.1.3;

c) la expresió n arqueo bruto designa el tonelaje bruto calculado de conformidad con los reglamentos sobre arqueo contenidos en el anexo I del Convenio Internacional sobre Arqueo de Buques, 1969, o en otro convenio que lo sustituya; en el caso de los buques a los que se aplica el sistema provisional de medició n de arqueo adoptado por la Organizació n Marí tima Internacional, el arqueo bruto será el que figura en el apartado OBSERVACIONES del Certificado Internacional de Arqueo (1969);

d) la expresió n certificado de trabajo marí timo designa el certificado de trabajo marí timo a que se hace referencia en la regla 5.1.3;

e) la expresió n requisitos del presente Convenio designa los requisitos contenidos en los artí culos, así como en el Reglamento y en la parte A del Có digo del presente Convenio;

f) los trminos gente de mar o marino designan a toda persona que est empleada o contratada o que trabaje en cualquier puesto a bordo de un buque al que se aplique el presente Convenio;

g) la expresió n acuerdo de empleo de la gente de mar abarca tanto el contrato de trabajo como el contrato de enrolamiento;

h) la expresió n servicio de contratació n y colocació n de la gente de mar designa a toda persona, empresa, institució n, agencia u otra entidad, pú blica o privada, cuya actividad consiste en contratar gente de mar por cuenta de los armadores o en colocarla al servicio de los armadores;

i) el trmino buque designa a toda embarcació n distinta de las que navegan exclusivamente en aguas interiores o en aguas situadas dentro de o en las inmediaciones de aguas abrigadas o de zonas en las que rijan reglamentaciones portuarias, y

j) el trmino armador designa al propietario de un buque o a cualquier otra organizació n o persona, como puede ser el administrador, el agente o el fletador a casco desnudo, que a efectos de la explotació n del buque ha asumido la responsabilidad que incumbe al propietario o a otra entidad o persona y que, al hacerlo, ha aceptado cumplir con todos los deberes y las responsabilidades que incumben a los armadores en virtud del presente Convenio, independientemente de que otra organizació n o persona desempeñe algunos de los deberes o responsabilidades en nombre del armador.

2. Salvo que se disponga expresamente otra cosa, el presente Convenio se aplica a toda la gente de mar.

3. Cuando, a los efectos del presente Convenio, haya dudas sobre la condició n de gente de mar de alguna categorí a de personas, la cuestió n será resuelta por la autoridad competente de cada Miembro, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas.

4. Salvo que se disponga expresamente otra cosa, el presente Convenio se aplica a todos los buques, de propiedad pú blica o privada, que se dediquen habitualmente a actividades comerciales, con excepció n de los buques dedicados a la pesca u otras actividades similares y de las embarcaciones de construcció n tradicional, como los dhows y los juncos. El presente Convenio no se aplica a los buques de guerra y las unidades navales auxiliares.

5. Cuando haya dudas en cuanto a si el presente Convenio se aplica a un buque o a una categorí a particular de buques, la cuestió n será resuelta por la autoridad competente de cada Miembro, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas.

6. Cuando la autoridad competente determine que no serí a razonable o factible en el momento actual aplicar algunos elementos particulares del Có digo a que se refiere el artí culo VI, pá rrafo 1, a un buque o ciertas categorí as de buques que enarbolen el pabelló n del Miembro, las disposiciones pertinentes del Có digo no será n aplicables siempre y cuando el tema de que se trate est contemplado de manera diferente en la legislació n nacional, en convenios colectivos o en otras medidas. Só lo podrá recurrirse a dicha posibilidad en consulta con las or-ganizaciones de armadores y de gente de mar interesadas y ú nicamente respecto de buques con un arqueo bruto inferior a 200 que no efectú en viajes internacionales.

7. Toda decisió n que un Miembro adopte de conformidad con los pá rrafos 3, 5 o 6 del presente artí culo deberá comunicarse al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo, quien la notificará a los Miembros de la Organizació n.

8. A menos que se disponga otra cosa, toda referencia al presente Convenio constituye tambin una referencia al Reglamento y al Có digo.

Derechos y Principios Fundamentales

Artí culo III

Todo Miembro deberá verificar que las disposiciones de su legislació n respetan, en el contexto del presente Convenio, los derechos fundamentales relativos a:

a) la libertad de asociació n y la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociació n colectiva;

b) la eliminació n de todas las formas de trabajo forzoso u obligatorio;

c) la abolició n efectiva del trabajo infantil, y

d) la eliminació n de la discriminació n en el empleo y la ocupació n.

Derechos en el Empleo y Derechos Sociales de la Gente de Mar

Artí culo IV

1. Toda la gente de mar tiene derecho a un lugar de trabajo seguro y protegido en el que se cumplan las normas de seguridad.

2. Toda la gente de mar tiene derecho a condiciones de empleo justas.

3. Toda la gente de mar tiene derecho a condiciones decentes de trabajo y de vida a bordo.

4. Toda la gente de mar tiene derecho a la protecció n de la salud, a la atenció n mdica, a medidas de bienestar y a otras formas de protecció n social. 5. Todo Miembro, dentro de los lí mites de su jurisdicció n, deberá asegurar que los derechos en el empleo y los derechos sociales de la gente de mar enunciados en los pá rrafos anteriores de este artí culo se ejerzan plenamente, de conformidad con los requisitos del presente Convenio. A menos que en el Convenio se disponga especí ficamente otra cosa, dicho ejercicio podrá asegurarse mediante la legislació n nacional, los convenios colectivos aplicables, la prá ctica u otras medidas.

Responsabilidades en Materia de Aplicació n y Control de la Aplicació n

Artí culo V

1. Todo Miembro deberá aplicar y controlar la aplicació n de la legislació n o de otras medidas que haya adoptado para cumplir las obligaciones contraí das en virtud del presente Convenio por lo que se refiere a los buques y la gente de mar bajo su jurisdicció n.

2. Todo Miembro deberá ejercer efectivamente su jurisdicció n y control sobre los buques que enarbolen su pabelló n, estableciendo un sistema para garantizar el cumplimiento de los requisitos del presente Convenio, lo cual incluye la realizació n de inspecciones perió dicas, la presentació n de informes, la aplicació n de medidas de supervisió n y el recurso a los procedimientos judiciales previstos por la legislació n aplicable.

3. Todo Miembro deberá velar por que los buques que enarbolen su pabelló n lleven un certificado de trabajo marí timo y una declaració n de conformidad laboral marí tima, segú n lo dispuesto en el presente Convenio.

4. Todo buque al que se aplique el presente Convenio podrá , de conformidad con la legislació n internacional, ser sometido a inspecció n por un Miembro distinto del Estado del pabelló n cuando el buque se encuentre en uno de los puertos de dicho Miembro, a fin de determinar si el buque cumple los requisitos del presente Convenio.

5. Todo Miembro deberá ejercer efectivamente su jurisdicció n y control sobre los servicios de contratació n y colocació n de gente de mar que se hayan establecido en su territorio.

6. Todo Miembro deberá prohibir las infracciones de los requisitos del presente Convenio y, de conformidad con la legislació n internacional, establecer sanciones o exigir, en virtud de su propia legislació n, la adopció n de medidas correctivas adecuadas para desalentar tales infracciones.

7. Todo Miembro deberá cumplir sus responsabilidades en virtud del presente Convenio de tal manera que se asegure que los buques de los Estados que no hayan ratificado el presente Convenio no reciban un trato má s favorable que los buques que enarbolan el pabelló n de Estados que sí lo hayan ratificado.

Reglamento y Partes A y B del Có digo

Artí culo VI

1. El Reglamento y las disposiciones de la parte A del Có digo son obligatorias. Las disposiciones de la parte B del Có digo no son obligatorias.

2. Todo Miembro se compromete a respetar los principios y derechos enunciados en el Reglamento y a aplicar cada regla en la forma prevista en las disposiciones correspondientes contenidas en la parte A del Có digo. Asimismo, los Miembros dará n debida consideració n al cumplimiento de sus responsabilidades en la forma prevista en la parte B del Có digo.

3. Todo Miembro que no est en condiciones de aplicar los principios y derechos en la forma prevista en la parte A del Có digo podrá aplicar esta parte A mediante disposiciones de su legislació n u otras medidas que sean sustancialmente equivalentes a las disposiciones de dicha parte A, a menos que en el presente Convenio se disponga expresamente otra cosa.

4. Só lo a efectos del pá rrafo 3 del presente artí culo, se considerará que toda ley, reglamento, convenio colectivo u otra medida de aplicació n es sustancialmente equivalente, en el contexto de este Convenio, si el Miembro verifica que:

a) favorece la realizació n plena del objeto y propó sito general de la disposició n o las disposiciones pertinentes de la parte A del Có digo, y

b) da efecto a la disposició n o las disposiciones pertinentes de la parte A del Có digo.

Consultas con las Organizaciones de Armadores y de Gente de Mar

Artí culo VII

En los casos en que en un Miembro no existan organizaciones representativas de los armadores y de la gente de mar, toda excepció n, exenció n o aplicació n flexible del presente Convenio respecto de la cual ste exija la celebració n de consultas con dichas organizaciones só lo podrá ser objeto de una decisió n de ese Miembro previa consulta con el Comit a que se hace referencia en el artí culo XIII.

Entrada en Vigor

Artí culo VIII

1. Las ratificaciones formales del presente Convenio deberá n ser comunicadas, para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. 2. El presente Convenio obligará ú nicamente a aquellos Miembros de la Organizació n Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General.

3. El presente Convenio entrará en vigor doce meses despus de la fecha en que se hayan registrado las ratificaciones de al menos 30 Miembros que en conjunto posean como mí nimo el 33 por ciento del arqueo bruto de la flota mercante mundial.

4. En lo sucesivo, el presente Convenio entrará en vigor para cada Miembro doce meses despus de la fecha en que se haya registrado su ratificació n.

Denuncia

Artí culo IX

1. Todo Miembro que haya ratificado el presente Convenio podrá denunciarlo despus de que haya expirado un perí odo de diez años contado a partir de la fecha en que se haya puesto inicialmente en vigor, mediante un acta comunicada, para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo. La denuncia no surtirá efecto hasta un año despus de la fecha en que se haya registrado.

2. Todo Miembro que, en el plazo de un año despus de la expiració n del perí odo de diez años mencionado en el pá rrafo precedente, no haga uso del derecho de denuncia previsto en este artí culo quedará obligado durante un nuevo perí odo de diez años, y en lo sucesivo podrá denunciar el presente Convenio cuando expire cada perí odo de diez años, en las condiciones previstas en este artí culo.

Efectos de la Entrada en Vigor

Artí culo X

El presente Convenio revisa los convenios siguientes:

Convenio sobre la edad mí nima (trabajo marí timo), 1920 (nú m. 7)

Convenio sobre las indemnizaciones de desempleo (naufragio), 1920 (nú m. 8)

Convenio sobre la colocació n de la gente de mar, 1920 (nú m. 9)

Convenio sobre el examen mdico de los menores (trabajo marí timo), 1921 (nú m. 16)

Convenio sobre el contrato de enrolamiento de la gente de mar, 1926 (nú m. 22)

Convenio sobre la repatriació n de la gente de mar, 1926 (nú m. 23)

Convenio sobre los certificados de capacidad de los oficiales, 1936 (nú m. 53)

Convenio sobre las vacaciones pagadas de la gente de mar, 1936 (nú m. 54)

Convenio sobre las obligaciones del armador en caso de enfermedad o accidentes de la gente de mar, 1936 (nú m. 55)

Convenio sobre el seguro de enfermedad de la gente de mar, 1936 (nú m. 56)

Convenio sobre las horas de trabajo a bordo y la dotació n, 1936 (nú m. 57)

Convenio (revisado) sobre la edad mí nima (trabajo marí timo), 1936 (nú m. 58)

Convenio sobre la alimentació n y el servicio de fonda (tripulació n de buques), 1946 (nú m. 68)

Convenio sobre el certificado de aptitud de los cocineros de buque, 1946 (nú m. 69)

Convenio sobre la seguridad social de la gente de mar, 1946 (nú m. 70)

Convenio sobre las vacaciones pagadas de la gente de mar, 1946 (nú m. 72)

Convenio sobre el examen mdico de la gente de mar, 1946 (nú m. 73)

Convenio sobre el certificado de marinero preferente, 1946 (nú m. 74)

Convenio sobre el alojamiento de la tripulació n, 1946 (nú m. 75)

Convenio sobre los salarios, las horas de trabajo a bordo y la dotació n, 1946 (nú m. 76)

Convenio sobre las vacaciones pagadas de la gente de mar (revisado), 1949 (nú m. 91)

Convenio sobre el alojamiento de la tripulació n (revisado), 1949 (nú m. 92)

Convenio sobre salarios, horas de trabajo a bordo y dotació n (revisado), 1949 (nú m. 93)

Convenio sobre salarios, horas de trabajo a bordo y dotació n (revisado), 1958 (nú m. 109)

Convenio sobre el alojamiento de la tripulació n (disposiciones complementarias), 1970 (nú m. 133)

Convenio sobre la prevenció n de accidentes (gente de mar), 1970 (nú m. 134)

Convenio sobre la continuidad del empleo (gente de mar), 1976 (nú m. 145)

Convenio sobre las vacaciones anuales pagadas (gente de mar), 1976 (nú m. 146)

Convenio sobre la marina mercante (normas mí nimas), 1976 (nú m. 147)

Protocolo de 1996 relativo al Convenio sobre la marina mercante (normas mí nimas), 1976 (nú m. 147)

Convenio sobre el bienestar de la gente de mar, 1987 (nú m. 163)

Convenio sobre la protecció n de la salud y la asistencia mdica (gente de mar), 1987 (nú m. 164)

Convenio sobre la seguridad social de la gente de mar (revisado), 1987 (nú m. 165)

Convenio sobre la repatriació n de la gente de mar (revisado), 1987 (nú m. 166)

Convenio sobre la inspecció n del trabajo (gente de mar), 1996 (nú m. 178)

Convenio sobre la contratació n y la colocació n de la gente de mar, 1996 (nú m. 179)

Convenio sobre las horas de trabajo a bordo y la dotació n de los buques, 1996 (nú m. 180).

Funciones de Depositario

Artí culo XI

1. El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo notificará a todos los Miembros de la Organizació n Internacional del Trabajo el registro de todas las ratificaciones, aceptaciones y denuncias del presente Convenio.

2. Cuando se hayan cumplido las condiciones enunciadas en el pá rrafo 3 del artí culo VIII, el Director General señalará a la atenció n de los Miembros de la Organizació n la fecha en que entrará en vigor el presente Convenio.

Artí culo XII

El Director General de la Oficina Internacional del Trabajo comunicará al Secretario General de las Naciones Unidas, a efectos de su registro de conformidad con el artí culo 102 de la Carta de las Naciones Unidas, una informació n completa sobre todas las ratificaciones, aceptaciones y denuncias registradas en virtud del presente Convenio.

Comit Tripartito Especial

Artí culo XIII

1. El Consejo de Administració n de la Oficina Internacional del Trabajo examinará continuamente la aplicació n del presente Convenio a travs de un comit establecido por el Consejo de Administració n con competencias especí ficas en el á mbito de las normas sobre el trabajo marí timo.

2. Para tratar de las cuestiones concernientes al presente Convenio, este Comit estará compuesto por dos representantes designados por el gobierno de cada uno de los Miembros que hayan ratificado el presente Convenio y por los representantes de los armadores y de la gente de mar que designe el Consejo de Administració n, previa celebració n de consultas con la Comisió n Paritaria Marí tima.

3. Los representantes gubernamentales de los Miembros que no hayan ratificado aú n el presente Convenio podrá n participar en el Comit , pero no tendrá n derecho a voto respecto de ninguna cuestió n que se aborde en virtud del presente Convenio. El Consejo de Administració n podrá invitar a otras organizaciones o entidades a hacerse representar por observadores en el Comit .

4. Los derechos de voto de los representantes de los armadores y de la gente de mar en el Comit será n ponderados para garantizar que cada uno de estos Grupos tenga la mitad de los derechos de voto atribuidos al nú mero total de los gobiernos representados en la reunió n de que se trate y autorizados a votar en ella.

Enmiendas al Presente Convenio

Artí culo XIV

1. La Conferencia General de la Organizació n Internacional del Trabajo podrá adoptar enmiendas a cualesquiera disposiciones del presente Convenio, de conformidad con el artí culo 19 de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo y con las normas y procedimientos de la Organizació n para la adopció n de convenios. Tambin podrá n adoptarse enmiendas al Có digo con arreglo a los procedimientos previstos en el artí culo XV.

2. El texto de las enmiendas se remitirá , para su ratificació n, a los Miembros cuyos instrumentos de ratificació n del presente Convenio hayan sido registrados antes de la adopció n de dichas enmiendas.

3. En el caso de los demá s Miembros de la Organizació n, el texto del Convenio en su forma enmendada se les remitirá para su ratificació n de conformidad con el artí culo 19 de la Constitució n.

4. Se considerará que las enmiendas han sido aceptadas en la fecha en que se hayan registrado las ratificaciones - de la enmienda o del Convenio en su forma enmendada, segú n el caso - de al menos 30 Miembros que en conjunto posean como mí nimo el 33 por ciento del arqueo bruto de la flota mercante mundial.

5. Las enmiendas que se adopten de conformidad con el artí culo 19 de la Constitució n será n obligatorias ú nicamente para los Miembros de la Organizació n cuyas ratificaciones hayan sido registradas por el Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

6. En lo que atañe a los Miembros a que se refiere el pá rrafo 2 del presente artí culo, las enmiendas entrará n en vigor doce meses despus de la fecha de aceptació n mencionada en el pá rrafo 4 supra o doce meses despus de la fecha en que se haya registrado su ratificació n de la enmienda, si esta fecha fuera posterior.

7. En lo que atañe a los Miembros a que se refiere el pá rrafo 3 del presente artí culo, y a reserva de lo dispuesto en el pá rrafo 9 del mismo, el Convenio en su forma enmendada entrará en vigor doce meses despus de la fecha de aceptació n mencionada en el pá rrafo 4 supra o doce meses despus de la fecha en que se haya registrado su ratificació n del Convenio, si esta fecha fuera posterior.

8. El presente Convenio permanecerá en vigor en su forma y contenido no enmendados para los Miembros cuya ratificació n del Convenio se haya registrado antes de la adopció n de la enmienda de que se trate, pero que no hayan ratificado dicha enmienda.

9. Todo Miembro cuya ratificació n del presente Convenio se registre despus de la adopció n de la enmienda pero antes de la fecha a que se refiere el pá rrafo 4 del presente artí culo podrá especificar, en una declaració n anexa al instrumento de ratificació n, que su ratificació n se refiere al Convenio sin la enmienda en cuestió n. En el caso de una ratificació n que venga acompañada de dicha declaració n, el Convenio entrará en vigor para el Miembro de que se trate doce meses despus de la fecha en que se haya registrado la ratificació n. Cuando el instrumento de ratificació n no venga acompañado de dicha declaració n o cuando la ratificació n se registre en la fecha o despus de la fecha a que se refiere el pá rrafo 4, el Convenio entrará en vigor para el Miembro de que se trate doce meses despus de la fecha en que se haya registrado la ratificació n; despus de su entrada en vigor de conformidad con el pá rrafo 7 del presente artí culo, el Miembro en cuestió n quedará obligado a respetar la enmienda, salvo que en dicha enmienda se estipule otra cosa.

Enmiendas al Có digo

Artí culo XV

1. El Có digo podrá ser enmendado ya sea mediante el procedimiento estipulado en el artí culo XIV o, salvo que se indique expresamente otra cosa, de conformidad con el procedimiento descrito en el presente artí culo.

2. El gobierno de cualquier Miembro de la Organizació n o el grupo de representantes de los armadores o el grupo de representantes de la gente de mar que hayan sido designados para formar parte del Comit mencionado en el artí culo XIII podrá n proponer al Director General de la OIT enmiendas al Có digo. Toda enmienda propuesta por un gobierno deberá haber sido propuesta o apoyada al menos por cinco gobiernos Miembros que hayan ratificado el Convenio o por el grupo de representantes de los armadores o de la gente de mar a que se hace referencia en el presente pá rrafo.

3. Despus de verificar que la propuesta de enmienda cumple con los requisitos del pá rrafo 2 que antecede, el Director General deberá comunicarla sin demora, junto con los comentarios o sugerencias que se consideren oportunos, a todos los Miembros de la Organizació n, invitá ndoles a enviar sus observaciones o sugerencias sobre la propuesta en un plazo de seis meses o cualquier otro plazo que fije el Consejo de Administració n (que no podrá ser inferior a tres meses ni superior a nueve meses).

4. Al finalizar el plazo a que se refiere el pá rrafo 3 que antecede, la propuesta, acompañada de un resumen de cualesquiera observaciones o sugerencias hechas con arreglo a dicho pá rrafo, se remitirá al Comit para su examen en una reunió n. Se considerará que una enmienda ha sido adoptada por el Comit si:

a) por lo menos la mitad de los gobiernos de los Miembros que hayan ratificado el presente Convenio está n representados en la reunió n en que se examine la propuesta;

b) una mayorí a de por lo menos dos tercios de los miembros del Comit vota a favor de la enmienda, y

c) esta mayorí a de votos favorables incluye por lo menos la mitad de los votos atribuidos a los gobiernos, la mitad de los votos atribuidos a los armadores y la mitad de los votos atribuidos a la gente de mar en su calidad de miembros del Comit inscritos en la reunió n en que se someta a votació n la propuesta.

5. Las enmiendas adoptadas de conformidad con el pá rrafo 4 que antecede deberá n presentarse a la siguiente reunió n de la Conferencia para su aprobació n. Tal aprobació n requerirá una mayorí a de dos tercios de los votos emitidos por los delegados presentes. Si no se obtiene esa mayorí a, la enmienda propuesta deberá remitirse al Comit para que ste la reexamine, si así lo estima conveniente.

6. Las enmiendas aprobadas por la Conferencia deberá n ser notificadas por el Director General a cada uno de los Miembros cuya ratificació n del presente Convenio se haya registrado antes de la fecha de la aprobació n de la enmienda por la Conferencia. Estos Miembros son mencionados má s adelante como Miembros ratificantes. La notificació n deberá contener una referencia al presente artí culo y fijar el plazo que regirá para la comunicació n de cualquier desacuerdo formal. Este plazo será de dos años a partir de la fecha de la notificació n, a menos que, en el momento de la aprobació n, la Conferencia haya fijado un plazo diferente, el cual será de por lo menos un año. A los demá s Miembros de la Organizació n se les remitirá una copia de la notificació n, con fines de informació n.

7. Toda enmienda aprobada por la Conferencia deberá considerarse aceptada, a menos que, al trmino del plazo fijado, el Director General haya recibido expresiones formales de desacuerdo de má s del 40 por ciento de los Miembros que hayan ratificado el Convenio y que representen como mí nimo el 40 por ciento del arqueo bruto de la flota mercante de los Miembros que hayan ratificado el Convenio.

8. Toda enmienda que se considere aceptada entrará en vigor seis meses despus del vencimiento del plazo fijado para todos los Miembros ratificantes, excepto para los que hubieren expresado formalmente su desacuerdo con arreglo al pá rrafo 7 que antecede y no hubieren retirado tal desacuerdo de conformidad con el pá rrafo 11. Ello no obstante:

a) antes del vencimiento del plazo fijado, todo Miembro ratificante podrá comunicar al Director General que la enmienda entrará en vigor para dicho Miembro só lo despus de que ste haya remitido una notificació n expresa de su aceptació n, y

b) antes de la fecha de entrada en vigor de la enmienda, todo Miembro ratificante podrá comunicar al Director General que se declara exento de la aplicació n de dicha enmienda durante un perí odo determinado.

10. Las enmiendas que estn sujetas a la notificació n señalada en el apartado a) del pá rrafo 8 supra entrará n en vigor, para el Miembro que enví e dicha notificació n, seis meses despus de que ste haya comunicado al Director General su aceptació n de la enmienda, o en la fecha en que la enmienda entre en vigor por primera vez, si esta fecha fuera posterior.

11. El perí odo a que se refiere el apartado b) del pá rrafo 8 supra no deberá exceder de un año desde la fecha de entrada en vigor de la enmienda ni superar cualquier otro plazo má s largo que pueda haber fijado la Conferencia en el momento de la aprobació n de la enmienda.

12. Todo Miembro que haya expresado formalmente su desacuerdo con una enmienda podrá retirarlo en todo momento. Si el Director General recibe la comunicació n de ese retiro despus de la entrada en vigor de la enmienda, sta entrará en vigor para dicho Miembro seis meses despus de la fecha en que se haya registrado dicha comunicació n.

13. Despus de la entrada en vigor de una enmienda, el Convenio só lo podrá ser ratificado en su forma enmendada.

14. En la medida en que un certificado de trabajo marí timo se refiera a cuestiones comprendidas en una enmienda al presente Convenio que haya entrado en vigor:

a) todo Miembro que haya aceptado dicha enmienda no estará obligado a hacer extensivos los privilegios del presente Convenio en lo que atañe a los certificados de trabajo marí timo expedidos a buques que enarbolen el pabelló n de otro Miembro que:

i) en virtud del pá rrafo 7 del presente artí culo, haya expresado formalmente su desacuerdo con la enmienda y no haya retirado dicho desacuerdo, o

ii) en virtud del apartado a) del pá rrafo 8 del presente artí culo, haya anunciado que la aceptació n está supeditada a su aprobació n expresa ulterior y no haya aceptado la enmienda, y

b) todo Miembro que haya aceptado dicha enmienda deberá hacer extensivos los privilegios del Convenio en lo que atañe a los certificados de trabajo marí timo expedidos a buques que enarbolen el pabelló n de otro Miembro que, en virtud del apartado b) del pá rrafo 8 supra, haya notificado que no aplicará la enmienda durante un perí odo determinado, con arreglo al pá rrafo 10 del presente artí culo.

Idiomas Autnticos

Artí culo XVI

Las versiones inglesa y francesa del texto del presente Convenio son igualmente autnticas.

Nota Explicativa sobre el Reglamento y el Có digo del Convenio sobre el Trabajo Marí timo

1. El objeto de la presente nota explicativa, que no forma parte del Convenio sobre el trabajo marí timo, es servir de guí a respecto del Convenio en general. 2. El Convenio consta de tres partes diferentes, pero relacionadas entre sí , a saber, los artí culos, el Reglamento y el Có digo.

3. Los artí culos y el Reglamento establecen los derechos y principios fundamentales y las obligaciones bá sicas de los Miembros ratificantes del presente Convenio. Los artí culos y el Reglamento só lo pueden ser modificados por la Conferencia en el marco del artí culo 19 de la Constitució n de la Organizació n Internacional del Trabajo (vase el artí culo XIV del Convenio).

4. En el Có digo se detalla la aplicació n del Reglamento. Comprende la parte A (normas obligatorias) y la parte B (pautas no obligatorias). El Có digo puede enmendarse a travs del procedimiento simplificado establecido en el artí culo XV del Convenio. En vista de que el Có digo contiene los detalles de la aplicació n, las enmiendas que se le hagan deberá n estar en conformidad con el alcance general de los artí culos y del Reglamento.

5. El Reglamento y el Có digo está n organizados por temas generales, en cinco Tí tulos:

Tí tulo 1: Requisitos mí nimos para trabajar a bordo de buques

Tí tulo 2: Condiciones de empleo

Tí tulo 3: Alojamiento, instalaciones de esparcimiento, alimentació n y servicio de fonda

Tí tulo 4: Protecció n de la salud, atenció n mdica, bienestar y protecció n social

Tí tulo 5: Cumplimiento y control de la aplicació n

6. Cada Tí tulo contiene grupos de disposiciones relativas a un principio o derecho particular (o a una medida de control de la aplicació n, en el caso del Tí tulo 5), al que se ha asignado un nú mero de referencia. El primer grupo del Tí tulo 1, por ejemplo, consta de la regla 1.1, la norma A1.1 y la pauta B1.1 (sobre la edad mí nima).

7. El Convenio tiene tres objetivos principales:

a) establecer (en sus artí culos y Reglamento) un conjunto só lido de principios y derechos;

b) permitir (a travs del Có digo) que los Miembros tengan un grado considerable de flexibilidad en la manera de aplicar esos principios y derechos, y

c) asegurar que el cumplimiento y el control de la aplicació n de los principios y derechos se haga de manera apropiada (a travs del Tí tulo 5).

8. Hay dos medios principales para hacer posible una aplicació n flexible del instrumento: el primero consiste en que los Miembros, cuando sea necesario (vase el artí culo VI, pá rrafo 3), pueden dar efecto a las disposiciones detalladas de la parte A del Có digo aplicando medidas de equivalencia sustancial (conforme a la definició n contenida en el artí culo VI, pá rrafo 4).

9. El segundo medio consiste en formular de manera má s general muchas de las disposiciones obligatorias de la parte A, lo cual dejarí a un margen discrecional má s amplio para decidir las acciones precisas que se han de adoptar en el plano nacional. En esos casos, se dan orientaciones sobre la aplicació n en la parte B del Có digo, no obligatoria. De esta manera, los Miembros que hayan ratificado el presente Convenio pueden determinar qu tipo de acciones podrí a esperarse de ellos en virtud de la obligació n general correspondiente contenida en la parte A, y qu acciones no serí a necesario emprender. Por ejemplo, la norma A4.1 exige que todos los buques faciliten un rá pido acceso a los medicamentos necesarios para la atenció n mdica a bordo (pá rrafo 1, b)) y que lleven un botiquí n (pá rrafo 4, a)). El cumplimiento de buena fe de esta ú ltima obligació n implica claramente que no basta con llevar un botiquí n a bordo de cada buque. En la pauta B4.1.1 correspondiente (pá rrafo 4) se da una indicació n má s precisa de lo que esto implica para garantizar que el contenido del botiquí n sea correctamente almacenado, utilizado y mantenido. 10. Los Miembros que hayan ratificado el presente Convenio no está n vinculados por las orientaciones y, como se indica en las disposiciones del Tí tulo 5 relativas al control por el Estado del puerto, las inspecciones tratarí an ú nicamente sobre los requisitos pertinentes del presente Convenio (artí culos, reglas y normas de la parte A). Sin embargo, se exige a los Miembros, en virtud del pá rrafo 2 del artí culo VI, que tengan debidamente en cuenta el cumplimiento de sus responsabilidades en virtud de la parte A del Có digo de la manera prevista en la parte B. Si, despus de haber tomado debidamente en consideració n las pautas pertinentes, un Miembro decide adoptar otras disposiciones diferentes que garanticen el almacenamiento, la utilizació n y el mantenimiento apropiados del contenido del botiquí n, para retomar el ejemplo citado má s arriba, segú n lo prescrito en la norma de la parte A, es aceptable que lo haga. Por otra parte, si sigue las orientaciones previstas en la parte B, el Miembro interesado, al igual que los ó rganos de la OIT encargados de verificar la aplicació n de los convenios inter-nacionales del trabajo, podrá estar seguro, sin má s consideraciones, de que las medidas adoptadas por el Miembro son adecuadas para cumplir las responsabilidades enunciadas en las disposiciones pertinentes de la parte A.

El Reglamento y el Có digo

Tí tulo 1. Requisitos Mí nimos para Trabajar a Bordo de Buques

Regla

Regla 1.1 - Edad mí nima

Finalidad: Asegurar que en los buques no trabajen personas menores de una determinada edad mí nima

1. Ninguna persona menor de una determinada edad mí nima podrá ser empleada o contratada o trabajar a bordo de un buque.

2. La edad mí nima en el momento de la entrada en vigor inicial del presente Convenio es de 16 años.

3. Se exigirá una edad mí nima superior para trabajar en las circunstancias especificadas en el Có digo.

Norma

Norma A1.1 - Edad mí nima

1. Se deberá prohibir que personas menores de 16 años sean empleadas o contratadas o trabajen a bordo de buques.

2. Deberá prohibirse el trabajo nocturno a la gente de mar menor de 18 años. A efectos de la presente norma, el trmino noche se definirá en conformidad con la legislació n y la prá ctica nacionales. Comprenderá un perí odo de al menos nueve horas contado a má s tardar desde la medianoche, el cual no podrá terminar antes de las cinco horas de la madrugada.

3. La autoridad competente podrá hacer una excepció n al cumplimiento estricto de la restricció n del trabajo nocturno cuando:

a) la formació n eficaz de la gente de mar interesada, impartida con arreglo a programas y planes de estudio establecidos, pudiera verse comprometida, o

b) la naturaleza especí fica de la tarea o un programa de formació n reconocido requiera que la gente de mar a la que se aplique la excepció n realice trabajos de noche y la autoridad, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, determine que dicho trabajo no perjudicará su salud ni su bienestar.

4. Se deberá prohibir que gente de mar menor de 18 años sea empleada o contratada o realice trabajos cuando stos puedan resultar peligrosos para su salud o su seguridad. Esos tipos de trabajo será n determinados por normas de la legislació n nacional o por la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, de conformidad con las normas internacionales pertinentes.

Pauta

Pauta B1.1 - Edad mí nima

1. Al reglamentar las condiciones de trabajo y de vida, los Miembros deberí an prestar una atenció n especial a las necesidades de los jó venes menores de 18 años.

Regla

Regla 1.2 - Certificado mdico

Finalidad: Asegurar que toda la gente de mar tenga la aptitud fí sica para desempeñar sus tareas en el mar

1. La gente de mar no deberá trabajar a bordo de un buque si no posee un certificado mdico vá lido que acredite su aptitud fí sica para desempeñar sus funciones.

2. Podrá n permitirse excepciones só lo con arreglo a las condiciones establecidas en el Có digo.

Norma

Norma A1.2 - Certificado mdico

1. La autoridad competente deberá exigir a la gente de mar que, antes de prestar servicios a bordo de un buque, presente un certificado mdico vá lido que acredite su aptitud fí sica para desempeñar las tareas que se le hayan de encomendar a bordo.

2. A fin de garantizar que los certificados mdicos reflejen fielmente el estado de salud de la gente de mar, habida cuenta de las tareas que ha de desempeñar, la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas y teniendo debidamente en cuenta las pautas internacionales aplicables mencionadas en la parte B del presente Có digo, podrá prescribir la naturaleza del examen mdico y del certificado.

3. La presente norma se aplicará sin perjuicio del Convenio internacional sobre normas de formació n, titulació n y guardia para la gente de mar, 1978, enmendado (Convenio de Formació n). La autoridad competente deberá aceptar todo certificado mdico expedido con arreglo a los requisitos del Convenio de Formació n, a los efectos de la regla 1.2. Tambin deberá aceptar todo certificado mdico que cumpla en sustancia esos requisitos, en el caso de la gente de mar no amparada por el Convenio de Formació n.

4. El certificado mdico deberá ser expedido por un mdico debidamente calificado o, en el caso de un certificado que se refiera ú nicamente a la vista, por una persona calificada reconocida por la autoridad competente para expedir dicho certificado. Los mdicos deben gozar de plena independencia profesional en el ejercicio de sus funciones por lo que se refiere a los procedimientos de examen mdico.

5. La gente de mar a la que se haya denegado un certificado o a la que se haya impuesto una limitació n respecto de su capacidad para trabajar, en particular en cuanto al horario, al campo de trabajo o a la esfera de actividad, deberá tener la oportunidad de someterse a un nuevo examen a cargo de otro mdico o á rbitro mdico independiente.

6. En el certificado mdico deberá constar en particular que:

a) el oí do y la vista del interesado son satisfactorios y, cuando se trate de una persona que vaya a ser empleada en servicios en los que su aptitud para el trabajo que debe efectuar pueda ser disminuida por el daltonismo, que su percepció n de los colores es tambin satisfactoria, y

b) el interesado no sufre ninguna afecció n que pueda agravarse con el servicio en el mar o que lo incapacite para realizar dicho servicio, o que pueda constituir un peligro para la salud de otras personas a bordo.

7. A menos que se exija un perí odo má s corto debido a las tareas especí ficas que ha de desempeñar la gente de mar interesada o que así lo exija el Convenio de Formació n:

a) el certificado mdico deberá ser vá lido durante un perí odo má ximo de dos años, a menos que el marino sea menor de 18 años, en cuyo caso el perí odo má ximo de validez será de un año, y

b) los certificados de percepció n de los colores deberá n ser vá lidos por un perí odo má ximo de seis años.

8. En casos urgentes, la autoridad competente podrá permitir que un marino trabaje sin un certificado mdico vá lido hasta la fecha de llegada al pró ximo puerto de escala donde pueda obtener un certificado mdico de un mdico calificado, a condició n de que:

a) el permiso no exceda de tres meses, y

b) el marino interesado tenga un certificado mdico vencido de fecha reciente. 9. Si el perí odo de validez de un certificado expira durante una travesí a, el certificado seguirá siendo vá lido hasta la fecha de llegada al pró ximo puerto de escala donde el marino interesado pueda obtener un certificado mdico de un mdico calificado, a condició n de que esta prolongació n de validez no exceda de tres meses.

2. Los certificados mdicos de la gente de mar que trabaja a bordo de buques que realizan habitualmente viajes internacionales deben ser expedidos al menos en ingls.

Pauta

Pauta B1.2 - Certificado mdico

Pauta B1.2.1 - Directrices internacionales

1. Deberí a exigirse a las autoridades competentes, mdicos, examinadores mdicos, armadores, representantes de la gente de mar y toda otra persona relacionada con los reconocimientos mdicos de los candidatos a marino y de los marinos en servicio que apliquen las Directrices para la realizació n de reconocimientos mdicos perió dicos y previos al embarque de los marinos, OIT/OMS, con inclusió n de todas sus versiones ulteriores, así como todas las demá s directrices internacionales aplicables publicadas por la Organizació n Internacional del Trabajo, la Organizació n Marí tima Internacional y la Organizació n Mundial de la Salud.

Regla

Regla 1.3 - Formació n y calificaciones

Finalidad: Asegurar que la gente de mar tenga la formació n o las calificaciones necesarias para ejercer sus funciones a bordo de buques

1. La gente de mar no deberá trabajar a bordo de un buque si no ha sido formada para ello o no posee un certificado que acredite que tiene las competencias profesionales u otras calificaciones para ejercer sus funciones.

2. No deberá permitirse que trabaje en un buque gente de mar que no haya completado con xito una formació n sobre seguridad individual a bordo.

3. Deberá considerarse que la formació n y los certificados que estn en conformidad con los instrumentos de cará cter obligatorio adoptados por la Organizació n Marí tima Internacional cumplen los requisitos establecidos en los pá rrafos 1 y 2 de la presente regla.

4. Todo Miembro que, en el momento de ratificar el presente Convenio, estuviera obligado por el Convenio sobre el certificado de marinero preferente, 1946 (nú m. 74), deberá seguir cumpliendo las obligaciones previstas en ese Convenio, salvo si la Organizació n Marí tima Internacional ha adoptado disposiciones obligatorias que traten sobre el mismo tema y hayan entrado en vigor, o si han transcurrido cinco años desde la entrada en vigor del presente Convenio, de conformidad con el pá rrafo 3 del artí culo VIII, si esta fecha fuera pos-terior.

Regla 1.4 - Contratació n y colocació n

Finalidad: Asegurar que los marinos tengan acceso a un sistema eficiente y bien reglamentado de contratació n y colocació n de la gente de mar

1. Toda la gente de mar tendrá acceso, sin costo alguno, a un sistema eficaz, adecuado y sujeto a responsabilidad que le permita encontrar empleo a bordo de un buque.

2. Los servicios de contratació n y de colocació n de gente de mar que operen en el territorio de un Miembro deberá n estar en conformidad con las normas establecidas en el Có digo.

3. Por lo que se refiere a la gente de mar que trabaje en buques que enarbolan su pabelló n, los Miembros deberá n exigir que los armadores que recurran a servicios de contratació n y colocació n de gente de mar basados en paí ses o territorios en los que no se aplique el presente Convenio se aseguren de que esos servicios estn en conformidad con los requisitos establecidos en el Có digo.

Norma

Norma A1.4 - Contratació n y colocació n

1. Todo Miembro que mantenga un servicio pú blico de contratació n y colocació n de gente de mar deberá asegurarse de que este servicio opere de una manera ordenada que proteja y promueva los derechos en el empleo de la gente de mar previstos en el presente Convenio.

2. Cuando un Miembro tenga servicios privados de contratació n y colocació n de gente de mar en su territorio cuyo principal propó sito sea la contratació n y colocació n de la gente de mar o que contrate y coloque a un nú mero significativo de marinos, stos só lo deberá n operar en conformidad con un sistema normalizado de licencias o certificació n u otra forma de reglamentació n. Dicho sistema só lo podrá establecerse, modificarse o cambiarse previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas. Cuando haya dudas en cuanto a si el presente Convenio se aplica a un servicio privado de contratació n y colocació n, la cuestió n será resuelta por la autoridad competente de cada Miembro, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas. No se alentará la proliferació n indebida de servicios privados de contratació n y colocació n de gente de mar.

3. Las disposiciones del pá rrafo 2 de la presente norma se aplicará n tambin - en la medida en que la autoridad competente, en consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, determine que son apropiadas - en el contexto del servicio de contratació n y colocació n que una organizació n de la gente de mar mantenga en el territorio de un Miembro con el fin de poner marinos nacionales de este Miembro a disposició n de buques que enarbolen su pabelló n. Los servicios a que se refiere ese pá rrafo son los que reú nan las condiciones siguientes:

a) el servicio de contratació n y colocació n opere con arreglo a un convenio colectivo suscrito entre dicha organizació n y un armador;

b) tanto la organizació n de la gente de mar como el armador estn basados en el territorio del Miembro;

c) el Miembro cuente con leyes o procedimientos para legalizar o registrar el convenio colectivo que autoriza el funcionamiento del servicio de contratació n y colocació n, y

d) el servicio de contratació n y colocació n tenga un funcionamiento regular y haya previsto medidas de protecció n y promoció n de los derechos de empleo de la gente de mar comparables a las que figuran en el pá rrafo 5 de la presente norma.

4. Ninguna disposició n de esta norma o de la regla 1.4 deberá interpretarse como:

a) un impedimento para que un Miembro mantenga un servicio de contratació n y colocació n pú blico y gratuito para la gente de mar en el marco de una polí tica destinada a atender las necesidades de la gente de mar y de los armadores, ya se trate de un servicio que forme parte de un servicio pú blico de empleo para todos los trabajadores y empleadores o que funcione en coordinació n con ste, o

b) una obligació n impuesta a un Miembro de establecer en su territorio un sistema de servicios privados de contratació n y colocació n para la gente de mar.

5. Todo Miembro que adopte en su legislació n o en otras medidas un sistema como el mencionado en el pá rrafo 2 de esta norma deberá , como mí nimo:

a) prohibir que los servicios de contratació n y colocació n de gente de mar empleen medios, mecanismos o listas destinados a impedir que la gente de mar obtenga un empleo para el cual está calificada, o a disuadirla de ello;

b) prohibir que se facturen a la gente de mar, directa o indirectamente y en su totalidad o en parte, los honorarios u otros emolumentos por concepto de contratació n, colocació n u obtenció n de un empleo, salvo los costos correspondientes a la obtenció n del certificado mdico nacional obligatorio, de la libreta nacional de servicio y de un pasaporte o de otros documentos personales de viaje similares (sin embargo, no se incluirá el costo de los visados, cuya cuantí a total se imputará al armador), y

c) velar por que los servicios de contratació n y colocació n de gente de mar que operen en su territorio:

i) lleven un registro actualizado de toda la gente de mar contratada o colocada por su mediació n, el cual deberá ponerse a disposició n de la autoridad competente con fines de inspecció n;

ii) se aseguren de que la gente de mar conozca los derechos y obligaciones previstos en sus acuerdos de empleo antes o durante el proceso de contratació n, y de que se adopten las medidas apropiadas para que la gente de mar pueda estudiar sus acuerdos de empleo antes y despus de haberlos firmado y reciba copia de los mismos;

iii) verifiquen que la gente de mar contratada o colocada por su mediació n posea las calificaciones y los documentos necesarios para el empleo de que se trate, y que los acuerdos de empleo de la gente de mar sean conformes con la legislació n aplicable y con todo convenio colectivo que forme parte de los acuerdos de empleo;

iv) se aseguren, en la medida en que sea factible, de que el armador tenga los medios necesarios para evitar que la gente de mar sea abandonada en un puerto extranjero;

v) examinen y contesten toda queja relativa a sus actividades y notifiquen toda queja pendiente a la autoridad competente;

vi) establezcan un sistema de protecció n, por medio de un seguro o de una medida apropiada equivalente, para indemnizar a la gente de mar las prdidas pecuniarias que sta podrí a tener a raí z del incumplimiento de las obligaciones que para con ella tenga el servicio de contratació n o colocació n o el armador en virtud del acuerdo de empleo de la gente de mar.

6. La autoridad competente deberá supervisar y controlar estrechamente todos los servicios de contratació n y colocació n de gente de mar que operen en el territorio del Miembro de que se trate. Las licencias o certificados o autorizaciones similares para operar servicios privados en su territorio se concederá n o renovará n só lo despus de haber comprobado que dichos servicios de contratació n y colocació n de gente de mar cumplen las condiciones previstas en la legislació n nacional.

7. La autoridad competente deberá velar por que existan mecanismos y procedimientos adecuados para investigar, de ser necesario, las quejas relativas a las actividades de los servicios de contratació n y colocació n de gente de mar, con el concurso, segú n proceda, de representantes de los armadores y de la gente de mar.

8. Todo Miembro que haya ratificado el presente Convenio deberá informar a sus nacionales, en la medida en que sea factible, sobre los problemas que puedan derivarse del enrolamiento en un buque que enarbole el pabelló n de un Estado que no lo haya ratificado, mientras no haya comprobado que se aplican normas equivalentes a las fijadas en el presente Convenio. Las medidas que adopte con este fin el Miembro que haya ratificado este Convenio no deberá n estar en contradicció n con el principio de libre circulació n de los trabajadores, estipulado en los tratados de los que ambos Estados puedan ser parte.

9. Todo Miembro que haya ratificado el presente Convenio deberá exigir a los armadores de buques que enarbolen su pabelló n, que recurran a servicios de contratació n y colocació n de gente de mar y que estn establecidos en paí ses o territorios en los que no se aplique el presente Convenio, que se aseguren de que, en la medida en que sea factible, esos servicios estn en conformidad con las disposiciones de la presente norma.

10. Ninguna disposició n de la presente norma deberá interpretarse como una reducció n de las obligaciones y responsabilidades que tienen los armadores o los Miembros respecto de los buques que enarbolen su pabelló n.

Pauta

Pauta B1.4 - Contratació n y colocació n

Pauta B1.4.1 - Pautas de organizació n y operació n

1. Al cumplir las obligaciones en virtud del pá rrafo 1 de la norma A.1.4, la autoridad competente deberí a considerar la posibilidad de:

a) adoptar las medidas necesarias para promover una cooperació n eficaz entre los servicios de contratació n y colocació n de la gente de mar, ya sean pú blicos o privados;

b) tomar en cuenta las necesidades del sector marí timo, tanto en el plano nacional como internacional, al desarrollar programas de formació n para los marinos miembros de la tripulació n que sean responsables de las operaciones de seguridad de la navegació n y de prevenció n de la contaminació n, con la participació n de los armadores, de la gente de mar y de las instituciones de formació n pertinentes;

c) adoptar las medidas apropiadas para que las organizaciones representativas de los armadores y de la gente de mar cooperen en la organizació n y funcionamiento de los servicios pú blicos de contratació n y colocació n de la gente de mar, cuando existan;

d) especificar, teniendo debidamente en cuenta el derecho a la privacidad y la necesidad de proteger la confidencialidad, cuá les son las condiciones en que los datos personales de la gente de mar podrá n ser tratados por los servicios de contratació n y colocació n de la gente de mar, incluso para fines de compilació n, almacenamiento, combinació n y comunicació n de dichos datos a terceros;

e) crear un mecanismo para recopilar y analizar toda la informació n pertinente sobre el mercado de trabajo marí timo, con inclusió n de la oferta actual y la oferta previsible de marinos para trabajar como miembros de tripulació n, clasificados segú n su edad, sexo, rango y calificaciones, y segú n las necesidades del sector, en el entendimiento de que la recopilació n de informació n sobre edad y sexo só lo podrá realizarse con fines estadí sticos o si se emplea en el marco de un programa destinado a impedir la discriminació n basada en la edad o el sexo;

f) asegurar que el personal responsable de la supervisió n de los servicios pú blicos y privados de contratació n y colocació n de miembros de la tripulació n encargados de las operaciones de seguridad de la navegació n y de prevenció n de la contaminació n tenga una formació n idó nea que comprenda una experiencia reconocida de servicio en el mar y un conocimiento apropiado del sector marí timo, con inclusió n de los instrumentos marí timos internacionales pertinentes sobre formació n, certificació n y normas laborales;

g) establecer normas de funcionamiento y adoptar có digos de conducta y de prá cticas ticas para los servicios de contratació n y colocació n de la gente de mar, y

h) supervisar el sistema de licencias o de certificació n basado en un sistema de normas de calidad.

2. Al crear el sistema mencionado en el pá rrafo 2 de la norma A1.4, los Miembros deberí an considerar la posibilidad de exigir que los servicios de contratació n y colocació n de la gente de mar establecidos en su territorio desarrollen y mantengan prá cticas operacionales verificables. Estas prá cticas operacionales para los servicios privados de contratació n y colocació n de la gente de mar y, en la medida en que sean aplicables, para los servicios pú blicos de contratació n y colocació n de la gente de mar deberí an abordar las siguientes cuestiones:

a) los reconocimientos mdicos, los documentos de identidad de la gente de mar y otros trá mites que la gente de mar tenga que cumplir para obtener un empleo; b) el mantenimiento, con arreglo a criterios de respeto de la privacidad y la confidencialidad, de registros completos y detallados de la gente de mar incluida en los sistemas de contratació n y colocació n, que deberí an comprender por lo menos la siguiente informació n:

i) las calificaciones de la gente de mar;

ii) las hojas de servicios;

iii) los datos personales relativos al empleo, y

iv) los datos mdicos relativos al empleo;

c) el mantenimiento de listas actualizadas de los buques a los que los servicios de contratació n y colocació n de la gente de mar proporcionan personal, asegurá ndose de que haya un medio para ponerse en contacto con estos servicios en todo momento en casos de urgencia;

d) la adopció n de procedimientos para impedir que los servicios de contratació n y colocació n de la gente de mar o su personal exploten a los marinos con respecto a la oferta de contratació n en un buque o en una empresa determinados;

e) la adopció n de procedimientos para evitar las situaciones en que pueda explotarse a la gente de mar mediante el pago de anticipos sobre sus salarios o cualquier otro tipo de transacció n econó mica entre el armador y la gente de mar que sean tratadas por los servicios de contratació n y colocació n de la gente de mar;

f) la necesidad de dar a conocer los gastos, si los hay, que la gente de mar deba sufragar por concepto del proceso de contratació n;

g) la necesidad de velar por que la gente de mar est informada acerca de cualquier condició n especial aplicable al trabajo para el que ha de ser contratada, así como de las polí ticas particulares adoptadas por los armadores con respecto a su empleo;

h) la adopció n de procedimientos que estn en conformidad con los principios de la justicia natural, con la legislació n y la prá ctica nacionales y, cuando corresponda, con los convenios colectivos, para tratar los casos de incompetencia o indisciplina;

i) la adopció n de procedimientos para asegurar, en la medida en que sea factible, que todos los certificados y documentos obligatorios presentados para obtener un empleo estn al dí a y no hayan sido obtenidos de manera fraudulenta, y que las referencias profesionales hayan sido verificadas;

j) la adopció n de procedimientos para asegurar que las solicitudes de informació n o de asesoramiento formuladas por las familias de la gente de mar que se encuentre en alta mar sean atendidas con rapidez, comprensió n y sin costos, y

k) la verificació n de que las condiciones de trabajo en los buques en los que estos servicios colocan gente de mar estn en conformidad con los convenios colectivos aplicables concertados entre un armador y una organizació n representativa de la gente de mar, y el principio de que la colocació n de marinos al servicio de los armadores só lo tendrá lugar si stos ofrecen condiciones de empleo que se ajusten a la legislació n o los con-venios colectivos aplicables.

3. Deberí a considerarse la posibilidad de alentar la cooperació n internacional entre los Miembros y las organizaciones pertinentes, por ejemplo, mediante:

a) el intercambio sistemá tico de informació n acerca del sector y del mercado de trabajo marí timos, a nivel bilateral, regional y multilateral;

b) el intercambio de informació n acerca de la legislació n sobre el trabajo marí timo;

c) la armonizació n de las polí ticas, los mtodos de trabajo y la legislació n que rigen la contratació n y la colocació n de la gente de mar;

d) la mejora de los procedimientos y las condiciones para la contratació n y la colocació n de la gente de mar en el plano internacional, y

e) la planificació n de la mano de obra, teniendo en cuenta la oferta y la demanda de gente de mar y las necesidades del sector marí timo.

Tí tulo 2. Condiciones de Empleo

Regla

Regla 2.1 - Acuerdos de empleo de la gente de mar

Finalidad: Asegurar a la gente de mar acuerdos de empleo justos

1. Las condiciones de empleo de la gente de mar deben quedar claramente definidas o mencionadas en un acuerdo escrito legalmente exigible, y estar en conformidad con las normas establecidas en el Có digo.

2. La aceptació n de los acuerdos de empleo por la gente de mar debe hacerse en condiciones que garanticen que sta tenga la oportunidad de examinar las condiciones previstas en los acuerdos, pedir asesoramiento sobre las mismas y aceptarlas libremente antes de firmarlos.

3. En la medida en que ello sea compatible con la legislació n y la prá ctica nacionales del Miembro, se entenderá que los acuerdos de empleo de la gente de mar incluyen los convenios colectivos aplicables.

Norma

Norma A2.1 - Acuerdos de empleo de la gente de mar

1. Todo Miembro deberá adoptar una legislació n que exija que los buques que enarbolen su pabelló n cumplan los requisitos siguientes:

a) cada marino que trabaje a bordo de buques que enarbolen su pabelló n deberá tener un acuerdo de empleo de la gente de mar firmado por el marino y por el armador o un representante del armador (o, si no son asalariados, una prueba de su relació n contractual o de una relació n similar) que prevea condiciones de trabajo y de vida decentes a bordo, segú n los requisitos del presente Convenio;

b) la gente de mar que firme un acuerdo de empleo deberá tener la oportunidad de examinar el acuerdo y pedir asesoramiento al respecto antes de firmarlo, y disponer de todas las facilidades necesarias para garantizar que ha concerta-do libremente un acuerdo habiendo comprendido cabalmente sus derechos y responsabilidades;

c) el armador y la gente de mar interesados deberá n conservar sendos originales firmados del acuerdo de empleo de la gente de mar;

d) deberá n adoptarse medidas para que la gente de mar, incluido el capitá n del buque, pueda obtener fá cilmente a bordo una informació n clara sobre las condiciones de su empleo, y para que los funcionarios de la autoridad competente, incluidos los de los puertos donde el buque haga escala, puedan tambin acceder a esa informació n, y en particular a una copia del acuerdo de empleo, para examinarla, y

e) deberá proporcionarse a la gente de mar un documento que contenga una relació n de su servicio a bordo.

2. Cuando el acuerdo de empleo de la gente de mar est total o parcialmente constituido por un convenio colectivo, deberá disponerse de un ejemplar de dicho convenio a bordo. Cuando los acuerdos de empleo de la gente de mar y los convenios colectivos aplicables no estn escritos en ingls, deberá disponerse tambin de las versiones en ingls de los siguientes documentos (excepto para los buques que só lo realicen viajes nacionales):

a) un ejemplar de un modelo de acuerdo, y

b) las partes del convenio colectivo que den lugar a inspecciones por el Estado rector del puerto en virtud de la regla 5.2 del presente Convenio.

3. El documento mencionado en el pá rrafo 1, apartado e), no deberá contener apreciació n alguna sobre la calidad del trabajo de la gente de mar ni ninguna indicació n sobre su salario. La legislació n nacional deberá determinar la forma de este documento, los datos que en l deban asentarse y las modalidades para el establecimiento de stos.

4. Todo Miembro deberá adoptar una legislació n en la que se especifiquen las cuestiones que han de incluirse en todos los acuerdos de empleo de la gente de mar que se rijan por su legislació n nacional. Los acuerdos de empleo de la gente de mar deberá n contener en todos los casos los siguientes datos:

a) nombre completo de la gente de mar, fecha de nacimiento o edad, y lugar de nacimiento;

b) nombre y direcció n del armador;

c) lugar y fecha en que se concierta el acuerdo de empleo de la gente de mar;

d) funciones que va a desempeñar el interesado;

e) importe de los salarios de la gente de mar o la fó rmula utilizada para calcularlos, en los casos en que se utilice una fó rmula para estos fines;

f) nú mero de dí as de vacaciones anuales pagadas o la fó rmula utilizada para calcularlo, en los casos en que se utilice una fó rmula para estos fines;

g) condiciones para la terminació n del acuerdo de empleo, con inclusió n de los siguientes datos:

i) si el acuerdo se ha concertado para un perí odo de duració n indeterminada, las condiciones que deberá n permitir que cualquiera de las dos partes lo terminen, así como el plazo de preaviso, que no deberá ser má s corto para el armador que para la gente de mar;

ii) si el acuerdo se ha concertado para un perí odo de duració n determinada, la fecha de expiració n, y

iii) si el acuerdo se ha concertado para una travesí a, el puerto de destino y el plazo que deberá transcurrir despus de la llegada a destino para poder poner fin a la contratació n del marino;

h) las prestaciones de protecció n de la salud y de seguridad social que el armador ha de proporcionar a la gente de mar;

i) el derecho de repatriació n de la gente de mar;

j) referencias al convenio colectivo, si procede, y

k) todo otro dato que pueda exigir la legislació n nacional.

5. Todo Miembro deberá adoptar una legislació n o una reglamentació n que establezca los plazos mí nimos de preaviso que han de dar la gente de mar y los armadores para poner fin anticipadamente a un acuerdo de empleo de la gente de mar. La duració n de estos plazos mí nimos se determinará previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, pero no será inferior a siete dí as.

6. El plazo de preaviso podrá ser má s corto en circunstancias reconocidas en la legislació n nacional o en convenios colectivos aplicables en los que se justifique la terminació n del acuerdo de empleo en un plazo má s corto o sin preaviso. Al determinar estas circunstancias, los Miembros deberá n velar por que se tenga en cuenta la necesidad de la gente de mar de poner fin al acuerdo de empleo en un plazo má s corto o sin preaviso por razones humanitarias o por otras razones urgentes, sin exponerse a sanciones.

Pauta

Pauta B2.1 - Acuerdos de empleo de la gente de mar

Pauta B2.1.1 - Relació n de servicios

1. Al determinar los datos que han de asentarse en la relació n de servicios a que se hace referencia en la norma A2.1, pá rrafo 1, apartado e), los Miembros deberí an asegurar que dicho documento contenga una informació n suficiente, traducida al ingls, que facilite la obtenció n de otro empleo o que demuestre que se cumplen los requisitos de servicio en el mar exigidos a fines de reclasificació n o ascenso. Una libreta marí tima podrí a satisfacer los requisitos establecidos en el apartado e) del pá rrafo 1 de esta norma.

Regla

Regla 2.2 - Salarios

Finalidad: Asegurar que la gente de mar sea remunerada por sus servicios

1. Toda la gente de mar deberá percibir una remuneració n perió dica y completa por su trabajo, de conformidad con los acuerdos de empleo respectivos.

Norma

Norma A2.2 - Salarios

1. Todo Miembro deberá exigir que las remuneraciones adeudadas a la gente de mar empleada en buques que enarbolen su pabelló n se paguen a intervalos no superiores a un mes, de conformidad con los convenios colectivos aplicables.

2. Deberá entregarse a la gente de mar un estado de cuenta mensual de los pagos adeudados y las sumas abonadas, con inclusió n del salario, los pagos suplementarios y el tipo de cambio utilizado en los casos en que los abonos se hagan en una moneda o segú n un tipo de cambio distintos de lo convenido.

3. Todo Miembro deberá exigir a los armadores que adopten medidas, como las mencionadas en el pá rrafo 4 de la presente norma, para proporcionar a la gente de mar medios para transferir la totalidad o parte de sus ingresos a sus familias, a las personas a su cargo o a sus beneficiarios legales.

4. Entre las medidas destinadas a asegurar que la gente de mar pueda transferir sus ingresos a sus familias se incluyen:

a) un sistema que permita que la gente de mar, al inicio de su perí odo de empleo o durante ste, destine, si lo desea, una parte de su salario para que sea remitido a intervalos perió dicos a sus familias mediante transferencia bancaria o por medios similares, y

b) un requisito para que las remesas sean enviadas a tiempo y directamente a la persona o personas designadas por la gente de mar.

5. Todo gasto que se cobre por el servicio mencionado en los pá rrafos 3 y 4 de la presente norma deberá ser de una cuantí a razonable y, a menos que se indique otra cosa, el tipo de cambio que se aplique deberá ser, en conformidad con la legislació n nacional, el del mercado o el oficial y no deberá ser desfavorable para la gente de mar.

6. Todo Miembro que adopte una legislació n nacional que rija los salarios de la gente de mar deberá tener debidamente en cuenta las orientaciones proporcionadas en la parte B del Có digo.

Pauta

Pauta B2.2 - Salarios

Pauta B2.2.1 - Definiciones especí ficas

1. A los efectos de la presente pauta:

a) la expresió n marinero preferente se aplica a todo marino que sea considerado competente para desempeñar cualquier trabajo, distinto de un trabajo de supervisió n o de marinero especializado, que pueda exigirse a un miembro del personal subalterno destinado al servicio de cubierta o a todo marino que sea designado como tal por la legislació n o la prá ctica nacionales o en virtud de un convenio colectivo;

b) los trminos paga o salario bá sicos designan la remuneració n, cualesquiera que sean los elementos que la componen, correspondiente a las horas normales de trabajo; no incluye pagos en concepto de horas extraordinarias, primas, asignaciones, vacaciones pagadas o cualquier otra remuneració n adicional;

c) la expresió n salario consolidado designa un sueldo o salario que comprende el salario bá sico y otras prestaciones relacionadas con el salario; el salario consolidado puede incluir la remuneració n de las horas extraordinarias trabajadas y todas las demá s prestaciones relacionadas con el salario, o bien puede incluir só lo algunas de estas prestaciones en una consolidació n parcial;

d) la expresió n horas de trabajo designa el tiempo durante el cual la gente de mar tiene que efectuar un trabajo para el buque, y

e) la expresió n horas extraordinarias designa las horas trabajadas que exceden del nú mero de horas normales de trabajo.

Pauta B2.2.2 - Cá lculo y pago

1. En el caso de la gente de mar cuya remuneració n incluya el pago diferenciado de las horas extraordinarias trabajadas:

a) a efectos del cá lculo del salario, las horas normales de trabajo en el mar y en el puerto no deberí an exceder de ocho horas diarias;

b) a efectos del cá lculo de las horas extraordinarias, el nú mero de horas normales de trabajo por semana correspondiente a la paga o salario bá sico deberí a determinarse en la legislació n nacional, a menos que se fije por convenio colectivo, y no deberí a exceder de 48 horas por semana; en los convenios colectivos se podrá prever un trato diferente, pero no menos favorable;

c) la tasa o las tasas de remuneració n de las horas extraordinarias, que deberí an ser por lo menos un 25 por ciento superiores a la paga o salario bá sico por hora, deberí an fijarse en la legislació n nacional o en los convenios colectivos, si procede, y

d) el capitá n, o la persona que ste designe, deberí a encargarse de llevar registros de todas las horas extraordinarias trabajadas; dichos registros deberí an ser rubricados por la gente de mar a intervalos no superiores a un mes.

2. Por lo que se refiere a la gente de mar cuyo salario est total o parcialmente consolidado:

a) en el acuerdo de empleo deberí a especificarse claramente, cuando proceda, el nú mero de horas de trabajo que se espera de la gente de mar a cambio de dicha remuneració n, así como toda prestació n adicional que pudiera debrsele, ademá s del salario consolidado, y las circunstancias en que sta se deba;

b) cuando deban pagarse horas extraordinarias que excedan del nú mero de horas comprendido en el salario consolidado, la tasa horaria utilizada deberí a ser por lo menos un 25 por ciento superior a la tasa horaria bá sica correspondiente a las horas normales de trabajo definidas en el pá rrafo 1 de la presente pauta; deberí a aplicarse el mismo principio a las horas extraordinarias comprendidas en el salario consolidado;

c) la remuneració n de la parte del salario total o parcialmente consolidado correspondiente a las horas normales de trabajo, tal y como se definen en el pá rrafo 1, apartado a), de la presente pauta, no deberí a ser inferior al salario mí nimo aplicable, y

d) en el caso de la gente de mar cuyo salario est parcialmente consolidado, se deberí an llevar registros de todas las horas extraordinarias trabajadas, los cuales deberí an ser rubricados conforme a lo previsto en el pá rrafo 1, apartado d), de la presente pauta.

3. En la legislació n nacional o los convenios colectivos se podrá disponer que las horas extraordinarias o el trabajo realizado durante el dí a de descanso semanal y durante los dí as festivos oficiales se compensen con un perí odo por lo menos equivalente de exenció n de servicio y presencia a bordo, o con vacaciones adicionales en lugar de la remuneració n o de cualquier otra forma de compensació n prevista.

4. En la legislació n nacional que se adopte previa consulta con las organizaciones representativas de la gente de mar y de los armadores o, cuando proceda, en los convenios colectivos, deberí an tenerse en cuenta los siguientes principios:

a) la igualdad de remuneració n por un trabajo de igual valor deberí a regir para toda la gente de mar empleada en el mismo buque, sin discriminació n alguna por motivo de raza, color, sexo, religió n, convicciones polí ticas, ascendencia nacional u origen social;

b) el acuerdo de empleo de la gente de mar en el que se especifiquen los salarios o las tasas salariales aplicables deberí a llevarse a bordo del buque; deberí a facilitarse a cada marino la informació n relativa al importe del salario o a las tasas salariales, ya sea proporcioná ndole al menos una copia de la informació n pertinente, firmada y redactada en un idioma que el marino entienda, o colocando una copia del acuerdo en un lugar al que tengan acceso los marinos, o recurriendo a otro medio que se considere apropiado;

c) los salarios deberí an pagarse en moneda de curso legal; cuando proceda, el pago podrí a realizarse por transferencia bancaria, cheque bancario, cheque postal o giro postal;

d) en el momento de la terminació n del contrato, deberí a procederse sin demora indebida al pago de toda cantidad adeudada en concepto de remuneració n;

e) las autoridades competentes deberí an imponer sanciones adecuadas o prever otras medidas de reparació n apropiadas para los casos en que los armadores se atrasen indebidamente en el pago de toda la remuneració n debida, o no la paguen;

f) los salarios deberí an abonarse directamente a la cuenta bancaria que indique la gente de mar, a menos que sta solicite por escrito otra cosa;

g) a reserva de lo dispuesto en el apartado h) de este pá rrafo, el armador no deberí a imponer lí mite alguno a la libertad de la gente de mar para disponer de su remuneració n;

h) só lo deberí an permitirse deducciones de la remuneració n en caso de que:

i) en la legislació n nacional o en un convenio colectivo aplicable exista una disposició n expresa al respecto y se haya informado a la gente de mar, del modo que la autoridad competente considere má s apropiado, acerca de las condiciones que rigen dichas deducciones, y

ii) el total de las deducciones no rebase el lí mite que pueda haberse fijado al respecto en la legislació n nacional, en convenios colectivos o en decisiones judiciales;

i) de la remuneració n de la gente de mar no deberí a deducirse ninguna cantidad destinada a la obtenció n de un empleo o a su conservació n;

j) deberí an prohibirse las multas contra la gente de mar que no sean las autorizadas en la legislació n nacional, los convenios colectivos u otras disposiciones;

k) la autoridad competente deberí a estar facultada para inspeccionar los almacenes y servicios disponibles a bordo del buque, a fin de garantizar que se apliquen precios justos y razonables que redunden en beneficio de la gente de mar interesada, y

l) en la medida en que las sumas exigibles por la gente de mar respecto de sus salarios y de otras cuantí as que se le adeuden en relació n con su empleo no estn garantizadas con arreglo a las disposiciones del Convenio internacional sobre los privilegios marí timos y la hipoteca naval, 1993, dichas sumas deberí an quedar garantizadas con arreglo a las disposiciones del Convenio sobre la protecció n de los crditos laborales en caso de insolvencia del empleador, 1992 (nú m. 173).

5. Todo Miembro, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar, deberí a disponer de procedimientos para investigar las quejas relativas a cualquiera de los asuntos de que trata la presente pauta.

Pauta B2.2.3 - Salarios mí nimos

1. Sin perjuicio del principio de la libre negociació n colectiva, todo Miembro, previa consulta con las organizaciones representativas de los armadores y de la gente de mar, deberí a establecer procedimientos para fijar el salario mí nimo de la gente de mar. Las organizaciones representativas de armadores y de gente de mar deberí an participar en la aplicació n de esos procedimientos.

2. Cuando se establezcan dichos procedimientos y se fije el salario mí nimo, deberí an tenerse debidamente en cuenta las normas internacionales del trabajo en materia de fijació n de los salarios mí nimos, así como los principios siguientes:

a) el nivel del salario mí nimo deberí a tener en cuenta las caracterí sticas propias del empleo marí timo, los niveles de dotació n de los buques y las horas normales de trabajo de la gente de mar, y

b) el nivel del salario mí nimo deberí a adaptarse a las variaciones del costo de la vida y de las necesidades de la gente de mar.

3. La autoridad competente deberí a garantizar:

a) mediante un sistema de supervisió n y de sanciones, que la remuneració n pagada no sea inferior a la tasa o tasas establecidas, y

b) que toda la gente de mar que haya sido remunerada a una tasa inferior al salario mí nimo tenga la posibilidad de recuperar, ya sea a travs de un procedimiento judicial de bajo costo y rá pido, ya sea por otro procedimiento, la cantidad que se le adeude.

Pauta B2.2.4 - Salario bá sico o remuneració n mí nima mensual para los marineros preferentes

1. La paga o salario bá sico correspondiente a un mes civil de servicio para un marinero preferente no deberí a ser inferior al importe que determine perió dicamente la Comisió n Paritaria Marí tima u otro ó rgano autorizado por el Consejo de Administració n. Una vez que el Consejo de Administració n haya adoptado una decisió n, el Director General de la OIT notificará toda revisió n de dicho importe a los Miembros de la Organizació n Internacional del Trabajo.

2. Ninguna de las disposiciones recogidas en esta pauta deberí a interpretarse en perjuicio de los acuerdos suscritos entre los armadores o sus organizaciones y las organizaciones de gente de mar en lo que atañe a la reglamentació n relativa a las condiciones mí nimas de empleo, siempre que la autoridad competente reconozca dichas condiciones.

Regla

Regla 2.3 - Horas de trabajo y de descanso

Finalidad: Asegurar que la gente de mar tenga horarios de trabajo y de descanso reglamentados

1. Los Miembros deberá n asegurarse de que se reglamenten las horas de trabajo o de descanso de la gente de mar.

2. Los Miembros deberá n fijar un nú mero má ximo de horas de trabajo o un nú mero mí nimo de horas de descanso durante perí odos determinados, en conformidad con las disposiciones del Có digo.

Norma

Norma A2.3 - Horas de trabajo y de descanso

1. A efectos de la presente norma:

a) la expresió n horas de trabajo designa el tiempo durante el cual la gente de mar está obligada a efectuar un trabajo para el buque, y

b) la expresió n horas de descanso designa el tiempo que no está comprendido en las horas de trabajo; esta expresió n no abarca las pausas breves.

2. Todo Miembro deberá fijar, dentro de los lí mites establecidos en los pá rrafos 5 a 8 de la presente norma, ya sea el nú mero má ximo de horas de trabajo que no deberá sobrepasarse en un perí odo determinado o el nú mero mí nimo de horas de descanso que deberá concederse en un perí odo determinado.

3. Todo Miembro reconoce que la pauta en materia de horas normales de trabajo de la gente de mar, al igual que la de los demá s trabajadores, deberá basarse en una jornada laboral de ocho horas, con un dí a de descanso semanal y los dí as de descanso que correspondan a los dí as festivos oficiales. Sin embargo, esto no deberá ser un impedimento para que los Miembros dispongan de procedimientos para autorizar o registrar un convenio colectivo que determine las horas normales de trabajo de la gente de mar sobre una base no menos favorable que la de la presente norma.

4. Al establecer las normas nacionales, los Miembros deberá n tener en cuenta el peligro que representa la fatiga de la gente de mar, sobre todo para los marinos que asumen funciones relacionadas con la seguridad de la navegació n y la realizació n de las operaciones del buque en condiciones de seguridad.

5. Los lí mites para las horas de trabajo o de descanso será n los siguientes:

a) el nú mero má ximo de horas de trabajo no excederá de:

i) 14 horas por cada perí odo de 24 horas, ni de

ii) 72 horas por cada perí odo de siete dí as,

o

b) el nú mero mí nimo de horas de descanso no será inferior a:

i) 10 horas por cada perí odo de 24 horas, ni a

ii) 77 horas por cada perí odo de siete dí as.

6. Las horas de descanso podrá n agruparse en dos perí odos como má ximo, uno de los cuales deberá ser de al menos seis horas ininterrumpidas, y el intervalo entre dos perí odos consecutivos de descanso no excederá de 14 horas.

7. Los pases de revista, los ejercicios de lucha contra incendios y de salvamento y otros ejercicios similares que impongan la legislació n nacional y los instrumentos internacionales deberá n realizarse de forma que perturben lo menos posible los perí odos de descanso y no provoquen fatiga.

8. Los marinos que deban permanecer en situació n de disponibilidad, por ejemplo, cuando haya una sala de má quinas sin dotació n permanente, tendrá n derecho a un perí odo de descanso compensatorio adecuado si, por requerirse sus servicios, resultara perturbado su perí odo de descanso.

9. Cuando no exista un convenio colectivo o laudo arbitral, o cuando la autoridad competente determine que las disposiciones de un convenio o laudo relativas a las materias tratadas en los pá rrafos 7 u 8 de la presente norma son inadecuadas, la autoridad competente deberá adoptar medidas para garantizar que la gente de mar afectada disfrute de un perí odo de descanso suficiente.

10. Todo Miembro deberá exigir la colocació n, en un lugar fá cilmente accesible, de un cuadro que describa la organizació n del trabajo a bordo y en el que figuren, por lo menos, para cada cargo:

a) el programa de servicio en el mar y en los puertos, y

b) el nú mero má ximo de horas de trabajo o el nú mero mí nimo de horas de descanso que fijen la legislació n nacional o los convenios colectivos aplicables.

11. El cuadro a que se refiere el pá rrafo 10 de la presente norma deberá establecerse con arreglo a un formato normalizado, en el idioma o idiomas de trabajo del buque y en ingls.

12. Todo Miembro deberá exigir que se lleven registros de las horas diarias de trabajo o de las horas diarias de descanso de la gente de mar a fin de permitir el control del cumplimiento de lo dispuesto en los pá rrafos 5 a 11 de la presente norma. Los registros deberá n tener un formato normalizado establecido por la autoridad competente teniendo en cuenta todas las directrices disponibles de la Organizació n Internacional del Trabajo o un formato normalizado preparado por la Organizació n, y sus asientos se redactará n en los idiomas señalados en el pá rrafo 11 de la presente norma. Cada marino recibirá una copia de los registros que le incumban, la que deberá ser rubricada por el capitá n, o la persona que ste designe, y por el marino.

13. Ninguna disposició n contenida en los pá rrafos 5 y 6 de la presente norma deberá ser un impedimento para que un Miembro cuente con medidas en la legislació n nacional o con procedimientos que faculten a la autoridad competente para autorizar o registrar convenios colectivos que permitan excepciones a los lí mites establecidos. Tales excepciones deberá n ajustarse, en la medida en que sea posible, a las disposiciones de la presente norma, pero podrá n tomarse en cuenta la mayor frecuencia o duració n de los perí odos de licencia o el otor-gamiento de licencias compensatorias a la gente de mar que realice guardias o que trabaje a bordo de buques dedicados a viajes de corta duració n.

14. Ninguna disposició n de la presente norma deberá interpretarse en menoscabo del derecho del capitá n de un buque a exigir que un marino preste servicio durante el tiempo que sea necesario para garantizar la seguridad inmediata del buque, de las personas a bordo o de la carga, o para socorrer a otros buques o personas que corran peligro en el mar. Por consiguiente, el capitá n podrá suspender los horarios normales de trabajo o de descanso y exigir que un marino preste servicio el tiempo que sea necesario hasta que se haya restablecido la normalidad. Tan pronto como sea factible, una vez restablecida la normalidad, el capitá n deberá velar por que se conceda un perí odo adecuado de descanso a todo marino que haya trabajado durante su horario normal de descanso.

Pauta

Pauta B2.3 - Horas de trabajo y de descanso

Pauta B2.3.1 - Jó venes marinos

1. Las disposiciones contenidas en los apartados siguientes deberí an aplicarse tanto en el mar como en los puertos a todos los marinos menores de 18 años:

a) el horario de trabajo no deberí a exceder de ocho horas diarias ni de 40 semanales, y los interesados só lo deberí an trabajar horas extraordinarias cuando ello no pueda evitarse por razones de seguridad;

b) deberí a concederse tiempo suficiente para todas las comidas, y una pausa de una hora como mí nimo para la comida principal del dí a, y

c) los jó venes marinos deberí an disfrutar de un perí odo de descanso de 15 minutos, lo antes posible, despus de cada dos horas de trabajo ininterrumpido.

2. Excepcionalmente, las disposiciones del pá rrafo 1 de la presente pauta podrá n no aplicarse cuando:

a) no resulte posible ponerlas en prá ctica en el caso de los jó venes marinos que trabajen en el puente, en la sala de má quinas o en los servicios de fonda, y que hayan sido asignados a turnos de vigilancia o trabajen segú n un sistema de turnos preestablecido, o

b) la formació n eficaz de los jó venes marinos, realizada segú n programas y planes de estudio establecidos, pudiera verse comprometida.

3. Dichas excepciones deberí an ser registradas, junto con los motivos que las justifiquen, y firmadas por el capitá n.

2. Las disposiciones del pá rrafo 1 de la presente pauta no eximen a los jó venes marinos de la obligació n general que tiene toda la gente de mar, de trabajar en cualquier situació n de emergencia con arreglo a lo dispuesto en el pá rrafo 14 de la norma A2.3.

Regla

Regla 2.4 - Derecho a vacaciones

Finalidad: Asegurar que la gente de mar tenga vacaciones adecuadas

1. Todo Miembro deberá exigir que la gente de mar empleada en buques que enarbolen su pabelló n disfrute de vacaciones anuales pagadas en condiciones apropiadas, de conformidad con las disposiciones del Có digo.

2. Deberá n concederse a la gente de mar permisos para bajar a tierra, con el fin de favorecer su salud y bienestar, que sean compatibles con las exigencias operativas de sus funciones.

Norma

Norma A2.4 - Derecho a vacaciones

1. Todo Miembro deberá adoptar una legislació n que determine las normas mí nimas para las vacaciones de la gente de mar que presta servicio en buques que enarbolen su pabelló n, teniendo debidamente en cuenta las necesidades especiales de la gente de mar por lo que se refiere a las vacaciones.

2. A reserva de cualesquiera convenios colectivos o legislació n que prevean un mtodo de cá lculo apropiado que tenga en cuenta las necesidades especiales de la gente de mar a este respecto, las vacaciones anuales pagadas deberá n calcularse sobre la base de un mí nimo de 2,5 dí as civiles por mes de empleo. El modo de cá lculo del perí odo de servicio deberá ser determinado por la autoridad competente o por medio de procedimientos apropiados en cada paí s. No deberá n contarse como parte de las vacaciones anuales las ausencias del trabajo jus-tificadas.

3. Se deberá prohibir todo acuerdo que implique renunciar a las vacaciones anuales pagadas mí nimas definidas en la presente norma, salvo en los casos previstos por la autoridad competente.

Pauta

Pauta B2.4 - Derecho a vacaciones

Pauta B2.4.1 - Cá lculo de las vacaciones

1. Con arreglo a las condiciones que la autoridad competente o los procedimientos apropiados establezcan en cada paí s, los servicios prestados que no figuren en el contrato de enrolamiento deberí an ser contados como perí odos de servicio.

2. Con arreglo a las condiciones que establezca la autoridad competente o que se determinen en un convenio colectivo aplicable, deberí an contarse como parte del perí odo de servicio las ausencias del trabajo para asistir a cursos autorizados de formació n profesional marí tima o las ausencias por lesió n o enfermedad o por maternidad.

3. El salario que se pague durante las vacaciones anuales deberí a ser del mismo nivel que el de la remuneració n normal de la gente de mar prevista en la legislació n nacional o en el acuerdo de empleo aplicable de la gente de mar. En lo que atañe a la gente de mar empleada por perí odos inferiores a un año o en caso de terminació n de la relació n de trabajo, el derecho a vacaciones deberí a calcularse mediante prorrateo.

4. No deberí an contarse como parte de las vacaciones anuales pagadas:

a) los dí as feriados oficiales y los feriados establecidos por la costumbre que sean reconocidos como tales en el Estado del pabelló n, coincidan o no con las vacaciones anuales pagadas;

b) los perí odos de incapacidad de trabajo por motivo de enfermedad o lesió n o por maternidad, en las condiciones que la autoridad competente o los procedimientos apropiados establezcan en cada paí s;

c) las licencias temporales en tierra concedidas a la gente de mar mientras est en vigor el acuerdo de empleo, y

d) los permisos compensatorios de cualquier clase, con arreglo a las condiciones que la autoridad competente o los procedimientos apropiados establezcan en cada paí s.

Pauta B2.4.2 - Disfrute de las vacaciones anuales

1. El perí odo en que se han de tomar las vacaciones anuales deberí a ser determinado por el armador, previa consulta y, en la medida en que sea factible, en concertació n con la gente de mar interesada o con sus representantes, a menos que dicho perí odo se fije por reglamentos, convenios colectivos, laudos arbitrales o de otra manera compatible con la prá ctica nacional.

2. La gente de mar deberí a tener, en principio, el derecho a tomar sus vacaciones anuales en el lugar con el que tenga una relació n sustancial, que normalmente serí a el lugar al que tiene derecho de ser repatriada. No deberí a exigirse a la gente de mar, sin su consentimiento, que tome las vacaciones anuales en otro lugar, excepto en el caso de que así lo dispongan un acuerdo de empleo de la gente de mar o la legislació n nacional.

3. La gente de mar que sea obligada a tomar sus vacaciones anuales cuando se encuentre en un lugar distinto del que se prev en el pá rrafo 2 de la presente pauta deberí a tener derecho al transporte gratuito hasta el lugar de contratació n o el lugar de reclutamiento má s pró ximo a su domicilio; los viá ticos y demá s gastos relacionados directamente con su retorno deberí an correr a cargo del armador; el tiempo de viaje correspondiente no deberí a ser deducido de las vacaciones anuales pagadas a que tenga derecho la gente de mar.

4. El regreso a bordo de la gente de mar que est gozando de sus vacaciones anuales deberí a solicitarse ú nicamente en casos de extrema urgencia y con su consentimiento.

Pauta B2.4.3 - Fraccionamiento y acumulació n de las vacaciones

1. El fraccionamiento de las vacaciones anuales pagadas o la acumulació n de las vacaciones correspondientes a un año con las de un perí odo ulterior podrí an ser autorizados en cada paí s por la autoridad competente o mediante los procedimientos apropiados.

2. A reserva de lo dispuesto en el pá rrafo 1 de la presente pauta, y a menos que se disponga otra cosa en un acuerdo aplicable al armador y a la gente de mar interesados, las vacaciones anuales pagadas que se recomiendan en la presente pauta deberí an consistir en un perí odo ininterrumpido.

Pauta B2.4.4 - Jó venes marinos

1. Deberí a considerarse la posibilidad de adoptar medidas especiales relativas a los jó venes marinos menores de 18 años que hayan cumplido seis meses de servicio o un perí odo de trabajo má s corto con arreglo a un convenio colectivo o a un acuerdo de empleo de la gente de mar, sin haber disfrutado de vacaciones, en un buque con destino al extranjero que no haya vuelto al paí s de residencia de esos marinos en ese perí odo ni vaya a volver a dicho paí s en el curso de los tres meses de viaje siguientes. Esas medidas podrí an consistir en la repatriació n de los marinos, sin gastos para ellos, al lugar en que fueron contratados originalmente en su paí s de residencia, con el fin de que tomen las vacaciones acumuladas durante el viaje.

Regla

Regla 2.5 - Repatriació n

Finalidad: Asegurar que la gente de mar pueda regresar a su hogar

1. La gente de mar deberá tener derecho a ser repatriada sin costo para ella, en las circunstancias y de acuerdo con las condiciones especificadas en el Có digo.

2. Los Miembros deberá n exigir que los buques que enarbolen su pabelló n aporten garantí as financieras para asegurar que la gente de mar sea debidamente repatriada con arreglo al Có digo.

Norma

Norma A2.5 - Repatriació n

1. Todo Miembro deberá velar por que la gente de mar que trabaje en buques que enarbolen su pabelló n tenga derecho a ser repatriada en las circunstancias siguientes:

a) cuando el acuerdo de empleo de la gente de mar expire mientras sta se encuentre en el extranjero;

b) cuando pongan trmino al acuerdo de empleo de la gente de mar:

i) el armador, o

ii) la gente de mar, por causas justificadas, y

c) cuando la gente de mar no pueda seguir desempeñando sus funciones en el marco del acuerdo de empleo que haya suscrito o no pueda esperarse que las cumpla en circunstancias especí ficas.

2. Todo Miembro deberá velar por que en su legislació n, en otras medidas o en los convenios de negociació n colectiva se recojan disposiciones apropiadas que prevean:

a) las circunstancias en que la gente de mar tendrá derecho a repatriació n de conformidad con el pá rrafo 1, apartados b) y c) de la presente norma;

b) la duració n má xima del perí odo de servicio a bordo al trmino del cual la gente de mar tiene derecho a la repatriació n (ese perí odo deberá ser inferior a 12 meses), y

c) los derechos precisos que los armadores han de conceder para la repatriació n, incluidos los relativos a los destinos de repatriació n, el medio de transporte, los gastos que sufragará n y otras disposiciones que tengan que adoptar los armadores.

3. Todo Miembro deberá prohibir a los armadores que exijan a la gente de mar, al comienzo de su empleo, cualquier anticipo con miras a sufragar el costo de su repatriació n o que deduzcan dicho costo de la remuneració n u otras prestaciones a que tenga derecho la gente de mar, excepto cuando, de conformidad con la legislació n nacional, con otras medidas o con los convenios de negociació n colectiva aplicables, se haya determinado que el marino interesado es culpable de una infracció n grave de las obligaciones que entraña su empleo.

4. La legislació n nacional no deberá menoscabar el derecho del armador a recuperar el costo de la repatriació n en virtud de acuerdos contractuales con terceras partes.

5. Si un armador no toma las disposiciones necesarias para la repatriació n de la gente de mar que tenga derecho a ella o no sufraga el costo de la misma:

a) la autoridad competente del Miembro cuyo pabelló n enarbole el buque organizará la repatriació n de la gente de mar interesada; en caso de no hacerlo, el Estado de cuyo territorio deba ser repatriada la gente de mar o el Estado del cual sea nacional la gente de mar podrá organizar la repatriació n y recuperar su costo del Miembro cuyo pabelló n enarbole el buque;

b) el Miembro cuyo pabelló n enarbole el buque podrá recuperar del armador los gastos ocasionados por la repatriació n de la gente de mar, y

c) los gastos de repatriació n no correrá n en ningú n caso a cargo de la gente de mar, salvo en las condiciones estipuladas en el pá rrafo 3 de la presente norma.

6. Habida cuenta de los instrumentos internacionales aplicables, incluido el Convenio Internacional sobre el Embargo Preventivo de Buques, 1999, todo Miembro que haya pagado los gastos de repatriació n de conformidad con el presente Có digo podrá inmovilizar o pedir la inmovilizació n de los buques del armador interesado hasta que le sean reembolsados esos gastos de conformidad con el pá rrafo 5 de la presente norma.

7. Todo Miembro deberá facilitar la repatriació n de la gente de mar que presta servicio en buques que atracan en sus puertos o que atraviesan sus aguas territoriales o ví as internas de navegació n, así como su reemplazo a bordo.

8. En particular, los Miembros no deberá n denegar el derecho de repatriació n a ningú n marino debido a las circunstancias financieras de los armadores o a la incapacidad o la falta de voluntad de stos para reemplazar a un marino.

9. Los Miembros deberá n exigir que los buques que enarbolen su pabelló n lleven a bordo y pongan a disposició n de la gente de mar una copia de las disposiciones nacionales aplicables a la repatriació n, escritas en un idioma apropiado.

Pauta

Pauta B2.5 - Repatriació n

Pauta B2.5.1 - Derecho a repatriació n

1. La gente de mar deberí a tener derecho a ser repatriada:

a) en el caso previsto en el pá rrafo 1, apartado a) de la norma A2.5, cuando expire el plazo de preaviso dado de conformidad con las disposiciones de su acuerdo de empleo;

b) en los casos previstos en el pá rrafo 1, apartados b) y c) de la norma A2.5: i) en caso de enfermedad o de lesió n o por cualquier otra razó n mdica que exija su repatriació n, a reserva de la correspondiente autorizació n mdica para viajar;

ii) en caso de naufragio;

iii) cuando el armador no pueda seguir cumpliendo sus obligaciones legales o contractuales como empleador de la gente de mar a causa de insolvencia, venta del buque, cambio de matrí cula del buque o por cualquier otro motivo aná logo;

iv) cuando el buque en que presta servicio se dirija hacia una zona de guerra, definida como tal en la legislació n nacional o en los acuerdos de empleo de la gente de mar, a la cual la gente de mar no acepte ir, y

v) en caso de terminació n o interrupció n del empleo de la gente de mar como consecuencia de un laudo arbitral o de un convenio colectivo, o de terminació n de la relació n de trabajo por cualquier otro motivo similar.

2. Al determinar la duració n má xima del perí odo de servicio a bordo al trmino del cual la gente de mar tiene derecho a ser repatriada, de conformidad con el presente Có digo, deberí an tenerse en cuenta los factores que afectan el medio ambiente de trabajo de la gente de mar. En la medida en que sea factible, todo Miembro deberí a esforzarse por reducir ese perí odo en funció n de los cambios tecnoló gicos, y podrí a inspirarse en las recomendaciones formuladas por la Comisió n Paritaria Marí tima.

3. Los costos que debe sufragar el armador por la repatriació n con arreglo a la norma A2.5 deberí an incluir al menos lo siguiente:

a) el pasaje hasta el punto de destino elegido para la repatriació n de conformidad con el pá rrafo 6 de la presente pauta;

b) el alojamiento y la alimentació n desde el momento en que la gente de mar abandona el buque hasta su llegada al punto de destino elegido para la repatriació n;

c) la remuneració n y las prestaciones de la gente de mar desde el momento en que abandona el buque hasta su llegada al punto de destino elegido para la repatriació n, si ello está previsto en la legislació n nacional o en convenios colectivos;

d) el transporte de 30 kg de equipaje personal de la gente de mar hasta el punto de destino elegido para la repatriació n, y

e) el tratamiento mdico, si es necesario, hasta que el estado de salud de la gente de mar le permita viajar hasta el punto de destino elegido para la repatriació n.

4. No deberí a descontarse de las vacaciones retribuidas devengadas por la gente de mar el tiempo transcurrido en espera de la repatriació n ni la duració n del viaje de repatriació n.

5. Deberí a exigirse a los armadores que sigan sufragando los costos de repatriació n hasta que la gente de mar interesada haya sido desembarcada en un punto de destino establecido de conformidad con el presente Có digo o hasta que se encuentre a la gente de mar un empleo conveniente a bordo de un buque que se dirija a alguno de esos puntos de destino.

6. Todo Miembro deberí a exigir que los armadores asuman la responsabilidad de organizar la repatriació n por medios apropiados y rá pidos. El medio de transporte normal deberí a ser la ví a area. Cada Miembro deberí a fijar los puntos de destino a los que podrí a repatriarse a la gente de mar. Entre estos puntos de destino deberí an incluirse los paí ses con los que se considere que la gente de mar guarda una relació n sustancial, y en particular:

a) el lugar en el que la gente de mar aceptó la contratació n;

b) el lugar estipulado por convenio colectivo;

c) el paí s de residencia de la gente de mar, o

d) cualquier otro lugar convenido entre las partes en el momento de la contratació n.

7. La gente de mar deberí a tener derecho a elegir, de entre los diferentes puntos de destino establecidos, el lugar al que desea ser repatriada.

8. El derecho a la repatriació n podrí a expirar si la gente de mar interesada no lo reclama en un perí odo de tiempo razonable, que se ha de determinar en la legislació n nacional o en convenios colectivos.

Pauta B2.5.2 - Aplicació n por los Miembros

1. Deberí a prestarse la má xima asistencia prá ctica posible a todo marino abandonado en un puerto extranjero, en espera de su repatriació n, y en caso de demora en la repatriació n del marino, la autoridad competente del puerto extranjero deberí a velar por que se informe de ello inmediatamente al representante consular o local del Estado cuyo pabelló n enarbola el buque y del Estado del cual el marino es nacional o residente, segú n proceda.

2. Todo Miembro deberí a garantizar, en particular, que se adopten medidas apropiadas para:

a) la repatriació n de la gente de mar empleada en un buque que enarbole el pabelló n de un paí s extranjero, y que haya sido desembarcada en un puerto extranjero por razones ajenas a su voluntad:

i) al puerto en el que fue contratada;

ii) a un puerto del Estado de la nacionalidad o del Estado de residencia de la gente de mar, segú n proceda, o

iii) a otro puerto convenido entre la gente de mar interesada y el capitá n o el armador, con la aprobació n de la autoridad competente o con arreglo a otras garantí as apropiadas, y

b) la atenció n mdica y la manutenció n de la gente de mar empleada en un buque que enarbole su pabelló n, y que haya sido desembarcada en un puerto extranjero a causa de una enfermedad o una lesió n sufrida mientras prestaba servicio en el buque, no imputable a una falta intencionada del interesado.

3. Si, despus de que un marino menor de 18 años haya prestado servicio al menos durante cuatro meses en su primer viaje al extranjero a bordo de un buque, resulta obvio que este marino no es apto para la vida en el mar, deberí a tener la posibilidad de ser repatriado, sin gastos para l, en el primer puerto de escala apropiado donde haya servicios consulares, ya sea del Estado del pabelló n, o del Estado de nacionalidad o de residencia del joven marino. Deberí a notificarse tal repatriació n, y las razones que la motivaron, a la autoridad que expidió la documentació n que permitió al joven marino embarcarse.

Regla

Regla 2.6 - Indemnizació n de la gente de mar en caso de prdida del buque o de naufragio

Finalidad: Asegurar que se indemnice a la gente de mar en caso de prdida del buque o de naufragio

1. La gente de mar tiene derecho a recibir una indemnizació n adecuada en caso de lesió n, prdida o desempleo debido a la prdida del buque o su naufragio.

Norma

Norma A2.6 - Indemnizació n de la gente de mar en caso de prdida del buque o de naufragio

1. Todo Miembro deberá establecer reglas que aseguren que, en caso de prdida o de naufragio de un buque, el armador pague a cada uno de los marinos a bordo una indemnizació n por el desempleo resultante de la prdida del buque o del naufragio.

2. Las disposiciones mencionadas en el pá rrafo 1 de la presente norma no deberá n ir en perjuicio de ningú n otro derecho que la gente de mar pueda tener en virtud de la legislació n nacional del Miembro interesado por las prdidas o lesiones debidas a la prdida o naufragio del buque.

Pauta

Pauta B2.6 - Indemnizació n de la gente de mar en caso de prdida del buque o de naufragio

Pauta B2.6.1 - Cá lculo de la indemnizació n por desempleo

1. La indemnizació n por desempleo resultante del naufragio o de la prdida de un buque deberí a pagarse por todos los dí as del perí odo efectivo de desempleo de la gente de mar, con arreglo a la tasa del salario pagadero en virtud del acuerdo de empleo; sin embargo, el importe total de la indemnizació n pagadera a cada persona podrá limitarse a dos meses de salario.

2. Todo Miembro deberí a velar por que la gente de mar pueda recurrir para el cobro de dichas indemnizaciones a los mismos procedimientos jurí dicos de que dispone para el cobro de los atrasos de salarios devengados durante su servicio.

Regla

Regla 2.7 - Niveles de dotació n

Finalidad: Asegurar que la gente de mar trabaje a bordo de buques con una dotació n suficiente a fin de que las operaciones del buque se hagan en condiciones de seguridad, eficiencia y protecció n

1. Los Miembros deberá n exigir que todos los buques que enarbolen su pabelló n empleen a bordo a un nú mero suficiente de marinos para garantizar la seguridad, la eficiencia y la protecció n en las operaciones de los buques en todas las condiciones, teniendo en cuenta las preocupaciones relativas a la fatiga de la gente de mar, así como la naturaleza y las condiciones particulares del viaje.

Norma

Norma A2.7 - Niveles de dotació n

1. Los Miembros deberá n exigir que todos los buques que enarbolen su pabelló n cuenten a bordo con un nú mero suficiente de marinos para que las operaciones del buque se lleven a cabo de manera segura, eficiente y teniendo debidamente en cuenta la protecció n. Cada buque deberá contar con una dotació n adecuada, por lo que se refiere al nú mero y las calificaciones, para garantizar la seguridad y la protecció n del buque y de su personal, en todas las condiciones operativas, de conformidad con el documento sobre dotació n mí nima segura u otro documento equivalente expedido por la autoridad competente, y con las normas del presente Convenio.

2. Al determinar, aprobar o revisar los niveles de dotació n, la autoridad competente deberá tener en cuenta la necesidad de evitar o de reducir al mí nimo el exceso de horas de trabajo para asegurar un descanso suficiente y limitar la fatiga, así como los principios contenidos en los instrumentos internacionales aplicables (sobre todo los de la Organizació n Marí tima Internacional) en materia de niveles de dotació n.

3. Al determinar los niveles de dotació n, la autoridad competente deberá tener en cuenta todos los requisitos previstos en la regla 3.2 y la norma A3.2, sobre alimentació n y servicio de fonda.

Pauta

Pauta B2.7 - Niveles de dotació n

Pauta B2.7.1 - Resolució n de conflictos

1. Todo Miembro deberí a establecer, o asegurarse de que existe, un mecanismo eficaz para la investigació n y resolució n de quejas o conflictos relativos a los niveles de dotació n de un buque.

2. En el funcionamiento de dicho mecanismo deberí an participar representantes de las organizaciones de armadores y de la gente de mar, con o sin el concurso de otras personas o autoridades.

Regla

Regla 2.8 - Progresió n profesional y desarrollo de las aptitudes y oportunidades de empleo de la gente de mar

Finalidad: Promover la progresió n profesional y el desarrollo de las aptitudes y las oportunidades de empleo de la gente de mar

1. Todo Miembro deberá contar con polí ticas nacionales para promover el empleo en el sector marí timo y alentar la progresió n profesional y el desarrollo de las aptitudes, así como para incrementar las oportunidades de empleo para la gente de mar domiciliada en su territorio.

Norma

Norma A2.8 - Progresió n profesional y desarrollo de las aptitudes y oportunidades de empleo de la gente de mar

1. Todo Miembro deberá contar con polí ticas nacionales que alienten la progresió n profesional y el desarrollo de las aptitudes y las oportunidades de empleo de la gente de mar, a fin de proporcionar al sector marí timo una mano de obra estable y competente.

2. Las polí ticas a que se refiere el pá rrafo 1 de la presente norma deberá n tener como objetivo ayudar a la gente de mar a reforzar sus competencias, sus calificaciones y sus oportunidades de empleo.

3. Todo Miembro, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, deberá establecer objetivos claros para la orientació n profesional, la educació n y la formació n de la gente de mar cuyas tareas a bordo del buque está n relacionadas principalmente con la seguridad de las operaciones y de la navegació n del buque, incluida la formació n permanente.

Pauta

Pauta B2.8 - Progresió n profesional y desarrollo de las aptitudes y oportunidades de empleo de la gente de mar

Pauta B2.8.1 - Medidas para promover la progresió n profesional y el desarrollo de las aptitudes y las oportunidades de empleo de la gente de mar

1. Entre las medidas que se adopten para lograr los objetivos señalados en la norma A2.8 podrí an figurar las siguientes:

a) la celebració n de acuerdos sobre progresió n profesional y formació n en materia de aptitudes profesionales con un armador o con una organizació n de armadores; o

b) disposiciones para promover el empleo mediante el establecimiento y mantenimiento de registros o listas, por categorí as, de gente de mar calificada, o

c) la promoció n de oportunidades, a bordo y en tierra, para perfeccionar la formació n y la educació n de la gente de mar con objeto de desarrollar sus aptitudes profesionales y las competencias transferibles a fin de encontrar y conservar un trabajo decente, mejorar las perspectivas individuales de empleo y adaptarse a la evolució n de la tecnologí a y de las condiciones del mercado de trabajo del sector marí timo.

Pauta B2.8.2 - Registro de la gente de mar

1. Cuando el empleo de la gente de mar se rija por registros o listas, dichos registros o listas deberí an comprender todas las categorí as profesionales de la gente de mar, en la forma que determinen la legislació n o la prá ctica nacionales o los convenios colectivos.

2. La gente de mar inscrita en estos registros o listas deberí a tener prioridad para la contratació n.

3. La gente de mar inscrita en estos registros o listas deberí a mantenerse disponible para el trabajo en la forma que determinen la legislació n o la prá ctica nacionales o los convenios colectivos.

4. En la medida en que lo permita la legislació n nacional, el nú mero de marinos inscritos en tales registros o listas deberí a ser revisado perió dicamente, a fin de mantenerlo en un nivel que corresponda a las necesidades del sector marí timo.

5. Cuando sea necesario reducir el nú mero de marinos inscritos en uno de tales registros o listas, deberí an adoptarse todas las medidas apropiadas para impedir o atenuar los efectos perjudiciales para la gente de mar, teniendo en cuenta la situació n econó mica y social del paí s.

Tí tulo 3. Alojamiento, Instalaciones de Esparcimiento, Alimentació n y Servicio de Fonda

Regla

Regla 3.1 - Alojamiento y servicios de esparcimiento

Finalidad: Asegurar que la gente de mar tenga un alojamiento e instalaciones de esparcimiento decentes a bordo

1. Todo Miembro deberá velar por que en los buques que enarbolen su pabelló n se faciliten y mantengan alojamientos e instalaciones de esparcimiento decentes para la gente de mar que trabaja o vive a bordo, o ambas cosas, conformes con la promoció n de la salud y el bienestar de la gente de mar.

2. Los requisitos contenidos en el Có digo que dan cumplimiento a la presente regla y que se refieren a la construcció n y el equipamiento de los buques se aplican ú nicamente a los buques construidos en la fecha de entrada en vigor del presente Convenio para el Miembro de que se trate, o despus de sta. En lo que atañe a los buques construidos antes de esa fecha, seguirá n aplicá ndose los requisitos relativos a la construcció n y el equipamiento de buques establecidos en el Convenio sobre el alojamiento de la tripulació n (revisado), 1949 (nú m. 92), y el Convenio sobre el alojamiento de la tripulació n (disposiciones complementarias), 1970 (nú m. 133), en la medida en que hubieran sido aplicables, antes de esa fecha, en virtud de la legislació n o la prá ctica del Miembro interesado. Se considerará que un buque ha sido construido en la fecha en que se colocó su quilla o en la fecha en que el buque se hallaba en una fase aná loga de construcció n.

3. A menos que se disponga expresamente otra cosa, todo requisito contenido en una enmienda al Có digo que se refiera a la prestació n de alojamiento y servicios de esparcimiento para la gente de mar se aplicará ú nicamente a los buques construidos a contar de la fecha en que la enmienda surta efectos para el Miembro de que se trate.

Norma

Norma A3.1 - Alojamiento y servicios de esparcimiento

1. Todo Miembro deberá adoptar una legislació n que exija que los buques que enarbolen su pabelló n:

a) cumplan unas normas mí nimas para asegurar que todo espacio de alojamiento de la gente de mar, que trabaje o viva a bordo, o ambas cosas, sea seguro, decente y conforme con las disposiciones pertinentes de la presente norma, y

b) sean inspeccionados para garantizar el cumplimiento inicial y continuo de estas normas.

2. Al elaborar y aplicar la legislació n destinada a dar efecto a la presente norma, la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar, deberá :

a) tener en cuenta la regla 4.3 y las disposiciones correspondientes del Có digo en materia de protecció n de la salud, seguridad y prevenció n de accidentes, a la luz de las necesidades especí ficas de la gente de mar que vive y trabaja a bordo de buques, y

b) tomar debidamente en consideració n las orientaciones de la parte B del presente Có digo.

3. Las inspecciones exigidas en virtud de la regla 5.1.4 del presente Convenio deberá n efectuarse cuando:

a) un buque se matricule por primera vez o cuando se matricule de nuevo, o

b) los espacios de alojamiento de la gente de mar hayan sido objeto de modificaciones importantes.

4. La autoridad competente de cada Miembro deberá velar en particular por que se apliquen los requisitos del presente Convenio en relació n con:

a) el tamaño de los dormitorios y otros espacios de alojamiento;

b) la calefacció n y la ventilació n;

c) el ruido y las vibraciones, y otros factores ambientales;

d) las instalaciones sanitarias;

e) la iluminació n, y

f) la enfermerí a.

5. La autoridad competente de cada Miembro deberá exigir que los buques que enarbolen su pabelló n cumplan las normas mí nimas en relació n con el alojamiento y las instalaciones de esparcimiento a bordo, que se enuncian en los pá rrafos 6 a 17 de la presente norma.

6. En lo que atañe a los requisitos generales sobre los espacios de alojamiento:

a) deberá haber suficiente altura libre en todos los espacios de alojamiento de la gente de mar; la altura libre mí nima autorizada en todos los espacios de alojamiento de la gente de mar en donde sea necesario circular libremente no deberá ser inferior a 203 centí metros; la autoridad competente podrá permitir la reducció n de la altura libre en cualquiera de dichos espacios, o partes de los mismos, cuando haya comprobado que tal reducció n:

i) es razonable, y

ii) no causará incomodidad a la gente de mar;

b) los espacios de alojamiento deberá n estar adecuadamente aislados;

c) en los buques que no sean buques de pasaje, conforme a las definiciones contenidas en la regla 2, apartados e) y f), del Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar (Convenio SOLAS), 1974, enmendado, adoptado por la Organizació n Marí tima Internacional en 1974, los dormitorios deberá n estar situados por encima de la lí nea de carga, en el centro o en la popa del buque, pero en casos excepcionales, cuando no sea factible otra ubicació n, debido al tamaño o al tipo del buque o al servicio para el que est destinado, podrá n estar ubicados en la proa del buque, pero nunca delante del mamparo de abordaje;

d) por lo que se refiere a los buques de pasaje y a los buques para fines especiales construidos de conformidad con el Có digo de seguridad aplicable a los buques para fines especiales, de la OMI, 1983, y de sus versiones ulteriores (en adelante, buques especiales), a reserva de que se adopten disposiciones satisfactorias para el alumbrado y la ventilació n, la autoridad competente podrá permitir la instalació n de dormitorios debajo de la lí nea de má xima carga, pero en ningú n caso inmediatamente debajo de los pasadizos de servicio;

e) no deberá haber ninguna abertura directa que comunique los dormitorios con los espacios de carga y de má quinas, cocinas, pañoles, tendederos o instalaciones sanitarias comunes; las partes de los mamparos que separen estos lugares de los dormitorios y los mamparos exteriores estará n debidamente construidas con acero o con cualquier otro material aprobado, estanco al agua y al gas;

f) los materiales que se utilicen en la construcció n de los mamparos interiores, paneles y vagras, pisos y juntas deberá n ser adecuados para sus fines y para garantizar un entorno saludable;

g) deberá facilitarse una iluminació n apropiada y dispositivos de desague suficientes, y

h) los espacios de alojamiento y las instalaciones de esparcimiento y de fonda deberá n cumplir con los requisitos contenidos en la regla 4.3 y con las disposiciones conexas del Có digo, relativas a la protecció n de la seguridad y la salud y la prevenció n de accidentes, en lo que atañe a la prevenció n de los riesgos de exposició n a niveles peligrosos de ruido y de vibraciones así como de otros factores ambientales y quí micos a bordo de los buques, y asegurar un entorno laboral y de vida a bordo aceptable para la gente de mar.

7. En lo que atañe a los requisitos sobre ventilació n y calefacció n:

a) los dormitorios y comedores deberá n estar adecuadamente ventilados;

b) los buques, con excepció n de aquellos que operan regularmente en regiones cuyas condiciones de clima templado no lo requieran, deberá n estar provistos de aire acondicionado en los espacios de alojamiento de la gente de mar, así como en todo cuarto de radio separado y en toda sala de control central de má quinas;

c) para su ventilació n, todos los espacios de aseo deberá n tener una abertura directa al exterior, separada de cualquier otra parte del alojamiento, y

d) deberá proporcionarse un sistema de calefacció n adecuado, salvo en los buques destinados exclusivamente a navegar en climas tropicales.

8. En lo que atañe a los requisitos sobre iluminació n, a reserva de los arreglos especiales que puedan autorizarse en buques de pasaje, los dormitorios y los comedores deberá n estar iluminados con luz natural y provistos de luz artificial apropiada.

9. Cuando se exija disponer de espacios de alojamiento a bordo de los buques, se aplicará n los siguientes requisitos en lo que atañe a los dormitorios:

a) en buques que no sean de pasaje, se proporcionará un dormitorio individual a cada marino; por lo que se refiere a los buques de arqueo bruto inferior a 3.000 o a los buques especiales construidos de conformidad con el Có digo de seguridad aplicable a los buques para fines especiales, la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, podrá eximirlos del cumplimiento de este requisito;

b) deberá n proporcionarse dormitorios separados para hombres y mujeres;

c) los dormitorios deberá n tener un tamaño adecuado y estar debidamente equipados para asegurar una comodidad razonable y facilitar la limpieza;

d) en todos los casos deberá n proporcionarse literas individuales para cada marino;

e) las dimensiones interiores mí nimas de toda litera deberá n ser como mí nimo de 198 por 80 centí metros;

f) en los dormitorios individuales de la gente de mar, la superficie disponible por cada marino no deberá ser inferior a:

i) 4,50 metros cuadrados en los buques de arqueo bruto inferior a 3.000;

ii) 5,50 metros cuadrados en los buques de arqueo bruto igual o superior a 3.000 pero inferior a 10.000, y

iii) 7 metros cuadrados en los buques de arqueo bruto igual o superior a 10.000;

g) no obstante, a fin de facilitar dormitorios individuales a bordo de buques de arqueo bruto inferior a 3.000, de buques de pasaje y de buques destinados a actividades especiales, la autoridad competente podrá permitir que se reduzca la superficie disponible;

h) en los buques de arqueo bruto inferior a 3.000 distintos de los buques de pasaje y buques destinados a actividades especiales, los dormitorios podrá n ser ocupados por un má ximo de dos marinos; la superficie disponible de dichos dormitorios no deberá ser inferior a 7 metros cuadrados;

i) en los buques de pasaje y los buques destinados a actividades especiales, la superficie disponible de los dormitorios de los marinos que no cumplan funciones de oficial de buque no deberá ser inferior a:

i) 7,50 metros cuadrados en los dormitorios para dos personas;

ii) 11,50 metros cuadrados en los dormitorios para tres personas, y

iii) 14,50 metros cuadrados en los dormitorios para cuatro personas;

j) en los buques destinados a actividades especiales, los dormitorios podrá n ser ocupados por má s de cuatro personas, y la superficie disponible de dichos dormitorios no deberá ser inferior a 3,60 metros cuadrados por persona;

k) en los buques que no sean de pasaje ni estn destinados a actividades especiales, la superficie disponible por persona en los dormitorios de los marinos que cumplan funciones de oficial de buque, cuando no haya sala o saló n privados, no deberá ser inferior a:

i) 7,50 metros cuadrados en los buques de arqueo bruto inferior a 3.000;

ii) 8,50 metros cuadrados en los buques de arqueo bruto igual o superior a 3.000 pero inferior a 10.000, y

iii) 10 metros cuadrados en los buques de arqueo bruto igual o superior a 10.000;

l) en los buques de pasaje o los buques que estn destinados a actividades especiales, la superficie disponible por persona para los marinos que cumplan funciones de oficial de buque, cuando no haya sala o saló n privados, no deberá ser inferior a 7,50 metros cuadrados para los oficiales subalternos y a 8,50 metros cuadrados para los oficiales superiores; se entiende por oficial subalterno el que presta servicio a nivel operativo y por oficial superior el que presta servicio en el nivel de mando;

m) el capitá n, el jefe de má quinas y el primer oficial deberá n tener, ademá s de su dormitorio, una sala o saló n contiguos o un espacio adicional equivalente; la autoridad competente podrá eximir del cumplimiento de este requisito a los buques de arqueo bruto inferior a 3.000, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas;

n) el mobiliario de cada ocupante deberá comprender un armario amplio (mí nimo 475 litros) y un cajó n o un espacio equivalente cuya capacidad no sea inferior a 56 litros; si el armario incluye un cajó n, el volumen mí nimo combinado del armario deberá ser de 500 litros; ste deberá estar provisto de un estante y de un dispositivo de cierre mediante candado que garantice la privacidad, y

o) cada dormitorio deberá estar provisto de una mesa o un escritorio de modelo fijo, de corredera o que permita bajar el tablero, así como del nú mero de asientos có modos que sea necesario.

10. En lo que atañe a los requisitos sobre comedores, stos deberá n:

a) estar separados de los dormitorios y ubicados lo má s cerca posible de la cocina; la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, podrá eximir del cumplimiento de este requisito a los buques de arqueo bruto inferior a 3.000, y

b) tener un tamaño adecuado, ser suficientemente có modos y estar convenientemente amueblados y equipados (inclusive con má quinas expendedoras de bebidas y alimentos), teniendo en cuenta el nú mero de marinos que pueden llegar a utilizarlos en un momento dado; cuando proceda, deberá n facilitarse comedores separados o comunes.

11. En lo que atañe a los requisitos sobre instalaciones sanitarias:

a) toda la gente de mar a bordo deberá tener acceso adecuado a instalaciones sanitarias que cumplan las normas mí nimas de salud e higiene y ofrezcan niveles razonables de comodidad; deberá n proveerse instalaciones sanitarias separadas para hombres y mujeres;

b) deberá disponerse de instalaciones sanitarias fá cilmente accesibles desde el puente de mando y desde el espacio de má quinas o cerca del centro de control de la sala de má quinas; la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, podrá eximir del cumplimiento de este requisito a los buques de arqueo bruto inferior a 3.000;

c) todos los buques deberá n disponer, como mí nimo, en algú n lugar adecuado, de un retrete, un lavabo, una bañera y/o una ducha por cada grupo de seis o menos personas que no dispongan de instalaciones individuales;

d) salvo en los buques de pasaje, cada dormitorio deberá contar con un lavabo con agua dulce corriente, caliente y frí a, excepto cuando el lavabo est situado en el cuarto de baño privado;

e) en el caso de los buques de pasaje utilizados normalmente en viajes cuya duració n no exceda de cuatro horas, la autoridad competente podrá examinar la posibilidad de adoptar medidas especiales o de reducir el nú mero de instalaciones sanitarias requeridas, y

f) en todas las instalaciones para el aseo personal deberá haber agua dulce, frí a y caliente.

12. En lo que atañe a los requisitos sobre enfermerí a, los buques que lleven 15 o má s marinos a bordo y que efectú en viajes de má s de tres dí as deberá n disponer de una enfermerí a independiente que se utilice exclusivamente con fines mdicos. La autoridad competente podrá exceptuar de este requisito a los buques dedicados al cabotaje; al dar su aprobació n a una enfermerí a independiente a bordo, la autoridad competente deberá velar por que, con buen o mal tiempo, se pueda acceder fá cilmente a la enfermerí a y por que sus ocupantes puedan estar alojados có modamente y recibir una atenció n rá pida y adecuada.

13. Se deberá n poner a disposició n servicios de lavanderí a convenientemente situados y amueblados.

14. En todos los buques, habida cuenta de sus dimensiones y del nú mero de gente de mar a bordo, se deberá reservar, en una cubierta abierta, un lugar o lugares suficientemente grandes, a los cuales tendrá acceso la gente de mar que no est de servicio.

15. Todos los buques deberá n disponer de oficinas separadas o de una oficina comú n para el servicio de cubierta y para el servicio de má quinas; la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, podrá eximir del cumplimiento de este requisito a los buques con arqueo bruto interior a 3.000.

16. Los buques que naveguen regularmente hacia puertos infestados de mosquitos deberá n estar equipados con dispositivos apropiados, segú n lo requiera la autoridad competente.

17. A bordo de los buques se deberá n facilitar a toda la gente de mar instalaciones, comodidades y servicios de esparcimiento apropiados y adaptados para atender a las necesidades especí ficas de la gente de mar que debe vivir y trabajar en los buques, que estn en conformidad con la regla 4.3 y las disposiciones del Có digo relativas a la protecció n de la seguridad y la salud y la prevenció n de accidentes.

18. La autoridad competente deberá exigir que se realicen inspecciones frecuentes a bordo de los buques, ya sea por el capitá n o bajo sus ó rdenes, para garantizar que el alojamiento de la gente de mar est limpio, en condiciones adecuadas de habitabilidad y se mantenga en buen estado. Los resultados de cada inspecció n deberá n asentarse en un registro y estar disponibles para la verificació n.

19. En el caso de los buques en los que hayan de tenerse en cuenta, sin discriminació n alguna, los intereses de la gente de mar con prá cticas religiosas y sociales diferentes, la autoridad competente, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, podrá permitir variantes de aplicació n equitativa de esta norma, siempre y cuando tales variantes no tengan como consecuencia condiciones en general menos favorables que las que podrí an resultar de la aplicació n de las disposiciones de la presente norma.

20. Todo Miembro, previa celebració n de consultas con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, podrá eximir del cumplimiento de los requisitos previstos en las disposiciones de la presente norma que se especifican a continuació n a los buques de un arqueo bruto inferior a 200, cuando sea razonable hacerlo y teniendo en cuenta las dimensiones del buque y el nú mero de personas a bordo:

a) pá rrafos 7, b), 11, d), y 13, y

b) pá rrafo 9, apartados f) y h) a l), ú nicamente con respecto a la superficie disponible.


Fuente: Organización Internacional del Trabajo








Te Ayudamos Ayudanos





top auto

<<< ANTERIOR



Todo sobre las instalaciones de gas en el hogar, las instalaciones de agua de electricidad la plomeria, los plomeros los herreros los electricistas y los gasistas, tambien los diferentes tipos de pisos y de techos, mas los electrodomesticos y mucho mas esta en Enreparaciones el sitio de las refacciones del hogar

 
 
 
Inicio | Mapa Sitio | Contacto
Términos y condiciones - Acerca de EnReparaciones.com.ar
Sitios recomendados - Otros links - Para reflexionar

Copyright © 2006 Enreparaciones ® Todos los derechos reservados
Ambientacion